[Colaboración especial de El Xiquet de Columbretes].

.

Relato breve

.

Recuerdo que fui al cine a distraer mi desamor, con el dolor sordo de la soledad estrenada. Avanzada la película, en el último plano de una escena de pasión oscura, la cámara proyectaba la imagen de un cielo claro y limpio que lo envolvía todo.

En ese instante, aquella grandiosa y blanca pantalla impoluta, reflejó una luz cristalina que iluminó toda la sala de butacas. Y, ayudándome de esa luminosidad descubrí una preciosísima muchacha solitaria, dos filas más adelante, que, con frescura, fijaba su vista en mí, sonriendo.

Inexplicablemente fui al encuentro de aquella señal, sentándome con urgencia a su derecha. Y al ver que su sonrisa iba dilatándose hasta conquistar todo el cuerpo, como un efecto mágico, nuestras miradas resonaron de inmediato en la frecuencia del amor sin reparos.

Fue entonces cuando sin pensarlo, oprimí sus labios de gajos jugosos con los míos y acaricié la superior piel: suave y delicada. Y, al estrujar su menudo cuerpo entre mis brazos apurados, despidió un aroma a azahar, la flor hipnótica que capturó todo mi aliento.

Cuando le pregunté, palpitante, su nombre, me dijo:

— Clementina. Pero ahora vete, vete por favor, por lo que más quieras, que está llegando mi chico con las palomitas.

Y me alejé agitado, con desconfianza, sin comprender cómo aquella tierna y fogosa sonrisa se desvanecía de inmediato, dejándome confundido.

Entonces vi, en la semioscuridad de la sala, cómo un hombre subía los peldaños que conducían a la butaca que acababa de dejar. Y, sentado, abrazaba y besaba impulsivo a Clementina.

Mi Clementina. La ya nunca olvidada. La dulce, jugosa y divina Clementina, que me expulsó con inexplicables ruegos excesivos.

Ahora, engullido por la mágica sonrisa sistémica, sufriendo los avatares de su dura y perenne digestión fantasmal, sólo vivo para frecuentar las salas de cine y hallarla de nuevo.

.

Enrique Masip Segarra [2016]. © Todos los derechos reservados.

enriquemasipsegarra.wordpress.com
enmasecs@hotmail.com

.

frescuraSonriente frescura

NOTAS.- Enlaces, corchetes, negritas [con perdón] e imágenes, son aportados por EQM.

Anuncios