.

.

Celaá: diálogo y legalidad frente a un ‘155 perpetuo’

ZPedro, en el marco de sus ya tradicionales contradicciones políticas, rechaza que su socio parlamentario golpista aliente a que los Comités en Defensa de la República catalana [CDR] ‘aprieten’ y, sin embargo acepta que esos mismos socios le amenacen o chantajeen. Cuando en ambos casos, última instancia, el sujeto verdaderamente apretado, amenazado o chantajeado, es el soberano Estado de Derecho, es decir, los ciudadanos españoles.

Salió la portavoz y dijo que el doctrocito ZPedro no aceptaba anoche el ‘ultimatus‘ [sic] de Torra pero que no pasaba nada porque los chantajistas no habían traspasado la legalidad que obliga a tomar medidas políticas, aun cuando el representante ordinario del Estado en Cataluña y Presidente de esa Comunidad Autónoma hubiera jaleado a los escuadrones de los Comités en Defensa de la República [CDR] a apretar, venga, que hacéis bien; hubiera permitido contemplar un intento de asalto a su propio Parlamento; una ocupación de su Delegación de Gobierno en Gerona; el corte de carreteras y trenes; el caos en Barcelona; etc.

Una balbuceante Celaá, ayer en TVE, leyendo cobardes sandeces, en una declaración vendida como institucional y expuesta atemorizadamente, reaccionando a los graves hechos con la fórmula de Ábalos -son conductas ‘asumibles’- alegando que no se habían traspasado la líneas rojas -‘razones evidentes‘- derivadas del ‘incumplimiento de las obligaciones que la Constitución‘ u otras leyes le impongan, o de actuar de forma que ‘atente gravemente al interés general de España’, que son las establecidas constitucionalmente para obligar a actuar al Ejecutivo.

El argumento esgrimido por la portavoz del Gobierno de España -y en su nombre- es que el doctor ZPedro sólo ve dos salidas a esta sublevación: el respeto a la legalidad, ellos ofreciendo nueces y los nacionalistas recogiéndolas; o ‘un 155 perpetuo’ [sic]. Y como si el segundo no fuera una consecuencia del primero, la legalidad, anunciar que sigue renunciando al mismo para seguir en el diálogo entre besugos y en la convivencia destruida.

Es decir, ni siquiera se atreve a requerir formalmente a Torra sobre su respeto a la legalidad, como paso previo a la aplicación del 155 porque teme que le conteste por escrito lo que lleva meses repitiendo, institucionalmente, de palabra; y los socialistas tienen terror a verse obligados constitucionalmente a aplicar tal artículo porque eso supondría la ruptura definitiva de su pacto con los golpistas y, consiguientemente, la obligada convocatoria de unas elecciones generales que, por mucho que diga su cocinado CIS, les ocasione dejar de gobernar.

Los golpistas muestran su coherencia -ellos sí- impulsando la aprobación por el Parlamento catalán -Ciudadanos, PSC y PP no han participado en la votación- también ayer, de una Resolución ilegal que se inventa una suerte de inventada delegación personal del escaño a manos de terceros, para los diputados que están suspendidos por el Tribunal Supremo. Y eso, después de haber aprobado, también ilegalmente, su rechazo a la suspensión de los derechos y deberes de los seis parlamentarios. Como lo leen.

De tal aberración jurídica y atentado parlamentario a la legalidad, la portavoz de ZPedro tampoco ha dicho ni pío, obviamente.

Como ya dije hace un año, por no querer aplicar un 155 como Dios manda, nos encontramos en una situación que puede acabar exigiendo palabras mayores.

EQM

pd Esta es la hora [031018;00:15] en que la web de la Presidencia [La Moncloa] todavía no ha insertado el texto escrito de la Comparecencia de la Ministra portavoz sobre Cataluña [sí el vídeo].

Intervención de Inés Arrimadas [Ciudadanos], ayer, en el Pleno del Parlamento catalán

Actualización: 031018;13:03

El avalista

Santiago González en El Mundo, 031018

José Luis Ábalos, bautizado por Feroz en mi blog como El avalista, es hombre de competencias intelectuales muy tasadas, como reveló durante su toma y daca con Mariano Rajoy en la primera sesión de la moción de censura.

Con motivo del 1 de octubre, el número tres del doctor Sánchez se ha marcado un recital por tierra, mar y aire. Habló de los sucesos de la víspera con su roznido característico: “1 de octubre: Es una fecha para la convivencia”. Más dotado para el rebuzno está Quim Torra, que es la encarnación viva del ‘ruc català’ y que había saludado la jornada excitando los bajos instintos de su tropa, joder, qué tropa.

“Gracias a los CDR, que apretáis y hacéis bien en apretar”, dijo en el acto institucional (sic) que inauguraba el primer aniversario de los fastos golpistas del 1-O, en una hora en la que los CDR ya estaban cortando el tráfico en calles, autopistas y vías de tren, y se preparaban para los festejos de la noche, asalto al Parlament incluido. Ábalos avaló las fechorías ya realizadas y las que estaban por venir: “Yo no he escuchado a Torra hablar de violencia”. Y un balance optimista de los daños: “la jornada está transcurriendo de modo asumible”. Al ministro de Fomento le parece aceptable el sabotaje en forma de corte de carreteras, calles y vías férreas al tráfico rodado. Le parecerá que es una buena causa y, sin duda, lo es, mantener al doctor Fraude en La Moncloa y a él, en su Ministerio.

Ábalos explicó el asunto Duque en términos que pudieran entender la peña socialista. Da por sentado que el astronauta no cumple los niveles de exigencia ética del partido, pero es que la advertencia del presidente “se refería a personas de la Ejecutiva Federal. Duque no forma parte del partido y es ministro”. O sea, que para el Gobierno cualquier cosa nos vale, cuestión difícilmente rebatible a juzgar por el nivel intelectual medio del Consejo de Ministras.

Torra volvió al rebuzno para advertir al doctor Fake que su margen se ha acabado y que lo dejará caer en el Congreso si no le propone un referéndum antes de noviembre. Si Torra tuviera algo de materia gris, supuesto heroico, sabría que le conviene mantener a este tío, aun sin referéndum. ¿Dónde va a encontrar otro flete parecido?¿Dónde una nación más débil?¿Dónde un Gobierno más incapaz?

Emanaciones

Juan Abreu, en su blog

3730
Martes, 2 de octubre de 2018

Las fuerzas fidelistas chavistas nacionalistas catalanas incordiaron anoche y hasta asaltaron el Parlamento de Cataluña y se pelearon con la policía autonómica (mossos), que hizo el ridículo. Porque ridículo es que ahora apaleen a sus cómplices golpistas, los mismos golpistas con los que colaboraron hace un año y aún colaboran. Yo de vez en cuando me asomaba al barullo fidelista chavista nacionalista catalán y pensaba esto debería asustarme, pero no me asustaba. No me asustaba. Entonces medité sobre el asunto y me tomó menos de un minuto comprender por qué no me asustaban. Tienen, es verdad, una brigada de respuesta rápida, como en Cuba, matones entrenados para sofocar cualquier libertad, y tienen unos CDR, como en Cuba. Pero.

Para tomar el poder mediante un golpe de estado o mediante una Revolución cubana hay que matar y morir y hace falta, sobre todo, que los cabecillas del golpe renuncien a sus vidas de ricachones y arriesguen vida y hacienda. No lo harán. Les pesa demasiado el culo. Cuando se necesita la arremetida final, en lo que están pensando es en subirse el sueldo. Ni siquiera con un PSOE en el gobierno de España dispuesto a entregar todo y a vender España y dispuesto a traicionar a los ciudadanos españoles con tal de que Pedro Sánchez siga en el poder, se atreven los culogordos líderes golpistas catalanes a consumar el golpe. Y. Les pesa tanto el culo y tanto se les ha desplazado el cerebro al culo que no se dan cuenta de que cuando gritan ¡Independencia! ¡República! lo que están gritando verdaderamente es ¡Mariscada gratis! ¡Paella gratis! Son unos payasos.

3729
Lunes, 1 de octubre de 2018

Me levanto y en Barcelona, España, el presidente de la Generalitat (para mis lectores fuera de España un presidente de la Generalitat viene a ser como un gobernador de provincia) llama a la rebelión contra España. La chusma chavista fidelista independentista y catalana a la que se dirige, y a la que exhorta a la rebelión, corta a estas horas carreteras, servicio de trenes y asalta edificios gubernamentales para retirar la bandera de España y poner en su lugar una especie de bandera cubana ¡cubana!, que es la de su movimiento golpista y fidelista y chavista y catalán. En cualquier país del mundo ya el Gobierno hubiera movilizado a la Guardia Nacional (o equivalente) para sofocar la rebelión, y ordenado a la policía y si fuera necesario al ejército salvaguardar el orden la integridad y la libertad de los ciudadanos libres e iguales en la provincia rebelde. No en España. España ya no es un país, España es una finca en la que campa a sus anchas un puterío político cobarde envilecido y desnortado.

Torra dinamita el diálogo y Sánchez debe convocar elecciones

Pablo Sebastián en republica.com, 021018

El presidente de la Generalitat Quim Torra ha dado ayer un ultimátum al Presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez para que convoque en Cataluña un referéndum de autodeterminación antes del mes de noviembre. Lo que él sabe que es absolutamente imposible por lo que se pone punto final al diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. El que sorprendido por el anuncio de Torra insiste en reanudar el diálogo a fin de ganar tiempo y evitar el adelanto de unas elecciones generales que parecen imparables.

Torra, que el lunes animó a los CDR a ‘apretar’ en sus revueltas callejeras contra el orden público, donde ya se habían producido actos de violencia que luego llegaron hasta las mismas puertas del Parlament, ha incurrido en un presunto delito de desorden público (artículo 557 del Código Penal), y ha promovido en el Parlament (con ERC y PDeCAT) la desobediencia al Tribunal Supremo en contra de la suspensión inmediata de los diputados procesados según el auto del juez Llarena del Supremo.

Estamos en la reanudación del golpe de Estado catalán de 2017 y ante un fracaso estrepitoso del presidente Sánchez que apostó por el diálogo con los golpistas y su primer dirigente, el fascista Torra. Fracaso que le obliga a Sánchez a la convocatoria urgente de elecciones generales tal y como lo anunció días atrás desde Nueva York cuando -temeroso de lo que urdía Torra- declaró que en caso de reanudarse el conflicto catalán él convocaría elecciones.

El presidente Sánchez ha hecho un ridículo espantoso al apostar por el diálogo con los golpistas, y con él fracasan Iglesias desde Podemos y Urkullu del PNV que se sumaron a la estrategia del ‘diálogo’ en la creencia de que el PDeCAT y ERC iban abrir un tiempo de diálogo y normalización en Cataluña. Lo que ayer dinamitó Torra, como fácilmente era previsible y de acuerdo con Puigdemont que es quien dirige la orquesta golpista y que, tras engañar a Sánchez, ha conseguido desestabilizar al Gobierno español.

Y lo ha hecho Puigdemont después de conseguir que varios ministros del Gobierno de Sánchez criticaran a fiscales y jueces por proponer y decidir la prisión preventiva de los golpistas catalanes procesados por la gravedad de los delitos y el claro riesgo de fuga. Además, desde el PSOE, se prometió indultos a los golpistas si son condenados -que lo serán-, y también desde el Gobierno de Sánchez se criticó la actuación de las fuerzas de seguridad que durante el pasado referéndum ilegal del 1-O y siguiendo órdenes del juez intentaron impedir la celebración del referéndum.

Es decir Sánchez y su Gobierno han actuado de una manera lamentable contra la Justicia, la democracia y a favor del golpismo catalán con el solo objetivo de intentar que Sánchez permaneciera en el Gobierno hasta 2020 sin adelantar las elecciones generales que ahora debe convocar. Y además en medio del escándalo de varios ministros de su Gobierno (dos cesados y dos por caer), con la economía decreciendo y sin Presupuestos para 2019, máxime después de la última declaración de Torra.

Pero Sánchez se ha encerrado en el búnker de la Moncloa y desde allí ha enviado a su inefable portavoz Celaá a decir, fuera de la realidad y sin querer escuchar él ultimátum de Torra, que el diálogo con la Generalitat se puede reconducir. Cuando la verdad es otra y nos acerca a la necesidad de volver a aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución que solicitan PP y Cs, y que por ahora excluye y demoniza la portavoz Celaá.

Situación toda esta que nos recuerda el discurso del rey Felipe VI de hace un año exigiendo la restauración en España del orden constitucional. Un tiempo en el que los partidos constitucionales españoles estaban unidos y que ahora Sánchez ha conseguido romper en su empeño de diálogo y pacto con el golpismo lo que Torra y Puigdemont acaban de dinamitar.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.