.

.

Más vale que que [nos] cuidemos de los británicos

Alfonso Dastis, nuestro actual Ministro de Asuntos exteriores sabrá, como dicen, mucho de la burocracia de Bruselas, pero de política exterior, facilidad de expresión oral y de conocimiento de dichos tan elementales como el de ‘en boca cerrada no entran moscas’…, no tiene ni idea.

Las últimas meteduras de las que ha salido con el socorrido ‘se me ha interpretado mal’ han resultado gloriosas: apoyaremos la entrada de Escocia en la Unión Europea yaprovecharemos el Brexit para hacernos con la cosoberanía de Gibraltar.

Con los ingleses más vale que gastemos pocas bromas: son el primer país en visitantes turísticos a España [15 millones], viven con nosotros casi un millón de jubilados, tenemos alli unos 200.000 españoles trabajando, les exportamos por valor de 6.000 millones más de lo que les importamos, etc.

En fin, esperemos que al menos consiga ser prudente. Me da la impresión de que acabará pasando a la Historia no precisamente por su brillantez. Cada vez que le veo en la tele intentando esplicar algo, sufro tanto como él.

Ojalá me equivoque.

EQM

Actualización: 060417; 18:00

La diferencia

Arcadi Espada en su blog, 040417.

Cualquier ministro del gobierno de España debe participar en el foro público a partir de la premisa de que el nacionalismo es su primer enemigo político. El nacionalismo amenaza al conjunto de Europa y el nacionalismo amenaza concreta y gravemente a uno de sus lugares, que es España. Cuando el ministro Dastis, con una seguridad realmente conmovedora, profetiza que España no bloqueará el ingreso de Escocia en la Unión Europea (qué ingreso, qué Escocia, qué Unión Europea objetaría cualquier persona razonable ante semejante emboscada de futuribles) da muestras de que no sabe en qué mundo vive, asunto especialmente cómico cuando uno dirige Exteriores. De un ministro español preguntado se espera, en este momento de las cosas, que ponga al nacionalismo en su sitio, que es el de la basura; una vez realizada esta operación higiénica ya puede uno dedicarse a la profecía.

Si el propósito del ministro fue, por otra parte, contribuir sinuosamente a las dificultades del Reino Unido en esta su hora precaria tampoco le arriendo la ganancia: bastaba leer el domingo en el Telegraph al bravucón exministro Norman Tebbit amenazando con llevar el pleito catalán a la ONU. Y además: la consideración europeísta del nacionalismo escocés que se desprende de la profecía de Dastis habría que someterla a examen. Es verdad que el Brexit perdió ampliamente en Escocia (38/62): pero también es cierto que ese voto es no solo europeísta sino también antiinglés. Y que estarían por ver los efectos de un referéndum escocés que se celebrara en un Reino Unido definitivamente fuera de Europa: los desgarros internos respecto a Gran Bretaña se vivirían con una emoción mayor y más imprevisible.

Por último, y sin que esto tenga que ver específicamente con la entrevista de Dastis en El País, sino con la recurrente comparación política entre Cataluña y Escocia: las dos regiones europeas tiene mucho en común y debe desmentirse, por tanto, la insistencia retórica de muchos políticos españoles. En uno y otro lugar el separatismo ha partido por la mitad a la población. En uno y otro lugar los separatistas son minoría. Y en uno y otro lugar han aflorado mentiras iguales y la misma infectada herida narcisista de cualquier nacionalismo. Entre los separatistas escoceses y catalanes solo hay una diferencia, y ésa, al margen de historicismos groseramente mutables en derechos históricos, es la única a la que debe referirse cualquier político: al contrario de los catalanes, los separatistas escoceses respetan la democracia y la ley.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Anuncios