.

Video de la entrevista de Gonzalo Bans a Rodrigo Rato, el martes 9 de enero de 2018, en en ‘El gato al agua‘.

.

El cogote de Rato

El día en que la policía fiscal fue a la casa familiar de Rodrigo Rato, con los medios de comunicación ya esperando, avisados de antemano por quién sabe quien, esperando en la acera para filmar y fotografiar cómo le introducían en el coche policial cogiéndole por el cogote, no me cupo duda alguna de que el Gobierno de Mariano Rajoy había decidido que el ex VicePresidente de un Gobierno de Aznar ocupara, para mal, muy mal, las portadas durante años.

Con el añadido de que conociendo la trayectoria y cargos del linchado la orden de desamparo político y gubernamental y mucha pena de telediario sólo pudo partir del mismísimo Presidente. Digo yo.

Por otra parte, sigo sin tener ni idea de si Rato es inocente o por qué responsabilidades fiscales o de otro tipo puede llegar a ser condenado todo un ex Presidente del Fondo Monetario Internacional, pero me barrunto que, como ya he comentado en otras ocasiones, todo acabará en nada salvo que a él ya le habrán arruinado su vida y la de parte de su familia.

Y también tengo clara otra cuestión. Por muchas irregularidades fiscales que haya cometido el sr Rato con el fisco, su responsabilidad ante la sociedad es pura chirigota si la comparamos con la que, por ejemplo, ha contraído el propio Mariano Rajoy, al haber permitido que Carles Puigdemont se dirigiera desde TV3 al pueblo catalán como ‘legitimoPresidente de la Generalidad catalana con motivo del año nuevo de 2018.

Por no hablar de las responsabilidades del arruinador ZP o del comportamiento su Vicepresidente Pedro Solbes en aquella lamentable etapa en la que todo el mundo sabía de la crisis menos ambos dos. Recuerden, al respecto, el desvergonzado comportamiento de éste último, en televisión, ante Manuel Pizarro, con motivo de las elecciones generales de 2008. Ahora, por cierto, 10 años después, sale Solbes diciendo que cualquiera se pudo equivocar

Pero, por centrarnos en los bochornos de temporada, tanto  en el caso Rato como en el caso TV3 pondría la mano en el fuego por que la actualmente desaparecida Vice Presidenta Soraya ha estado por medio; aunque eso sería lo de menos.

Las declaraciones de Rodrigo Rato estos días, tanto en el Congreso [vídeo; 090118] como en Intereconomía [vídeo; 090118], son dignas de verse y escucharse, aunque sólo sea para percatarse de que el nivel intelectual y político de Rato se encuentra a años luz de los chiquilicuatres que se dedicaron a insultarle en el Parlamento, confundiendo una Comisión de investigación con un corral de linchadores.

Si tienen un momento, no se pierdan, pues, la espléndida entrevista que le realizó, el martes en ‘El gato al agua‘, Gonzalo Bans.

EQM

Actualización: Entrevista de Carlos Herrera a Rodrigo Rato, ayer 100118 en la COPE [mp3]:

.

Momento de la cogida a Rato por el cogote

Rato, durante la entrevista con Gonzalo Bans

.

Rodrigo Rato: “Con mi detención buscaban la foto del policía con su mano en mi cogote; me ‘hicieron un traje’”

Carlos Berbell en Confilegal, 100118

El expresidente de Bankia -y exvicepresidente del Gobierno-, Rodrigo Rato, afirmó ayer que lo que se buscaba con su detención era la foto que dio la vuelta al mundo.

“¿Que buscaban? La foto. Se me pone la mano en el cogote entrando en un coche, como todos ustedes han visto. Dio la vuelta al mundo, para desgracia para mí. Me hicieron un traje. Para una acusación de alzamiento de bienes, que nunca se sustanció. Esto es muy grave y no debe sucederle a ningún ciudadano”,

afirmó el expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, durante la entrevista que le hizo ayer noche Gonzalo Bans en su programa “El Gato al Agua”, en la cadena de televisión Intereconomía.

Su detención, reveló Rato, fue una experiencia muy dura.

La entrevista tuvo lugar horas después de la comparecencia de Rato ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro.

“Todo ocurre en tu propio domicilio. Ver que se llena la escalera de agentes. Que aporrean la puerta, porque no lo hacen con suavidad. Toda la parafernalia es para ver si te asustan. Y te asustan. Si no estás muy acostumbrado, que yo no lo estaba, pues te asustan. No llaman al timbre sino que aporrean la puerta”, señaló.

En ese momento estaban a punto de llegar sus hijos y su mujer.

“Es la secretaria judicial la que te tiene que decir las cosas. Pero los que entran te presionan. Te dicen que les des papeles. Buscan, vas hasta tu cuarto. Abren tus armarios, abren el armario de tu mujer. No encuentran nada. Como no encuentran nada se ponen cada vez más nerviosos. Y hay más presiones. ¿Y dónde tienes otras cosas? ¿Y estas cartas? Pues son recibos de la luz. Es una experiencia terrible”, continuó explicando. “Luego tuve que ir a mi oficina. Estuvimos horas. Se llevaron todos mis papeles. Los de toda mi vida profesional y mis empresas”.

Los medios estaban antes de llegar la policía fiscal

De acuerdo con Rato, los medios de comunicación estaban en la puerta de su casa antes de que llegara la policía fiscal, que fue la que le detuvo.

“Los medios de comunicación estaban delante de mi casa, antes de que llegara la policía fiscal. Según la información que algunos medios me transmiten, ese aviso les viene de Moncloa. Del entorno de la vicepresidenta. Tampoco puedo certificarlo, pero el hecho es que estaban antes de que llegase la policía. Yo no quiero sacar conjeturas porque, desde el punto de vista jurídico, tomaré mis decisiones cuando las deba tomar”, avanzó.

“Los medios estaban citados para que me vieran salir con la mano en el cogote de ese señor”, remachó el expresidente de Bankia.

Rato admitió que cuando dichas personas le dijeron que “el gobierno me quería meter en la cárcel” no se lo pudo creer.

“Por dos motivos. Primero, porque no veía porqué , y segundo porque no me parecía que un gobierno que tuviera que estar pensando en la cárcel a una determinada persona, por razones fiscales, por muy profundas que estas sean, porque no lo van a ser y no lo son”, afirmó.

Convencido de que detrás estaba “el Gobierno” de su partido

Rato aseguró estar convencido de que detrás de todo estaba “el gobierno”, aunque él no lo puede probar, pero lo ha deducido: “Son demasiadas casualidades”.

“Un director de un medio de comunicación, un articulista y un exalto dirigente del partido popular me avisan de que el gobierno me quiere meter en la cárcel. No voy a dar sus nombres por confidencialidad. Eso se produce, cuando una ministra se dirige a una persona muy cercana a mí le dice que se aleje de mí porque voy a tener problemas por razones fiscales”,

“El día anterior sale en los medios de comunicación que el Sepblac [El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias de España] me está investigando. Y, casualidad, el autor del artículo se entrevista precisamente unos días antes con el ministro de Economía. La semana anterior. Según a mí me llega, este autor en su medio, que es Vozpópóuli, pues dice que la información le llega directamente del ministro. Yo no lo puedo atestiguar. Esa es la información que a mí me llega”, explicó.

De acuerdo con Rato, su detención se produjo

“después de que la directora de la ONIF, la organización de lucha contra el fraude fiscal”, fuera “a la Fiscalía Anticorrupción a presentar un caso contra mí. Y en esa Fiscalía le dijeran que no veían caso. Y ella continuó y presentó una denuncia, como directora, contra mí. Yo creo que he demostrado en la instrucción que es falsa. Se me acaba deteniendo por una acusación de alzamiento de bienes de la que nunca después se me acusa, por la que se consigue una orden judicial, pero es la excusa para entrar en mi casa”.

7 años callado

Es la primera vez que Rato rompe su silencio después de pasar 7 años callado, tras haber sido condenado por la Audiencia Nacional por el caso de las tarjetas black. Una condena que considera injusta:

“Mis tarjetas eran una remuneración como miembro del consejo de dirección”.

Rato defendió hasta la saciedad la legalidad de dichas tarjetas y aseguró que él no se la pidió a nadie sino que aparecía como incentivo dentro de su contrato en el Consejo de Dirección.

No obstante, el exvicepresidente del Gobierno sí hizo autocrítica de su gestión al frente de Caja Madrid y Bankia y reconoció que no se siente orgulloso de todas las decisiones tomadas.

“Nos equivocamos en muchas decisiones y confiamos en que las autoridades sabían a donde íbamos”, asegura.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Anuncios