.

.

El PSOE, ahora a su altura [la de ZPedro]

Una vez convencidos los fervorosos militantes de que la democracia representativa debía ser sustituida por la directa o asamblearia, es decir, por ellos, la militancia, el actual equipo de fontaneros de ZPedro se ha puesto manos a la obra configurando la lista de la nueva dirección ejecutiva, es decir, de los personajes que representarán a esos mismos militantes sin necesidad de que tales ‘bases‘ expresen su opinión al respecto, salvo a la hora de ratificarlas en el Congreso del partido que se celebrará el próximo domingo.

Porque, ¿a quién se le ocurriría oponerse a la lista que se someterá a votación, a menos que quiera suicidarse con su recién elegido líder?

Y no sólo eso: la desvergüenza ha llegado al extremo de que están divulgando tal lista a troche y moche sin siquiera respetar las formas y esperar a que los poderosos militantes y su voluntad asamblearia, la aprueben, abrumadoramente, por supuesto.

Quede claro, pues: el nuevo ZPedro ejerce, desde el primer día, un cesarismo ‘democrático’ infinitamente superior al que ha destruido bajo la acusación de nepotismo y de estrechez democrática. Al aparato anterior le ha sustituido otro nuevo, mucho menos representativo y con muchísimo más poder bajo la autoridad suprema y directrices de un líder que ríanse vds de aquello de Alfonso Guerra cuando manifestaba que ‘el que se mueve no sale en la foto‘.

Les cuento, pues, algo de lo que se va a aprobar el domingo, porque ya está aprobado. Pilar Narbona, Presidenta; José L. Ábalos, Secretario de Organización; Patxi López, responsable de Política Territorial; Guillermo Fernández Vara,al frente del Consejo Federal Político; Adriana Lastra, Vicesecretaria general; Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, secretario de Política Institucional; Óscar Puente, portavoz de la dirección del PSOE; Carmen Calvo, Secretaría de Igualdad y Beatriz Corredor, Secretaría de Vivienda; Núria Parlón [PSC], responsable de Cohesión Social e Integración; Francisco Polo, de la de Emprendimiento, Ciencia e Innovación; Odón Elorza, de la de Transparencia y Democracia Participativa; Toni Ferrer [UGT], de la Secretaría de Empleo; Ibán García, de la Secretaría de Cultura; Iratxe García, de la de Política Europea; María Luz Martínez Seijo, de la de Educación.

Quizás en el listado falten algunos y otros cambien de competencias, pero, como vds comprenderán, que más da que me da lo mismo.

Y, acto seguido, manos a la obra: salvo en el caso andaluz, nombramientos a la carta en los próximos congresos regionales, provinciales y locales; cantos de sirena política para que los votantes que se han marchado a Podemos vuelvan, simulando que la fraternidad con el partido mochilero aconseja que la auténtica izquierda aparezca como un progresista todo cuando, en el fondo, se trata de una lucha cainita.

Así que dispongámonos a contemplar una obra de teatro que durará meses, tratando de evitar que Mariano Rajoy se harte y convoque elecciones y tratando de evitar que sus simulaciones izquierdistas faciliten que Ciudadanos les coma la merienda por el centro y la derecha socialistas.

El primer espectáculo, pues, el Congreso socialista del domingo, con palmerío a la rumana. Y, este verano, a ver qué hace ZPedro y, sobre todo, Iceta, con el golpe catalanista.

Lo que vamos a disfrutar.

EQM

Les dejo, infra, la cartita de ZPedro a los suyos: Con el slogan de ‘El PSOE siempre a la altura‘, todo un poema de falso poder compartido, acomodador de falsos encajes a la catalana y anunciador de falsos llamamientos a nuevas elecciones. Qué más quisieran Mariano y Rivera.

Manuel Fraga y Santiago Carrillo

.

La carta de Pedro

Santiago González en El Mundo, 160617.

Pedro Sánchez escribió ayer en El Mundo para celebrar el 40º cumpleaños de nuestras elecciones constituyentes. Empezaré por aplaudir los aciertos, que tratándose de Sánchez es siempre un capítulo más breve. Y acierta cuando dice que aquello fue el inicio del periodo de mayor progreso que jamás hayamos conocido. “Guiados por el espíritu de la transición, conseguimos superar nuestras diferencias para construir juntos una democracia europea moderna”.

Tengo un recuerdo preciso de ese pacto. Y fotos. El 8 de octubre de 1977, Santiago Carrillo fue presentado en el Club Siglo XXI por Manuel Fraga, que arrancó diciendo: “el conferenciante que les voy a presentar es un comunista de tomo y lomo”. Fue una de las escenas más representativas de la transición: Fraga y Carrillo encarrilando a la derecha franquista y a la izquierda comunista, dos movimientos no democráticos, por la vereda constitucional. Las dos Españas se amnistiaron mutuamente aquella noche: Fraga a Carrillo por lo de Paracuellos y Carrillo a Fraga por el fusilamiento de Julián Grimau.

Lo que no se entiende es que Sánchez sea incapaz de pactar hoy con Rajoy, como Carrillo con Fraga en el 77. Él solo espera que se levanten los vetos cruzados (entre C’s y P’s) para echar a Rajoy, expresión de wishful thinking que solo puede partir de alguien que no viera el debate, el encarnizamiento con que el macho alfalfa se aplicaba contra todos sus adversarios y muy principalmente contra Albert Rivera, que en una impecable intervención dejó en evidencia su falta de rigor y conocimientos y su escasa inclinación al trabajo.

Chulo, faltón, prepotente, ignorante y cursi, se recreó llamando a su adversario ‘vendedor de productos bancarios’, como si sus escraches a Rosa Díez lo avalaran en su condición de intelectual, después de llamar ‘Dustis’ a Dastis’ y Solé Turá a Jordi Solé Tura y atribuir, al igual que la Krupskaia a Eduardo Zaplana aquel “estoy en política para forrarme’ del acosador de Canal Nou, Vicente Sanz.

¿Recuerdan ustedes el caso  ‘Campeón’? Pepiño Blanco, José Zaragoza, el alcalde socialista de Lugo Orozco, el diputado del BNG Fernando Blanco y el del PP Pablo Cobián, pero la nínfula se lo cuelga todo a Rajoy ¿El caso del lino? Los 18 acusados fueron absueltos por el T.S. hace más de diez años. ¿Los trajes de Camps? Absuelto por el Tribunal de Valencia y el Supremo. Y en este plan. Pero esta parejita está unida por el rencor constante más allá de la muerte, a lo Quevedo. Bueno, igual ya no, porque mentar a Quevedo ante Tardà es buscarse líos.

No se puede comparar a Rivera con un tipo como Iglesias, a quien le da igual Margarita Nelken, la jefa del abuelo, que Clara Campoamor. Pedro Sánchez lo salvó con su llamada de ayer. Si este tuviera la memoria y la decencia de Rivera recordaría aquel Gobierno de coalición que le montó mientras él hablaba con el Rey y lo de la cal viva de Felipe. No pueden* acordar otra moción de censura, porque él no tiene escaño, pero si llegan a algún tipo de acuerdo, Iglesias se va a poner tan contento como el oso de sexualidad alternativa con la tercera visita del cazador insistente: “Tú no has venido aquí a cazar, ¿verdad?”

 * No es que no pueda. Hernández Mancha no era diputado, sino parlamentario andaluz y senador. Pero haría falta ser muy tonto para ser candidato de una moción que tiene como hombre fuerte en el Congreso a Iglesias. Hombre, yo creo que ni siquiera Sánchez.

.

Restos del pasado esplendor

Santiago González en su blog, 160617.

Esto que ven aquí constituía una parte importante de la célula del PCE en Sarriko en 1976, madalena proustiana que me ha enviado esta mañana mi querido amigo José Luis Curbelo. José Luis nos ha ilustrado en este blog con algunos artículos de irrebatible pertinencia sobre la Venezuela chavista, en la que vivió y trabajó durante los años 2012 y 2013 como vicepresidente de Estrategias de Desarrollo y Políticas Públicas del Banco de Desarrollo de América Latina.

Al verla no he podido evitar acordarme del actual coordinador federal de Izquierda Unida por el aquel de la comparación de niveles. Pobre Alberto Garzón, pobre izquierda española. La vida, algunas lecturas y unas pocas reflexiones nos evitaron a la mayor parte de los de la foto perseverar en el error, mientras la izquierda se quedaba en esto.

‘Esto’ al parecer es suficiente para una parte de la opinión pública española que ha descubierto en Irene Krupskaia a una magnífica portavoz de Podemos y en José Luis Ábalos a un excelente portavoz parlamentario del PSOE (Gabilondo y Anson, un suponer). Quizá sea hora de reivindicar a Antonio Hernando. No estuvo mal Ábalos, pero no fue muy consistente.

Él explicó que en 1977 pertenecía al PCE y que defendió los Pactos de la Moncloa actuando como servicio de orden del partido en el que militábamos José Luis Ábalos y los de la foto, que también defendimos en aquel año los Pactos de la Moncloa, aunque las circunstancias en que lo hacía Ábalos me sorprenden.

¿Qué servicio de orden ni qué p….s en vinagre? El resto de los de la foto defendían los pactos en las aulas magnas de la Universidad del País Vasco. Un servidor, después de la legalización del partido (9/4/1977) y de la decisión de Carrillo de transformar las células en agrupaciones y territorializarlas, fue ‘territorializado’ en la margen derecha de la ría del Nervión y defendió los pactos en las sedes del partido, para explicar a la militancia su bondad y su inexorabilidad (26,5% de inflación).

Es muy reconfortante saber que teníamos como servicio de orden al actual portavoz parlamentario del principal partido de la oposición. Cabe preguntarse qué habría podido llegar a ser uno de haber perseverado en el error. Inmediatamente se responde: “Virgen Santa, pobre España”, aunque en ningún caso tan pobre como la que nos van a dejar estos.

Viñeta de Ricardo [R.Martínez Ortega, Chile, 1956] en El Mundo, 160617.

.

El PSOE siempre a la altura

Pedro Sánchez en El Mundo, 150617.

Hoy se cumplen 40 años de las primeras elecciones democráticas en nuestro país tras cuatro décadas de dictadura. Nuestros padres y abuelos las protagonizaron con un balance extraordinario. Cualquier observador que conociera un poco la Historia de España hasta ese momento, probablemente tendría serias dudas de que ese nuevo proyecto democrático que emprendíamos entonces pudiera tener éxito a medio o largo plazo.

Sin embargo, hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que aquellas elecciones del año 1977 marcaron el inicio del periodo de democracia de mayor progreso que jamás hayamos conocido. Un logro colectivo de todos los españoles que, guiados por el espíritu de pacto de la Transición, conseguimos superar nuestras diferencias para construir juntos una democracia europea moderna, sustentada en un Estado Social y de Derecho sólido y fuerte.

Se trataba de un momento crítico que superamos a partir de un proceso de diálogo, pacto y reconciliación nacional en el que los líderes políticos supieron estar a la altura de la Historia. España se encuentra ahora también, salvando las importantes diferencias, ante un desafío político de la misma magnitud. La nuestra es una democracia consolidada pero que necesita una urgente regeneración.

La respuesta conservadora a la crisis, la globalización y los avances tecnológicos han resquebrajado el contrato social, que necesita ser revisado para luchar contra la creciente desigualdad que sufre nuestra sociedad. La corrupción ha laminado la confianza en los dirigentes políticos, socavando al mismo tiempo la legitimidad de las instituciones democráticas en importantes segmentos de la población, sobre todo entre los más jóvenes.

El desarrollo del Estado de las Autonomías nos obliga además a repensar la estructura del Estado en un sentido federal a través de una reforma de la Constitución, que sirva también para acomodar el encaje de Cataluña en España. La Moncloa debe dejar de diferenciar a los españoles por acentos para hablar todos juntos por primera vez un mismo idioma plural.

Esta semana hemos asistido a la tercera moción de censura de nuestra democracia, que ha sido derrotada. Pasará a la Historia como un ejercicio de expectativas frustradas para los millones de ciudadanos que demandan un cambio en nuestro país. Seguro que sintieron una gran decepción viendo a la nueva política peleándose a garrotazos, mientras Rajoy sacaba réditos del espectáculo.

Los vetos, reproches y ataques entre los que se venían a llamar fuerzas del cambio son algo más que piedras en el camino de la regeneración democrática que necesita España. Estos vetos son un muro que solo sirve al PP para atrincherarse en La Moncloa y malograr cualquier intento para desalojar de las instituciones a una derecha carcomida por la corrupción.

Por eso, quiero manifestar abiertamente que me esforzaré para conseguir cuanto antes una amplia mayoría parlamentaria en el Congreso que desbanque al PP del Gobierno. Pero si continúan los vetos buscaré decididamente ese apoyo mayoritario al cambio en las urnas.

Haremos una oposición al servicio de la mayoría social, construiremos una alternativa solvente, tratando de sumar apoyos, generando un espacio de encuentro con las fuerzas del cambio y los actores sociales. A crear ese espacio de diálogo y trabajo parlamentario conjunto llamaremos a las fuerzas del cambio y a los colectivos sociales en las próximas semanas.

Este fin de semana los socialistas celebramos nuestro 39º Congreso. Nosotros somos la izquierda de gobierno. Y lo haremos mirando a todos los progresistas que quieren un cambio político en España y a todos aquellos españoles que, hayan votado a quien hayan votado, vean al PSOE como el principal instrumento para cumplir sus sueños y esperanzas.

A ellos nos dirigimos para decirles que, tras un proceso democrático interno impecable, hemos puesto a punto al PSOE para asumir la responsabilidad de regenerar nuestra democracia, facilitar la convivencia y combatir con determinación las desigualdades. Este nuevo PSOE contará con todos los que están, pero atraerá también, de nuevo, a millones de personas que anhelan participar en un proyecto político transformador y progresista por encima de partidos e ideologías.

La regeneración de nuestra democracia exige ahora, como exigió hace cuatro décadas, altura de miras, diálogo, derechos, responsabilidad, acuerdo y sentido de Estado. En la nueva transición en la que vivimos necesitamos recuperar los valores de aquella época. Los socialistas estuvimos a la altura entonces y lo volveremos a estar ahora que ya estamos rumbo a La Moncloa.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Anuncios