.

angel-navarrete-210217_3En la web del fotógrafo, Ángel Navarrete [España, 1975], la tienen a mayor tamaño

.

Amor, política y fugacidad

Hay días en que una imagen vale mil veces más que un texto repleto de miles de palabras ingeniosamente hilvanadas.

Ayer fue para mí uno de esos días cuando me encontré con esta fabulosa fotografía de Ángel Navarrete primero en la pagina 12 de El Mundo y después en el blog de Santiago González.

Me quedé helado…, emocionado, enamorado del arte de fotografiar…, imaginando al artista, también licenciado en Historia del Arte, con el cuadro enmarcado, aguantando la máquina, esperando pacientemente a que, en una de estas…, bajara Tania por la escalera parlamentaria, ella, la desterrada en el gallinero…, rozando el escaño, el brazo, el aliento, del mochilero sultán…, y sintiendo, oliendo, la temporal victoria de Irene, sentada a su lado. Y captar ese mágico instante.

Fíjense en las respectivas miradas: todo un poema; todo un manual de psicología aplicada al que, a buen seguro, cada lector aportaría un sinfín de matices, por experiencia propia, ajena o simple reflexión, entre intelectual e instintiva. Valga como ejemplo el formidable texto que les dejo más abajo de Santiago González.

Y no sólo las miradas. Porque hay actitudes, expresiones -ese lenguaje gestual, corporal- y rostros que relatan la fina línea que corta como un cuchillo el abismo entre el triunfo y la derrota, sobre todo cuando la protagoniza un trío que, en todo caso, ha quedado tocado por la tragicomedia, también política.

En mi opinión, se trata, sin duda, de una de las fotografías del 2017 y animo a que quien piense lo mismo felicite a su autor [Twitter].

EQM

vía

.

La Malquerida

Santiago González en su blog, 220217.

Hoy El Mundo publica una de esas fotos que redimen este oficio. Qué grande Ángel Navarrete. Tuve conocimiento de ella ayer, cuando la colgó en Twitter Don Uno, un clásico en la bancada de la Argos, si bien en estado de rebeldía desde hace meses. La malquerida, tituló benaventianamente. Qué tres miradas, Virgen Santa.

Mi comentario de hoy, a las 8:15

Hoy publica El Mundo una de esas fotografías que son en sí mismas un acabado retrato de los hechos, una instantánea de Ángel Navarrete que pide premio: Tania, la ex, pasa junto a los escaños que ocupan Pablo y su actual pareja, Irene Krupskaia. La actual pareja reina de Podemos mira la espalda de Tania entre el desdén de su ex y el rencor de la mujer que hoy gobierna el corazón del macho alfalfa. Podemos ha acabado siendo La verbena de la Paloma, y Pablo Iglesias, Don Hilarión, entre una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid.

Pablo ha hecho su campana de Huesca, incruenta, que diría la senadora Cortés y ha pasado a la fila de atrás a Errejón, a compartir tedio con Alberto Garzón. A Tania le ha tocado más atrás. ¿Recuerdan ustedes cuando hace dos años decía: “Si no soy candidata me dedicaré a ser primera dama”? Hoy hay que mirar la foto de Navarrete para recuperar el verso de Neruda en si ‘Poema 20’: “Es tan corto el amor y es tan largo el olvido”.

Pero Tania, que tiene nombre de guerrillera, la novia del Che en Bolivia, ha tenido peor suerte que Errejón: el sultán la ha enviado al gallinero, a la última fila. Woody Allen explicaba su desconsuelo cuando a su padre lo trasterraron a la última fila en la sinagoga: “lejos de Dios, lejos de donde pasan las cosas”. Bueno, según como se mire, porque la última fila es en los cines ‘la fila de los mancos’, lugar en el que se cultivaban muy gratas cinefilias paralelas.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios