[Colaboración especial de El Xiquet de Columbretes].

.

Relato breve

.

Las horas meditabundas me acaban de trasladar a un lugar bien avenido donde ya no surgen las dudas; descubriendo de nuevo que todo es efímero. Y decido estar agradecida a la vida por los hechos de amor que me han sucedido pues, aunque todos fugaces como destellos, han contribuido a encender mis sentimientos, quedándome iluminada para siempre.

A partir de ahora no debo irritarme ante las pérdidas. Es mi obligación aceptar con humildad que los amores tienen vida propia. Como mi último y sublime, que se comportó como una delicada mariposa, pues sólo deseaba rozarme antes de partir.

Ya estoy convencida de que de un amor no debo ambicionar que se anude a mi cuerpo perennemente, creando un roce mágico hasta originar mi duradera ingravidez, sino gozar cabalgando sobre su libertad para valorar aún más el cautivador suceso.

Eso sí, es una pena muy grande que me haya dado cuenta después de matarlo, como siempre me sucede.

.

Enrique Masip Segarra [2015]. © Todos los derechos reservados.

enriquemasipsegarra.wordpress.com
enmasecs@hotmail.com

.

corazon-mariposaCorazón mariposa, rojo sangre. Vía.

NOTAS.- Enlaces, corchetes, negritas [con perdón] e imágenes, son aportados por EQM.

Anuncios