.

De la utilidad del voto

Ante la incansable campaña de algunos medios anunciando a los electores que por culpa de la actual Legislación Electoral Española [Sistema D’Hondt] en provincias pequeñas [con 5 escaños para el Congreso, o menos] votar a VOX no supone más que quitarle escaños al Partido Popular y a Ciudadanos con el resultado de beneficiar al partido socialista de ZPedro y no al propio VOX, es conveniente informarse y comprobar que en la tesitura actual, con tanto partido en liza [PP, PSOE, Ciudadanos, VOX, Podemos y otros], eso no es así.

Veamos cómo lo explicaba ayer Intereconomía Televisión en su noticiario de mediodía [de 18:56 a 24:15]:

Es decir, votar a VOX perjudica, fundamentalmente a quienes compiten con él en su prevista franja electoral, que es tanto como decir PODEMOS. Sin olvidar que, además, muchos de los votantes de VOX no sólo provienen de desencantados o abstencionistas del PP sino también del partido de ZPedro y del de Pablo Iglesias, ese que sigue de baja por lactancia.

Por si la información les ha dejado alguna duda, plantéense la siguiente pregunta:

¿Quiénes son los partidos que más insultan a VOX? Muy sencillo: Podemos y PSOE.
¿Vds creen que si a ellos le beneficiara que el elector vote a VOX, le insultarían? Más bien no.

En cualquier caso, ya saben: el voto más útil es el que votante ha depositado en favor del partido que más se acerque a sus convicciones, con independencia de la representatividad que alcance. Y, no lo lolviden: en Andalucía votar a VOX supuso echar al PRI andaluz después de 40 años ininterrumpidos.

Sobre todo porque los partidos gobernantes –PP y PSOE– nos tienen ya demasiado acostumbrados a no cumplir gran parte del programa electoral que nos ofrecen. Y porque a este país le conviene que consigamos que entre el PP, Ciudadanos y VOX sumemos la fuerza suficiente como para evitar que los nacionalistas sigan siendo decisivos para gobernar

Y para, en consecuencia, jamás un Presidente como ZPedro pueda volver a la Moncloa con separatistas, golpistas y chavistas.

EQM

  • Más abajo le dejo dos textos que inciden en la misma cuestión y resultan muy clarificadores.

El vídeo que utiliza a Epi y Blas para explicarnos que
votar a VOX es apoyar a Pedro Sánchez:

El voto útil y la mentira Sánchez

Santiago González en El Mundo, 150319

Una de las curiosidades más notables de la campaña electoral es el endoso de la responsabilidad. El PP ha hecho hincapié en su petición a Vox para que renuncie a sus candidaturas en provincias pequeñas con el fin de que la ley d’Hont no se transforme en ventaja para el PSOE. Abascal ha respondido que renuncie el PP en las circunscripciones donde sea minoritario.

La propuesta de Pablo Casado no fue formulada con la intención de convencer a los dirigentes de Vox. Es en realidad un tiro parabólico, no ya hacia lo que pomposamente se llama ‘la militancia’ en estos tiempos, sino hacia los votantes, a los que trata de atraer hacia el voto útil.

La invocación del voto útil es el último recurso de los partido para defender la fidelidad de sus votantes. En lugar de recuperar la relación perdida se les responsabiliza de que sus devaneos electorales determinarán un mal mayor, que es la victoria del otro. Esto último es bien cierto. La posibilidad de que Sánchez pueda revalidar su inquilinato en La Moncloa es una hipótesis turbadora. El doctor Sánchez ha institucionalizado la mentira como forma de Gobierno.

Mintió en el Congreso al decir que su tesis estaba publicada y era accesible en la base Teseo. Mintió al plagiar su tesis, hizo mentir a la Presidencia para que falsificara un informe que escondía el fraude y llegó a La Moncloa aupado por un sindicato indeseable de golpistas, proetarras y fans del caos bolivariano, en contra de lo que había prometido expresamente.

La mera posibilidad de que el 28-A vuelva el doctor Sánchez a revalidar su capacidad para declarar secreto de Estado el salario de su mujer y su horario de trabajo, y sus viajes en Falcon, induce a una desconfianza antropológica sobre nuestros conciudadanos, que no puede ser disculpada por los caprichos de la ley d’Hont. Para votar a un candidato como Sánchez hace falta engolfarse, como la mayor parte de sus ministros o padecer la indiferencia moral de Marlaska.

Recordarán que el Consejo de Transparencia y buen Gobierno dio a Sánchez un plazo de diez días hábiles para explicar los viajes del Falcon y las personas autorizadas a usarlo. El plazo ha expirado sin que hayamos tenido noticia del asunto.

Sin embargo, las cosas son como son: Sánchez recurrirá de nuevo al apoyo del golpismo catalán, los neobatasunos y la extrema izquierda podemita, que volverán a dárselo como en la moción de censura. Y seguirá gobernando.

El martes pasado, Manuel Valls presentó en Bilbao su libro autobiográfico. Su intervención fue muy interesante. No es ya cosa de comparar al ex primer ministro francés con su antagonista de mayo, la indescriptible Ada Colau. Baste compararlo con el candidato mejor colocado para ser nuestro presidente del Gobierno. O unas memorias con otras.

Lo único desconcertante es que se empeñara en llamar a la unidad de los constitucionalistas, considerando que el PSOE de Sánchez es uno de ellos. No negaré la posibilidad que anunció de que Vox sea un mal para el futuro, pero tal vez habría que hacer frente a los problemas por orden y ocuparse primero de los partidos que traen problemas de presente.

VOX es el voto útil de la derecha

En el PP están realmente preocupados con VOX. Y no es para menos. Todas las encuestas están pronosticando un auténtico torrente de votos desde el partido de la gaviota al partido de Santiago Abascal.  

Diego de Mendoza en El Debate, 010319

Y Pablo Casado no sabe qué hacer.  Se le nota angustiado, dando tumbos de un lado a otro. Un día quiere competir con VOX por la derecha. Al día siguiente, tras recibir la regañina del sector progre de su partido, modera su mensaje.  Así que, ante la falta de argumentos para parar a VOX, al bueno de Casado no se le ha ocurrido nada más original que apelar al voto útil. Y además se ha atrevido a poner un ejemplo: si en Segovia un número importe de votantes de PP deciden pasarse a VOX, el PP puede perder un escaño a favor del PSOE

¿Tiene razón Casado? ¿Es cierto que la fragmentación del voto de la derecha puede hacer que el PSOE gane escaños en provincias pequeñas?  Si analizamos los números es fácil demostrar que lo que dice Casado no tiene demasiado fundamento.

Veamos primero como funciona el sistema D’Hondt y como se aplicó en la provincia de Segovia en 2016. Y después veamos cómo se aplicaría en 2019 con los resultados que están pronosticando las encuestas.

Para aplicar el sistema D’Hondt se divide el número de votos de cada partido, de forma sucesiva, por el número de escaños en disputa. A continuación, se van asignando escaños por orden a cada uno de los cocientes resultantes.

En Segovia en 2016 el resultado fue el siguiente:

  • PP 40.095 (45,46%)
  • PSOE 18.952 (21,49 %)
  • Podemos 13.514 (15,32%)
  • Ciudadanos 13.336 (15,12%)

De esta forma, la asignación que se produjo en 2016 fue la siguiente:

  • Escaño número 1: PP (40.095)
  • Escaño número 2: PP (20.047, que es el resultado de dividir 40.095 entre 2)
  • Escaño número 3: PSOE (18.952)

Ciudadanos y Podemos se quedaron fuera del reparto.

¿Puede pasar lo que dice Casado? ¿Si los votos del PP se van a VOX puede llegar la izquierda a ganar un escaño a costa del PP?

Los resultados de los actuales sondeos hacen muy poco probable la profecía de Casado. Las encuestas están dando a VOX entre un 12% y un 14% de los votos a nivel nacional.  Teniendo en cuenta la escasa implantación que todavía tiene VOX en determinadas regiones como el País Vasco o Canarias, parece normal asumir que VOX en Segovia obtenga un 16% de los votos.  Para ser prudentes en nuestros cálculos, asumamos que todos esos votos vienen del PP.

Asumamos también, para ponernos en un caso realmente hostil a los intereses de la derecha, que Podemos pierde un 40% de los votos a favor de Pedro Sánchez, convertido en nuevo adalid del antifascismo.

Asumamos por último que, tal y como dicen las encuestas, Ciudadanos se queda igual porque los votos que se lleva del PP son, más o menos, los que pierde con VOX

El reparto de votos y escaños en Segovia quedaría de la siguiente forma.

  • PP 25.983 (1 escaño)
  • PSOE. 24.358 (1 escaño)
  • VOX 14.112 (1 escaño)
  • Ciudadanos. 13.336
  • Podemos 8.108

Recordemos que hemos sido extremadamente prudentes en los cálculos y hemos supuesto que todos los votos de VOX vienen del PP. Algo que no es así porque sabemos que un tercio de los votos de VOX vienen de la abstención, de nuevos votantes e incluso de unos votantes de izquierdas decepcionados por el triste espectáculo que están dando los bolivarianos.

La realidad es que, con la fragmentación actual del voto, en la que ningún partido va a ir más allá del 30% en ninguna provincia, el sistema D’Hondt deja de favorecer al partido más votado y lo que hace es, precisamente, lo contrario: repartir los escaños de forma homogénea entre los partidos.

Así, en las provincias de 3 diputados, le dará un escaño a cada partido. Igual pasará en las provincias de 4. En las de 5, sólo conseguirá un segundo escaño la lista más votada si la quinta fuerza, que parece que va a ser Podemos, se desploma.

En Castilla León en 2016 el PP tuvo el sistema D’Hondt muy a su favor. Obtuvo 18 diputados de 31. Si a eso le sumamos el escaño que obtuvo Ciudadanos, el Centro y la Derecha llegaron a tener 19 escaños.

Con las apretadas encuestas actuales, el reparto previsible será 9/10 escaños para el primer partido, 9 escaños para el segundo, 8 para el tercero, 4 para el cuarto y 0/1 para el quinto.

Así que la clave va a estar entre ser tercero o cuarto. El primero y segundo parece que serán PP y PSOE. El tercero y cuarto serán VOX o Ciudadanos. Es decir 20/21 para PP, Cs y VOX y solo 10/11 para la izquierda. En el mejor de los casos para ellos, la izquierda retrocede 1 escaño.

Por eso, el verdadero voto útil de la derecha en Castilla León es votar a VOX y ayudarle a vencer en su competida pugna con Ciudadanos.

Porque, en ningún caso el voto a VOX va a quitarle un escaño a la derecha. Un voto al PP, sin embargo, puede darle 4 escaños más a Ciudadanos. Y, quién sabe si esos 4 escaños de Ciudadanos pueden ser los que mantengan al felón de Sánchez en la Moncloa. Ya sabemos que Rivera ha dicho que no va a pactar con el PSOE. Pero no sería la primera vez que la veleta naranja dice una cosa y hace la contraria.

Así que no se deje confundir por los cantos de sirena del PP. Si usted está a favor de la Unidad de España, la Vida, la Familia, la Libertad y la Propiedad puede votar a VOX con la tranquilidad de que su voto será más útil que nunca.

Dese ese gustazo.

¡Desmentido! Votar a VOX no es inútil tal y como defiende el PP

Desmontan las mentiras del PP para atacar a VOX.

Manuel Mic en CasoAislado, 140319

El Partido Popular intentó jugar la estrategia del voto útil para conseguir robarle votos a VOX, de hecho, Pablo Casado intentó pedir a Santiago Abascal que no presentase a su partido en circunscripciones pequeñas para evitar regalar diputados a la izquierda, por considerar que VOX será un “estorbo” en los planes electorales del Partido Popular.

La realidad, es que VOX no es el problema. El problema es la Ley D’Hont. En un panorama político tan polarizado como el actual, el reparto de escaños por provincias tiene menos sentido que nunca. De hecho, cuando en muchas de las provincias se coloca gente a dedo de otros lugares del país pierde el sentido por completo.

Pero la verdad es que esta normativa fue aprobada por los partidos que gobernaban en España en la transición, y no tienen ningún interés en derogarla y sustituirla por un sistema más equitativo, porque es claramente beneficiosa para ellos. La propia Ley D’Hont, fue la culpable de que Ciudadanos con un 39,2% de los votos del Partido Popular, lograra solamente el 23,3% de los escaños.

Sin embargo, tal como prueba este tuit, la Ley D’Hont también hace que el hecho de que haya tantos partidos en cada circunscripciónayuda a frenar a la izquierda. Podemos en las últimas elecciones logró casi los mismos votos que el PSOE, pero gracias a esta normativa vio como sus escaños se vieron sensiblemente reducidos.

El portavoz de Murcia publica una gráfica que demuestra, realizando una simulación de la Ley d’Hondt que recoge un hipotético caso en el que demuestra que si votantes de VOX decidieran pasarse al PP haciendo caso del “criterio del voto útil”, la izquierda saldría beneficiada.

vía

Es de esperar que VOX esté por encima de Ciudadanos en muchas circunscripciones pequeñas, de modo que los escaños del partido de Abascal no corren peligro. Al revés, supondrán una ayuda para el futuro Gobierno, al no contar con la tibieza y los bandazos de Ciudadanos, que en muchas ocasiones han tendido a negociar con la izquierda sin que les tiemble el pulso.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.