.

.

La calor del golpismo

El golpismo ha conseguido, como era de esperar, que todo el aparato del Estado se quede sin vacaciones de verano.

Es lo que tiene el reaccionar con proporcionalidad en vez de actuar con con los instrumentos legales que el Estado de Derecho tiene a su alcance para que su legítima defensa acabe con los golpistas sin esperar, cada día, a ver qué hacen estos vociferantes delincuentes hoy.

Nada nuevo bajo un sol acostumbrado a que, desde el 78, la épica independentista no haya dejado de sumar adepto, gracias a un Madrit colmando de cobardías la supremacía nacionalista, abandonando a la ciudadanía catalana constitucionalista y propiciando, vía una consentida educación escolar, un sinfín de nuevas generaciones volcadas alegremente en el secesionismo y el odio a España.

Si, actualmente, al comportamiento medroso del conservador Gobierno de España, habituado a la comprensión de las ilegalidades que le incomodan, le añadimos la llegada al poder de una nueva izquierda basada en el analfabetismo, la revolución bolivariana o la plurinacionalidad nacionalista del bello ZPedro y todo ello lo aderezamos con una sociedad anunciándose por wasap los fichajes del verano para el fútbol que viene, todo queda meridianamente claro.

Por eso a nadie debe extrañar que, este verano, los tres poderes no puedan abandonar Madrit a más de dos horas de distancia: no vaya a ser que, para su desgracia, tengan que hacer algo. No se puede reflejar de modo más meridiano la debilidad de un Estado que sigue recurriendo a subterfugios basados en homenajear, por ejemplo, a Barcelona 92′ como si aquí no hubiera motivos para tomarse en serio un golpe propiciado por unas circunstancias que no tienen más parentesco olímpico que la nueva orientación dada al voluntariado.

Pero ni siquiera Rivera quiere distraer/se de sus posibilidades de sumar votantes a base de asomar la cabeza lo justo para salir en la foto de la ausencia de modelo y de principios a defender con riesgo de por medio.

Repito: seguramente ganaremos, un receso, pero no convenceremos: no nos convenceremos ni a nosotros mismos.

Porque escurriendo el bulto tampoco la conllevanza de la que hablaba Ortega es ya posible. Los golpistas volverán porque estamos haciendo todo lo posible porque así sea. Su destrozo al interés general de España no solo les resulta prácticamente gratis sino que da frutos.

Este blog se queda de guardia, desde luego, como tantos otros.

Asi que, los que se lo puedan permitir, pasen de todo o no se enteren de lo que pasa, disfuten todo lo que puedan de las consabidas vacaciones de verano; y los preocupados, también, qué caramba, aunque sea a ratitos, como los que están a la espera de la llamada de Mariano:

Vacaciones de verano‘ [1972]. Interpretada por Fórmula V [España, 1967-1975]. Compuesta por Jesse Delapena.

EQM

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Anuncios