.

Iñigo Errejón y Rafael Mayoral, junto al General Rodríguez en la sede de Podemos. /Juanjo Martín / Efe. Vía El Español, 041115.

.

Del General a/y sus afectos

Manifestación ayer, en la sede de Podemos, entre constantes balbuceos y equivocaciones, del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa [JEMAD] del Gobierno del arruinador ZP, General Rodríguez, sobre la rebelión catalana:

y con el concepto a la pregunta que me hace vd con respecto al ‘derecho a decidir’ yo creo lo que… el problema que está planteando ahora en.. con… en… Cataluña, es un problema que se soluciona políticamente, no con la… con la… no con la ley. Creo que con lo que hay que ir a España… perdón… lo que hay que ir a Cataluña, es con una propuesta que enamore, hay que dar afecto, tener paciencia y diálogo.”

.

Como vds ya saben -y, si no, se lo cuento yo- Podemos ha integrado en sus listas electorales al Congreso de los Diputados por Zaragoza nada menos que al general Julio Rodríguez Fernández (Orense, 1948) -dicen que en trance de pasar a la situación de retiro pero todavía en la reserva- que fue jefe del Estado Mayor de la Defensa , asesor militar del presidente del Gobierno y máximo responsable operativo de las Fuerzas Armadas españolas durante el segundo Gobierno del arruinador ZP.

Pablo Iglesias ha subrayado la importancia de tal noticia manifestando que si él gobierna este militar será su Ministro de Defensa, ‘para democratizar las Fuerzas Armadas‘ [sic].

En sus primeras declaraciones, el general se confiesa, además patriota, amoroso tercerista en materia catalana:

Yo creo que el problema que se está planteando ahora con Cataluña es un problema que se soluciona políticamente y no con ley. Creo que hay que ir a Cataluña con una propuesta que dé afecto, paciencia y diálogo”.

Ahora comprendo por qué el Mariano se resiste a emplear la legítima defensa del Estado de Derecho… Quizás no las tenga todas consigo.

Lo de una propuesta amorosa, afectuosa, paciente y dialogante tiene morbo… eh! ¡Eso sí que es una propuesta y lo demás son tonterías! Pero tanto o más grave es lo de anteponer la política a la ley cuando en democracia la primera tiene sus límites precisamente en el principio de la legalidad y, por tanto, no cabe dicotomía alguna.

Me encantaría saber, por otra parte, qué piensa el estamento militar tanto de tal majadería como de la inclusión de su ex jefe en Pablemos. Y que piensa el Jefe de las Fuerzas Armadas, es decir, Felipe VI, de que los del coletas, con su general al frente, quieran ‘democratizar‘ los ejércitos de su Majestad.

Parece que estamos condenados a liderazgos chililicuatres, también en la política parlamentaria, infiltrada de milicia anti casta.

EQM

pd.- ¿Y qué decir de los secretos de Estado y de la información procedente de los servicios de inteligencia propios, de la OTAN y otros, que obren en poder o conocimiento del retirado general? ¿Hay alguna posibilidad de que lo que este general sabe acabe en manos de, un suponer, el venezolano Maduro?

¿Y qué decir de cuando Podemos denunciaba las declaraciones políticas de altos mandos, que como este general, estaban en la reserva? ¿Y de cuando PPSOE pensaban también en sancionar a tales reservistas? ¿Qué piensa hacer Mariano contra un general que, estando en la reserva, ha ayudando a elaborar el programa electoral de defensa de Podemos?

Pelillos a la mar.

.

general rodríguez 041115

Actualización: 061115/14:30

Un general en los círculos

Santiago González en El Mundo, 061115.

Anthony Quinn contaba un chiste sobre la indolencia de sus paisanos. Un mexicano, contaba a un gringo que se alimentaba de los caracoles que pasaban a su lado. “Hoy he comido uno”. “¿Tan pocos pasan? preguntaba su interlocutor. “Como pasar, pasaron tres, pero dos se me escaparon”.

Algo así fue lo que contó el entonces JEMAD José Julio Rodríguez en noviembre de 2009 en una descabellada rueda de prensa junto a la ministra Chacón, para explicar cómo la zodiac de unos piratas somalíes se le escapó a un helicóptero Seahawk de la Armada Española, 333 kms/hora, misiles de largo y corto alcance, ametralladora de 12,7 mm. etc.

Aquella historia absurda podría haber sido contada por la ministra, por el presidente Zapatero, o, si me permiten la ucronía, por Pedro Sánchez o Pablo Iglesias. Normal, la ignorancia. No por un general del Ejército del Aire que obligatoriamente ha estudiado Cinemática. (Ver más datos en mi blog de El Mundo).

El fichaje ha sido un golpe de efecto que roza la genialidad y hace verosímil la pretensión del ‘sorpasso’ al PSOE. Mientras el pobre Snchz se pavoneaba con la comandante Cantero, va Iglesias y ficha a un teniente general. Parece inspirado en el chiste madrileño: “por favor, ¿General Mola?”, pregunta el forastero, y responde el castizo: “¿no va a molar siendo general? pero mola más capitán general”. Una hipótesis: Seguramente el exjemad tanteó al PSOE, pero se desalentó cuando oyó a Pedro Sánchez decir que le sobraba el Ministerio de Defensa. Su cambio de alternativa es un acto de legítima defensa, si bien se mira.

Otro asunto es la cosa doctrinal. El teniente general Rodríguez recibió hace un par de años el premio Bernardo Vidal a los Valores Constitucionales y las Fuerzas Armadas y dijo: “me parece tremendamente acertado hablar como dice el premio de valores constitucionales y Fuerzas Armadas. Siempre por este orden, siempre por delante los valores constitucionales”. Y ahora se pone a las órdenes de un tipo que hace menos de un año reclamaba “un proceso constituyente para abrir el candado del 78”. El candado del 78 era Constitución, entienden la metáfora.

En aquellas fechas (17-11-14) P.I. anunció en la SER un referendum para que España decida soberanamente salir de la OTAN y romper el convenio de Defensa con EEUU: “Yo soy patriota y no me gusta que haya militares de otros países en territorio español”. Hace cuatro días, la jefa de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, tuiteaba, feliz e indocumentada: “que nadie nos prohíba soñar con una Andalucía libre de bases militares estadounidenses.” Ahora quieren convertir el Ejército en otro círculo de Podemos, donde los militares voten a sus jefes y aprueban en asamblea las acciones en el exterior.

No perdamos la esperanza. Sus posiciones ideológicas son extraordinariamente adaptativas e Iglesias ya ha dicho que le gusta mucho este Papa. Aún tiene tiempo para fichar a Sistach, arzobispo saliente de Barcelona para reforzar la lista de Catalunya Sí que es Pot y explicar antes de las elecciones el nuevo punto de vista de Podemos ante el Concordato.

Addenda.-El teniente general Rodríguez ha anunciado su vinculación a Podemos como segundo en su lista de Zaragoza sin haberse materializado aún su paso a la reserva. Es el signo de los tiempos. Irene Lozano anunció su incorporación a la cuarta posición en la lista del PSOE de Madrid cuando aún era diputada de UPyD. Es por las prisas, o quizá por los nervios.

Habíamos conseguido que los ministros de Defensa fueran civiles desde el 4 de julio de 1977, después de las primeras elecciones celebradas 20 días antes. Adolfo Suárez confió la cartera de Defensa a Agustín Rodríguez Sahagún. El progreso según Podemos era esto: darle a un militar  el Ministerio que Pedro Sánchez se planteaba eliminar. Habíamos vivido así 38 años, manda huevos.

.

.

Un JEMAD en Podemos ¿O es un PEMAD?

Santiago González en El Mundo, 051115.

La noticia es que el general José Julio Rodríguez Fernández, jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) en los tiempos de Zapatero, con Carme Chacón como ministra de Defensa, ha fichado por Podemos. Chacón ya había advertido en entrevista con Le Figaro que el Ejército español era pacifista.

Les parecerá raro que un general fiche por Podemos. Cosas más raras se han visto. Les unirá su acrisolado amor por la verdad. Uno vio cómo un general mentía en una rueda de prensa para explicar por qué una lancha de piratas somalíes abandonó el pesquero Alakrana que habían mantenido secuestrado durante 47 días y no pudo ser alcanzada por un helicóptero Seahawk.

Si la explicación la hubiese dado la ministra cabía la posibilidad de achacarle la culpa a la ignorancia, pero un general del Ejército del Aire tuvo que estudiar obligatoriamente cinemática, una rama de la Física que trata del movimiento de los cuerpos (barcos y aviones) y que forma parte del currículum de aviadores y navegantes.

El general Rodríguez sustituyó la paradoja de Zenón de Elea sobre Aquiles y la tortuga, por un nuevo modelo de aporía: la apasionante e inútil persecución de la zodiac somalí de los piratas por el helicóptero ‘Sikorsky SH-60 B Seahawk’ de la Armada española.

 Si no entendimos mal al JEMAD, el esquife en el que huyeron los piratas  tardó dos minutos en recorrer 1,7 millas que lo separaban de la playa. El supuesto es heroico: querría decir que la embarcación hizo una velocidad media de 51 nudos, que son, para que ustedes me entiendan, 94,45 kilómetros por hora, contando en esa fastuosa velocidad media, la inevitable desaceleración para no comerse la costa, el tiempo que les llevó saltar al agua con su botín a cuestas y lo que tardaran en confundirse con parientes y amigos que les esperaban gozosos y los turistas que gozaban de un luminoso día de playa.

Todo altamente improbable, tal como suena, pero definitivamente imposible si incorporamos a la escena un ‘halcón del mar’ (Seahawk), que dispara a la embarcación. Según contó el JEMAD, el helicóptero tenía orden de disparar a la lancha, no a los piratas, razón que llevó a disparar primero a proa, con propósito intimidatorio. Como quiera que los piratas no se dieron a razones y siguieran huyendo, Defensa ordenó fuego más preciso para inutilizar el motor. 

Se comprende que una embarcación navegando a casi 100 kilómetros por hora debe de ser un blanco extraordinariamente móvil, difícil de acertar, pero veamos algunas especificaciones de estos helicópteros, según el portal ‘Armada Española’. El halcón del mar puede desarrollar una velocidad máxima de 180 nudos, (333,36 kilómetros por hora) está equipado con seguidor automático de blancos, incluso muy pequeños, cámara de visión nocturna, misil de alcance 17-20 millas, (31,5 – 37 kms.) con 50 kilos de carga explosiva y misiles de corto alcance, 4,3 millas, (7,96 kms) semiguía laser y 8 kilos de explosivo, amén de una ametralladora GAU de 12,7 mm. con mira láser, 2 km. de alcance y una cadencia de 750-850 disparos por minuto. ¿Cómo es posible que se les escaparan?

Los argumentos que anteceden  fueron publicados en mi columna de El Mundo el 20 de noviembre de 2009. El Alakrana había sido rescatado el 18. Arturo Pérez Reverte se refirió al asunto tres meses y medio después, el 8 de marzo de 2010. Un infante de Marina que participó en la persecución fallida le contó el quid de la cuestión: estuvieron cuatro minutos esperando una orden de ataque que no llegó. Así se titulaba la columna de Reverte: ‘Cuatro minutos’.

Uno entonces pensó que había algo patético  en la imagen del JEMAD José Julio Rodríguez, comiéndose disciplinadamente sus conocimientos de cinemática para salvar el ideal pacifista del Gobierno. El pacifismo del general Rodríguez le ha llevado a Podemos. Nunca debió permitirle pertenecer al Ejército español y mucho menos llegar a ser el Jefe del Estado Mayor de la Defensa.

jemad_1Jose Julio Rdez. Fdez.

.

El general ‘de Podemos’ quita galones al PSOE

Editorial de El Español, 051115.

Con la inclusión de quien fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) con el último Gobierno del PSOE, Julio Rodríguez, como número dos de su lista al Congreso de los Diputados por Zaragoza, Pablo Iglesias revoluciona la campaña y deja claro que no escatimará medios para pelear también por los votantes de centro izquierda.

La incorporación de este general de división del Ejército del Aire en la reserva al partido de Pablo Iglesias ha supuesto un auténtico terremoto político y no sólo por lo inusual que es en España que un militar de alta gradación entre en política -más aún en un partido de izquierda radical- , sino porque obligará a Pedro Sánchez a meditar su estrategia frente a la competencia directa. Si Ciudadanos supone una amenaza por la derecha, que el PSOE intenta desactivar asimilando al partido de Albert Rivera con “la marca blanca” o las “nuevas generaciones” del PP, ahora Pablo Iglesias pretende rebañarle votos por el centro después de haberle mordido por la izquierda.

La entrada en Podemos de Julio Rodríguez, en su día mano derecha de Carme Chacón, se suma al paso dado por la portavoz de Jueces para la Democracia, Victoria Rosell, y por el exvocal del Consejo General del Poder Judicial propuesto por el PSOE José Manuel Gómez Benítez, interlocutor del Gobierno Zapatero en las negociaciones con ETA.

El propio Iglesias ha confirmado la OPA hostil de Podemos sobre el PSOE cuando, tras anunciar el fichaje del general, ha asegurado que no será el último. Podemos ha logrado dar un golpe de efecto que deja al PSOE tocado y sin posibilidad de reaccionar, ya que Pedro Sánchez cerró la composición de las candidaturas en octubre. Cuando el dirigente socialista incluyó a la excomandante Zaida Cantera en su candidatura, y la hasta ahora látigo del PSOE Irene Lozano, no podía imaginar que Podemos respondería con la incorporación de un oficial de mucho más relumbrón.

Julio Rodríguez no tiene fácil conseguir el acta, ya que en la circunscripción de Zaragoza hay sólo siete escaños en juego. Pero ya ha conseguido lo que pretendía. La presencia en sus listas de un oficial prestigioso y conocedor de secretos militares y de inteligencia concede a Podemos una vitola institucional que contribuye a su credibilidad. Y eso a pesar de lo chirriante que puede resultar que todo un general decida hacer carrera política en un partido radical que hace pocos meses promulgaba la salida de la OTAN.

Pablo Iglesias ha ido matizando y corrigiendo esta y otras posiciones políticas alegando un proceso de maduración de Podemos como partido con pretensión de gobernar. Aunque al general en persona le toca aclarar si respalda el derecho a decidir en Cataluña que descarta la ONU, con lo que ello conlleva de amenaza para la unidad territorial de España, y si comparte que su partido en Navarra, para conseguir representación en el Senado, vaya de la mano de EH Bildu.

Un general en Podemos

Ferrer Molina en El Español, 051115.

Anda que no tenía ojo ni nada Zapatero. Lo mismo se sacaba de la manga a la miembra Bibiana Aído -la ONU supo ver de inmediato sus capacidades y nos la arrebató para quedársela en la Gran Manzana- que ponía al frente de los Ejércitos y de los servicios de espionaje a José Julio Rodríguez, un rojazo camuflado de uniforme a quien Pablo Iglesias acaba de fichar contra la casta. Irá de número dos por la lista de Zaragoza, y aun admitiendo que lo tiene en hebreo, convendrán conmigo en que ha dado ya la campanada.

Razones tiene Pedro Sánchez para encabronarse con ZP: mientras él ha de conformarse con la excomandante Zaida -la militara que denunció acoso sexual y laboral en el Ejército-, su rival incorpora a todo un general de división, mandamás hasta el otro día en el Estado Mayor de la Defensa por obra y gracia del supervisor de nubes. ¿Se le cuadraría Zaida si se diera el caso de cruzarse en la campaña? Ni siquiera hay color entre la regeneración civil y destalonada que abandera Irene Lozano y la fumigación que este piloto de caza ataviado con guerrera azul promete desde el aire.

Podemos se había ido desangrando en las encuestas porque muchos habían dejado de ver creíbles su promesas y sus bravatas. Rivera se comió a Iglesias en el debate de Évole en el momento en que la gente descubrió a un tipo con los pies en el suelo y con ideas, y a otro sólo con ideología.

En una jugada maestra, Podemos se centra ahora a cañonazos. ¿Cómo va a ser un nido de locos peligrosos un partido que incorpora a sus filas a quien ha estado dirigiendo tropas en Afganistán como en Somalia, en Libia como en Kosovo, hombro con hombro con los gerifaltes de la OTAN?

Dos estamentos han estado tradicionalmente enfrentados a la izquierda, y viceversa: la Iglesia y el Ejército. A Podemos sólo le falta encontrar ahora a su cardenal Tarancón para cerrar el círculo. El efecto de este tipo de maniobra funciona en los dos sentidos: centra al partido radical a ojos del votante templado, y el votante radical se frota las manos viendo llegado el momento de modernizar de una vez las viejas estructuras.

Iglesias no renuncia a tomar el cielo por asalto. Ha dado el primer paso de la mano de José Julio, un general con nombre de telenovela venezolana.

El Sr. Rodríguez Fernández, actual candidato de Podemos por Zaragoza, cuando era JEMAD, con su Ministra de Defensa, Carmen Chacón.

.

El JEMAD de Podemos y la soberanía nacional

Marcello en república.com, 051115.

‘Cosas veredes amigo Sancho que no crederes’ decía nuestro señor Don Quijote a su fiel escudero y a buen seguro no se equivocaba el caballero andante porque en este país, todavía llamado España, ocurren cosas asombrosas como el fichaje por Podemos del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) del gobierno de Zapatero, el general José Julio Rodríguez -hoy en la reserva- como segundo candidato del partido de Pablo Iglesias por Zaragoza.

Sin duda un éxito y golpe de efecto de Iglesias que presentó su general en calidad de futuro ministro de Defensa del gobierno de Podemos, lo que le ha dado a esta formación política -que parece recuperarse en las encuestas electorales- un plus de notoriedad. Sobre todo ahora que su líder Iglesias dice estar curado de su cansancio y desfallecimiento político. Hasta el punto de cantar y tocar la guitarra en ‘El Hormiguero’ de Antena 3TV, convertido en una mezcla de los programas ‘Mira quien baila’ y ‘La Voz’, para los políticos en campaña.

Ahora bien, sorprende que el general Rodríguez haya dado este paso en favor de un partido como Podemos que niega que la ‘soberanía nacional’ resida en el conjunto del pueblo español y defienda con total firmeza el derecho de autodeterminación para trocear la soberanía en Cataluña y en el resto de las Comunidades autónomas, lo que a todas luces está fuera de la Constitución Española de 1978.

La misma Constitución que ‘prometió’ defender el general Rodríguez cuando tenía el mando directo en las Fuerzas Armadas españolas -el supremo lo tiene el Rey- y en cuyo artículo 8 se dice textualmente: ‘Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional’.

Y ¿qué hubiera hecho el general si ante un caso de ruptura violenta de la unidad nacional el Gobierno de España le da la orden de defender la ‘integridad territorial y el ordenamiento constitucional’? No sabemos qué habría hecho en ese caso, sin duda extremo, el JEMAD de Podemos y de Zapatero, pero a la vista de su tardía y radical vocación política no está nada claro qué hubiera podido pasar.

Al general Rodríguez le debe parecer muy de derechas el PSOE a pesar de sus lazos con Zapatero y Chacón porque está claro que ha preferido irse con Podemos. Aunque a lo mejor han sido Chacón y Zapatero -dos adversarios ocultos de Pedro Sánchez- quienes le recomendaron irse con Iglesias, y desde luego el general está en su derecho, ¡faltaría más!

Y ahí lo tenemos diciendo que el problema catalán no se arregla solo con la ley sino con mucho amor y paciencia (sic). Y veremos qué es lo que nos dice el JEMAD de Podemos cuando el próximo lunes día 9 el Parlamento catalán apruebe la moción que anuncia el inicio hacia el proceso de independencia de la República de Cataluña por encima de la ley y la legalidad vigente, sin obediencia a los tribunales, de manera especial al Tribunal Constitucional. Quizás que hay que enviarle unas flores a Mas, Junqueras y Baños a ver si, amorosamente, recuperan la pasión perdida por España.

O sea, que el JEMAD Rodríguez, el mismo que con Zapatero impulsó la cesión de la base de Rota al ‘Escudo anti misiles’ de los EE.UU., sin que semejante e importante decisión pasara por el Parlamento, resulta que era un amigo del 15-M ‘infiltrado’ en la cúpula del ejercito español. Lo que no nos parece extraño, como bien nos parece su reconocimiento a la UMD que se enfrentó al franquismo.

Pero en todo esto hay algo que no encaja desde el punto de vista de la coherencia y la lealtad. Y conste que puede que incluso la presencia del general Rodríguez en Podemos sirva para acercar este partido al marco constitucional. De momento ya no hablan de salirse de la OTAN. Algo es algo en medio de tan flagrante contradicción. Pero sabido es que los caminos del Señor son inescrutables.

Y si no que se lo pregunten al Papa Francisco, el general de Dios en la Tierra, que tampoco sale de su asombro por las revelaciones de los nuevos escándalos vaticanos que no cesan de inundar los medios de comunicación de todo el mundo porque los cuervos que anidan en la Plaza de Pedro han vuelto a revolotear.

Caso Alakrana

Del secuestro del pesquero ‘Alakrana’, frente a las costas de Somalia. El cuadrado rojo, posición inicial de la fragata ‘Canarias’. El cuadrado negro situado al sur, punto de secuestro del barco. El que está al norte, el lugar de retención del barco. La zona sombreada, área protegida por la operación Atalanta. El barco fue liberado 17 de noviembre de 2009, siendo JEMAD José J. Rdez. Fdez., entre una serie de ‘circunstancias’ que cuenta infra Arturo Pérez-Reverte, deliciosamente.

.

Cuatro minutos

Arturo Pérez-Reverte publica en ‘Patente de corso’ / XL Semanal, 080310.

Me llegan, por amigo interpuesto, los comentarios de uno de los infantes de marina que estaban en el Índico durante el secuestro del Alakrana -del que, por cierto, nadie explicó de modo satisfactorio qué bandera llevaba izada, o no, cuando le dijeron buenos días-. El citado mílite es uno de los que intervinieron en la persecución de los piratas somalíes cuando éstos, después de trincar la pasta, salieron a toda leche para refugiarse en la costa.

Viniendo de donde vienen, no es raro que los comentarios revelen insatisfacción por las órdenes recibidas y por el grotesco desenlace. Desde su comprensible anonimato, el infante de marina se desahoga, contando que los malevos estuvieron a tiro, pero las órdenes eran no disparar bajo ningún concepto, pues nadie estaba dispuesto a admitir muertos ni heridos en aquel sainete.

Todo es conocido de sobra, y no merece volver sobre ello. Pero hay una frase que tengo por significativa, porque explica no sólo lo delAlakrana, sino muchas otras cosas: «Tuvimos de tres a cuatro minutos para detenerlos. Pedimos órdenes y hubo silencio». Con esas interesantes palabras en el aire, les invito a un bonito e instructivo ejercicio. Cierren los ojos e imaginen. Lo han visto veinte veces en el cine o la tele: las lanchas de los piratas zumbando hacia la playa, los infantes de marina teniéndolos en el punto de mira y con la posibilidad de bloquearles el paso, y el jefe del operativo pidiendo por radio instrucciones a sus superiores.

«Permiso para intervenir», o algo así. Dice. Y ahora trasládense a Madrid, al gabinete de crisis o como se llame lo que montaron allí. También, en este caso, las películas nos facilitan el asunto: un mapa del Índico en una pantalla en la pared, pantallas de ordenador, la ministra de Defensa con las gafas puestas, el JEMAD ese de la barba que siempre va de azul, el resto de la plana mayor y toda la parafernalia. Con el pesquero liberado previo pago de su importe, todos más pendientes ya del telediario que de otra cosa.

Y la voz que viene del Índico sonando en el altavoz: «Tenemos tres o cuatro minutos y solicitamos órdenes. Repito: solicitamos órdenes». El reloj en la pared haciendo tictac, o lo que hagan los relojes de los gabinetes de crisis, y la ministra, y el de la barba, y el resto de artistas, mirándose unos a otros, callados como putas. Y más tictac. Nadie dice «bloquéenlos», ni nadie dice «déjenlos escapar». Sería mojarse demasiado en uno u otro sentido, y las palabras las carga el diablo. Tanto el «sí» como el «no» pueden causar problemas en las tertulias radiofónicas y los titulares de los periódicos, según vayan éstos a favor o en contra del Gobierno.

Así que punto en boca. Silencio administrativo, cuatro minutos, uno detrás de otro, mientras allá abajo, en el mar, los infantes de marina, el dedo en el gatillo y locos por la música, que para eso están, blasfeman en arameo, por lo bajini, mientras ven cómo se escapan los flacos con la pasta. Y al cabo, la desolada frase final: «Han llegado a la playa». Suspiro de alivio en el gabinete de crisis. Fin de la historia.

Les cuento la escena -imaginaria, aunque no tanto- por si ustedes llegan a la misma conclusión que yo. Esos cuatro minutos de silencio no son los del Alakrana. Son todo un síntoma, una marca de fábrica. Una manera de entender la vida en este pintoresco lugar llamado España porque de alguna manera hay que llamarlo. Esos cuatro minutos de silencio se dan a cada instante, en cualquiera de las diarias manifestaciones de nuestra estupidez, nuestra mala baba y nuestra impotencia.

Calla siempre, los cuatro minutos precisos, el político de turno, y el policía, y el juez, y el periodista, y el vecino del quinto. Callamos todos ante lo que vemos y oímos, pendientes del tictac del reloj, esperando que el tiempo aplace, resuelva, permita olvidar el problema. Una cosa es la teoría, las declaraciones oficiales, la España virtual.

Qué ligeros de lengua somos legislando para un mundo perfecto, con nuestra inquebrantable fe en el hombre -y en la mujer, que diría Bibiana-. Y qué callados nos quedamos, como la otra ministra y el de la barba, cuando la realidad se impone sobre nuestra imbecilidad endémica. Cuando el maltratador defendido por la maltratada, el corrupto reelegido para alcalde, el violador reincidente, el terrorista que apenas paga su crimen, el hijo de puta menor de edad, la tía marrana que aprovecha la ley para vengarse del marido inocente, el pirata somalí que rompe el tópico del buen negrito, nos meten el Kalashnikov por el ojete.

Entonces nos quedamos callados, no sea que la vida real nos reviente la teoría obligándonos a señalar al rey desnudo. Y así, de cuatro en cuatro, pasan los minutos de nuestra cobardía.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios