.

EQM_090316.

Lo valiente no quita lo cortés

Rivera: – “Sin Rajoy cambia todo. ¿A qué esperamos entonces?
Voz en off: – A que tú, Rivera, expliques a tus votantes qué tiene ZPedro… que no tenga Rajoy.
Rivera: – Está muy claro… su amenaza de llegar a un acuerdo por el frente popular!

[diálogo imaginario].

De que el bello ZPedro es todo un peligro para los pilares del Sistema, para su propio partido y, por tanto, para la estabilidad del país y la tranquilidad de la mayoría de los ciudadanos, no me cabe ninguna duda.

Desde que pregonó su estrepitosa derrota electoral como un hito histórico y en vez de dimitir ipso facto se consideró sobradamente legitimado para ser candidato a la Presidencia del Gobierno, no ha dejado de repetir que no comprende por qué Podemos odia tanto al PSOE cuando él les sigue considerando sus ‘afines ideológicos‘: lo que pasa -dice- es que ‘no sumamos’ lo suficiente para gobernar juntos.

Es decir, que, si sumaran, frente popular. Hasta el chiflado Rufián independentista ha confesado que ZPedro lo ha intentado todo para’ sumar’, llegando a ofrecer a a los de ERC, por su cuenta y nuestro riesgo, nada menos que un nuevo Estatuto para Cataluña, repleto de amor y besos, imagino que podemitas.

Por tanto cabría entender el giro radical de Ciudadanos [C’s] durante la investidura, lanzándose al cuello de Mariano Rajoy, como un intento de agarrar con esposas a los socialistas, de modo y manera que al ZPedro le resulte imposible caer rendido a los pies de Pablo Iglesias cuando menos lo esperemos.

Y si, de paso, Ciudadanos se convirtiera en la nueva socialdemocracia española merendándose el ala derecha del socialismo y haciendo suyo al votante liberal del PP, miel sobre hojuelas, supongo. Jugada muy arriesgada, cierto es, sobre todo si tus 40 escaños obedecen a la esperanza de un electorado que quería -y sigue queriendo- lo que le prometieron, esto es: bisagra, moderación, respeto, programa y equidistancia y transparencia, mucha transparencia.

Precisamente por tal compromiso -junto al esencial de retirar a los independentistas su tradicional papel saqueador de la soberanía nacional con la aquiescencia complacida de PPPSOEAlbert Rivera está moralmente obligado a explicar a quienes le han aupado donde ahora se encuentra, a qué obedece ese brutal ataque al lider de uno de los partidos que sigue queriendo que participe en el consenso constitucional, mientras se coge de la mano con el inestable e imprevisible Secretario General del PSOE, que no se ha dedicado a otra cosa, desde el 20D, que a mostrar toda clase de marrulleria política con tal de que su Comité Federal no le saque de donde jamás imaginó que accedería, candidatura a la Presidencia del Gobierno incluída.

Verbigracia:

1) Repite hasta la saciedad que negocia exclusivamente en interés de España y se niega radicalmente siquiera hablar con el partido más votado, con creces.

2) Pacta con C’s y PP que a cambio de la Presidencia del Congreso socialista aceptará un Presidente del Gobierno de otro de los tres partidos y, a partir de ese momento, se postula él mismo como candidato a la investidura.

3) Se oferta ante el Rey para conseguir la investidura, fracasa en doble convocatoria y, acto seguido, dice que su candidatura sigue vigente.

4) Advierte a sus opositores que tengan muy presente que detrás de él ya no hay 90 escachos sino 131 [los 40 de C’s y el de Coalición Canaria] y que si el Mariano quiere reunirse con él, que le pida audiencia y que le recibirá con Rivera.

Por tanto, y repito: si poderosos y fundamentados intereses generales han empujado a Rivera a refrenar las confesas tentaciones frentepopulistas de ZPedro, ello no tenía por qué implicar la petición en sede parlamentaria de la cabeza de Rajoy ni que esas nuevas hechuras, habituales en la cultura del odio, sirvieran de basamento para una estrategia política decidida sobre la marcha y de la envergadura de resucitar un proyecto centrista a lo Adolfo Suárez, sin dar a sus votantes y militantes no ya la oportunidad de pronunciarse, sino la menor explicación.

Obrando de tal modo resulta muy chocante, además, exigir a terceros orgánica democracia interna y liderazgos basados en la voluntad de los miembros de las respectivas fuerzas políticas.

Y digo todo esto sin que ello suponga que modifico mi opinión de que Ciudadanos es el partido que más posibilidades sigue teniendo para impulsar la regeneración de este país, sólo o en compañía de otros, a los que conviene no perder de vista en momento alguno.

En todo caso es bueno que aquello que Ciudadanos exige, con toda la razón, a los demás partidos se lo exija también a sí mismo. Y que los que así lo entendemos, no dudemos en recordarlo si lo consideramos oportuno.

EQM

pd. Parece que finalmente se acerca la posibilidad de un acuerdo constitucionalista a tres bandas donde ‘la sonrisa del destino’ podría acabar señalando a Rivera. De lo cual me alegraría y mucho. Pero va a ser difícil: ayer mismo ZPedro repitió que su esperanza se basa, nada menos, que en lograr que el PP se abstenga y que el coletas antiSistema se una a su candidatura dejando de lado lo poco que les separa. La majadería, ya ven, no tiene freno.

.

Ilustración de ‘ULISES‘ [México, 1963] en El Mundo, 080316.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios