.

.

¿En qué País vivimos?

El País informaba desde, el pasado viernes, sobre sobre el autobús de hazteoir.org -con el eslogan “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen’– tomando partido con quienes calificaban su publicidad ‘tránsfoba’ o ‘LGTBIfobia‘ [sic] y apoyaban su prohibición. Quien guste, puede echar un vistazo a la etiqueta hazte oír.

Este mismo miércoles abrió una encuesta digital entre sus lectores para preguntarles su opinión y el resultado es que más del 75% de las votaciones de sus lectores son a favor de mantener el autobús en circulación y están en contra de que lo prohíban. Y subiendo:

encuesta-ep-030317_2Me imagino que a la dirección del periódico se le habrá quedado una cara de estupefacción parecida a la que se le reflejó la Clinton cuando se sintió noqueada ante la victoria del candidato republicano…

Me da toda la impresión de que la ‘gente‘ está empezando a decir basta.

Y que lo de EEUU o lo del Brexit no es más que el comienzo de lo que viene. La razón es clara: al poder establecido en Europa -y a sus cómplices medios- se les ha pasado el arroz también con el ecofeminismo.

Y no será porque Trump no les haya avisado…

EQM

PD. En el blog de Santiago González, ayer el colega Kalimero comentaba, muy acertadamente:

Es curioso el enorme interés de nuestra progresía por garantizar a un niño la libertad para escoger el sexo que prefiera, incluso a través de la sanidad pública. Si ese mismo niño quiere tener derecho a escoger una lengua de escolarización en la educación pública, entonces se le echan encima. Todo facilidades para una decisión irreversible, y ninguna para algo que puede modificarse en cualquier momento. Ahora mismo cambiaría el lema del autobús: nuestros hijos pueden escoger su sexo, pero no pueden escoger su lengua de escolarización.

La vida de Brian [1979], del grupo de comedia inglés Monty Python. Secuencia sobre ‘Quiero ser una mujer’.

arcu-020317Collage de Arcu, 020317

.

El odio

Ignacio Ruiz Quintano en Abc, 020317.

Con el mundo incendiado por revoluciones democráticas (lujo sólo al alcance de las tres naciones con sistema de representación) que van a cambiar el nomos de la tierra, España, con una versión bufa de “El holandés errante”, persigue por Madrid a un bus (¡El Bus del Odio!) que anuncia que los niños tienen pene, y las niñas, vulva, contraviniendo así una ley regional que obliga a decir, en vez de pene, “minga”, como manda el Martín Fierro de Echenique; y en vez de vulva, “chupapiera”, “toto” o “totete”, como en el cuplé de Paco Alba en las crónicas de Antonio Burgos.

Eso que se llama “política” en España no es más que una detestable mezcla de lugares comunes, crítica negativa, autobombos, retórica desportillada y fragmentos de lecturas de periódicos extranjeros –pudo escribir WFF ya en 1935–.Y la mostaza del odio para darle más fuerte sabor.

El “delito de odio” es la aberración totalitaria de la discrecionalidad penal. Tácito nos cuenta que los cristianos fueron acusados no tanto del incendio premeditado de Roma como “por el odio que deslizaban contra la raza humana”.

El odio es un gran embustero –dice Santayana.

Con el juego del odio, la frivolidad pepera lleva al Nerón de Peter Ustinov en “Quo vadis?”, y la desfachatez podemita también tiene sus peces gordos, Marx y Engels, con su discurso de marzo de 1850 ante la Liga en Londres: “Los obreros no sólo no deben oponerse a los actos de venganza popular contra individuos odiados o contra edificios públicos que el pueblo sólo puede recordar con odio, sino que deben tolerarlos y asumir la dirección de los mismos…”

¿Cómo explicar a los muy reaccionarios Cifuentes & Aguado, que confunden a Hobbes con Rousseau, el odio ideológico? ¿El de Cromwell al español (“Why, truly your great Enemy is the Spaniard”), el de Lenin al burgués o el de Alemania a sí misma (Botho Strauss)? ¿La pueril vanidad humana (Santayana sobre el odio moderno a la religión) intentando justificarse mediante una mentira?

Ideología de género y sentido común [2016]. Family Policy Institute of Washington. Subtitulado en español.

“El paradigma noruego de la igualdad de género” [2010; 1/2]. Primera parte de un documental noruego -“Lavado de Cerebro”- emitido a través de la Cadena Estatal Noruega de Televisión (NRK), sobre si es la naturaleza o la crianza lo que influye en cómo es la gente en la edad adulta.

.

“El paradigma noruego de la igualdad de género” [2010; 2/2]. Segunda parte del documental noruego.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios