.

EQM_300816.

Un ‘Brexit duro’ frente al ‘Brexit blando’

May convoca un gabinete de urgencia para mediar en la guerra abierta entre sus ministros

Carlos Fresneda en El Mundo, 290816.

¿Brexit duro o Brexit blando? He ahí el dilema al que se enfrenta Theresa May, que ha convocado un gabinete de urgencia el 31 de agosto en la residencia oficial de Chequers para mediar en la guerra abierta en su gabinete por cuenta de la salida de la Unión Europea. El ministro de Tesoro Philip Hammond, partidario en su día de la permanencia, encabeza ahora las filas del Brexit blando (también conocido como Brexit lite), que aspira a lograr para el Reino Unido una fórmula similar a la de Noruega: fuera de la UE, pero integrados en el mercado único.

En el bando opuesto se encuentran sin embargo el ministro para el Brexit, David Davis, y el nuevo secretario para comercio internacional, Liam Fox, empeñados en forzar una ruptura total con Bruselas. Los dos insisten que el acceso al mercado único supondría acatar también la “libertad de movimientos” y renunciar al control sobre la inmigración.

Entre uno y otros, el titular del Foreign Office Boris Johnson ha basculado en las última semanas entre la opción dura y la opción blanda. Las crecientes tensiones de Johnson con Davis y Fox (con quienes tendrá que compartir de mala gana la mansión de Chevening) han creado las primeras fisuras entre los que ya eran conocidos como los tres brexiteros.

Fiel al lema con el que asumió su liderazgo accidental -“Brexit es Brexit”-, Theresa May intentará mediar esta semana entre las dos posturas, antes de participar en la cumbre del G-20 donde romperá una lanza por “el nuevo papel global del Reino Unido”. La Primera Ministra podría inclinarse finalmente por una propuesta esbozada por Philip Hammond, que pretende garantizar el acceso al mercado único “sector por sector”: del financiero (prioridad absoluta de la City de Londres) al automovilístico (de máximo interés para la economía alemana).

May ha pedido a todos sus departamentos que elaboren sus propias propuestas con las máximas prioridades de cara al posible acceso al mercado único. May cree que será posible negociar con Bruselas una solución que permite al Reino Unido ganar acceso al mercado único de bienes, servicios y capitales tras la salida de la Unión Europea, sin tener que transigir necesariamente con la “libertad de movimientos”, algo que ponen en duda los tres brexiteros.

Los partidarios del Brexit duro quieren arrancar a May el compromiso de activar el Artículo 50 (para poner automáticamente en marcha la salida de la UE) a primeros de 2017. Los defensores del Brexit blando son partidarios de demorar el momento crítico a la segunda mitad del próximo año, para ganar tiempo en las negociaciones previas con Bruselas, con el horizonte puesto en la salida de la UE a finales de 2019.

En uno u otro caso, May pretende evitar a toda costa una votación en el Palamento para activar el Artículo 50 y se proponer acatar de forma expeditiva “la voluntad de los británicos” en el referéndum del 23 de junio. La oposición laborista ha acusado a la premier de actuar de un modo autoritario y “como una monarca Tudor” (en referencia a su predilección por la reina Isabel I) por intentar eludir el trámite de Westminster, donde 480 de los 650 parlamentarios son partidarios de la permanencia y podrían bloquear el proceso.

El Parlamento celebrará en cualquier caso el 5 de septiembre un debate sobre la petición popular de una segunda consulta sobre el Brexit, firmada por más de medio millón de votantes.

Beyond Brexit: hacia una mayor cooperación estratégica entre España y el Reino Unido

Luis Simón. ARI 58/2016 – 20/7/2016. Real Instituto Elcano.

Tema

El ruido mediático sobre las posibles implicaciones de una eventual salida británica de la UE (Brexit) no debe ser un obstáculo para una necesaria reflexión sobre el potencial de la relación bilateral entre España y el Reino Unido.

Resumen

Sin menospreciar la importancia del Brexit ni prejuzgar sus posibles implicaciones, existe el riesgo de que el debate sobre una eventual salida británica de la UE monopolice la percepción que las elites políticas y estratégicas españolas tienen de Reino Unido. Esto podría llevar a España a ignorar o no prestar la atención adecuada a una serie de cambios estructurales que han venido desarrollándose en los últimos años en el seno la política exterior y de defensa británica. Dichos cambios apuntan a un refuerzo de la dirección y el potencial global de Reino Unido, y tienen como propósito preparar a éste para un mundo caracterizado por el progresivo desplazamiento del centro de gravedad económico y geopolítico hacia Asia, el consiguiente giro estratégico de EEUU hacia Asia, la creciente relevancia estratégica del corredor marítimo Indo-Pacífico o las dudas sobre la sostenibilidad económica, demográfica, política y estratégica de Europa.

En un mundo en el que Europa parece llamada a pesar menos y el resto del mundo está llamado a pesar más, el futuro y la prosperidad de los países europeos pasa por su capacidad de proyección estratégica y económica global, más allá de su entorno geográfico inmediato. En este sentido, cabe resaltar que su sensibilidad global y su trayectoria de proyección estratégica de corte marítimo convierten al Reino Unido en el país europeo mejor preparado para un mundo “no europeo”. Por tanto, la relación bilateral con el Reino Unido se presenta como un activo de gran valor para el redescubrimiento y el desarrollo de la potencialidad y personalidad marítima y global española.

Análisis. Introducción. Los fundamentos geopolíticos y estratégicos del potencial británico. El Reino Unido y España: intereses comunes y sinergias geoestratégicas. Gibraltar como oportunidad. [Ver en texto completo].

Conclusiones y recomendaciones

En un mundo en el que Europa parece llamada a pesar menos y el resto del mundo está llamado a pesar más, el futuro y la prosperidad de los países europeos pasa por su capacidad de proyección estratégica y económica global, más allá de su entorno geográfico inmediato. En este sentido, y sin prejuzgar el desenlace o las posibles implicaciones del Brexit, cabe resaltar que su sensibilidad global y su trayectoria de proyección estratégica de corte marítimo convierten al Reino Unido en el país europeo mejor preparado para un mundo “no europeo”. Por tanto, la relación bilateral con el Reino Unido se presenta como un activo de gran valor para el redescubrimiento y el desarrollo de la potencialidad y personalidad marítima y global española.

La generación de complicidad al más alto nivel político es un requisito indispensable para la construcción de una estrecha relación estratégica entre España y el Reino Unido. Dicha relación debe girar en torno a la voluntad de España de alinear sus capacidades y “cartera de alianzas y partenariados” de acuerdo con una visión marítima y global. En este sentido, el próximo gobierno de España podrá considerar las siguientes líneas de acción en sus políticas exterior y de defensa en los niveles estratégico, de capacidades y de alianzas/partenariados.

Nivel estratégico. Nivel capacidades. Nivel alianzas/partenariados. Citas. [Ver en texto completo].


Luis Simón: Director de la oficina de Bruselas e investigador principal del Real Instituto Elcano | @LuisSimn

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios