.

eqm_161116.

Responsabilidad y asimetrías

De la Sentencia 35/2016 de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de 15 de noviembre de 2016 [texto completo; pdf]:

Guillermo Zapata Romero, mayor de edad, publicó en la red social twitter el día 31 de enero de 2011, a través de su cuenta Twitter @casiopeaexpres, perfil abierto y en consecuencia, con un número de seguidores potencialmente significativo el siguiente mensaje:

19:25 horas – “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos“.
El mismo día a las 19:26 horas insertó – “Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero“.
También publicó otro, desde la misma cuenta el día 6 de junio de 2012, en el que se leía: 23:45 rescateficción Rajoy promete resucitar la economía y a Marta del Castillo.

[…].

“[…], lo que es objetivamente una derivación de humor macabro que se sustenta sobre toda clase de ofendidos por hechos delictivos sean o no de naturaleza terrorista.”

[…].

“[…] seguramente sean reprobables, en otro plano, distinto a la legalidad penal, los tres comentarios por la desafortunada selección de las víctimas de hecho delictivos que las protagonizan.”

Desde el respeto a la sentencia, que es recurrible en casación ante el Tribunal Supremo, me pregunto con qué criterio se condena a quien usa un similar ‘humor macabro’, por ejemplo de tintes racistas, en los estadios de fútbol.

También me extraña la defectuosa utilización de los signos de puntuación en la redacción del texto, algo que en otros tiempos no hubiera superado el nivel que se le exigía a todo Bachiller Elemental. Pero parace que ya no importa, aun cuando infiera directamente en la interpretación del lector, jurista o no.

Y, ya que hablamos de extrañezas, me choca que el propio procesado dijera que él no pensaba en el humor sino en la seriedad de un debate y, sin embargo, haya sido el humor, aun macabro, el transfondo por el que ha sido absuelto.

Preocupantes cuestiones.

EQM

La Audiencia Nacional absuelve a Zapata del delito de humillación a las víctimas del terrorismo

La sentencia considera que sus tuits se inscriben en un humor macabro, pero no son un delito

J.J. Gálvez en El País, 151116.

La ruidosa causa abierta contra Guillermo Zapata, concejal de Ahora Madrid, ya tiene un importante punto y aparte. La Audiencia Nacional ha absuelto este martes al edil, al que se le acusaba de un delito de humillación a las víctimas de terrorismo por un tuit escrito en 2011. “Han tenido que cerrar el cementerio de Alcàsser para que vaya Irene Villa a por repuestos”, rezaba el mensaje que, según la sentencia, se enmarca en un debate sobre el humor “macabro”: “Seguramente reprobable, pero en otro plano distinto al de la legalidad penal”.

Todo empezó a las 19.25 horas del 31 de enero de 2011, cuando el entonces desconocido Zapata escribía el tuit que le ha llevado cinco años después, ya como concejal del Ayuntamiento de Madrid, al banquillo de los acusados. “Yo no pretendía que el chiste hiciese gracia, lo situaba en un determinado debate [sobre el humor negro]”, se defendía la pasada semana el concejal, durante la vista celebrada en la Audiencia Nacional. En esa cita, la Asociación Dignidad y Justicia solicitó un año y ocho meses de prisión para el dirigente de Ahora Madrid.

Durante meses, la acusación ha insistido en que aquel mensaje de Zapata suponía una humillación a las víctimas de la banda terrorista ETA. Aunque Irene Villa, mencionada directamente, declarase públicamente que no se sintió ofendida. “Pero muchas otras víctimas del terrorismo sí tienen esa sensación de humillación”, alegó la abogada de Dignidad y Justicia en el juicio.

Unos argumentos que rechaza la Audiencia Nacional. Los magistrados recalcan que no se “percibe ánimo injurioso” en el tuit y lo encuadran en “un debate” sobre el humor. “De ahí los mensajes, tanto el sometido a juicio como el contexto cercano”, continúan los jueces, en referencia a otros dos tuits enviados durante discusiones similares. El primero: “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero”, que escribió un minuto después del sometido a juicio. Y el segundo: “Rajoy promete resucitar la economía y a Marta del Castillo”, que envió el 6 de junio de 2012.

“Se aprecia que el [segundo] mensaje resulta ajeno a la temática [de las víctimas de ETA]. Este se utiliza en una similar clave de humor hacia todas las víctimas, lo que es objetivamente una derivación de humor macabro que se sustenta sobre toda clase de ofendidos por hechos delictivos, sean o no de naturaleza terrorista”, apunta la sentencia, que remacha: “Tales comentarios se difundieron en el curso de debates a modo de chistes macabros, utilizando la identidad de víctimas de hechos delictivos”.

“Había que dimitir”

Después de conocerse el contenido de la sentencia, Zapata ha comparecido públicamente. “Este es un paso muy importante”, ha afirmado, antes de defender la decisión que tomó en junio de 2015, cuando dejó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento tras difundirse el contenido de estos mensajes —aunque permaneció como edil en el pleno—. “Fue una decisión política de la que estoy orgulloso. Yo creo que había que dimitir”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, también ha celebrado la decisión de la Audiencia Nacional: “A veces se empiezan a construir acusaciones que después se demuestra que no tienen un contenido jurídico como tal”. “Una condena a Zapata hubiese supuesto una medida ejemplarizante que provocaría una autocensura injustificada en una democracia”, han  añadido fuentes de Ahora Madrid.

“Es importante poner encima de la mesa que ha sido un proceso largo, en el que se han pronunciado siete jueces. De ellos, cinco han dicho que no había delito y dos mantenían que podía haberlo”, ha apostillado este martes Zapata. Porque la causa abierta contra él ha recorrido un abrupto camino.

Hasta tres veces la archivó el instructor, Santiago Pedraz, que entendió reiteradamente que el tuit no se escribió con ánimo de ofender a las víctimas. Pero, otras tantas veces, la reabrieron los jueces conservadores Enrique López y Concepción Espejel, de la Sala de lo Penal, que impusieron su criterio al de Pedraz y al de su compañero de tribunal José Ricardo de Prado, que llegó a afirmar que la decisión de estos dos magistrados “se trata, ni más ni menos, que de la criminalización de la opinión y de la expresión”.

Más de cinco años después de escribir el tuit y tras sufrir la denominada pena de telediario, Zapata ha salido absuelto —aunque la sentencia puede ser recurrida—. “¿Podemos, entonces, hablar ya de lo importante?”, se ha preguntado este martes Pablo Iglesias, líder de Podemos.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios