.

eqm_170117_.

Rodríguez, Sánchez y… ¿López?

Estamos en un momento muy delicado para el PSOE y, a pesar de la ponderable moderación de quien preside la Gestora, Javier Frenández, no cabe duda de que la reconstrucción sigue sorteando muchas dificultades, entra las cuales no son menores aquellas patrocinadas por quienes contribuyeron decisivamente al hundimiento tratando de convertir un partido con democracia interna representativa en puro dislate asambleario y carente de otro proyecto político que no fuera el cainismo guerracivilista contra la derecha.

Ahora el socialismo se encuentra a las puertas de su repetidamente aplazado Congreso y resulta que en vez de empezar la casa por los cimientos parecen verse obligados a hacerlo por el tejado ya que a la aprobación del regenerador proyecto de futuro para España le va a anteceder qué Secretario General se va a hacer cargo del mismo, coincida ideológicamente o no con el mismo.

Porque estas denominadas ‘primarias‘, contra lo que cree la gran mayoría de ciudadanos, no son para elegir al próximo socialista aspirante a la Presidencia del Gobierno de España. En absoluto. Entre otras razones porque sería muy sano para la organización que,  como pasa en otros partidos, el máximo cargo orgánico no coincidiera personalmente con el candidato a las futuras Elecciones Generales españolas.

En esas estamos, pues, y, habiéndose reunido el Comité Federal para fijar el calendario [pdf], con un encomiable discurso de Javier Fernández [pdf; aquí en audio], a alguno le ha faltado el tiempo para postularse como mandamás: Patxi López.

He tenido más ocasiones de recordar a los lectores la trayectoria de este vasco muchachote, de españolistas apellidos, López Álvarez, sobradamente acreditado en las mejores plazas, a fin de que nadie pueda llevarse a engaño en cuanto a sus cualidades para seguir viviendo de la política desde que contaba con 18 añitos.

Recientemente y como todos sabemos ha llegado a ser la tercera autoridad de este país, Presidente del Congreso de los Diputados -gracias al Partido Popular y a su mentor, el inenarrable negacionista ZPedro-, sin tener ni puñetera idea siquiera del Reglamento de la Cámara Parlamentaria. Era su consagración como figura nacional porque, no se le puede negar, ha sido un virtuoso a la hora de estar donde hay que estar si quieres que te toque la lotería política.

Nacido en 1959 y perteneciente a una familia obrera de raigambre socialista, cuando aún era menor de edad [16 años] ingresó en las Juventudes Socialistas de Euskadi [JSE] en 1975, y en el Partido Socialista de Euskadi [PSE] dos años después [hasta 1978 a la mayoría de eddad se accedía con 21]. Accede a la Secretaría General JSE con 26. Con 28, es elegido Diputado al Congreso por Vizcaya, convirtiéndose en el segundo diputado más joven del Congreso, tras el arruinador ZP. Desde los 32 accede a la dirección del PSE y por no cansarles más: un no parar, hasta hoy. Dicho de otra manera: no se le conoce trabajo por cuenta ajena o autónomo, en su vida.

Sí conviene destacar que fue Lehendakari vasco de mayo de 2009 a diciembre de 2012, gracias a la elogiable generosidad del PP, quien le dió su imprescindible apoyo en benificio del constitucionalismo, y por lo que no sólo no obtuvo ninguna contrasprestación o agradecimiento sino que recibió, a cambio, más de una patada de su parte. La más sonada fue la que le sacudió a Mariano Rajoy cuando éste, el 7 de marzo de 2008, acudió al velatorio del socialista Isaías Carrasco, ex concejal asesinado por ETA. Según contaba María San Gil, entonces presidenta del PP del País Vasco, Patxi López comenzó a increpar y a meterse con Mariano Rajoy, politizando su presencia en aquel acto de solidaridad con las víctimas.

Cuestión que abría viejas heridas con este colectivo puesto que 3 años antes, el 12 de mayo de 2005, siendo Patxi Secretario General del PSE, Pilar Ruiz Albisu, la madre de Maite Pagazaurtundua y de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por los terroristas etarras el 8 de febrero de 2003, publicaba una memorable carta en ABC, a propósito del ‘proceso de paz‘ con la banda, impulsado por el arruinador ZP, en la que entre otras cosas, le decía:

“Porque, Patxi, ahora veo que, efectivamente, has puesto en un lado de la balanza la vida y la dignidad, y en el otro el poder y el interés del partido, y que te has reunido con EHAK. Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!, Patxi. ¡Qué solos estamos los que no hemos cerrado los ojos!”

Huelga decir que Patxi ha seguido estos años viviendo de la política, ahora como Diputado, y que su pirueta más reciente hasta ayer, en la actual legislatura, la escenificó apoyando a ZPedro en el negacionismo contra el PP. Con una particularidad: él fue uno de los que convenció a ZPedro de que con el fin de que el ‘sanchismo‘ recuperara el poder orgánico de su mano, lo mejor que podía hacer, una vez cesado, era defender su ‘No es No‘ dimitiendo como Diputado y evitando así que la Gestora le impidiera disciplinariamente sus aspiraciones de retorno.

ZPedro dimitió y Patxi se quedó, se abstuvo ‘por el bien del partido‘ y ahora es él quien, en cuanto puede, se presenta como candidato, afirmando que la abstención fue un error…

Este es el personaje.

EQM

pd. José Luís Rodríguez; Pedro Sánchez; Patxi López… . Yo preferiría, de lejos, que volviera la cordura con, por ejemplo, Javier Fernández. Veremos qué acaba ocurriendo…, con el permiso del ¡Alcalde de Jun! [José Antonio Rodríguez]

Collage de Arcu en el Blog de Santiago González, 160117.

.

Patxi Lopez, candidato

Santiago González en El Mundo, 160117.

Patxi López dio el sábado un paso de líder y le quitó el papel a Pedro Sánchez, aunque éste siga sin enterarse. Había esperado a que el Comité Federal convocara el congreso el 17 y el 18 de junio para postularse como candidato a secretario general. Un mes antes se convocarán lo que los socialistas españoles han dado en llamar erróneamente las primarias, en realidad candidaturas a la Secretaría General ante el congreso del partido. Las primarias son las elecciones internas para designar al candidato a la Presidencia. Primarias fueron las que enfrentaron a Almunia y Borrell. Lo que hubo entre Zapatero, Bono, Rosa Díez y Matilde Fernández no fueron primarias, sino un congreso.

Lo mejor del Comité Federal fue el excelente discurso del presidente de la Gestora, Javier Fernández, lástima que no esté por la tarea de postularse. Patxi López se queda muy justito como líder, mientras Susana sigue deshojando la margarita. No es que Susana Díaz pueda compararse a Harold Wilson, pero en este tiempo en que los laboristas han elegido a Corbyn habría que preguntarse con qué criterios eligen los socialistas a sus líderes. Sólo hay uno: rentabilidad electoral y Susana fue la candidata que ganó al PP contra todo pronóstico las andaluzas, tres meses después de la victoria histórica de Rajoy en las generales.

Es cierto que López obtuvo la mayor representación que el PSE haya tenido en marzo de 2009 y que, gracias al apoyo del PP, pudo desalojar a Ibarretxe de la Presidencia, pero malbarató ese triunfo en una legislatura de tres años, en la que perdió 106.000 votos y nueve escaños, preámbulo de la debacle de 2016, aunque ésta se la anotara Idoia Mendia -su relevo- en el tramo final de la legislatura: otros 85.500 votos y siete escaños menos.

No es que el público votante sea veleta, que también. Es que la combinación de sectarismo y demagogia que le permitieron aceptar el apoyo del PP para ser lehendakari sin renunciar a denigrar a sus compañeros de viaje, lo convirtió en víctima principal de su más grave error político. No es posible convencer a los ciudadanos de que tienes que pactar para gobernar y que, al mismo tiempo, te da asco tu socio de Gobierno. Ha sido un ejemplar discípulo de Zapatero y de su peor epígono, Pedro Sánchez.

Qué lejos quedan los tiempos en que Javier Rojo, uno de los suyos, explicaba con arrojo el acuerdo con el PP del apretón de manos en el Kursaal entre Mayor Oreja, Nicolás Redondo y Fernando Savater contra el Plan Ibarretxe: “En los campos de concentración no le preguntaban a ningún judío si era de derechas o de izquierdas”. Hace medio año, López animaba a Rajoy a buscar apoyos para la investidura entre los suyos, un suponer, el PNV, mientras el PSE ayudaba a gobernar a los nacionalistas en las tres diputaciones forales y en las tres capitales vascas, antes de que su sucesora suscribiera con Urkullu el pacto de Gobierno que volvió a elegirle lehendakari con el apoyo de los nueve escaños de los socialistas vascos.

Susana Díaz no es Rosa Luxemburgo, ni siquiera la abuela de Anna Gabriel, pero puede, a pesar del retraso con el que debuta en la carrera, ser una contrincante correosa para Patxi López. Bastaría con que reformulara el Pacto del Betis, aquel acuerdo de Felipe González con Redondo, Benegas y Múgica. Aunque en este remake tenga que enfrentarse a López, podría pactar con Ramón Jáuregui, que encarna a una parte del socialismo vasco más inteligente y con más capacidad de trabajo que sus compañeros, que no se muestran interesados en aprovechar sus capacidades. Susana haría de Felipe González y Jáuregui de Txiki Benegas.

Puntillero

Santiago González en Herrera en la COPE, 160117.

Fue un mal candidato, pero ha sido un eficaz puntillero. El paso adelante de Patxi López ha puesto fin a la indefinición que venía paralizando al PSOE y a su dirección provisional, esa gestora atenazada por el miedo a Pedro Sánchez. Patxi se ha ofrecido voluntario y esa es el acta de defunción política del ex secretario general, por más que él no conciba esa razón.

Después de la iniciativa de López, Sánchez ha perdido toda capacidad de maniobra. El único bagaje intelectual de Pedro, el ‘no es no’, se lo disputa con tesón Patxi. Como los activistas de ‘la vida de Brian’, Patxi odia de verdad a los romanos, más y más injustamente que Pedro, que al fin y al cabo no les debía nada, mientras Patxi llegó a lehendakari porque el PP votó su investidura y gratis. La candidatura de Sánchez sólo serviría para garantizar el triunfo de Susana.

“Fue un error abstenerse para darle el Gobierno a Rajoy” ha dicho con claro desprecio a la verdad. Él se abstuvo y no fue por error, sino adrede. Si hubiera votado ‘no’ ahora estaría tan descatalogado como Susana Sumelzo.

Hay algo en lo que sí tiene razón en su desagradecida inquina al Partido Popular. Al estilo de Groucho, ¿Cómo va a confiar él en quien ha sido capaz de elegirlo como socio? Dos veces ha superado este hombre su nivel de incompetencia: como lehendakari y como presidente del Congreso y las dos veces fue con el apoyo del PP.

••

•••

 

Notas.-

El título, con la colaboración de Luigi.

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios