.

EQM_110215.

Señores, honores y cachondeo

Sobre la tomadura de pelo que suponen las Comisiones de Investigación parlamentarias, regionales o nacionales, en una democracia de medio pelo como la nuestra, qué les voy a contar que vds no conozcan sobradamente.

El pasado lunes, el Presidente de la Generalidad de Cataluña se presentó ante la Comisión de Investigación sobre el Fraude y la Evasión Fiscales y las Prácticas de corrupción Política [caso ‘Convergencia’]  del Parlamento de Cataluña, para hacer lo mismo que el jefe del grupo Pujol, su jefe también, tantos años, había hecho con anterioridad: vamos a reir, por no llorar.

Lo cual está sobradamente explicado en los textos, vídeos y viñetas humorísticas que adjunto y, para el que quiera sufrir vergüenza ajena y no haya tenido suficiente, también puede contemplar el cachondeo, al completo y en catalán, por supuesto, en la web del Parlament, aun cuando les tengo que advertir que he intentado abrir el enlace del debate y, qué casualidad, me da ‘error’.

Prefiero limitarme, pues, a comentar la vestimenta que llevaba nada menos que el Presidente de la Comisión, David Fernàndez i Ramos, parlamentario por la Candidatura d’Unitat Popular – Alternativa d’Esquerres.

Como está en su derecho, dado que ese Parlamento no tiene norma alguna que lo impida, el muchacho portaba, por toda indumentaria de la parte superior, una camiseta negra de manga corta, con texto inglés escrito en la pechera. Sin problemas, oigan. A tal institución, tal honor: vean infra, el progresista porte del bachiller.

Cuando observo, estupefacto, estas desconsideraciones, debidas, sobre todo, más una [mala] suerte de militancia provocadora que a la falta de la educación más elemental, que también, me pregunto porqué los partidos protocolariamente respetuosos no prueban a estirar el hilo de la cometa presentándose -qué se yo y por aquello de la libertad de tendencias sexuales- con un mono azul de trabajo, con peto y sin camiseta debajo, marcando pezones a la vista. Parlamentarios y parlamentarias, faltaría más.

Verían qué pronto la Núria de Gispert i Català, Presidenta del Parlamento y parlamentaria por la Unión Democrática de Cataluña, del impecable Josep Antoni Duran i Lleida, tomaría medidas, al menos para que este desarrapado, y otros, accedieran a la institución guardando las formas que incluso comparten -seguro- muchos de los que han votado a esta gente.

EQM

.David Fernàndez i Ramos_6De esta desvergonzada guisa presidió el pasado lunes la Comisión de Investigación parlamentaria David Fernàndez. EQM.

Viñeta de Ricardo [R. Mnez. Ortega, Chile, 1956] para El Mundo, 100215.

.

Los padres de Mas

Salvador Sostres en El Mundo, 100215.

Mas habló ayer mucho de sus padres: de Pujol, de Prenafeta, de su padre biológico y, con un poco de sentimentalismo tramposo y un morro inaudito hasta en la política catalana, dijo no saber nada de nada, no respondió las pocas preguntas inteligentes que se le hicieron y acabó reivindicándose como estadista. Una oposición especialmente mediocre, inconcebiblemente torpe e incapaz de cuadrar al toro, le dejó siempre margen para escapar sin tener ni que esforzarse.

Fue retórico hasta el aburrimiento, mató el partido agotándonos, hizo ver que respondía a todo lo que se le preguntaba, y la verdad es que se le preguntó tan mal que pudo obviar las cuestiones más decisivas, y pudo por ejemplo decir que ni él ni su esposa han tenido nunca una cuenta fuera de Cataluña, sin explicar que tenía firma en la cuenta opaca de su padre y que su Documento Nacional de Identidad figuraba en la documentación del banco.

Dio la sensación de que a cambio de obligarle a comparecer, Esquerra, más que interpelarle, le acompañó en el sentimiento. Reproches leves. Consideraciones varias. Eso sí, Mas mintió al decir que comparecía voluntariamente cuando en realidad Junqueras tuvo que arrastrarle.

David Fernàndez, diputado de la CUP y que presidió la comparecencia, se presentó vestido en camiseta negra y con un lamentable cronómetro de gimnasia que emitía toda clase de muy molestos soniquetes. Chándal físico, chándal moral. Fue un grotesco espectáculo que quien fuera el enlace de Batasuna -por decirlo suave- en Cataluña exigiera respeto mutuo al resto de los diputados. Algún día habrá que hablar, sin miedo, de los límites de la democracia.

Todo iba razonablemente bien para Mas hasta que intervino la diputada Meritxell Borràs en nombre del grupo parlamentario de Convergència i Unió. En un intento de poner en valor la comparecencia de su presidente, y en la más contraproducente estrategia que jamás se ha visto en sede parlamentaria, Borràs comparó a Mas con todos y cada uno de los políticos presuntamente corruptos de España (Bárcenas, Bustos, etcétera), afeándoles que ellos nunca hayan dado la cara. La estupefacción de Mas fue motivo de sarcasmos en la pausa de cinco minutos tras cuatro horas de comparecencia vana.

El calor fue sofocante y el wifi inexistente. Si éste es el Parlamento que tiene que proclamar la independencia, que revise antes sus conexiones porque, si no, no va a enterarse nadie.

Pero más allá de las cuestiones técnicas, el problema de la política catalana es que, como le dijo Mas al diputado comunista Joan Herrera, «usted no sabe de qué habla». Salió el nombre de Lluís Prenafeta como quien agita un sonajero para saber qué ruido hace. Le preguntaron por aspectos conocidos y sin relevancia. No le preguntaron por cómo pagó la fianza de un millón de euros que le puso el juez Baltasar Garzón para salir de la cárcel. No le preguntaron por cómo se reclamaban los tantos por ciento a las constructoras según la obra pública que se les adjudicaba. Mas no tuvo que dar explicaciones ni de las plantas incineradoras de Jordi Pujol Ferrusola, ni de quién paga la defensa de Félix Millet, ni de por qué apartó a los Pujol del control de las finanzas del partido, ni de cómo se financiaron sus tres campañas electorales. Y lo más grave es que tuvo que mentir muy poco para no hacerlo, porque simple y llanamente no se lo preguntaron.

Alicia Sánchez-Camacho y Albert Rivera fueron los más incisivos, aunque sin llegar a nada.

Mas se fue gratis y hoy se dirá que hasta mejor de lo que llegó. No sé si es mucho pedir a los políticos catalanes que sepan de política catalana. Y que si no saben lean EL MUNDO, que para eso lo explicamos. Mas se fue gratis porque le dejaron escapar y no tuvo ni que esforzarse. Cuatro horas y medias de coros y danzas y de un calor insoportable. La provincia es sobre todo un estado mental.

Viñeta de El Roto [A. Rábago, España 1947], para El País, 100215.

.

Mas dice que no sabía

El ‘president’ solo convence a su propia formación sobre los líos financieros de familia y partido

Editorial de El País, 100215.

El líder de Convergència Democràtica, Artur Mas, acabó cediendo a la presión política y tras cuatro negativas de su grupo y sus sumisos aliados de Esquerra se avino a testificar ante la comisión parlamentaria de investigación sobre la presunta corrupción de la familia de su antecesor y padrino, Jordi Pujol.

Hay que encomiar el hecho de la comparecencia, que contrasta con el escapismo de los gobernantes del PP en casos parejos. Mas intentó ser contundente en un tema lateral del interrogatorio, la irregularidad fiscal del patrimonio de su padre, colocado en el paraíso de Liechtenstein. De sus afirmaciones algo confusas, se concluye algo claro: la conocía antes de ser consejero de Finanzas de la Generalitat. La justicia archivó el caso por prescripción, en 2010; pero él convivió antes, largamente, con ese conocimiento.

Aunque correcto en la formalidad oratoria, nada aclaró sobre las causas, el impacto y la vigilancia de la Administración sobre las cuantiosas irregularidades fiscal/financieras de Jordi Pujol, su esposa e hijos, sometidas a investigación penal.

Solo apuntó una novedad, y demasiado incompleta: al parecer, la rutilante y hasta ahora inútil Agencia Tributaria de Cataluña, ha iniciado un expediente sobre el fraude fiscal de la familia que imperó 23 años en Cataluña. Nada concretó de la fecha, la cuantía y los avatares de ese expediente, que debería acreditar cuánto tuvieron que aportar los contribuyentes catalanes —y otros españoles— para suplir las evasiones fiscales del padrino de Mas. Conviene subrayar que se trata de una actuación aparente, puesto que no lo acreditó documentalmente, esa clásica marca del estilo heredado del pujolismo.

Tampoco explicó cómo confió tanto en el imputado Oriol Pujol, su ex secretario general y expresidente de su grupo parlamentario, que ya había intermediado desde la Generalitat en negocios de su hermano bajo la presidencia de su padre, el ahora anciano patriarca. Por qué nunca sospechó de los contratistas favoritos; de algunos empresarios, íntimos o parientes de sus consejeros; de gentes como su patrocinador, el siniestro comisionista Lluís Prenafeta; por qué, al cabo, sigue llamando “president” al Gran Evasor.

Rodea a Mas una aureola de corrección personal. Ojalá el asunto del patrimonio de su propio padre no la ponga en cuestión. Pero sorprende su aparente ingenuidad, su sempiterna ignorancia sobre todo lo que sucedía a su alrededor, su perezosa afición a creer en la bondad de los peores entre quienes le rodeaban.

Careció de verificación documental el grueso de las aseveraciones de Artur Mas sobre la pulcritud de su partido (cuya sede sigue embargada judicialmente) y sobre su Gobierno en los asuntos de presunta corrupción que les afectan: los casos Casinos, ITV, intermediaciones de los hermanos Pujol (a un lado y otro de la Administración), o el saqueo del Palau de la Música, entre otros.

Mas no sabía. Debía ser el único.

 

Gallego y Rey en El Mundo, 100215.

Intervención del Presidente de Ciudadanos (C’s), Albert Rivera, dirigiéndose al President de la Generalitat, Artur Mas, durante su comparecencia, el pasado lunes, en la Comisión de Investigación sobre el Fraude y la Evasión Fiscales y las Prácticas de corrupción Política [caso ‘Convergencia’]  del Parlamento de Cataluña. Original en catalán con subtítulos en español. Vía C’s.

•••

Notas.-

La ilustración de la viñeta corresponde a Vladimir Amosovich Taburin [Rusia, 1870-1954].

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios