.

  eqm100616_3

.

La desgracia de un país

Santiago González [SG] -en El Mundo y en su blog– está llevando a cabo una formidable, reflexiva, documentada e irónica e insistente aportación, en forma de contínua denuncia, sobre el despropósito social y peligro político que supone el chavista proyecto mochilero de Pablemos y, en particular, su creciente apoyo por millones de incondicionales.

A mí me parece muy bien que esté el periodista enfrascado en esta insistencia. Ya desde hace mucho tiempo, desde el primer día. Aparentemente chocada la decadente burguesía nacionalista y su independentista carnaval beatle de Cataluña -también grave cuestión ahora en fase de un pasito patrás, consumados los dos palante, gracias al buenismo tolerante y financiador de Madrit es Pablemos el principal problema inmediato con el que nos encontramos los españoles defensores de un modelo de Estado que en nada tiene que ver con el totalitario de referencia.

Además, creo que el SG emplea el mejor sistema posible para desenmascarar a quien parece haberse hecho con el monopolio de la sastrería Cornejo, aquella que disfrazaba y disfraza magistralmente de lo que fuera menester al cine español: está tirando de videoteca/hemeroteca para que cualquiera pueda percatarse de la inmoralidad de tal candidato en sus contínuas contradicciones, cambiando de la camisa al frac y encorbatándose o no, según las circunstancias de vendedor de crecepelo le aconsejen.

En tal sentido, hay que reconocer la peligrosidad de este personaje frente al cretinismo del Sistema. Mientras PP y PSOE siguen pensando en cómo, cuando y en qué refundarse, este mochilero les va merendando la merienda política día tra día, administrando a gala un proyecto hecho a la carta de lo que en cada momento más convenga y bautizándolo, también a diario, como mejor suene en el top.

La presentación de su programa como IKEA, es decir, como un mueble sencillo, móvil, intemporal, automontado, para todos los bolsillos y al modo de cómo en los 60′ la editorial Bruguera editaba sus novelas de la colección Historias -con 250 ilustraciones- da una idea de la habilidad de su equipo en adaptarse al cretinismo imperante -inoculado en vena a la población, desde hace décadas por el poder- que es, por cierto, quien mayoritariamente vota.

Siga vd insistiendo, pues, don Santiago, porque ahí fuera hay muchos medios empeñados -desconozco sus intereses suicidas- extendiendo el frío que esta gentuza nos calará en los huesos si entre todos los que pudiendo evitarlo y queriendo, no lo hacemos.

Evitemos, cada cual en la medida de sus posibilidades, la tristeza, desgracia, de nuestro país. Antes y después de las elecciones.

EQM

pd. Acabo de ver el debate femenino de Antena 3 con M. Robles [PSOE], I. Arrimadas [C’s], A. Levy [PP] y C. Bescansa. No entiendo el porqué de un ‘debate de género’. Por esta regla ecofeminista, deberíamos tener debates de pensionistas, de parados, de jóvenes, de discapacitados, todos mucho más interesantes y fundamentados. Sobre el debate en cuestión:

  • M. Robles.- Trasnochada, caótica, sin preparación y apoyada en el y tú más. Marisabidilla. Soberbia, con la toga giratoria. Condescendiente con Podemos y al cuello del PP. Un grave error del PSOE a la hora de elegir la persona adecuada, que ni siquiera es del partido.
  • I. Arrimadas.- Casi perfecta. Lo reune todo. Comedida. Preparada. Divulgadora. Dirigiéndose al sector del PP y del PSOE que pueden cabiar su sentido del voto o dejar de abstenerse. Quizás le falte modular algo más su expresión facial.
  • A. Levy.- Simplemente correcta. Le falta rodaje. Inexperta. Hiperactiva. Nerviosa. Suelta unas frases en catalán cuando es un debate nacional [?].
  • C. Bescansa.- Infunde miedo. Doctrinaria. Estratega. No transmite. Demagoga. Triste. Desganada. Feminista, también en su alocución final. Lamentable en el asunto venezolano. No sabe replicar. Un peligro, como todo su partido. Su capacidad para hacer soportar a su bebé toda una sesión parlamentaria por motivos políticos es el indicador más concluyente.

Vicente Vallés, como presentador, hizo un trabajo impecable y modélico. En mi opinión es, en estos momentos, el mejor moderador español.

Desoladora la idea -imagino que acordada y conjunta- de incluir como tema cumbre, al final del debate, el probema de la ‘violencia de género’, como si en España esa fuera una violencia que nos distinguiera de los demás países negativamente y como si no hubiera otra violencia, siquiera doméstica.

El posicionamiento de los cuatro partidos, cargado de demagogia, de miedo a meter la pata, y sin mencionar una palabra -tampoco C’s- contra las miles de denuncias falsas y el consecuente y progresivo distanciamiento en la relación de pareja, fruto de la uilización torticera de la ‘violencia machista‘ como elemento decisorio en los procesos de divorcio.

El debate, completo

.

Portada del programa electoral de Podemos.

Su cartel

vía

.

Un mentiroso compulsivo

Santiago González en El Mundo, 090616.

Pablo Iglesias acudió ayer como invitado al programa ‘Al Rojo Vivo’, que dirige y presenta con garbo sin igual Antonio García Ferreras. Entre los asuntos que éste tenía para someter al criterio del secretario general, había dos: su descubrimiento como socialdemócrata y las opiniones de Esperanza Aguirre sobre la entrega de la mayor parte de los periodistas a Posemos. Ferreras le recordó que hace no mucho se definía de otra manera y le puso el corte del que hablábamos aquí, con ese “yo soy comunista”, que le decía con mucho énfasis a su contertulio Gª Serrano en ‘El Gato al agua’.

Era de broma: “Ahí tienes que entender que un enfant terrible, en Intereconomía y frente a Gª Serrano, que es hijo de quien es y poder decirle a la cara ‘comunista’ es un placer del que no me quise privar”.Si sólo se trataba de provocar a alguien a quien considera un meapilas, habría causado más efecto declarándose violador u homosexual. Pero es que miente.

Además de declararse comunista para escandalizar a Gª Serrano, también lo dijo en las jornadas “Organizando la resistencia” para admirar a un joven militante que ejercía de moderador-presentador y ponía ante él la cara de Jacinto, el pastorcito de Fátima: “yo no he dejado de autoproclamarme comunista nunca” (Ver el video enlazado a partir de 1h 49’19”).

Cuando se han hecho afirmaciones tan tajantes, hace falta un Bad Godesberg para aterrizar en los prados de la socialdemocracia o una caída siquiera sea metafórica del caballo para pasar de Saulo a Pablo. Este Pablo no, a él le basta el presentismo. Afirmó su tradición socialdemócrata:

“Uno de nuestros principales asesores, el profesor Vicent Navarro, es seguramente el socialdemócrata más importante de España, que trabajó en Suecia, que trabajó en Estados unidos y que conoce bien las políticas que hay que implementar en los Estados del Bienestar (sic) y él siempre ha sido nuestro principal asesor”.

.

.

Veamos. En febrero de 2013, la estrella emergente de las juventudes socialistas, Beatriz Talegón, fue abucheada y expulsada de una manifestación contra los desahucios junto a Juan Fernando López Aguilar. Hubo gente que la defendió. Pablo no. arremetió contra ella con un tuit que propagó Izvestia, (Público) el periódico del Presidium:

Diario Público, 17 de febrero de 2013.

Pablo Iglesias cree que Beatriz Talegón, abucheada en la manifestación contra los desahucios, ha sido víctima de la misma medicina que ella aplicó a los dirigentes de su partido.

La medicina que ella aplicó a los dirigentes de su partido fue afearles que se alojaran en hoteles de cinco estrellas. Uno de los que aplaudieron Talegón entonces fue la maravilla socialdemócrata de España, Vicent Navarro en un artículo que publicó en Izvestia el 19 de febrero de 2013 bajo el título: “Lo que Beatriz Talegón no dijo y debería haber dicho”.

Pablo se lo tomó por lo criminal y le hizo acuse de recibo en las jornadas antedichas ‘Organizando la resistencia’ ante la UJCE en Zaragoza. Lo que ahora es prueba de cosmopolitismo y socialdemocracia era entonces la prueba de la traición:

.

“Esto sí que me cabreó. También escribió sobre el tema Vicenç Navarro. Vicenç Navarro, eres un caradura. Has trabajado a sueldo del Partido Demócrata  en los Estados Unidos. Qué me vas a contar tú de si hay que hablar o no hay que hablar.”

Este chico es un mentiroso compulsivo y un caradura impresionante, por usar una definición que a él le gusta mucho como insulto, además de padecer ignorancias básicas, aunque yo no llegaría a tanto como su antiguo profesor, Ramón Cotarelo: “¿Va estando claro que es tonto?”

Tampoco Ferreras, que lo lleva como tertuliano insigne a ‘Al Rojo Vivo’. Ayer había materia. Lo llamó precisamente para que comentara unas declaraciones de Esperanza Aguirre en las que ella reprochaba al periodismo su irresistible atractivo por Podemos. Ponía un corte de voz de la ex presidenta e invitaba a Pablo a criticarla. Fue asombroso que este chaval se regodeara  en una expresión de Aguirre, que rechazó una pregunta sobre los negocios de su marido por ser ‘machista’:

“a Esperanza Aguirre se le consiente todo porque quizá lo que hizo ayer en la rueda de prensa hubiera debido implicar que alguno se fuera. Cuando dice “yo no contesto preguntas sobre mi marido porque eso es machismo”… Ojalá hubiera habido un posicionamiento que dijera, pero usted qué se ha creído esto es una rueda de prensa y se puede preguntar”.

Cuando a él le preguntaron (25 de noviembre de 2014) por su entonces novia, Tania Vaciamadrid y los contratos que había dado a una empresa de su hermano, dijo a la periodista interpelante: “Llama la atención que, además siendo mujer caigas en este tipo de actitudes machistas cuando eres periodista”.

En la rueda de prensa  que protagonizó  entre sus ministros y ministras, mi antigua compañera Ana Romero le hizo un par de preguntas incómodas. “Precioso abrigo de pieles el que lleva usted”, respondió Iglesias con gran complacencia de su exministrable de Justicia, que rió la gracia abiertamente. Con algo más de contención su novia, Irene Krupskaia, y Carolina Bescansa. Y con expresión claramente adusta, Errejón, el niño de la beca.

Ferreras echó su cuarto a espadas y dijo que él le hacía preguntas difíciles a Pablo y que había más periodistas en La Sexta que también. Y reprodujo un par de cortes de Ana Pastor en una de sus entrevistas en el Objetivo. Efectivamente, su señora preguntó a Pablo y en su mejor estilo, le lanzó la segunda pregunta sin que el entrevistado hubiera terminado de responder a la primera.

Es muy pertinente el ejemplo que propone Ferreras. Su mujer lleva a Pablo a El Objetivo en su condición de político que aspira a la Presidencia del Gobierno. Y le pregunta y le repregunta, mientras él lleva como contertulio a un aspirante a presidente del Gobierno,para replicar ¡a la portavoz de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid! que además no estaba allí para replicar. Y miente. Una y otra vez.

Nota.- Últimamente me sale mucho este tipo en el blog y en las columnas, pero es que sale más en la intención de voto de los españoles. Seis millones, seis millones, barbarie, dolor, memoria, escribió Zp en el Museo del Holocausto. ¡Seis millones de votos dicen las encuestas! Perdonad la insistencia en la advertencia, pero es que más por vosotros no puedo hacer.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios