.

Cs 281215_1Grafismo de J. Aguirre en El Mundo, 281215.

.

Reformal electoral, ya

Espero que la información que les adjunto les resulte útil para comprender por qué en España resulta tan difícil que un tercer partido evite los males que en una democracia incipiente produce el bipartidismo [en este caso PPPSOE] y por qué, sin embargo, resulta tan fácil que ese bipartidismo se haya apoyado, para gobernar, en un ruinoso nacionalismo experto recogedor de nueces de la cadena de favores.

Por todo ello, urge, en el marco de la necesaria regeneración, reformar la ley electoral también en lo que respecta al sistema de reparto, anulación de privilegios para con los partidos regionales e incluso la obligación de que las candidaturas tengan -coaligadas o no- ámbito nacional.

Y, si ello no bastara, pensar en acudir a la segunda vuelta, el ballottage, para la alcaldías, presidencias autonómicas y del Gobierno de España, que ayudaría a que el ciudadano se conciencie de la importancia de evitar la tendencia a la ensalada de siglas, sin obstaculizar la presencia, ya digo, de un tercer partido bisagra.

EQM

pd. Estos días prosigue, si cabe con más fuerza, la persecución contra Ciudadanos por parte de un importante sector de la militancia fanática del PP, que está convencida de que la decadencia del PP no obedece a méritos propios sino a deméritos del partido de Albert Rivera.

La confirmación de que en este país una de las caras del deporte favorito consiste en escudriñar las pajas ajenas mientras se ignora la viga, la impotencia, propia, me reafirma en la convicción de que en una democracia enferma y pactista con el nacionalismo, como la nuestra, el primer paso para liquidar la ruina bipartidista es la consolidación de un partido bisagra que obligue a la bur[r]ocracia que ocupa el poder a volver a la senda del interés general, del bien común, enterrando el resucitado guerracivilismo del PSOE y la pepera tecnocracia arriolista, sustitutoria de la política.

Ah, y volver a una educación que merezca tal nombre y que, en consecuencia, reduzca drásticamente el crecimiento de sandalios, coletas y demás gentuza acostumbrada a descalificar al que piensa de distinta manera, sin siquiera avergonzarse intimamente de ello.

Seguro que por supina ignorancia de qué es la ética/moral.

.

RICARDO em 221115

Ilustración de Ricardo [R.Martínez Ortega, Chile, 1956] en El Mundo, 221115.

.

Ciudadanos tuvo 570.000 votos que no le sirvieron para lograr escaño

Raúl Piña y Hugo Garrido en El Mundo, 281215.

El 20 de diciembre un lamento recorrió la sala desde la que la cúpula de Ciudadanos siguió el recuento: «¡La Ley Electoral!». Acompañada de adjetivos varios, fue una de las proclamas que se escuchó comentar a varios dirigentes. El sistema de reparto de escaños truncó parte de las expectativas -la otra parte fueron sus errores de campaña- de la formación emergente, ya que 570.140 papeletas -casi el 17% de sus votos- que recibió en toda España no sirvieron para lograr diputados en el Congreso. Son sus votos fantasma, que no se materializaron en escaño alguno.

Por esta razón, una de las prioridades del partido de Albert Rivera en su estreno en el Congreso, una de las primeras medidas que planteará, será sin duda la apertura de una ponencia para proceder a modificar la Ley Electoral.

La normativa fue así el saco de boxeo sobre el que los dirigentes de Ciudadanos descargaron su disgusto con el resultado del 20-D. Algún alto cargo reconoció en petit comité que igual había sido un error no prestar más atención a sus efectos y no haberla tenido en cuenta en la estrategia de campaña. Porque, al final, la ley se convirtió en una losa que truncó en parte las altas expectativas naranjas.

Ciudadanos se quedó sin representación en la mitad de las circunscripciones (26 de 52), y en las 28 provincias que repartían cinco o menos de cinco escaños -consideradas circunscripciones pequeñas-, sólo puntuó en siete de ellas. Esto es, de 104 diputados en juego (29,7% del total) en las provincias con menos población, la formación emergente tan sólo consiguió siete representantes.

Lo cierto es que el actual reparto electoral en España jugó en contra de Ciudadanos. Por ejemplo, en Pontevedra obtuvo 51.149 votos; en Badajoz, 45.252; en Jaén, 41.298, y en Ciudad Real, 36.377, sin que en ninguna de estas provincias lograra un escaño. También se dejó muchos votos de esta manera en Burgos (33.373), Gerona (32.648) y Huelva (30.709).

En Pontevedra, que quizás sea la situación más llamativa, pese a las papeletas recibidas se quedó a 8.000 votos del último escaño obtenido, que con 59.150 sufragios fue para el PSOE. Ciudadanos lo habría logrado de haber podido conseguir un 1,4% más de apoyos.

Un examen pausado del resultado de Ciudadanos permite concluir que apenas 23.000 papeletas distribuidas estratégicamente por determinadas provincias podrían haber reportado a Rivera nueve sillones más de los finalmente obtenidos en el Congreso de los Diputados.

Pese a los 51.149 votos de Pontevedra, no es este el lugar donde el partido de Rivera se quedó más con la miel en los labios. En Badajoz, sólo un 0,49% más de votos (1.951) le habría permitido quedarse con el escaño concedido a Podemos. La formación de Pablo Iglesias también birló a la de Rivera el último sillón del Congreso en La Rioja (por un 0,6%, 1.222 votos), Huesca (1,7%, 2.065 votos) y Burgos (1,5%, (3.239 votos).

En Ciudad Real, el PP se llevó el último escaño en juego con un coste de 37.785 votos, sólo 1.408 más de los que obtuvo Ciudadanos.

Una de las comunidades con una mayor saca de votos fantasma para Ciudadanos fue Castilla y León. El partido concentró allí un total de 102.005 sufragios que no lograron representación en el Congreso. En Burgos, Ávila, Segovia y Soria la formación superó el 15% de los votos válidos. En Segovia, ese porcentaje ascendió al 17%. Se quedó a 2.440 votos de obtener un escaño en esa provincia, que acabó siendo para el PP, a 4.237 en Ávila y a 4.459 en Soria. En Teruel le faltaron 2.712 sufragios. En todos esos casos los que lograron el escaño en liza fueron el PP o el PSOE. En Galicia, los votos recibidos que no tuvieron traslación en escaños fueron 81.515.

«Tenemos una Ley Electoral que hace que nuestros votos valgan la mitad que los del PP o el PSOE», se quejó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en plena resaca electoral. «Teníamos el hándicap de pelear con un bipartidismo que existía, que está en decadencia, pero que era beneficiado por la Ley Electoral. Esta normativa va a cambiar porque Ciudadanos va a abrir una ponencia sobre ella. Por primera vez vamos a debatir una nueva ley, una propuesta en firme de la legislatura, para que se debata al principio de la misma», reflexionó. Su intención es que la próxima vez que concurra a unas elecciones ya esté en vigor una nueva norma.

En este sentido, Ciudadanos sigue los pasos de otros partidos de ámbito nacional que en el pasado también fueron perjudicados por el sistema y también reclamaron un cambio legal en la asignación de escaños, como IU o UPyD.

.

Cs 281215_2Grafismo de J. Aguirre en El Mundo, 281215.

Sobre el reparto electoral en España. Congreso de los Diputados. Aquí, tienen otra explicación desmenuzada con más detalle.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios