•••

  • Expertos y alcaldes de Monfragüe avisaron hace un mes de que el parque nacional era un «polvorín»

David Vigario en El Mundo, 160722

Un incendio en Monfragüe acabaría con la vida dentro del Parque Nacional en poco más de cuatro horas». El SOS rotundo lo lanzó por escrito el pasado 10 de junio la Asociación de Amigos de dicha reserva natural. Cuatro semanas después, el jueves, se originó un fuego cerca de Casas de Miravete (Cáceres) que penetró sin oposición al corazón de este santuario de aves, donde miles de turistas llegan cada año para disfrutar del vuelo de cigüeñas negras, alimoches, buitres o la exclusiva águila imperial.

A última hora de este viernes el incendio seguía sin control y con unas condiciones climatológicas muy adversas, con rachas de viento cambiantes. Había quemado más de 1.000 hectáreas calcinadas y afectado a varias especies protegidas, entre ellas varios nidos de buitre negro. Por precaución fueron desalojados los vecinos de Casas de Miravete por el riesgo de que las llamas entraran en el pueblo.

¿Se podría haber evitado que las llamas entrarán en Monfragüe? Francisco Castañares, ex director general de la Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, que preside esa asociación, denunció hace un mes que la dirección del parque llevaba desde 2019 sin realizar labores de limpieza. No lo hizo solo. El grito de auxilio también lo dieron otros expertos y alcaldes. El Ayuntamiento de Serradilla, el único municipio (1.500 habitantes) con monte público del entorno:

«Estamos impotentes porque no podemos hacer nada, ni realizar ningún tipo de limpieza o de prevención de incendios porque no tenemos competencias al ser un monte que está dentro de un parque nacional donde un ayuntamiento no tiene competencias», clamaba Francisco Sánchez, alcalde del PSOE de la localidad. En este sentido, alertaba de que «un incendio en esa zona sería muy difícil de controlar y se propagaría muy rápido».

Las denuncias giraban en torno a las condiciones tan «lamentables» en las que antes del incendio se encontraba Monfragüe, también catalogado como Reserva de la Biosfera (año 2003), y que propiciaban la propagación «del combustible forestal en el interior del parque nacional». Castañares recordaba que llevaban «tres años de abandono y desidia por parte de la Junta de Extremadura (Consejería de Transición Ecológica), que pone en máximo peligro nuestra más preciada joya natural».

Y daba los siguientes datos: «Las 1.500 hectáreas del monte de utilidad pública, pertenecientes a Serradilla, incluidas dentro del parque nacional, son un auténtico polvorín listo para arder. El resto del parque, algo más de 15.000 hectáreas, aun con otro tipo de vegetación, está en condiciones similares».

Las quejas también se realizaron contra la directora del parque, Carmen Martín, que estrenó el cargo en marzo de este año, en sustitución de Alfredo Anega. Ambos no habrían ordenado la realización de trabajos preventivos: «Ni los realizan, ni permitía que los realicen otros», destaca Castañares, quien describía que los cortafuegos «tampoco estaban adecentados». A su vez, ponía el acento en un riesgo añadido: el parque está plagado de líneas eléctricas, un auténtico peligro aunque están prohibidas por ley desde diciembre de 2020.

•••

El Gobierno bajará del 21% al 4% el IVA de la prensa y libros ...

Revista de de opinión en prensa

•••
Imagen de archivo de Lastra y Sánchez.
Imagen de archivo de Lastra y Sánchez.JAVIER BARBANCHO

La caída de Lastra anticipa cambios en el PSOE

La caída en desgracia de Lastra anticipa cambios de cromos en el partido

Editorial de El Mundo, 160722

LAS disputas internas agitan al PSOE. Y la damnificada esta vez ha sido Adriana Lastra, quien ayer dimitió como vicesecretaria general esgrimiendo, como recurrentemente se hace en estos casos, unos «motivos personales» que a nadie ocultan su caída en desgracia. La que durante años ha sido uno de los alfiles más fieles de Pedro Sánchez se había acabado convirtiendo en un estorbo. Y, sobre todo, en una pieza a sustituir en la estrategia de cambio de cromos que Sánchez inició precisamente hace un año con su fallida remodelación de Gobierno en el intento, hasta ahora ineficaz, de combatir el declinar de su estrella.

Lastra estaba fuertemente cuestionada en el seno del partido, máxime tras los malos resultados cosechados en las últimas citas electorales y con unas encuestas que auguran lo que parece un irreversible cambio de ciclo político en España. El choque continuo por toda clase de pugnas de poder con el secretario de organización, Santos Cerdán, había convertido al PSOE en una jaula de grillos. Y tampoco le ayudaba ya nada a la que fuera portavoz en el Congreso hasta que hace 10 meses Sánchez la sustituyó por Héctor Gómez su escarpado sectarismo, tan insidiosa con la oposición como genuflexa con los independentistas. El batacazo en las elecciones andaluzas cavó definitivamente la tumba política de Lastra, quien además contribuyó a acelerar su propia defenestración con una de las comparecencias postelectorales más deshonrosas en nuestra etapa democrática en la que no tuvo ni elegancia para felicitar al ganador, en este caso el popular Juanma Moreno, ni hizo la más mínima autocrítica, incapaz de entender por qué los ciudadanos dan la espalda a las políticas sanchistas.

El paso atrás de Lastra facilita a Sánchez una remodelación en la ejecutiva del partido con la que se especula desde hace semanas. Por un lado, para engrasar la coordinación entre Moncloa, Ferraz y el grupo parlamentario. Pero también para tratar de ganar peso político en un momento tan delicado y cuando toca encarar la recta final de la legislatura. En las filas socialistas cunde el desánimo, y necesitan mucho más que las dosis de entusiasmo con que recibieron la semana pasada el discurso del presidente durante el Dabate sobre el estado de la Nación. Y el temor es grande sobre todo entre los barones territoriales, conscientes de que su poder peligra ante unas elecciones autonómicas de 2023 en las que el PSOE perderá casi todas las comunidades donde gobierna ahora mismo, tal como publicábamos ayer.

Ningún recambio de caras va a contrarrestar el hecho de que Sánchez sea ahora un lastre electoral para sus siglas. Ni corregirá lo que acometió hace ya mucho: la laminación de la estructura interna del PSOE hasta convertirlo en un partido en exceso personalista, de obligado culto al líder y con una ejecutiva hecha a la medida del secretario general. De su predecesor Rubalcaba se dice que, cuando tenía que elegir, anteponía el Estado, después el partido y por último a sí mismo. Exactamente lo contrario que hace Sánchez.

•••

•••
El ministro de Universidades, Joan Subirats.
El ministro de Universidades, Joan Subirats.EFE

 

Valores eropeos, ¿de qué hablamos?

NINGUNA mayoría gobernante exhibió mayor desprecio por la lengua. El desaliño gramatical solo es parejo al indumentario. Habrán observado a estas pijas –principalmente catalanas– que se suben a la tribuna con vaqueros rotos, camiseta Imperio y exuberante sobaco negro, teñido probablemente. En el Congreso ya solo los ujieres mantienen la dignidad. Estos hijos de la clase trabajadora, obligados por sus desahogadas señorías a la implacable rigidez de botonaduras y paños. Aun así ninguna explotación como la de las taquimecas, o así se las llamaba. Pienso en los daños neurológicos que sufrirán por el anacoluto constante del discurso parlamentario. Y la injusticia de que el suma cero no las haya incluido en su denuncia de la salud mental española. Las atrocidades no se limitan al toma y zasca de los diputados, vaciado de cualquier elaboración adulta, sino que llega a los decretos y leyes y para probarlo basta pasar un filtro de educación primaria por la reciente ley de Memoria Democrática.

Pues bien, tampoco nadie como esta mayoría habrá desarrollado una atención tan desmesurada a las lenguas, en cuanto formas, no de comunicación y de transmisión de conocimientos, sino de identidad tribal. La última prueba la daba ayer Olga Sanmartín en este periódico al anunciar las obligaciones que el Gobierno, y este concreto ministro Joan Subirats, prepara para los colegios extranjeros de impartir más horas de clases en lenguas unga unga. Estos colegios son ahora un paraíso aunque, como todos, para el que pueda pagarlos. Pero ayudan decisivamente a que se cumpla una de las condiciones imprescindibles de toda sociedad libre: y es la posibilidad de que uno puede ser en ella extranjero a tiempo completo. No extraña por eso que aquellos que, en la feliz expresión del escritor Antonio Robles, se sienten «extranjeros en su país» los hayan utilizado para huir de la dictadura ungulada. Las consecuencias del cambio normativo serán variadas. Pero la principal afectará lógicamente a la evaluación de esos colegios en las clasificaciones globales. A partir de su aprobación, los colegios extranjeros en España pasarán a ser sospechosos de mediocridad e incumplimiento y de atenuación general de los objetivos. Claudias y melocotoncitos del Lycée Français en España pasarán a ser nectarinas. Y a formar parte de la sospecha general sobre la educación española. Los primeros y más característicos frutos generacionales de esta educación pueden observarse, mejor que en parte alguna, en el Congreso de los Diputados. Salvo ujieres y taquimecas, desde luego, aún regidos por cierta urbanidad del esfuerzo y su consiguiente decencia.

•••
JAVIER OLIVARES
Ilustración de Javier Olivares [España, 1964] para el texto

Luxemburgo, más cerca de España que de Bélgica

El dictamen del abogado general del Tribunal de Justicia de la UE acerca mucho la entrega de Puigdemont a España, pero recomienda no hacerse ilusiones hasta el pitido final del partido

Araceli Mangas Martín en El Mundo, 190722

LAS CONCLUSIONES del abogado general (AG) del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) han sido una buena noticia provisional para la Justicia española y el Derecho europeo. El informe es un eslabón no definitivo ni vinculante para poner fin a la pesadilla originada por la huida de Puigdemont y otros golpistas (Puig, Comín, Ponsatí) tras la fracasada declaración de independencia del rebelde Parlament catalán en octubre de 2017.

Desde que se solicitó por el magistrado Llarena del Tribunal Supremo español (TS) la detención y entrega de los mencionados a las autoridades judiciales belgas se han sucedido muchas vicisitudes, casi siempre adversas para la Justicia española.

El origen del que arrancan estas halagüeñas Conclusiones es la determinación de Llarena de plantear cuestión prejudicial frente a la hiriente y nada fundada en Derecho sentencia belga que denegaba definitivamente la entrega del ex consejero Lluis Puig. No era eurodiputado y su proceso de entrega no estaba paralizado por la otra vía judicial abierta por el levantamiento de la inmunidad parlamentaria de los otros procesados.

Como yo señalaba en estas páginas (Demandar a Bélgica18.2.2021), el Tribunal belga, con el rechazo inapelable a la entrega de Puig, había escrito las futuras sentencias de los demás putschistas (Puigdemont, Comín, Ponsatí). Todo perdido para España con una Abogacía del Estado hipotecada a una coalición de partidos y ajena al interés general. Solo el magistrado Llarena se rebeló contra una hiriente sentencia con argumentos intencionadamente contrarios a la legalidad (la Decisión Marco 2002/584) que rige la euroorden.

Entre las principales extralimitaciones del tribunal de apelaciones belga destaca la de arrogarse la competencia para declarar: a) que el magistrado Llarena no era autoridad judicial competente para emitir una euroorden; b) que el TS español no era competente para juzgar a los procesados y c) que en España no se respetan la presunción de inocencia ni los derechos fundamentales, alegando Bélgica informes de comités internacionales de bajo nivel formados por conocidos activistas (cubano-venezolanos…) que se hacen pasar entre los medios de comunicación por expertos, sin ninguna legitimación moral ni internacional.

De hecho, el AG ni los menciona como prueba de nada; y ha rechazado esa aversión belga a todo lo que procede de lo poco que queda de la España constitucional.

Sobre si era o no competente Llarena como juez emisor español, el AG afirma que «no corresponde a la autoridad judicial de ejecución [belga], habida cuenta del reparto de las funciones entre ella y la autoridad judicial emisora, comprobar si ésta es competente», entre otros motivos porque le exigiría conocer la organización y procedimiento judicial del Estado emisor (España).

La injerencia belga era clara en la «autonomía procesal» de España, «en la que la autoridad judicial de ejecución no puede inmiscuirse». Y añade que «cualquier otra interpretación menoscabaría el principio de reconocimiento mutuo» en el que se basa la euroorden.

El despropósito del tribunal belga de autodotarse de competencia para negarle al TS el derecho a juzgar y adjudicarla al Tribunal Superior de Cataluña para garantizar el derecho a un juicio equitativo es rechazada por al AG del TJUE. Era una muestra de la mentalidad supremacista belga con derecho a establecer y enmendar el Derecho procesal español.

El AG estima que, para poder alegar violación del derecho al juez predeterminado por la ley o cualquier derecho fundamental, incluida la presunción de inocencia, se deben probar fallos sistémicos y particularizados en la observancia de las normas legales que determinan las competencias de los tribunales de España. Claro, si los hubiera, podrían fundamentar el rechazo a una euroorden. Pero esos motivos son una excepción a la obligación de entregar a los procesados.

Para acogerse a la excepción, la autoridad belga debe fundamentar además «si las deficiencias sistémicas o generalizadas constatadas… pueden concretarse en caso de entrega de la persona de que se trate» a España «y si, en las circunstancias particulares del caso, esa persona corre, de este modo, un riesgo real de que se vulnere su derecho fundamental».

Ningún automatismo ni abstracciones. Pruebas del caso concreto haciendo un análisis en dos fases, más una coda final que el TJUE tiene muy detallado en su jurisprudencia sobre fallos sistémicos y particulares que pudieran concurrir en un Estado de la UE. Método despreciado por el tribunal belga, el cual se limitó siempre a juntar palabras y hacer frases denigrantes sobre España sin reacción gubernamental.

El abogado general del TJUE también ha rechazado alegaciones del tribunal belga de escudarse en su Derecho nacional, tal como se interrogaba Llarena. Si un Estado miembro puede apartarse de la Decisión marco y aplicar su normativa para incumplir, privará de toda eficacia a la euroorden y arrumbará el principio existencial de la primacía del Derecho de la UE.

El AG concluye que el tribunal belga emitió una sentencia sin fundamento en la normativa de la euroorden. Ante la última y muy pertinente pregunta del magistrado español sobre si el rechazo ilegal a la entrega de Puig ampararía una nueva solicitud, el AG reconoce que Llarena puede emitir nueva euroorden contra Puig, dando de facto por nula aquella malhadada sentencia firme de enero de 2021.

La opinión del AG es contundente sobre la ilegal sentencia belga. No eran diferencias de interpretación como dijera el comisario de Justicia, el belga D. Reynders. Ha sido una arbitraria e irrazonable inaplicación de la euroorden por los tribunales flamencos; vulneración intencionada. No era una sorpresa; los golpistas catalanes escogieron tribunales flamencos para su causa; es una actitud deliberada y constante de los tribunales belgas, en especial flamencos, durante la vida democrática española desde 1978.

ES DIFÍCIL explicar el apoyo flamenco al independentismo catalán, fruto de la alianza entre la cleptocracia y la xenofobia. Quizá así el nacionalismo flamenco vuelve a sus orígenes nazis; retorno subliminal a su memoria como colaboracionistas flamencos durante la invasión nazi de Bélgica.

¿Acogerá el TJUE el razonamiento de su abogado general? La figura de los (11) abogados generales es algo extraña en nuestro sistema procesal; no hay comparación posible con la fiscalía. El AG, en cada proceso ante el TJUE, está obligado a presentar con toda imparcialidad (respecto a los intereses de las partes) e independencia (respeto de intereses de los poderes públicos nacionales y europeos) un informe conclusiones sobre el contexto y Derecho aplicable al caso. Ese informe es la última fase del proceso y precede a la sentencia que pone fin al caso sin posibilidad de otras instancias o recursos (salvo los elementales de aclaración).

Precisamente, al no caber recurso contra las sentencias del TJUE, se ideó ese ingenioso procedimiento de doble reflexión con el aviso de probable fallo en las Conclusiones y la definitiva sentencia irrecurrible. Es una llamada a la reflexión jurídica en dos tiempos; el TJUE se pronuncia, sin ataduras por tales Conclusiones, en su sentencia definitiva e inapelable. Es cierto que el TJUE, en un porcentaje elevado, añadiendo sus propios matices, suele confirmar las conclusiones del AG. Claro que para los juristas un solo matiz puede ser decisivo y voltear un litigio.

Así, la solicitud prejudicial de Marchena sobre la eventual condición de eurodiputado del procesado Junqueras no era peligrosa. La jurisprudencia y práctica institucional eran coincidentes. Pero hete aquí que el TJUE presidido por un flamenco cambió de un plumazo la remansada jurisprudencia de 40 años enmarañando y distorsionando todas las euroórdenes españolas por la inmunidad europarlamentaria. Aunque de momento Luxemburgo está más cerca de Madrid que de Bélgica, sin ilusiones hasta el pitido final del partido.

Araceli Mangas Martín es Académica de Número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la UCM.

•••

Cuando el lobo es el fuego

Antonio Colinas en ABC, 190722

Tenemos un rey constitucional y otro absoluto. El primero responde al linaje liberal, por ende, republicano, pues hasta reclama a los nacionalistas catalanes, cual Cicerón, vivir sujetos a la ley -discurso que les disgustó mucho-. Y el otro, que de liberal y republicano muy poco, proclive a la inconstitucionalidad, profuso ejecutor del real decreto ley, libertador de sediciosos, demoledor del estado de derecho, caprichoso como toda majestad del Antiguo Régimen, apoyado en un gabinete ministerial compuesto por la orden de adoratrices, sor Rata, sor Víbora, sor… (las chicas de Pedro), y por zombis antisistema. Es decir, el otro es un rey absoluto, que intenta en los actos protocolarios ser el único rey en lugar del rey constitucional.

El Sahara por una foto. Al fin la consiguió, en un marco, el de la conferencia de la OTAN previsto por Rajoy, éxito de organización -aunque de nuevo con la bandera al revés-. No queda claro lo de Ceuta y Melilla, puede ser que si o que no, pues los americanos desde tiempo atrás, apoyan de manera descarada a Marruecos. Pero, como hubiera hecho Franco, al que indignamente nuestro rey absoluto le sacó de su faraónico mausoleo, ampliamos su presencia militar en Rota, lo que no está mal, y nos comprometemos a incrementar nuestro escuálido presupuesto militar.

Y tras el éxito se va a la Sexta, critica a la derecha, para acabar pidiendo su apoyo, que se lo darán pues en el fondo es la única política de Estado que ha hecho, aunque les haya dejado fuera de la conferencia sin una invitación siquiera de gallinero. Sus aliados, como es una política de Estado, cuando le apoyan precisamente para que lo destruya, no lo van a votar afirmativamente en el Congreso. Por lo que los compromisos de Sánchez, en una conferencia de la OTAN, que ha sido un éxito, acabará siendo tal porque le apoya esa destructiva y poco patriótica derecha. Increíble pero cierto.

Para que las cosas queden claras (si es posible), en la misma fecha de la exitosa conferencia de la OTAN el sanchismo pactaba con Bildu la Ley de Memoria Democrática (precisamente con los que cazaban a los demócratas como conejos). En ella los otrora jaleadores del asesinato incluyen, para anular la existencia del Memorial de Víctimas del terrorismo en Vitoria, la cesión del Palacio donostiarra de La Cumbre -donde Lasa y Zabala fueron torturados en 1983- al Ayuntamiento y convertir en centro de memoria el fuerte de San Cristóbal de Pamplona, que fue prisión para republicanos, mucho de ellos fusilados, tras el alzamiento del ejército rebelde.

Interesante la conversión del fuerte San Cristóbal como centro de memoria pues si se investiga un poco se descubrirá que pocos nacionalistas pasaron por allí. Por el contrario, sí muchos socialistas, comunistas y cenetistas, pues los del PNV navarro desde el primer día, no hay que ocultar que padecieran presión, se declararon a favor del Glorioso Movimiento Nacional. Las cosas no las tenían del todo claras, como lo siguieron demostrando en su pacto con los fascistas italianos para rendirse en Santoña, o con el acercamiento a los nazis tras la ocupación francesa y la sospechosa presencia del lehendakari Aguirre en el Berlín de Hitler antes de exiliarse en América.

De esta manera esta ley, como escribe Ignacio Camacho en ABC, “al extender hasta finales de 1983 la investigación memorial de los crímenes de la dictadura, con el único objetivo de complacer a Bildu, el Partido Socialista ha pasado a considerar al Gobierno de Felipe González –al menos al primero de ellos– como una prolongación del franquismo”, legitimando el discurso terrorista – y de Podemos- sobre la naturaleza franquista de la falsa democracia española, y una cierta justificación del terrorismo de ETA porque al fin y al cabo las cosas no habían cambiado.

A lo dicho, quizás la Conferencia de la OTAN haya sido un éxito, pero en el seno de una política española incoherente e, incluso, esperpéntica. Que acabe pronto, antes que la inflación, a la que es incapaz de paliar, nos ponga a todos en la calle.

•••

Llarena, un juez

Santiago González en su blog, 150722

Rosa Villacastín, esa fenómena, mostraba ayer una duda en Twitter sobre el debate: “¿Es cosa mía, o Sanchez Castejón está destrozando a Santi Abascal en un tono sosegado, irónico?”. Diego de Schauwere, que ya está hecho un clásico, respondió: “Ni siquiera lo vi y sé que es cosa tuya”. Xavier Pericay nos dio la primera buena noticia de la mañana: “El Abogado General de laUnión Europea da la razón al juez Llarena y dictamina que la Justicia belga no debió negarse a extraditar a Puigdemont”.

Aunque de momento no tiene carácter vinculante,marca un camino al establecer que un tribunal de un país miembro no puede denegar una euroorden por el riesgo de vulneración de derechos, salvo que se demuestre la existencia de deficiencias generalizadas en la Justicia del País emisor. Otrosí dice que un país de la UE no permite controlar si una autoridad judicial que reclama una extradición es competente.

El Tribunal habrá de confirmarlo los próximos meses y en tal caso se abriría la puerta a
que el TS pidiera la extradición de Puigdemont, el chico de Alfonso Carlos Comín, pobre yClara Ponsatí. Es evidente que las deficiencias en España las padece el poder Ejecutivo, no el judicial.

Patxi López tuvo ayer uno de sus grandes momentos al comparecer ante los medios para interpelar al PP: “¿Cuándo va a entender el PP que no todo vale en política, que hay determinadas líneas que no se pueden cruzar para atacar al adversario?¿Qué tiene que ver la Ley de Memoria con el terrorismo de ETA? Esta última sí me la sé: que la han elaborado ellos.

También me sé otra: que Patxi López era entrevistado en 2005 por el diario Gara que
había sido dirigido por Mertxe Aizpurua durante los cinco años anteriores. En dicha
entrevista arremetió contra el Foro Ermua del que uno formaba parte a mucha honra, por manifestarse “por la unidad de España con la derecha más reaccionaria”.

Pidió una política penitenciaria más humana y dijo que los socialistas no iban a ser un muro de contención para que los vascos decidieran libremente su futuro. Fue preguntado por la posibilidad de alianza con Batasuna-ETA y él dijo que la “democracia es libertad de pacto, que cada cual lo interprete como quiera”.

Yo comprendo a Patxi López. Yo comparto con él un propósito y una reserva. Ni él ni yo vamos a perdonar nunca al PP por haberle dado los dos cargos más relevantes que ha tenido en su vida política: el de lehendakari en mayo de 2009 y el de presidente del
Congreso de los Diputados en enero de 2016.

Tuvo otro momento ayer en el Congreso. Había hablado Guillermo Díaz, un excelente
diputado de Ciudadanos con una intervención memorable contra la Ley de Memoria
Democrática, que no se fija tanto en las víctimas como en sus asesinos: Si estos son
franquistas, vale la memoria. Si son izquierdas se deja pasar. Las víctimas no son en
función de los hechos del pasado sino de su utilidad en el presente. No es lo mismo el niño
Paco, muerto en el bombardeo de Guernica que el niño Fabio Moreno, reventado en
Erandio por la bomba lapa que pusieron a su padre. Recordó a Felipe González, cuya
presidencia fue tachada de franquista por los autores batasunos de la Ley de Memoria, la
Ley Bildu: “El peor PSOE apuñalando al mejor PSOE”, dijo el diputado naranja, a quien le esperaba una última intervención de Patxi López, que desde su escaño le gritó: “¡Eres un puto sinvergüenza!”

Ayer, los diputados de ERC, Bildu y Podemos abandonaron sus escaños en protesta por la afirmación hecha por el gran diputado de Vox, Francisco Contreras, sobre Salvador Puig Antich ejecutado el 2 de marzo de 1974, no por ser anarquista, como parecían creer los diputados salientes, sino por haber dado muerte al policía Francisco Anguas Barragán en un portal de Barcelona.

Hay que leer los artículos que escribió en El País Marcos Ordóñez, crítico teatral que conoció y trató a Paquito Anguas en una amistad propiciada por la afición común al cine. Anguas era un policía a quien encantaba el cine de Truffaut, Jean Pierre Melville y Buñuel. Es a esto a lo que llaman memoria.

•••

 

•••

•••
Vídeos

.Federico J. Losantos  entrevista a Juan Carlos Girauta. 120722

•••

•••
Musica de Diana

.
«Not Enough» [1995],tema del álbum de estudio Balance [1995] de la banda de  hard rock Van Halen y compuesto por Michael Anthony / Sammy Hagar / Eddie Van Halen / Alex Van Halen. Vía Diana Lobos, 190722.

•••
Humor
Idígoras y Pachi
Viñeta de Idigoras y Pachi para El Mundo, 190722

•••.