.

.

Áreas de masculinización

El ecofeminismo lo tiene claro desde hace más de medio siglo:

Su doctrina parte de un singular ‘matriarcado‘ que -según teorizan- en otros tiempos ya existía y garantizaba unas relaciones sociales hombre-mujer basadas en la equidad. Consideran que, en la actualidad, un imperante ‘patriarcado‘, economicista y beligerante, ha dado la supremacía al binomio ‘hombre-cultura‘ sobre el de ‘mujer-naturaleza‘ y que ello ha supuesto la dominación y explotación, por el hombre, de las mujeres y de la naturaleza.

Lo cual convierte en indispensable que la mujer retome aquel liderazgo social y político que permita una vuelta a la convivencia del ser humano con la naturaleza, que goce de la sostenibilidad que se precisa y que se base, por tanto, en una sociedad ecológica, descentralizada, no jerárquica, pacífica y democráticamente asamblearia.

Así que cuando las ecofeministas emplean el concepto de paridad no es que pretendan implantar criterios de igualdad o acordar con el sexo opuesto una nueva distribución de los roles sino que lo que persiguen es generalizar aquello que, por ejemplo, ya se ha conseguido en materia de violencia: una discriminación positiva que las diferencie de otras violencias y que ello contribuya a establecer un nuevo modelo en el que -según teorizan- ese ‘patriarcado‘ sea sustituido por su ‘matriarcado‘, es decir, el dominio de la mujer, en simbiosis con la naturaleza.

De modo que tampoco estaríamos hablando, en absoluto, de una igualdad de derechos ya constitucionalmente establecida, ni tampoco de la aberrante identidad interpretada por bastantes despistadas que actúan como inconscientes palmeras. Se trata de demonizar al hombre -convertido en machista– para que acabe siendo considerado como una especie de perversa ‘casta‘ dominante a la que hay que subyugar.

Dicho con otras palabras: el mal denominado ‘sexo débil‘ dejaría de ser una suerte de epíteto adjudicado a la mujer, pasando a ser soportado por el hombre.

Huelga decir que tal teoría sociopolítica tiene ante sí gigantescos obstáculos que, en su mayoría y lógicamente, provienen más de la propia mujer que del ‘macho‘. Porque en las sociedades democráticas sigue siendo abrumadora la mayoría de mujeres que consideran libremente que su actual status le permite una vida plena y, en muchos aspectos, lo suficiente diferenciada de la del hombre como para no tener que competir intersexualmente por el poder.

Para eso ya están los partidos políticos y cada mujer suele tener muy claro que programa de los ofrecidos electoralmente por los respectivos partidos es más de su agrado o conveniencia.

Pero hay que reconocer que en la actual feria de permanentes carnavales reivindicativos el tema da para mucho y no hay día en el que unas u otros planteen nuevos planes, para la consecución de una pretendida auténtica igualdad, que suelen estar plagados de disparates y que sólo contribuyen al paulatino incremento de una reacción popular -de hombres y mujeres- que está cada vez más hartos de que en estos tiempos de ‘posverdad‘ les vendan gato por liebre en vez mantener su nivel de bienestar, el respeto a sus costumbres y valores, y la adecuada armonía en las relaciones interpersonales.

Les traigo, pues, a colación, dos recientes ejemplos de la corriente ‘feminizadora‘ que nuestras Adn¡ministraciones Públicas, con el argumento de la mencionada ‘paridad‘, han adoptado ya como propia y que no suele esconder otra cosa que la ‘desmaculinización‘ por decreto o, lo que es mucho peor, la apertura de nuevas puertas hacia una discriminación ‘positiva’ generalizada y que persigue la consolidación del anticonstitucional privilegio de ‘cuota‘, es decir, que la mujer acceda a determinados derechos personales no en función de su capacidad y mérito sino en virtud de su sexo.

Y no pocas veces con el demagógico respaldo de los medios.

Al rerspecto, les aporto dos ejemplos bien recientes, que en este caso se dieron ayer en la Comunidad Valenciana pero que mañana se pueden producir, similares, en cualquier otro punto de España.

En el primer caso, El Mundo entrevista al catedrático Javier Quesada, un hombre sensato, inteligente y actual Presidente ejecutivo de la Fundación Premios Jaime I de la Generalidad Valenciana. Inserto una significativa parte de la misma:

“[…]

¿Por qué tan pocas ganadoras?

– Porque hay pocas candidatas, eso lo primero de todo, de hecho, la proporción candidatas-premiadas es muy parecida a la de los hombres. Y por qué hay pocas candidatas no depende de la Fundación. Creo que somos más efecto que causa, somos un reflejo de lo que ocurre. Eso sí, intentamos potenciar su participación, por ejemplo, las bases son idénticas pero cuando en los perfiles de las candidatas al emprendimiento, aceptamos que la idea de joven emprendedor en su caso tenga más tiempo porque la mujer arranca la carrera un poco más tarde por temas como la maternidad y si empieza su carrera con 35 años, sus primeros éxitos llegarán a los 40. Sensibilidad hay.

¿Dar más protagonismo a las mujeres en el jurado, por ejemplo?

– Para este año hemos invitado a seis Premio Nobel mujeres y las seis han declinado. La última que aceptó hace muchos años al final no pudo venir. Este año no cuadraban las fechas, pero sí que la intención y el primer paso fue invitar a seis mujeres ganadoras del Nobel y visto que no ha podido ser, hemos empezado con hombres, pero no porque no queramos a mujeres en el jurado.

¿Crear un premio específico para mujeres sería otra opción?

– Lo hemos pensado, como en los Juegos Olímpicos, diferenciar entre chicos y chicas. Creo que no estaría bien, nadie de gran prestigio lo ha hecho y hundiría la reivindicación, porque entonces estaríamos reconociendo que las mujeres no son igual de brillantes y yo creo que sí que lo son, necesitan tener hueco.

[…].”

O sea, el periodismo impulsor de premios a la inteligencia específica…, ante la resistencia atónita de un entrevistado que no da crédito a lo que le están proponiendo…

Pero no se pierdan el siguiente ejemplo:

II Plan de Igualdad de hombres y mujeres de la Administración de la Generalitat Valenciana, presentado ayer martes: En una oposición de la Generalitat Valenciana en áreas masculinizadas [sic], en caso de empate la plaza será para las mujeres.

El Consell valenciano favorecerá la contratación de mujeres en puestos copados por los hombres. Promocionará la carrera vertical de la mujer, fomentando la paridad en la distribución por sexos de grupos y subgrupos profesionales”.

Sólo me queda recordar que:

  • El artículo 14 de la Constitución Española dice que “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
  • El artículo 23.2 de la Constitución Española dice que “[Los ciudadanos] tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes.”
  • No me consta que ningún partido político o sindicato hayan puesto alguna pega respecto al mencionado Plan, en lo que se refiere a tal discriminación positiva.

En áreas tan abrumadoramente femenizadas como las del grupo D, es decir, auxiliares administrativos, ya les digo que el Plan no contempla aplicar ningún atisbo de tal paridad en favor del hombre. Y si, finalmente lo hiciera, me parecería igualmente discriminatorio e inconstitucional.

Del cuantioso grupo esencialmente de enfermería tampoco comento nada, pero en este caso es porque tal Plan no se han atrevido a aplicarlo, por el momento, ni al personal sanitario ni al docente. Todo se andará.

Que se vayan preparando, pues, los bomberos.

Ya les digo: contra la anticonstitucional discriminación no hay mejor receta que el mérito y la capacidad; la actitud y la aptitud. Y eso es válido para cualquier puesto de trabajo y cualquiera que sea el sexo que se tenga.

EQM

De Carta a una joven ‘millennial’. Nuria Chinchilla en El Mundo, 080317.

“Un día como hoy se hablará mucho de la mujer trabajadora: algunas insistirán en culpar a los hombres de nuestros problemas; otras pedirán cuotas de poder y algunas intentaremos medir avances, analizar causas y consecuencias. Todos los años es lo mismo. Pero hoy, yo te escribo a ti. Porque sinceramente creo que, por primera vez en la historia, tu futuro está en tus manos.”

[Nuria Chinchilla es profesora del Iese y titular de la Cátedra Rafael Pich y Carmina Roca Mujer y Liderazgo].

.

Debilidades

Arcadi Espada en El Mundo, 070317.

Extrañamente, la Real Academia no sabe lo que es un fósil y así ha decidido modificar la expresión sexo débil (probablemente, los humanos con vulva), manteniendo su significado, conjunto de las mujeres, pero señalando su matiz discriminatorio o despectivo. Nadie en sus cabales utiliza la expresión sexo débil, si no es irónicamente, como sucede con tantas expresiones desusadas; que es, por cierto, el calificativo y la única modificación sensata que debería haberse introducido en el término. Los académicos, en cambio, aciertan al decidir que la expresión sexo fuerte (probablemente, los humanos con pene) irá acompañada de un marcador irónico. Dado lo siguiente.

Los hombres tienen debilidad por el sobrepeso, el tabaquismo, el alcoholismo y no piden ayuda o tratamiento médico cuando lo necesitan. Mientras trabajan, a menudo tienen una gran debilidad, que es la de matarse. Incluso la tienen cuando no trabajan: la tasa española de suicidios se sitúa en 12,7 en los hombres y 4,1 en las mujeres. Otra gran debilidad los acosa: la estupidez. En Estados Unidos (datos de 2012) la proporción de mujeres blancas universitarias es superior en 10 puntos porcentuales a la de los hombres. Un dato, realmente, demasiado sofisticado.

Porque lo cierto es que las mujeres superan ya a los hombres en todos los indicadores (idoneidad, repetición, calificaciones, permanencia, promoción, terminación) y en todos los niveles educativos. Y qué curiosa debilidad también por la vida al aire libre. Un estudio británico de 2015 asegura que un 70% de las personas sin casa son varones.

En el sustrato de estos y muchos otros datos similares están los cuatro clásicos desórdenes extremos que Susan Pinker (que, por cierto, hablará del asunto en Euromind, a finales de marzo) adjudica a los hombres: la dificultad en el autocontrol (doble incidencia del déficit de atención), la cosificación de la vida (10 veces más autismo), la agresividad (90% de los homicidios en Usa fueron cometidos por hombres) y los trastornos del lenguaje (la proporción de niños con problemas de lenguaje y de lectura es de 4 a 1 respecto a las niñas). Casi me olvidaba de anotar esa gran debilidad masculina que es la muerte: las mujeres españolas, como las de todas partes, viven casi seis años más que los hombres.

A la vista de estos irrevocables puede que alguien se pregunte por qué razón los académicos no quieren introducir el matiz irónico también en sexo débil. Quia. Tienen sus debilidades. Intelectuales y morales. No se juega con el victimato. Es sabido que todo lo malo que le pasa a las mujeres es culpa de los hombres y todo lo malo que le pasa a los hombres es culpa de sí mismos.

Día de la mujer

II Plan de Igualdad para los empleados de la Generalitat Valenciana

  • En caso de empate en una oposición de la Generalitat en áreas masculinizadas, la plaza será para las mujeres
  • Los funcionarios valencianos con hijos de hasta 14 años elegirán primero vacaciones y libranzas

La consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, presenta el II Plan de igualdad de hombres y mujeres de la Administración de la Generalitat

Promocionará la carrera vertical de la mujer, fomentando la paridad en la distribución por sexos de grupos y subgrupos profesionales

El Mundo, 070317.

La Generalitat Valenciana presentó este martes el II Plan de Igualdad de hombres y mujeres de la Administración autonómica con el fin de alcanzar la igualdad efectiva entre las mujeres y hombres en este ámbito. Según avanzó la consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, el Plan de igualdad sigue las pautas del ‘Libro Violeta’, que tiene como objetivo alcanzar la igualdad de sexo mediante la promoción, el fortalecimiento y el desarrollo de la plena igualdad de trato y oportunidades de mujeres y hombres en el ámbito de la Administración de la Generalitat.

Entre los objetivos que incluye el plan destaca la promoción de la igualdad en el acceso al empleo público y en la promoción y carrera vertical de la mujer, fomentando la paridad en la distribución por sexos de grupos y subgrupos profesionales, categorías y colectivos de la Administración de la Generalitat. Además, se quiere «garantizar la corresponsabilidad» en el ámbito familiar y laboral ya que las mujeres siguen siendo las que se dedican al cuidado de hijos y mayores. Por ello, las personas que tengan a menores de 14 años a su cargo podrán elegir vacaciones y días de asuntos propios en periodos no lectivos. De este modo, se quiere facilitar que «los hombres quienes asuman esas responsabilidades». Este plan afectará a los cerca de 16.000 empleados públicos de la Generalitat.

Dentro de este objetivo se incluye la discriminación positiva y el plan subraya que en «las convocatorias de concursos así como los procesos selectivos de acceso, provisión y promoción interna incluirán una cláusula de desempate favorable a las mujeres en el caso de que se encuentren infrarrepresentadas».

En este sentido, Bravo aclaró que la Generalitat ha detectado que en determinados colectivos -como puestos directivos, medio ambiente, informáticos o científicos- las mujeres están infrarrepresentadas, por ello «en caso de empate» se favorecerá la contratación de mujeres.

«Es una medida muy novedosa, un cambio importante porque antes se hablaba de colectivos en general, pero ahora se hace incidencia especial en aquellos colectivos que estén infrarrepresentados por las mujeres». Preguntada por el encaje legal de la medida, la consellera de Justicia declaró que el asunto está ampliamente resuelto por el Tribunal Constitucional.

«Si leemos tranquilamente las sentencias, interpretando el principio de igualdad, está perfectamente avalado la puesta en marcha de acciones positivas», añadió Bravo. Además, la composición de los tribunales y órganos de selección de personal responderá al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres, siempre que ello no implique vulnerar los principios de profesionalidad y especialización de sus miembros.

Según destaca el plan, su objetivo general es «alcanzar la igualdad de sexo mediante la promoción, el fortalecimiento y el desarrollo de la plena igualdad de trato y oportunidades de mujeres y hombres en el ámbito de la Administración de la Generalitat».

Violencia de género

Por otra parte, para cumplir el objetivo de especial protección a las víctimas de la violencia de género y contra el acoso ya sea laboral, sexual como en materia de identidad de sexo se redactarán unos protocolos de prevención y actuación. Además, se garantiza la movilidad interadministrativa de las mujeres víctimas de esta violencia y se asegura que esta movilidad no suponga «ningún tipo de merma en sus retribuciones».

También se garantiza que las ausencias por tratamientos psicológicos o cualquier otra derivada de su situación de víctima «no les suponga ninguna merca económica».

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Anuncios