.

eqm_071216_acorazoneqm_071216_b

.

Estamos que nos salimos

España está encantada con su nuevas generaciones de falsos Jóvenes Sobradamente Preparados [JASP] que no saben leer [en voz alta] ni escribir [sin faltas de ortografía o con conocimiento básico de la gramática o simplemente de la sintaxis].

Que no quieren que nadie les evalúe; que pasan de curso así no vayan a clase; que son amparados por sus padres cuando se enfrentan al profesor; que saben de cultura general, historia, filosofía o etimología lo mismo que yo de chino; que los deberes para casa se están aboliendo; que tienen como docentes a profesionales habilitados para dar su nivel en cualquier asignatura que se tercie y que, merced a criterios de solidaridad educativa y conveniencia electoral de los Gobiernos autonómicos, han abandonado hace ya una eternidad la compensación al esfuerzo, mérito y capacidad.

Ah, y si son catalanes, ni siquiera tienen el derecho a aprenden en la lengua común.

Como será la cosa que hasta la televisión pública edita programas donde la carcajada nace de preguntarle por la calle a la juventud los conceptos más básicos y escuchar sus respuestas…

Ayer se dió a conocer el Informe Pisa 2015 y se ha festejado en todos los medios la subida de unas décimas de entre el pelotón de los torpes del mundo mundial.

Yo soy tan optimista que pienso que, si seguimos así, podemos alcanzar el top del analfabetismo encumbrado al altar de la felicidad del ignorante.

Qué pregunten del asunto, por ejemplo, en Singapur.

Por cierto, Castilla y León despunta porque se encuentra felizmente atiborrada de enseñanza privada, fundamentalmente religiosa, no perseguida por los nuevos progrepoderes públicos y porque es una Comunidad donde se preserva la lengua y la cultura del esfuerzo, de la familia y del respeto al profesor.

EQM

pd. Nunca el ciudadano se ha sentido más solo entre tanta compañía: rodeado de wasaps de multitud de conocidos que se ayudan solidariamente a tener el menor tiempo posible para pensar.

Porque está al caer que la reflexión, el análisis, formar o combinar ideas o juicios,  examinar mentalmente algo con atención para formar un juicio, opinar, también produce cancer.

Montserrat Gomendio: “Hay un problema serio con las diferencias educativas entre autonomías”

Olga R. Sanmartín en El Mundo, 071216.

Montserrat Gomendio es la directora adjunta de Educación de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y, por tanto, una de las máximas responsables del Informe Pisa. Es curioso porque este trabajo analiza precisamente la gestión que ella realizó cuando estaba en España, al frente de la Secretaría de Estado de Educación. A pesar de que, en cierto modo, se está evaluando a sí misma, no se muestra nada complaciente con los resultados españoles.

¿Cómo interpreta los datos obtenidos en Pisa por los alumnos españoles de 15 años? ¿Mejoramos o estamos estancados?

Los resultados de 2015 son prácticamente iguales a los de 2012. Antes estábamos por debajo de la media de la OCDE y ahora estamos en la media porque ésta ha bajado un poco y España ha mejorado ligeramente. Es un inicio de mejora inicipiente, pero este proceso se ha dado en otros países de forma más rápida. Los estudiantes tienen que saber defenderse en un mundo cada vez más complejo y que cambia a una velocidad mayor. Para mejorar uno tiene que adaptar su sistema educativo. Un sistema que se queda parado en un mundo que está cambiando a gran velocidad se quedará rezagado.

¿Cómo, con una misma ley educativa, hay tantas diferencias entre las comunidades autónomas?

Hay un rango de variación enorme entre las comunidades autónomas. Entre las que están mejor, Castilla y León y la Comunidad de Madrid, y las que están peor, Extremadura y Andalucía, hay casi un curso escolar y medio de distancia. Son unas diferencias muy grandes, que indican que tenemos un problema de equidad muy serio. La ley marca la estructura básica del sistema, pero hay un montón de decisiones que se toman en las comunidades autónomas que pueden diferir mucho entre unas y otras. Una es el nivel de inversión, pero no tiene por qué afectar:es muy alto en el País Vasco, que siempre estaba por encima de la media y ahora ha pasado a estar por debajo en Ciencias y Lectura. Estos resultados dan a entender que son muy diferentes los niveles de exigencias, por ejemplo, en formación del profesorado, o en las evaluaciones de los docentes y también las evaluaciones de profesores a alumnos. Lo precupante es que estos alumnos de 15 años van a obtener el mismo título en todo el territorio español, pero no tienen el mismo nivel.

¿Qué podemos aprender de los países que van en cabeza?

Dos cosas. La primera tiene que ver con el profesorado. En todos estos países se han cambiado los procesos de selección del profesorado en el acceso a la carrera y se ha modernizado y hecho más exigente lo que se les enseña en esta carrera. Además, hay más formación a lo largo de toda la vida. Los docentes crean comunidades donde aprenden unos de otros y comparten ejemplos de buenas prácticas, lo que hace que la carrera docente sea más estimulante. La segunda es que la autonomía de los centros mejora los resultados, siempre y cuando vaya ligada a un sistema de rendición de cuentas. Cuando los sistemas educativos están muy mal suelen ser muy centralizados. Cuando se acercan a la media de la OCDE, los directores tienen un mayor margen de decisión sobre asignación de recursos, horas que se dedican a las asignaturas o contenidos curriculares, siempre y cuando se asocie a evaluaciones estandarizadas.

¿Le entristece ver que el Gobierno del PP está desmantelando las evaluaciones que diseñó cuando era secretaria de Estado y, en general, toda su ley educativa?

Que no haya evaluaciones es una excepción total. En cinco de cada seis países de la OCDE hay evaluaciones obligatorias y estandarizadas al menos una vez al año, además de las que quieran implementar los profesores. Y se hacen públicas para que todos sepan dónde se está mejorando y dónde se puede mejorar. En España el debate se ha centrado en unas consecuencias supuestamente negativas y excluyentes, cuando en estos países incentivan el esfuerzo y el objetivo es conseguir calidad y equidad. Se ha planteado un debate y el que haya diálogo es positivo. En la etapa anterior, los que estaban en desacuerdo sostenían que no era necesaria la reforma, a pesar de que los datos decían que, estando por debajo de la media de la OCDE, era necesaria una reforma. Es positivo que se empiecen a discutir aspectos concretos de la reforma y qué tipo de evaluaciones son necesarias y por qué.

••

•••

 

Notas.-

Vía de la animación [gif]: papierowaa-marionetkaa.tumblr.com

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios