.

Entrevista a Juan Claudio CifuentesCifu” el pasado 20 de febrero, en ‘Melómano‘, Especial Jazz, realizada por Carlos G. de Avellaneda en la TV melillense. Vía Carlos G. de Avellaneda Bernad.

Juan Claudio Cifuentes de Benito (París, Francia, 20 de abril de 1941 – Madrid, España, 17 de marzo de 2015) alias Cifu

Crítico musical y profesional de la radio y televisión español especializado en jazz. Fue galardonado con el Premio Ondas por su «labor de difusión y divulgación del jazz».

De padres españoles, su abuelo materno fue el eminente profesor de Derecho Mercantil Lorenzo de Benito y Endara. Instalado en España desde 196, iniciará aquel mismo año una larga colaboración, escribiendo artículos en la hoy legendaria (y difunta) revista Aria Jazz, que durará los ocho años en los que se mantuvo en activo dicha publicación. Pronto va a transformarse en coleccionista y a especializarse en Historia del Jazz, comenzando a dar charlas y conferencias con audiciones musicales para divulgar el jazz en centro educativos por todo el país.

A mediados de la misma década de los 60′, entra a trabajar en la industria discográfica donde permanecerá diecinueve años, prestando sus servicios en diversas compañías nacionales como Hispavox, Acción, Movieplay y Fonomusic, siendo director internacional en las tres últimas. Durante ese tiempo será responsable de numerosos lanzamientos de discos de jazz en el mercado español, firmando asimismo muchos textos de contraportada.

En 1971, se introduce en el mundo de la radio, a través de Radio Popular-FM de Madrid. Desde entonces ha mantenido su programa Jazz Porque Sí, que en 2011 cumple 40 años de ininterrumpida actividad en las ondas.

Y lo hace desde los micrófonos de diversas emisoras: Radio España de Madrid (1974-1982), Antena 3 de Radio (1982-1987), Cadena 100 (1987-1998) y desde el 1 de octubre de 1998, Jazz Porque Sí sale al aire por las antenas de Radio Clásica de RNE (cuatro horas a la semana). Además, su paso a Radio Nacional le permitió iniciar un segundo programa de una hora, A Todo Jazz, que Radio 3 ha emitido los sábados y domingos.

En 1984, la Segunda Cadena de TVE le ofreció la posibilidad de escribir y presentar un programa de jazz en la pequeña pantalla. Así nació Jazz Entre Amigos que se mantuvo, con carácter semanal, más de siete años con una sólida y fiel audiencia y que, por motivos todavía no aclarados, fue retirado de la programación televisivo-estatal en diciembre de 1991, dejando más de trescientos cincuenta programas grabados en los archivos.

A finales de los 90′, la Sociedad General de Autores le encargó la dirección de la primera Guía Profesional del Jazz en España, un anuario con el censo más completo hasta la fecha de músicos, clubes, escuelas, managers, festivales, etc.

Ha traducido y adaptado al español (añadiendo numerosas referencias e informaciones sobre el jazz en España) el libro Los Grandes Creadores del Jazz, de los críticos franceses G. Arnauld y J. Chesnel (Ed. del Prado, 1993). También ha sido autor de los textos y responsable de la dirección musical, para la misma editorial, de la colección de setenta fascículos y discos compactos que, bajo el nombre de El Gran Jazz, se vendió semanalmente en quioscos de prensa entre 1995 y 1996. Posteriormente la colección se publicó en varios países iberoamericanos (Argentina, México, Brasil, Chile, entre otros), además de Polonia e Italia.

Durante la temporada 2000-2001 fue nombrado, representando a nuestro país, miembro del Comité Asesor de la Orquesta Joven de Jazz Europea (European Jazz Youth Orchestra), una organización con sede en Dinamarca, cuyo presidente es el veterano músico de jazz danés, el contrabajista Eric Moseholm, y que, con ayuda económica de la C.E. desde Bruselas, pone en pie cada verano, para una gira europea de cerca de tres semanas, una big band.

En noviembre de 2003 su programa de radio Jazz Porque Sí recibió el Premio de Honor de la Bienal SGAE de Jazz “Tete Montoliu” 2003 en la categoría de “Institución o colectivo con gran trayectoria y compromiso en la promoción del Jazz” por sus más de tres décadas de apoyo y difusión del género en España.

Del 20 al 25 de marzo de 2006, el club de jazz Bogui de Madrid dedicó una semana entera de actuaciones especiales para celebrar los treinta y cinco años en antena del programa Jazz Porque Sí.

El 19 de noviembre de 2010, en la 57ª Edición de los Premios Ondas (que anualmente concede la Cadena SER) le fue otorgado, en la “Categoría RADIO”, el “PREMIO ESPECIAL DEL JURADO por su labor de difusión y divulgación del jazz a través de su programa “Jazz Porque Sí” durante las últimas cuatro décadas”.

En 2011 aparece en el documental “Jazz en España“, de Iago López para la productora “14 pies” para la cadena de televisión Canal de Historia.

Desde entonces ha sido protagonista de diversos homenajes (todos motivados por esas cuatro décadas de radio), como el que le dieron el 4 de noviembre de 2011 en el Colegio Mayor San Juan Evangelista de Madrid (el ya legendario “Johnny”) con la participación de su buen amigo el saxofonista y flautista Jorge Pardo que, con Francis Posé al contrabajo y José Vázquez “Roper” a la batería (el trío “D3”) le dedicaron una actuación memorable.

El 17 de abril de 2012 fue homenajeado en Vitoria en un acto organizado en el Conservatorio Jesús Guridi por el programa de Radio Vitoria “Ondas de Jazz En La Ciudad”, dirigido por el periodista Joseba Cabezas. Tras la actuación de dos big bands (la de alumnos y la de profesores), el Alcalde de Vitoria, Javier Maroto, le hizo entrega de la “Makila de Honor”.

Finalmente, en julio de 2013, el Festival de Jazz de San Sebastián le entregó el Premio “Donostiako Jazzaldia” por todos sus años de labor de difusión del jazz en nuestro país. Dicho premio suele habitualmente otorgarse a famosos y ya veteranos músicos de jazz por toda una carrera.

Fuente: Wiki y elaboración propia [EQM].

.

CIFU POR SIEMPRE. HOMENAJE A CIFU [tomajazz]

.

Milestones‘ [1958]. Interpretada y compuesta por Mile Davis; , en esta ocasión le acompaña en la grabación la banda de John Coltrane. Composición que solía utilizar ‘Cifu‘ como sintonñia para sus programas. Resto del álbum. [Sólo música, no video].

Conferencia “Los Elementos del Jazz“, por Juan Claudio Cifuentes “Cifu” en la Biblioteca Nacional de España, 15 de enero de 2013. De la Sesión del ciclo de actividades organizado en torno a la exposición “El ruido alegre. Jazz en la Biblioteca Nacional de España“. Vía Daniel Ramos.

.

Entrevista de Marta Ramón, después de la conferencia

Es uno de los emblemas del jazz en España, tanto por edad como por experiencia. Su voz ha contado la historia de este género desde hace más de cuarenta años a través de la radio, la tele y el papel. E inevitablemente, él ya forma parte del relato.

Le encanta hablar. Es incansable. El bigotillo blanco que le pinta el labio habla con él. Incluso ya, de tanto escuchar, tiene swing. Está mayor, pero lo disimula muy bien. Y es que la voz y el carácter son los mismos que cuando era barba morena lo que tenía, y también pelo. El Cifu se acaba de ventilar casi dos horas de conferencia sobre los trompetistas de la historia del jazz y todavía le queda lengua:

“me aficioné al jazz porque de pequeñito, con nueve o diez años, había un programa de jazz en la radio que yo escuché un día y me hizo gracia. Ya sabes, cuando oyes algo que te gusta, que te engancha y todas las semanas sintonizas”. Así, uno se lo supone como al niño de Días de radio (Woody Allen, 1987), con el bicho siempre en marcha de aquí para allá.

El París de los años cuarenta lo vio nacer y le llovió jazz. Sus padres tenían un gramófono antiguo en casa, lo recuerda haciendo una demostración de la escena de infancia dándole vueltas a una manivela imaginaria. Su padrino sabía que quería escuchar discos y a los once le hizo el regalo que detonaría las horas y horas de jazz que muchos disfrutarían después a través de él:

“me regaló lo que entonces se llamaba electrophone, como una maleta con dos botones. Venía con un disco de jazz, la banda sonora de la película la historia de Glenn Miller que protagonizaba James Stewart. Todos los grandes éxitos de Glenn Miller… me lo escuché cerca de cuatro millones de veces, porque no tenía otro, hasta que me lo sabía de memoria al revés”.

Juan Claudio Cifuentes habla de aquellos años como si poco tiempo hubiera pasado. Porque él es joven. Igual que cuando hacía sus primeros pinitos sentado en la batería de un grupo de Dixieland. Toma pose, abre un poco las piernas y simula una pauta rítmica- “tun cutun tun cu tucu cutun”-. Iban a tocar a los bailes de fin de curso con el liceo de chicas y no es que fuera específicamente maravilloso, según dice, pero algo hacía. Allí aprendería a tocar la batería y a ser el galán que es. El Cifu es un caballero menudo y resultón cuando va vestido de negro. Se adelanta unos pasos para abrir la puerta y se dirige a ti con un amable ‘señorita’ que intercambia de vez en cuando por tu nombre bien aprendido para demostrar que te tiene en cuenta. También sabe cómo piropear de forma simpática. El Cifu es un chaval.

“En Francia se podía alquilar un instrumento, ibas a una casa de instrumentos musicales, pagabas un depósito al mes. Yo tenía la batería alquilada. Pero, claro, llegué a España y se acabó el tema. Llegué aquí, fui a una tienda de música en Madrid y les pregunté ‘¿alquilan ustedes baterías?’ y me miraron como si fuera un extraterrestre porque no sabían lo que era eso. Y me dijeron ‘no, si usted quiere una batería tiene que comprarla’.

Bueno, en el año 61 30.000 pelas era un dinero que yo no iba a ver en años. Así que imposible”, se desprende la desilusión que todavía le genera ese recuerdo, un sentimiento que sabe todo músico que ha de pasar un tiempo sin tocar. La indignación de Cifuentes está ahora asumida como anécdota, aunque el eco que resuena en la risilla con la que explica aquel Madrid de los años 60 da a entender que en su día estuvo jodido:

“en la Facultad pregunté si había actividades musicales, porque en Francia en la Facultad de Derecho- en la que hice un curso antes de venir a España- había una orquesta de jazz. Y me dijeron ‘sí, sí, hay actividades musicales, ahí al fondo del pasillo a la derecha’. Abrí la puerta y era la tuna. Aquello fue la segunda frustración de lo que podría haber sido mi carrera de músico”.

Pero Cifuentes, presumiblemente tozudo y persistente, necesitaba jazz y finalmente consiguió enterarse de que en el barrio Salamanca había un club:

“me dijeron del Whiskey Jazz Club e inmediatamente busqué dónde estaba. Allí me encontré con Tete Montoliu. Aquella noche me hice amigo de Tete para siempre. Y así, bueno, por lo menos tenía jazz. Venía gente maja”.

Al recordar aquellos años de la nada le suben los colores y su indignación se torna ácida: “en la década de los 60 y 70 aquí hablar de jazz era hablar solamente de Tete Montoliu y de Pedro Iturralde, y punto. Y alguno más que había en Barcelona por ahí suelto. No había un colectivo de músicos de jazz en España”. Hay cierto enfado en su tono, como el de quien se tiene que tragar los errores de otros:

“no hubo jazz hasta el año 85. Tuvimos, como siempre, con respecto a toda Europa un retraso de 40 años. Porque en el año 45 en Francia, Italia, en Inglaterra se empezó a tocar jazz después de la guerra. Había orquestas de jazz. Y en España en el 45 olvídate del jazz: la copla, los coros y danzas del franquismo”.

Tose. Se disculpa. Saca una botellita de agua del bolsillo interno de la chaqueta. Hace calor, pero no se la quita. Tose otra vez, pero no perdonará el cigarro al salir a la calle. Como experimentado locutor que es retoma el hilo al vuelo:

“¿Por qué te he dicho el año 85? Yo recuerdo haber visto en el Palacio de Deportes de Madrid un grupo que venía capitaneado por el guitarrista valenciano Carlos Gonzálbez, con tres chicos que yo no sabía quiénes eran, uno era Ramón Cardo, el otro era Perico Sambeat y el otro era Eladio Reinón. Y me quedé a cuadros diciendo ‘¡andáa, y estos tíos tocan y todo, y además bien’. Entonces empecé a darme cuenta de que todos los años aparecía gente nueva. Chano Domínguez, Iñaki Salvador, Albert Bover… Y bueno, tuve que empezar a hacer ejercicios de memoria para aprenderme los nombres de un montón de tíos que empezaron. Porque a partir del 85, cuarenta años después, empezamos a crear un colectivo de músicos de jazz que ahora es importante”.

Año 1962: Tete Montoliu, Jose Luís García, Juan Carlos Calderón y Juan Claudio Cifuentes “Cifu“. Vía cifujazz.

.

Ahora ya le cambia la expresión de una cara sin arrugas que cede terreno al orgullo:

“de todas las escuelas de música de España todos los años salen promociones de chavales que tocan un mazo, pero mucho”

Porque El Cifu es joven y por eso puede decir mazo. Se le ve suelto al chico septuagenario. Se explaya sin vacilar, sin dar rodeos. Quizá sea porque tiene cierta autoridad ganada por una larga carrera profesional, o quizá porque siempre ha sido así de claro. El Cifu, cuando habla, se muestra honesto y se desentiende de tapujos aunque toque un tema que pueda herir ciertas sensibilidades:

“la escena es catalana, Madrid siempre ha estado muy por detrás. Barcelona ha sido siempre la gran abanderada del jazz en este país desde los años treinta, de antes de la guerra. Barcelona siempre ha estado a millas por delante de Madrid desde el punto de vista de clubes, organización, festivales. Y ha tenido más atención a ciertas cosas culturales. Los clubs de Madrid contratan a músicos de fuera porque atrae gente, y los músicos de allí están pasándolo mal. Tienen bolos dispersos por otras ciudades, es patético”.

La voz del jazz en España cuenta que conseguimos meter la nariz en Europa cuando Chano Domínguez se alzó como uno de los grandes, al ir a París, a Nueva York, cuando Marsalis lo invitó a tocar:

“ahí la gente empezó a darse cuenta de que España tiene músicos que funcionan. Como Perico Sambeat que va a París o Londres y los clubes le abren las puertas porque saben perfectamente lo bueno que es”.

Ya se alinearon los relojes. Ya tenemos músicos. Escuelas. Jazz. Y un ‘pero’ gigante:

“hay un colectivo de músicos de jazz buenísimo con el gravísimo problema. Decimos qué bien, cuántos chicos y qué bien tocan, y se ve que están bien preparados, pero llega la pregunta del millón ‘¿y dónde tocan?’. Porque dime tú a mí, en una zona como esta, que músicos hay unos cuantos, se tienen que ir fuera porque aquí hay, un par de clubs, el Jimmy Glass, y el Mercedes. ¿Y qué más? ¿Con esto vas a dar de comer a todos los músicos valencianos de jazz que hay? Se van a Barcelona, Madrid, a otro sitio. O acaban tocando en otras cosas”.

El tono serio se mezcla con la incredulidad al intentar resolver la pregunta de por qué no se ha conseguido consolidar un circuito estable de jazz que conecte toda la escena española:

“se está intentando desde hace años pero no se pone nadie de acuerdo. Si hubiese un circuito donde se juntaran a lo largo y ancho del país unos cuarenta o cincuenta locales…. uno en cada provincia, por lo menos, como el Café España de Valladolid o el Café Latino de Ourense, Dado Dadá de Santiago de Compostela, clubs de Barcelona, de aquí de Valencia, Sevilla, Málaga… Haces un circuito con unas personas que están de acuerdo en ser miembros y te viene un grupo y le dices que tiene una gira de 50 bolos. Pero que se comprometan los clubes, efectivamente, a contratar a esos grupos. Se ha intentado y no hay manera, no sé qué pasa, que no funciona”.

Aunque tampoco hay que redimirse de toda responsabilidad: “los propios músicos españoles tampoco se esfuerzan mucho, y te lo reconocen, que la culpa algunas veces es de ellos, que no se preocupan en promocionarse. De momento están en a ver cómo pueden sacar un bolo aquí, otro allí. Que no es para tirar cohetes”. 

¿Y las instituciones, qué pasa con ellas? Con esta palabra se le aprieta la tuerca al Cifu y no se corta un pelo:

“a las instituciones les importa un carajo la cultura. Y con los que están ahora, perdóname, menos todavía. La cultura no interesa, y menos a la derecha, entre otras cosas porque si la gente se cultiva y piensa, es malo. Más vale que no piensen. Las instituciones, pero muy mal. La atención a la cultura que tiene este país es absolutamente nefasta, inexistente y vergonzosa”.

Se calla, deja unos segundos y añade: “las instituciones cero, aunque hay excepciones. El Ayuntamiento de Xàbea, por ejemplo, patrocina su festival de jazz todos los meses de agosto con dos narices”. Aplaude y levanta un poco el culillo de la silla. Dice que es una ovación cerrada. Y es que el Cifu tiene guasa.

Aunque se le conoce por su faceta mediática, Juan Claudio Cifuentes estuvo durante diecinueve años dentro del embudo discográfico:

“hice lo que pude para que me dejaran sacar discos de jazz, cosa que era difícil porque los propios dueños de esas compañías- estamos hablando de compañías españolas como Hispavox o Movieplay en donde estuve de director internacional- no los conocían. El jefe de ventas te decía ‘es que el jazz no se vende’ y yo le decía ‘no, el que no sabes vender jazz eres tú’. Era la gran discusión”.

 Este peleón del jazz todavía se cabrea un poco al recordar aquellos días: “te dejaban sacar un disco al mes. Ya te digo, en aquella época había desconfianza absoluta del potencial del jazz como música vendible porque no se esforzaban. Llegaba el jefe de ventas a la tienda de discos y decía ‘Karina, ponme 200, Perales… Y este, jazz, de ese ponme dos’. El de la tienda de discos no tiene ni idea, cosa que debía suplir el vendedor diciendo ‘¿no conoces a este músico? Es un pianista acojonante’. Pero eso no lo hacían porque el vendedor no tenía tampoco ni puta idea del jazz, entonces estamos hablando de coger un disco ponerlo ahí y si alguien pasa, un aficionado loco, dice ‘¡wow!’, lo coge y lo compra. Y a lo mejor no reponían. Vergonzoso”.

Año 1963. Stephane Grapelli, Pedro Iturralde, Juan Claudio Cifuentes “Cifu” y Juan Carlos Calderón en Whisky Jazz de Madrid. Vía cifujazz.

.

Ha vivido de la música sin ser músico. Ha amado el jazz, y sigue haciéndolo, como cualquier músico. Jazz porque sí es su metonímico estandarte, porque él es el programa. Cuarenta años hace ya desde que encendió el micro. Ahora se recrea, también, en A todo Jazz de Radio3. Y, aunque la tele estuvo bien en su día, no le acaba de convencer. Queda algo de resentimiento por la desaparición sin previo aviso del mítico programa de TVE2, Jazz entre amigos que tuvo siete años de fiel audiencia:

“me quedo con la radio. La tele estuvo bien en su momento, pero ahora es impensable, con esto del share. Se terminó en el 92 cuando llegaron las privadas, alguien pensó que había que hacer una limpieza… En la radio, mal que bien, se puede seguir, como Radio Clásica tiene ese sentido de la eternidad… yo estoy en Radio Clásica como un marciano. Yo y el de flamenco. Los dos raritos. Los demás son todos Bach,Mozart, Mahler, Schubert… Y bueno, estando ahí, como no molestas, te van cambiando de día, de hora… pero ahí estás”.

Ahí está él para seguir ejerciendo una importante labor didáctica. Se lo dicen muchas veces: “si yo estoy en esto es por ti”. La satisfacción se dibuja tremenda porque lo ha hecho a su manera durante toda la vida. Porque El Cifu es un joven con estilo y temperamento, de principios nítidos, a quien le gusta el calor de la cercanía y pasa de las grandilocuencias de los premios de renombre:

“el reconocimiento del otro día en Vitoria fue bastante más emotivo, y lo dije así, agradeciendo el homenaje que me dieron. Me emocioné. Cosa que no pasó cuando me dieron el Ondas. Para mí fue una entrega radiofónicamente técnica. La Cadena Ser, Palau de la Música, traje y corbata, locutores: sales ahí, das las gracias, y te llevas el trofeo. Lo de Vitoria fue en familia, los amigos, vino gente del pueblo donde suelo veranear… Me sentí bastante más emocionado”.

Arquea las manos, busca la paridad de los dedos y empieza a juntar y separar las yemas, se nota que esto es lo que menos le gusta contar desde que empezó la conversación:

“tampoco quiero hablar de ello, estoy encantado, honrado y emocionado de que me hagan esto por mi trabajo. Se agradece pensar que no ha sido inútil del todo el tema, porque lo haces sin darte cuenta de que vas dejando semillas. Me escribe un chaval de 13 años que estudia saxofón y me dice ‘me gustaría que usted me aconsejara’. Es muy bonito eso. Merece la pena seguir si eso es así”.

Le suena el móvil. Muy corporativo él, lleva Milestones- sintonía de Jazz porque sí-. Calla la trompeta, contesta rápido para decir que ya está casi, que ya bajamos. Que El Cifu es un hombre cortés y habla de ‘nosotros’, no de ‘yo’. Continúa diciendo que nunca ha querido que lo califiquen de crítico porque sólo pone lo que le gusta:

“Si hay algo que no me gusta, no lo pongo. ¿Pues qué soy? Comentarista. Eso es lo que quiero que escribas”.

Aunque Juan Claudio Cifuentes sepa lo que pasa en el mundo del jazz de hoy y lo beba cada día, se decanta de forma no confesa por la gloria de la primera mitad del S.XX. Y no lo dice claramente, pero no es difícil de intuir a través de sus palabras que para él un tiempo pasado fue mejor:

“hay veces que no lo entiendo, o no estoy de acuerdo, lo que no quiere decir que yo no reconozca que el tío es un músico como la copa de un pino, pero lo que toca no me emociona. Hay tíos que hacen cosas muy raras, o que para mí son muy raras. A lo mejor es mi problema”.

¿Por ejemplo? Cifuentes saca un hombre al instante, no le hace falta pensar:

“Jan Garbarek. Sí, es un saxofonista acojonante, toca bonito, una técnica que te mueres y tralará. Pero te puedo decir que no lo soporto. ¿Por qué? En el último concierto de Garbarek me dormí en el hombro de mi vecino. ¡¡¡Un aburrimiento!!! Para mí, porque había gente que decía ‘ah, ¡qué bonito! ¡Qué concierto!’. Y yo pensaba ‘¿has entendido algo?’. No lo sé, igual soy yo el que no entiende, y probablemente sea mía la culpa”.

El gusto de Cifu conecta directamente con las sensaciones. Dice que le da igual la técnica, que necesita que le den un soplo directo de entusiasmo. Que tengan gracia, como aquel primerizo Miles Davis al que tocando con Parker “se le resbalaban los pistones”. Lo que capta la atención y el alma de Cifu es todo lo que consiga tocarle la fibra sensible. Empieza un leve balanceo y dice que lo principal es el swing:

“que sea de lo que cuando tú estés escuchando estés haciendo así ¬- baila- con el pie o con la cabeza. Si no, olvídate. Si es encefalograma plano yo no comulgo. Necesito el punto de pensar que no hay quién aguante sentado, y te pones de pie y empiezas a moverte”.

Sí, tiene muy presente el sentido del swing, por eso sus niñas bonitas son las grandes Big Band de todos los tiempos: Duke Ellington, Count Basie y Woody Herman. “Esas tres no me las quita nadie de la cabeza”, y mira por encima de las gafas como diciendo ‘de aquí no me muevo’.

Cifuentes no puede evitarlo, se emociona, podría echarle unas cuantas horas al tema, pero ya es tarde. Se levanta airoso de la silla, como si estuviera oyendo la orquesta de Count Basie de fondo, y se prepara, apuesto, para la foto. Ahí está, delgadillo polvorín. El hombre que apuntala con desenvuelto acento inglés el nombre de cada jazzman. Que tararea solos con fechas exactas de memoria. Que improvisa de palabra. Ahí está, un adolescente loco por continuar persiguiendo las faldas del jazz.

29 de Junio de 1997. Tete Montoliu y su amigo Cifu (36 años de amistad). Éste fué el último concierto de Tete y lo dió en el Real Monasterio de Veruela, Zaragoza. Vía cifujazz.

Muere ‘Cifu’, la voz radiofónica del jazz

Juan Claudio Cifuentes dirigió influyentes programas radiofónicos como ‘Jazz porque sí’

Chema García Martínez en El País, 180315.

Lo que siempre nos pareció inconcebible ha sucedido: Cifu nos ha dejado. El pasado lunes 9 de marzo, fue ingresado en el hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid, a consecuencia de un ictus. Su fallecimiento ha sucedido esta mañana.

Cifu forma parte de la vida de muchos en este país, de cuando aquí no llegaban los discos de jazz, o de casi nada. Uno tenía que escucharle para saber cómo sonaban Coltrane, o Lee Morgan, o Art Blakey. Luego estaba que Cifu era como era, y uno no solo terminaba sabiendo cómo sonaba Coltrane sino cual era el color de los calcetines que usó en la sesión del 7 de marzo del 53, y si había desayunado café con leche y cereales y de qué marca los últimos. Pero él era así, y así le queríamos.

Parisino, cosecha de 1941, llegó a Madrid después de que su padre, don Francisco Cifuentes Sáenz, profesor eximio de Derecho Mercantil en la antigua Facultad de Derecho de la calle San Bernardo, decidiera poner fin a su exilio tras la victoria de las tropas franquistas. En París había conocido el jazz, a Sidney Bechet y a Don Byas. “París era entonces el centro del mundo”, recordaba, “y Madrid, una sucursal del Tercer Mundo”.

Empezó escribiendo para Aria Jazz, fanzine con ínfulas de revista de jazz que editaban los mismos que acudían noche tras noche al Whisky & Jazz de Marqués de Villamagna: “Éramos cuatro aficionados al jazz y los que iban a ligar y se juntaban con los militares de incógnito de la OAS (la Organisation de l’armée secrète contraria a la independencia de Argelia), que tenían el Whisky como lugar de reunión”. Una década más tarde arrancó su Jazz Porque Sí en la como poco legendaria “efe eme” de Radio Popular, de donde pasaría sucesivamente a Radio España, Antena 3, Cadena 100 y, desde 1998, Radio Clásica de RNE (junto a A todo jazz, por Radio 3). Meticuloso hasta la obsesión, Cifu hablaba de jazz “desde dentro”. “Antes que nada soy un hombre de radio”, reconocía. Su actividad, empero, abarcaba la traducción de textos (de jazz, naturalmente) y su labor de conferenciante contumaz (sobre jazz, claro está). Sin embargo, hay algo que no hizo: escribir un libro. Decía que escribir no era lo suyo. Por más que se le intentó convencer de lo contrario, no hubo manera.

Recuerdo a Cifu en algunas situaciones pintorescas no necesariamente relacionadas con el jazz, como acompañante de estrellas del sello Movieplay (lo que incluía ejercer de cicerone del guitarrista y cantante Alvin Lee, líder de Ten Years After, durante su visita a Madrid) y en su etapa televisiva de “maduro interesante” -¡esos jerséis negros de cuello alto!- de cuando Jazz Entre Amigos. Cifu estaba en la cumbre de su popularidad: “Me paraba por la calle gente que no había escuchado una nota de jazz en su vida”.

Fueron siete años, entre 1984 y 1991, asomándose a la pequeña ventana cada siete días sin excepción. Con Cifu por bandera, Jazz Entre Amigos puso cara al Gran Jazz: el de Coltrane y Ellington, Dizzy Gillespie y Tete Montoliu. Que la emisión durara lo que duró, constituye un misterio solo comparable a su desaparición fulminante, materia sobre la que todavía se discute acaloradamente. “Lo cierto es que lo han quitado porque les ha dado la gana”, sentenció por entonces Antonio Gamero, actor y notable aficionado al jazz desde los tiempos del Whisky.

Se ha mantenido a pie de micrófono hasta el último aliento desafiando vientos y enfermedades varias. Tenía el proyecto, quien sabe si en broma, de montar un restaurante con la jubilación: “Arriba el comedor, abajo el club con música en directo”. También quiso ser batería de jazz. Y psicoanalista, lo que, de ser cierto, resulta un tanto desconcertante. A diferencia de otros –los casos sangrantes de Ebbe Traberg, Raúl Mao o Julio Coll- a Cifu, el reconocimiento le vino cuando aún estaba en condiciones de disfrutarlo. Así, a los homenajes tributados por, entre otros, el Club de Música y Jazz San Juan Evangelista y la sala Bogui Jazz, de Madrid; el Festival de Jazz de San Sebastián y la Associació de Músics de Jazz i Música Moderna, de Cataluña, se unen un premio Ondas por su “labor de difusión y divulgación del jazz” en 2014, y este mismo año, la Medalla de Oro en las Bellas Artes. Cifu tenía previsto no acudir a recogerlo, por disconformidad con la política del Ministro de Educación, José Ignacio Wert. Lo que se dice, genio y figura.

Jazz en España“ [2011], documental de Iago López, con guión de Jorge Calderón, para la productora “14 pies” para la cadena de televisión Canal de Historia. Con la intervención de ‘Cifu‘. Jorge Galerón Rodríguez.
•••

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios