.

EQM_170316.

Laicismo religioso

Imaginen:

– Señoría, vengo dispuesto a revelar graves secretos profesionales…
– ¿Pero vd no sabe que le ampara, precisamente, el derecho a ese secreto?
– Verá…, es que no se trata de hechos… sino de algo peor…
– ¿Entonces?
– ¡He sido depositario de creencias de terceros!

Resulta curioso que esta prensa, laicista confesa, base su labor ‘investigadora’ en sustentar los ‘hechos’ en ‘creencias’ de terceros…

Habrá quienes crean -investigando o no- que tal comportamiento supone una abominable desvergüenza moral de quienes lo cuentan y un apreocupante menuda cachaza la de quienes los leen complacientemente.

Creencias de terceros.

Y despues se extrañan de que avancen los populismos conservadores de la cultura más elemental para la supervivencia social…

EQM

Los investigadores creen

Arcadi Espada en El Mundo, 160316.

La nueva profilaxis periodística para el manejo de la basura. Los investigadores creen. Aparece hoy en el apoplético relato de la prensa socialdemócrata, acerca de la responsabilidad de Francisco Camps en no sé sabe ya qué. Agua va.

«Hay muchas más cosas que van a seguir saliendo. Y hay grabaciones que afectan al presidente directamente”, le dijo el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau a su mujer, la exconcejal María José Alcón, en referencia probablemente a Francisco Camps, el 7 de mayo de 2015, en una de las conversaciones grabadas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

(…)

Los investigadores creen que Grau se refería a Francisco Camps, a pesar de que este había dejado de ser presidente regional del PP y de la Generalitat en el año 2011. Los dirigentes del PP de la ciudad de Valencia fueron partidarios de Camps en las luchas internas del partido y nunca sintonizaron con su sucesor, Alberto Fabra.»

No sólo no hay prueba ni indicio alguno de que Grau se refiera a Camps. Es que lo más probable, y deducible de los datos fácticos que aporta el redactor, es que no se refiera a Camps. Pero la prensa socialdemócrata actúa como Acebes en el 191-M: diciendo la verdad con los hechos y negándola con sus interpretaciones.

La indecencia de la prensa socialdemócrata respecto de Camps es un lugar común. Cada nueva mentira que publican sobre el expresidente solo sirve para recordar la responsabilidad iniciática que tuvieron en el proceso de destrucción de un hombre. Lo único que pretende nuestra prensa es que la realidad acabe por confirmar su falsa noticia, poniendo cíclicamente a Camps en el lecho de Procusto.

Pero hay que elevarse. De la indecencia interesa sobre todo su retórica. Los investigadores creen. Y al periodista que lo registren. Solo la calumnia resiste. Y también la antigua regla deontológica que obliga a identificar, inexcusablemente, las fuentes de las opiniones. Las opiniones convertidas en hechos. Y nadie que pague por ello, salvo las víctimas.

Camps y Grau cuando eran presidente de la Generalitat Valenciana y vicealcalde de Valencia, respectivamente. Fot. de Carles Francesc. Vía El País, para el texto que sigue.

.

Alfonso Grau a su mujer: “Hay grabaciones que afectan al presidente”

Los investigadores creen que el exvicealcalde se refería a Camps

El País, 160316.

“Hay muchas más cosas que van a seguir saliendo. Y hay grabaciones que afectan al presidente directamente”, le dijo el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau a su mujer, la exconcejal María José Alcón, en referencia probablemente a Francisco Camps, el 7 de mayo de 2015, en una de las conversaciones grabadas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

La implicación de Alcón, exconcejal de Cultura, en la presunta trama de corrupción desmantelada en la Operación Taula había sido publicada en prensa. Y la exedil y su marido analizaban el alcance de las pruebas incriminatorias contra Alcón que podía haber en las cintas acumuladas durante años por el ex alto cargo del PP valenciano, Marcos Benavent, que habían sido entregadas meses antes a la fiscalía por la diputada de EU Rosa Pérez Garijo.

Los investigadores creen que Grau se refería a Francisco Camps, a pesar de que este había dejado de ser presidente regional del PP y de la Generalitat en el año 2011. Los dirigentes del PP de la ciudad de Valencia fueron partidarios de Camps en las luchas internas del partido y nunca sintonizaron con su sucesor, Alberto Fabra.

En la investigación hay indicios de que Camps participó en la trama del 3% vinculada al partido que presuntamente cobró comisiones por la adjudicación de centenares de contratos y destinó parte de las mismas a financiar al partido desde 2003 hasta 2015. Camps lo niega.

Las escuchas telefónicas a Alcón refuerzan otras líneas de la investigación que dirige el juez Víctor Gómez. Hablando de Rita Barberá, con quien Grau rompió relaciones por esas fechas tras haber sido su mano derecha, el exvicealcalde dice a su esposa: “Ella sabe que te ha metido a su sobrino hasta en las narices. Ella sabe porque estoy yo en el lío en el que estoy, lo sabe”.

La referencia al sobrino de Barberá está relacionada, presuntamente, con los amaños de contratos que Alcón perpetró supuestamente durante su etapa como concejal de Cultura y que habrían beneficiado a su empresa. El aparente trato de favor está recogido en las conversaciones grabadas por Benavent, integrante confeso de la trama del 3%, que lleva meses colaborando con la justicia. Barberá volvió a rechazar ayer que en su etapa como alcaldesa se amañasen adjudicaciones.

El “lío” que le afectaba al que se refería Grau era el caso Nóos, por el que está siendo juzgado después de que el Tribunal Superior valenciano rehusase imputar a Barberá como le pidió el juez de Palma José Castro. “Le he dicho, alcaldesa: ‘Mira: en esta familia el cupo de sacrificar a inocentes para salvar a responsables ya lo hemos cubierto, ¿vale? Por lo tanto, no me hables a mí de responsabilidad”, le cuenta Grau a su mujer.

••

•••

 

Notas.-

La ilustración de la viñeta es de Wenceslas Hollar [Chequia, 1607-1677] en las Confesiones de Augsburgo [1530].

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios