.ciudadanos_2Borrador de proyecto de pegatina electoral para Ciudadanos. Vía EQM.

.

Floriano el ‘ciudatan’

Carlos Floriano pertenece al grupo de los negados para/en la oratoria que desde hace una temporada se encuentran al frente del aparato organizativo del marianismo popular, con el añadido de que cuida una imagen de bombero torero bailando el chotis, que produce más carcajada que cualquier espectáculo cómico-taurino-musical al uso.

Ahora está en plena campaña electoral y, por tanto, su amoral cometido consiste en ver cómo desprecio y deprecio al partido competidor procurando que, además, se note.

En este caso [ver infra], se mete con Ciudadanos llamándole, repetidamente, ‘ciudatans’ [tratando inutilmente de usar la denominación catalana, que es ‘Ciutadans‘], además de afearle determinados aspectos de su programa y recorrido.

El sabe que su broma catalanista sobre Ciudadanos contribuye al anticatalanismo en ‘el resto de España’ y al independentismo en CAT. O sea, debilitando inmoralmente a Albert Rivera entre los votantes de fuera de Cataluña y tratando de ponerlo a parir también en Cataluña.

Él cree, con bastante razón, pus, que ese fraseo de palurdo demagógico perjudica a Ciudadanos y, precisamente por eso, lo hace, seguramente con la aquiescencia marianista:

– Dale por el flanco catalán, a ver si se estrella como Roca…

Rivera debe correr en su proceso de tener en cada capital de provincia un distinguido que muerda, haciéndose oir, todos los días, aunque sólo sea para destapar estos comediantes floristas del Partido Popular.

.

Palabritas del Floriano contra Ciudadanos, en claro ejemplo de cómo no se debe actuar si se conserva un ápice de moral o ética política. Vía LD.

.

Rosa Díez, de doctrinaria anti C’s

Por si no bastara con el Floriano, ni tampoco con la negativa de UPyD a la hora de formar una coalición de centro con Ciudadanos, va y nos enteramos que los de Rosa Díez tienen muy claro que han de convencer al votante no con un porgrama comunmente deseado sino a base de poner a parir al partido de Albert Rivera.

Según cuenta [ver infra] Arcadi Espada, la dirección nacional de UPyD lanzó el lunes la correpondiente consigna anti Ciudadanos, qué ríase vd de los trabalenguas del Floriano. Por su macabro y repugnante interés, les repito el fragmento aportado por Arcadi de las aludidas instrucciones de campaña:

«Nos conviene vender la imagen de que no existe Ciutadans (nunca Ciudadanos), sino el partido catalán de Albert Rivera. Que es personalista, que se vende como nuevo pero lleva ya 8 años en política catalana, que en el Parlament de Catalunya vota (o declara) lo contrario de esa tercera España que defiende.»

Mucho asco, ¿verdad?

Bueno, en fin, otra muestra más -¿y van…?- de la corrupción moral sistémica española. Donde rasques.

Luego hay que contar con ella. Y contarla, como única vía de que, alguna vez, eso pare.

Por eso me parece tan bien su divulgación.

A Ciudadanos, vista la corrupción moral de sus competidores, debería servirle de aviso a navegantes nacionales para divulgarla y, en ningún caso, entrar en ese juego.

Tranquilidad y buenos alimentos programáticos: programa, programa y programa.

La pegatina digulgativa con la que se encabeza este texto es una humilde aportación de EQM al departamento de publicidad del partido.

Sí CIUDADaNOS y CIUTAdans, en castellano, catalán y valenciano… ¿pasa algo?

EQM

Siudatans, Siutatans

Arcadi Espada en El Mundo, 170215.

AYER OÍ que el señor Carlos Floriano, jefe de campaña del Partido Popular, se refería a Ciudadanos de una manera extraña, llamándole Siutadans, Siudatans y hasta Siutatans en sus repetidos intentos de llamarle Ciutadans. Su afán me pareció pintoresco. Yo soy un decidido partidario de la traducción (excepto si la firma el fiscal Vicente Torres, de Valencia), porque me parece casi siempre una muestra de afecto y respeto.

En realidad solo traducimos lo que importa, de ahí que los catalanohablantes digan Felip VI y Papa Francesc y no digan Carles Floriano. Y de ahí por ejemplo que yo vería con buenos ojos que en España se empezara a llamar Alberto al líder de Ciudadanos, porque, en efecto, se está convirtiendo en un hombre importante sobre todo para Floriano. Pero la noche está cayendo y aún no he conseguido descifrar la justificación del extraño mecanismo lingüístico que el vicesecretario del PP ha puesto en marcha.

Por dos razones. La primera es que Ciudadanos se llama Ciudadanos. Impresionante. Aunque en realidad se llama Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, absurdo estrambote que debemos al exdiputado José Domingo, tautólogo. Llamándose Ciudadanos podríamos traducirlo al Ciutadans, si es que hablamos o escribimos en catalán. Así lo prevén incluso sus estatutos. Pero Floriano no estaba hablando en catalán, lengua, además, que no domina ni falta que le hace. Ni falta que le hace a menos de que no quiera meterse en berenjenales, claro está. Yo comprendería que Floriano llamara a ese partido ZZZiudadanos, o la manera aproximada que tenga de decirse en castúo, que eso yo no lo domino. Habría sido una simpática muestra de afecto.

Pero su indescifrable catalán no tiene nada de simpático. Todo lo contrario. Y no por serlo, las bobadas dejan de reflejar a veces un fondo grave y desastroso. Lo que está diciéndole Floriano a las gentes de Ciudadanos es que no tienen lugar aquí. No es cosa que les haya de inquietar excesivamente: es la réplica habitual que han recibido siempre sus argumentos políticos. Pero aún así convendría que le preguntaran a Floriano quién le ha dado poderes para establecer qué es lo de aquí y qué es lo de allí. Y, sobre todo, por qué él habría de ser de los de aquí y no de los de allí.

23577889-manojo-de-rosas-marchitas

vía

Necios, necios y UPyD

Arcadi Espada en El Mundo por dentro, 170215.

Mi columna se ocupa hoy de Floriano y Siudatans. Nunca pensé que debería ocuparse también de UPyD. Este es un fragmento del argumentario que la noche del domingo se distribuyó desde la dirección nacional del partido entre un escogido grupo de militantes.

«Nos conviene vender la imagen de que no existe Ciutadans (nunca Ciudadanos), sino el partido catalán de Albert Rivera. Que es personalista, que se vende como nuevo pero lleva ya 8 años en política catalana, que en el Parlament de Catalunya vota (o declara) lo contrario de esa tercera España que defiende.

Aquí estaría bien sacar aquello de que no le importa usar la nomenclatura de Països Catalans. Que no denunció a Mas o a los Pujol. Que no ha actuado judicialmente o por cualquier medio más allá de declaraciones vacuas contra el referéndum independentista. Que no votó para quitar las estrelladas de los parques de bomberos, etc.»

Literalmente sórdido.

•••

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios