.

[Colaboración especial de El Xiquet de Columbretes].

.

Relato breve

.

Cuando en el campo santo la tarde se arrugaba ante el ingreso de su cadavérica presencia. Y los seres ingenuos del séquito lloroso le coreaban, necios, hasta ver imponerse la noche. Yo mantenía los ojos secos recreándome en el regodeo oculto. Y comenzaba a percibir el fulgor de la superior madrugada.

Mas, pasado el tiempo, mi cuerpo se colmó de quemazones melancólicas. La soledad que vaticiné hermosa, comenzó a mermar peligrosamente mi lucidez acrecentando los pulsos vacíos. Y es que, a pesar de ser un rufián repleto de malicias, extrañaba una inmensidad su puta presencia.

De modo que acabé plañendo, denigrándole bajo el influjo de la inmutable confusión que me arrastraba, igualmente, a concebir la forma de poder abrazarle de nuevo. Y, pertrechada de utensilios de gran fortaleza y resistencia, decidí ir tras lo que permaneciera de él, transitando por el laberinto silencioso de las fosas oscuras.

En el instante en que logré descubrirlo, se manifestó la vida sin vida de lo arcano. Y sentí la necesidad inaplazable de derramarme sobre el soterrado universo que aún creí percibir cómo escupía sus pavesas. Deseaba quedarme allí eternamente, constriñendo entre mis brazos las esencias de lo que fue mi gran amor, a pesar de todo.

Pero entonces percibí una profunda consternación que me apremió a chillar increpándole: “¡Por Dios, no estás solo!” Y sufrí el poder inmenso de la frigidez quedándome coagulada. Fiel a sus desgarros, había camelado a una nueva mujer para asegurarse la más grata compañía perdurable y dejarme, una vez más, mirando a la luna.

Como siempre había hecho, abrí las compuertas a los profundos lamentos, pero esta vez cerré los ojos lacrimosos hasta la madrugada.

.

Enrique Masip Segarra [2016]. © Todos los derechos reservados.

enriquemasipsegarra.wordpress.com
enmasecs@hotmail.com

.

tumba-vasconios-2Fresco pintado en el interior de la Tumba de los Voconios [s. II a.C] sobre el matrimonio allí enterrado, Gayo Voconio y Cecilia Anus, situada en la llamada Necrópolis de los Columbarios (Mérida). Fue excavada entre 1929-1935. Vía pinturaromana.wordpress. y Panoramio.

NOTAS.- Enlaces, corchetes, negritas [con perdón] e imágenes, son aportados por EQM.

Anuncios