.

EQM_220116_3

Audio del programa catalán ‘El matí i la mare que el va parir’, de la nacionalista Ràdio Flaixbac, subvencionada por la Generalidad de Cataluña, gastando ayer mismo una broma telefónica al Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, haciéndose pasar por el independentista Presidente catalán, Carles Puigdemont.

.

Vamos a la cama que hay que descansar

Rajoy no sólo se puso al teléfono sin las debidas garantías y controles -otro puñetazo en la cara–  sino que se tragó la usurpación identitaria al completo. Por el contrario, el intento inverso llevado a cabo por los mismos usurpadores no coló en la Presidencia de la Generalidad. Curioso.

Por cierto, no tengo ninguna esperanza de que el Comité Federal del PSOE arregle el próximo día 30 las gravísimas y cotidianas boberías ‘progresistas’ del hermoso Pedro Sánchez, ese ocurrente muchacho que está haciendo bueno al mismísimo arruinador ZP. Ojalá me equivoque.

EQM.

pd. En el nuevo formato de la web del PSOE ha desaparecido, prácticamente, la referencia al Comité Federal, máximo órgano entre congresos del partido. Y no creo que sea casualidad.

Farran Martín [España, 1970] en republica.com, 220116

.

Rajoy no puede, Sánchez no debe

Es el momento de que Rajoy deje paso a otro y Sánchez renuncie a un pacto dañino

Editorial de El País, 220116.

La investidura del próximo presidente del Gobierno permanece en la confusión cuando está a punto de cumplirse la primera ronda de consultas por parte del Jefe del Estado y se ha superado el primer mes desde la celebración de las elecciones. En esta fecha, por encima del ruido y las especulaciones absurdas, sobresale la certeza de que hay dos agendas en juego: la que gira en torno al PP y la que podría organizarse en torno al PSOE, ambas con pretensiones cuyos protagonistas no han tenido a bien explicar.

Ante la insuficiencia de los 123 diputados logrados, Mariano Rajoy optó por abandonar la retórica de las ofensas recibidas durante la campaña y lanzó la propuesta de constituir una gran coalición a base de reunir bajo un mismo manto a PP, PSOE y Ciudadanos. Sobre la finalidad de esta operación, lo más que ha precisado es que se trata de llevar a cabo “las reformas que sean necesarias”. Es, en cualquier caso, un proyecto imposible e indeseable.

Resulta sorprendente la pasividad de Rajoy y su nula inclinación a insistir, negociar y suministrar a la opinión pública y a sus potenciales aliados argumentos creíbles para borrar las diferencias con que los partidos se presentaron ante los electores y defender propuestas de interés común.

Rajoy no enseña sus cartas, apenas habla y —según supimos ayer por su boca— tiene mucho tiempo libre, pese a los serios problemas de este país que deberían ocupar su atención. Su quietud irritante, mientras todo se mueve alrededor, puede significar un intento de retrasar la apertura de la operación sucesoria en su partido o la íntima confianza de que nadie podrá ser jefe del Ejecutivo con la actual composición de la Cámara y, por tanto, que solo ve posible la repetición de las elecciones y guarda fuerzas para ese momento.

Serían malas noticias porque parece evidente que hemos llegado a un final de ciclo y el presidente no tiene ya nada que ofrecer a este país como no sea su retiro. Es preciso que diga de una vez si aspira a ser jefe del Gobierno o, si no puede conseguirlo por falta de apoyos, que dé paso a otra persona para que lo intente.

Su pasividad no ha servido para que los demás esperen. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, está decidido a trabajarse una alternativa y es obvio que tiene derecho a ello. Pero los pobres resultados que obtuvo en las urnas le obligan a una combinación muy heterogénea y, por lo que se ha filtrado hasta ahora, claramente inconveniente para los intereses generales.

La hipótesis más mencionada es la de una suma del PSOE con los diversos grupos de Podemos y el PNV, y con el apoyo expreso o la abstención de las dos fuerzas independentistas catalanas, ERC y DL. Es posible que esa estrambótica amalgama permita una investidura, pero estamos convencidos de que no permitiría gobernar. El mensaje de los electores fue contrario a las mayorías absolutas y a los Gobiernos monocolor, por lo que es necesario un Ejecutivo de coalición.

Sánchez no puede en ningún caso pretender gobernar en solitario con solo 90 diputados —el peor resultado de la historia de un candidato socialista— y menos aún si para ello necesita el apoyo explícito o implícito de quienes centran sus objetivos en separar a Cataluña de España. Si lo hiciera correría un riesgo elevadísimo de convertirse desde el primer día en rehén de causas que van contra el interés de los ciudadanos y la voluntad probable de una gran mayoría de electores socialistas.

Por otra parte, las insistentes y devastadoras críticas de Podemos a los socialistas durante las transacciones sobre la cuestión de los grupos parlamentarios ponen de relieve el peligro que una alianza de esas características significaría, no solo para España, sino también para el PSOE, el partido que realizó las mayores transformaciones que ha conocido la sociedad española en muchas décadas. Antes que buscar a cualquier precio una investidura debería sentarse a reflexionar sobre el papel que le corresponde jugar hoy a una fuerza progresista y europeísta, social e innovadora, moderada y madura.

El PP no dudó en mirar en su día con simpatía a Podemos, y las televisiones de la derecha, generosamente recompensadas por el Gobierno de Rajoy, se han dedicado durante años a promover a ese partido como una alternativa que perjudicara a los socialistas. Esta táctica, ya ensayada en su día por Aznar con los comunistas de Julio Anguita, y conocida como la pinza, ha obtenido el éxito buscado de debilitar al PSOE. También ha contribuido, por cierto, a la extensión de la demagogia en el debate político y mediático.

Mientras se mercadean los votos para la investidura, unos y otros se olvidan de explicar para qué quieren gobernar, cuáles son sus políticas sociales en estos momentos de crisis y cómo quieren financiarlas. En definitiva, qué proyecto de país tienen. No hemos escuchado nada parecido durante la campaña y tampoco en estos días de frenética aritmética.

En eso han de concentrarse los líderes si realmente quieren estar a la altura de lo que los tiempos y los ciudadanos demandan. Y en organizar alianzas posibles que generen los cambios necesarios. A comenzar por la reforma de la Constitución, la más importante de todas, que debe procurar incluir a todo el arco parlamentario y que es imposible imaginar sin el concurso del PP.

Cosa que parece olvidar Pedro Sánchez en su ingenuo intento de convertirse en líder nacional, pues uno de sus objetivos más repetidos, el de la España federal, no es factible si no logra incorporar a él a las fuerzas de la derecha.

.

Rivera ofrece al Rey mediar entre PP y PSOE para iniciar la legislatura

Tras pilotar el acuerdo para la Mesa del Congreso, el líder de Ciudadanos vuelve a ofrecer sus 40 escaños para “desencallar la guerra fría” entre los partidos mayoritarios

El País, 210116.

Albert Rivera se ha reunido este jueves con el rey Felipe VI durante más de una hora y media, y le ha trasladado su negativa a apoyar las investiduras de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez; su voluntad de mediar para resolver “la guerra fría” que a su juicio enfrenta a PP y PSOE; y su opinión de que el candidato de la fuerza más votada se equivoca al presentarse al debate de investidura sin haber propuesto antes reformas. El líder de Ciudadanos ha puesto el acento en la capacidad de su partido para intentar que las dos fuerzas mayoritarias lleguen a acuerdos, como logró en las negociaciones para formar la Mesa del Congreso de los diputados. Rivera ya propuso el 23 de diciembre que las tres formaciones se sentaran a negociar una hoja de ruta reformista que siente las bases de una mayoría estable para sustentar un Gobierno.

“Le hemos transmitido nuestra voluntad de que España tenga una legislatura fructífera en la que recojamos los dos guantes que nos han servido los españoles: cambio y diálogo”, ha dicho Rivera. Estamos obligados a forzar, a impulsar cambios y reformas. Ciudadanos viene demostrando en los últimos meses que hay un partido que ha entendido el mensaje”, ha añadido. “También le he transmitido que ni vamos a participar ni vamos a apoyar a ninguna de las candidaturas, que estaremos haciendo una oposición responsable, pero que sí estamos dispuestos a desencallar la guerra fría”, ha seguido. “Los escaños de Ciudadanos están a disposición de que este país desencalle la situación actual, de que tenga legislatura y un gobierno que ejecute las reformas que necesita España”.

Rivera, además, le ha transmitido al monarca su preocupación por la inestabilidad que cree que caracterizaría a un hipotético Gobierno del PSOE sustentado en acuerdos con Podemos, que quiere un referéndum en Cataluña, y los independentistas de PNV, ERC o DLL. Los dirigentes de Ciudadanos consideran que la marcha de cuatro diputados de Compromís al Grupo Mixto, como consecuencia de que Pablo Iglesias no lograra que el partido valenciano tuviera grupo propio, ya ha demostrado que Podemos no controla a sus socios electorales. Eso, según su argumentación, convierte a la tercera fuerza del Congreso en un socio “peligroso” que no garantizaría la gobernabilidad y que contribuiría a que creciera la tensión territorial con su propuesta de consultas vinculantes en Cataluña y Galicia.

“Cordialidad, responsabilidad y sentido de Estado. Pongámonos en marcha”, ha resumido Rivera el contenido de la cita. “Los españoles han pedido cambio y también han votado diálogo”.

Actualización 220116; 21:15

comunicado SMR

1. Su Majestad el Rey ha concluido en el día de hoy la ronda de consultas que inició el día 18 de enero con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, en cumplimiento del artículo 99 de la Constitución.

2. En el transcurso de la última consulta, celebrada con Don Mariano Rajoy Brey, Su Majestad el Rey le ha ofrecido ser candidato a la Presidencia del Gobierno. Don Mariano Rajoy Brey ha agradecido a Su Majestad el Rey dicho ofrecimiento, que ha declinado.

3. Su Majestad el Rey ha informado al Señor Presidente del Congreso de los Diputados, Don Patxi López Álvarez, de la decisión de Don Mariano Rajoy Brey.

4. Su Majestad el Rey ha convocado en audiencia al Señor Presidente del Congreso de los Diputados el próximo lunes 25 de enero, a las 17’00 horas, con el objeto de que le facilite la preceptiva lista de representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, para llevar a cabo una nueva ronda de consulta que se iniciará a partir del miércoles día 27 de la próxima semana.

Palacio de La Zarzuela, 22 de enero de 2016

Fuente

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios