.

endavantCartel de la independentista CUP en el que abofetean al Consejero de Salud de la Generalidad de Cataluña, Antonio Comín. Vía El País, 010217.

.

Ayer, como diría la feminista de ZP, Leire Pajin, se produjo una ‘coincidencia histórica‘ de cuestiones no tienen aparentemente nada que ver entre sí pero que sí se pueden explicar por un factor común consistente en cometer un mismo y grave error: creer que nada cambia y que el cliente es bobo de baba. Así:

Dicho de otro modo:

1. La economía global, los poderes económicos y financieros, llevan años construyendo una burbuja consumista mundial de tamaño elefantiásico que ha terminado por explotarle en las manos porque, en su afán de darle hilo a la cometa, llevaban ya un tiempo llevándose por delante todo aquello que molestara a sus intereses: Estado-Nación, fronteras, culturas, valores, religiones, sensatez, educación, relaciones laborales, comerciales competencias leales, etc.

Hasta que las sociedades han comenzado a decir basta y los lobys -y sus títeres políticos al frente de los Gobiernos- van a tener que cambiar el paso, cerrar un ciclo que ha tocado a su fin. El resurgir del mal llamado ‘populismo‘, de uno y otro signo, que haríamos mejor en denominar ‘hartazgo’, ha dado la señal de alarma. Y Zijderveld, efectivamente, da en el clavo cuando dice que las grandes corporaciones económicas necesitan, para sobrevivir, un nuevo modelo de negocio. O cambian el modelo o, con el consecuente hastazgo social, les espera la ruina total.

2. El ecofeminismo se ha pasado mil vueltas en España, convirtiendo al hombre en machista y a la pareja en un goyesco duelo a garrotazos donde la violencia parece que sólo parte del sexo masculino; arruinando el modelo familiar; y confundiendo intencionadamente la igualdad con la identidad.

Y eso en un país donde la violencia doméstica se encuentra entre los más bajos de la Unión Europea, donde las denuncias sobre violencia doméstica que acaban archivadas se cuentan por decenas de miles y donde la manipulación política llega al extremo de que la Candidatura de Unidad Popular [CUP] considere sensato exihibir en un cartel cómo una mujer con bata blanca abofetea al Consejero de Salud de la propia Generalidad catalana que ellos mismos cogobiernan desde el Parlamento autonómico, bajo la conigna de ‘Basta de humillaciones a la sanidad pública, plantémosles cara!‘. Queda claro que esa violencia sí es promocionable y no ha merecido ni un minuto de silencio.

La discriminación contra el hombre y su constante presunción de culpabilidad ha llegado a tal punto que ya ni siquiera la decadente corrección política va a poder sostenerla por mucho más tiempo.

3. El histórico Futbol Club Barcelona, el Barça, que antaño plagaba de seguidores los pueblos de España, se ha convertido en un equipo político pro-independentista que está ahora más pendiente de cuántos desprecian o ensucian los símbolos e Instituciones del Estado -enarbolando esteladas golpistas o insultando en el campo- que de dar continuidad a una adecuada dirección deportiva y al mantenimiento de unos aficionados del ‘resto de España‘ que contemplan estupefactos cómo el club de sus amores apoya con fervor el grito de que ‘España nos roba‘ y queremos largarnos.

A los secesionistas y sus medios les ha faltado el tiempo para achacar la estrepitosa derrota de ayer a Luis Enrique, un buen entrenador que lo ha ganado todo con el equipo y que, si me hiciera caso, se largaría antes de que le destrocen como chivo expiatorio. Tampoco es culpa de unos jugadores que se encuentran inmersos en un ambiente más político que deportivo: todo lo contrario que el equipo vencedor -entrenado por el gran Unay Emeri– cuya dirección organizativa y afición no tiene ninguna duda de que su patria es Francia y al que nada le distrae de su principal obligación: darlo todo en el campo.

.

EQM

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios