raga y Carrillo, sin cordones sanitarios a lo ZPedro

.

‘(I’m Gonna) Love Me Again’ [2019]. Interpretada por Elton John y Taron Egerton. Compuesta por Elton John, con letra de Bernie Taupin, para la banda sonora de la película. De YouTube. Cartel del film, diseñado por Art Machine; vía IMPawars.

AÑO/TÍTULO
2019 / Rocketman
DURACIÓN
121 min Trailers/imágenes
PAÍS
Reino Unido
DIRECTOR Dexter Fletcher
GUIÓN Lee Hall
MÚSICA Elton John y Matthew Margeson [con Giles Martin como Director musical]
FOTOGRAFIA George Richmond
REPARTO Taron Egerton, Jamie Bell, Richard MaddenBryce Dallas Howard, Steven Mackintosh, Gemma Jones, Tom Bennett, Kit Connor, Stephen Graham, Matthew Illesley, Ophelia Lovibond, Charlotte Sharland, Layton Williams, Bern Collaco, Ziad Abaza, Jamie Bacon, Kamil Lemieszewski, Israel Ruiz, Graham Fletcher-Cook +
PRODUCCIÓN Elton John [Rocket Pictures], Marv Films, Marv Studios, New Republic Pictures +
Varios:

SINOPSIS

‘Rocketman’ es la historia de Elton John, desde sus años como niño prodigio del piano en la Royal Academy of Music hasta llegar a ser una superestrella de fama mundial gracias a su influyente y duradera asociación con su colaborador y letrista Bernie Taupin. Filmaffinity

CRITICAS [profesionales]:

  • “Es la ordinaria alegría de celebrar un talento extraordinario. Es el proyector convertido en gramola, y la sala de cine en local de karaoke. Es la comunidad que solo pueden invocar los acordes de la retro-alimentación nostálgica. Tan auto-complaciente, tan decadente y, aun así, tan efectiva como esa emoción que perdura. (…) Puntuación: ★★½ (sobre 5)”. Víctor Esquirol: FilmAffinity
  • “Infinitamente mejor que ‘Bohemian Rhapsody’ (…) Un musical (eso es) en crudo y menos condescendiente de lo que cabía espera sobre la figura de Elton John. Un festín para ‘fans’ y recién llegados (si los hubiere)”. Luis Martínez: Diario El Mundo
  • “No es excesivamente complaciente con el mítico Elton John (…) se deja ver y oír, es un producto previsible y fabricado a la medida del éxito comercial”. Carlos Boyero: Diario El País
  • “Un musical más puro, más oscuro, también más colorido, que ‘Bohemian Rhapsody’. (…) Sin ser complaciente con Elton John, su película lo encuentra con toda su distorsión y lo cuenta con sus vicios, su virtud y su moraleja. (…). Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Oti Rodríguez Marchante: Diario ABC
  • “Ofrece lo que promete, Egerton logra evocar a John sin imitarlo, Jamie Bell está conmovedor, no maquilla las zonas oscuras de su biografiado, y algún número es inspirador. (…) Mientras escribo estas líneas, me da la impresión de que ya la estoy olvidando”. Sergi Sánchez: Diario La Razón
  • “‘Rocketman’ no ahorra nada de lo esperado y deseado en un ‘biopic’ de Elton John y acierta con la estructura (…) lo tiene todo (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Quim Casas: Diario El Periódico
  • “‘Rocketman’ no deja de ser un estudio de identidad del cantante (…) él produce, así que no deja de ser una celebración absoluta de su figura y su carrera. Más sincera que ‘Bohemian Rhapsody’ (…) Puntuación: ★★★½ (sobre 5)”. Irene Crespo: Cinemanía

Más críticas.

.

De la banda sonora editada

01. The Bitch Is Back (Introduction) – Taron Egerton & Sebastian Rich
02. I Want Love – Kit Connor, Gemma Jones, Bryce Dallas Howard & Steven Mackintosh
03. Saturday Night’s Alright (For Fighting) – Taron Egerton & Kit Connor
04. Thank You for All Your Loving – Taron Egerton
05. Border Song – Taron Egerton
06. Rock and Roll Madonna (Interlude) – Taron Egerton
07. Your Song – Taron Egerton
08. Amoreena – Taron Egerton
09. Crocodile Rock – Taron Egerton
10. Tiny Dancer – Taron Egerton
11. Take Me to the Pilot – Taron Egerton
12. Hercules – Taron Egerton
13. Don’t Go Breaking My Heart (Interlude) – Taron Egerton & Rachel Muldoon
14. Honky Cat – Taron Egerton & Richard Madden
15. Pinball Wizard (Interlude) – Taron Egerton
16. Rocket Man – Taron Egerton
17. Bennie and the Jets (Interlude) – Taron Egerton
18. Don’t Let the Sun Go Down on Me – Taron Egerton & Celinde Schoenmaker
19. Sorry Seems to Be the Hardest Word – Taron Egerton
20. Goodbye Yellow Brick Road – Taron Egerton & Jamie Bell
21. I’m Still Standing – Taron Egerton
22. (I’m Gonna) Love Me Again – Elton John & Taron Egerton

De la banda sonora

Tráiler del film, subtitulado en español

MI OPINIÓN:

Musical terapia cinematográfica

Opté por ir a verla fundamentalmente porque el inicio del triunfo de Elton John coincidió con el comienzo de mi vida laboral y, en consecuencia, aun sabiendo de su envergadura artística, no dediqué a él la misma atención que a los grandes anglosajones de los 60′. Y quise aprovecha el anunciado biopic para recordar, más en profundidad, su trayectoria musical. Por otra parte, sabiendo que el realizador, Dexter Fletcher, ha sido también quien dirigió gran parte de la película ‘Bohemian Rhapsody‘ (2018), dedicada a Freddie Mercury y Queen, tenía curiosidad por compararlas, como tanta gente.

Así que empezaré por decir que, siendo las dos muy grandes, son también muy distintas. La primera es un gran documental musical, todo un extraordinario ‘concierto cinematográfico‘ y ‘Rocketman‘ es una tragicomedia musical que recuerda mucho al gran y clásico cine coreográfico británico, tipo Alan Parker, o,en general, al gran cine musical de Hollywood.

También es muy importante subrayar que el film no sólo se ha realizado de conformidad con Elton John sino que éste ha sido co-productor [Rocket Pictures], la ha promocionado en el Festival de Cannes y apostaría doble contra sencillo a que también ha sido él quien eligió a Taron Egerton como el actor ycantante que interpretara su personaje y con el que trabajó recientemente en ‘Kingsman: El círculo de oro‘ [2017], de Matthew Vaughn

De modo que, como ocurre en muchos biopics, es un film al gusto de la estrella retratada. Y dado que Elton quería que transmitiera el que fue su periodo vital más salvaje, ‘extraordinario y surrealista’, con sus luces y sus abundantes sombras, así podría resumirse: invadida de intimismo y honestidad, sin perder su verídica teatralidad, aunque suene a contradictorio.

Y me ha parecido formidable. Con un fabuloso ritmo, va girando inteligentemente en torno a una terapia de grupo en la que el cantante desgrana, en forma de logrados flashbacks, sus problemas en aquella época en la que sucumbió al arrollador éxito, merced a la pésima administración de las puñaladas que habitualmente comporta: malas compañías, alcohol, drogas, soledad e incomprensiones familiares.

Contemplamos, pues, una extravagante fantasía musical que se inicia con unas trascendentes pinceladas de su niñez pero que se centra en los enloquecidos primeros 20 años triunfales de su carrera, plenos de incorrección social [ahora, política]. Así, la extraordinaria conjunción de su obra musical de la etapa es acompañada por el estrafalario espectáculo épico que él sumaba porque fue de los primeros en captar que para su público era tan importante o más que su ingenio musical. Y, en los descansos, de cómo el protagonista deambula sobreviviendo a toda una clase de estados de ánimo que haría las delicias de cualquier especialista en la psicología de las estrellas.

Por todo ello, hay que aplaudir el guión de Lee Hall y, desde luego, el montaje de Chris Dickens, el diseño de producción [Peter Francis], la dirección artística [Sophie Bridgman] o el vestuario [Julian Day]. Mención especial para el reparto coral, de un nivel altísimo: Jamie Bell [letrista y amigo, Bernie Taupin], Richard Madden [representante y amante, John Reid], Bryce Dallas Howard [Sheila, madre de Elton], Steven Mackintosh [Stanley, padre], Gemma Jones [Ivy , abuela].

Pero si hay alguien que por su interpretación merece un Oscar es Taron Egerton que, en su doble faceta de actor y cantante interpreta todo el papel de Elton, composiciones incluidas: magistral. Gran fotografía de George Richmond, con un fantástico colorido centrado en la estrella, y una cámara incansable, dinámica, danzando alrededor de los números musicales y su coreografía narrativa.

La música es, obviamente, maravillosa [vean al ficha técnica]: las composiciones e Elton John, bajo la dirección musical y arreglos de Matthew Margeson y Giles Martin. Con la particularidad de que no sólo canta Taron Egerton; la mayoría de los actores del reparto también lo hacen.

Quizás a algún espectador le sobre alguna de las escasas secuencias explícitas relativas a la homosexualidad de Elton. De hecho, ello ha motivado toda una movida en la Rusia de V. Putin. Para mí, son innecesarias aunque, imagino, su motivo tendrán y parece que la principal es que la estrella las exigió.

Enorme narrativa cinematográfica a través de la música y con un Taron Egerton excepcional [8,5 sobre 10]

Fuentes:

Filmaffinity [críticas de espectadores], IMDb, Wikipedia y elaboración propia [EQM].

••

•••

NOTA.-
Los enlaces no propios de textos de terceros son aportados por EQM, salvo que se indique expresamente lo contrario.
.

Fraga y Carrillo, sin cordones sanitarios a lo ZPedro

.

.

El cordón del partido de ZPedro

Pedro Sánchez dijo ayer, a la salida de su despacho con el Rey:

Quiero gobernar desde los valores progresistas que representa el PSOE, hablando con todas las fuerzas dentro de la Constitución“.

Después preciso que se refería a PP, Ciudadanos y Podemos. Desde luego, no a VOX, partido para el que solicita el cordón sanitario por ‘ultraderecha’.

Y no les quepa duda alguna: ninguno de los tres líderes invitados le pondrán pega alguna por considerar a Abascal menos constitucional que Pablo Iglesias

Igualito que cuando el conservador Manuel Fraga Iribarne presentó al comunista Santiago Carrillo, anteriormente a la aprobación de la Constitución, el 27 de octubre de 1977, en el Club Siglo XXI, ante la sociedad franquista:

Estamos ante un comunista de pura cepa, y si él me lo permite, de mucho cuidado; por eso interesa oírle

Pues bien, a este demócrata,

uno de los padres de la actual Constitución española de 1978, Catedrático de Derecho Político y de Teoría del Estado y Derecho Constitucional; fundador del partido Reforma Democrática, embrión de Alianza Popular y, a su vez, del actual Partido Popular de España; candidato a la presidencia del Gobierno de España entre 1977 y 1986; y Presidente de la democratica Junta de Galicia entre 1990 y 2005,

le quitaron, el pasado 25 de abril, el título de Hijo Adoptivo de Ferrol y el 8 de mayo el mismo honor en La Coruña, en ambos casos con los socialistas votos del partido de ZPedro.

Ya ven: vamos que nos salimos…

EQM

pd.- De la constitucionalidad de los ya habituales socios nacionalistas, separatistas, golpistas y filoetarras de ZPedro, ni les hablo.

Emanaciones de Juan Abreu / 3962

Lunes, 3 de junio de 2019

Lo de VOX el todos contra VOX de la progresía española y de sus periódicos (comandados por El País, bautizado genialmente por Zoé Valdés como El Pis) y televisiones, no es un asunto ideológico. Es un asunto psicológico, una variante del síndrome de Estocolmo. Desde el mismo inicio de la democracia española la socialdemocracia (de derecha y de izquierda) ha trabajado en la implantación de un paisaje mental cuyo propósito es la creación de una manada moral. Quien rete ese paisaje mental es el enemigo.

La ideología es secundaria. Esa manada moral estigmatiza cualquier idea que amenace las murallas que protegen el hábitat socialdemócrata. Tratar de atravesar esas omnipresentes murallas constituye una aberración. Este estado de cosas se entiende perfectamente al ver las reacciones de la manada moral ante la idea de eliminar las autonomías, recuperar competencias para el Estado, regular la inmigración o españolizar España. Progresista en España, significa vivir feliz y superiormente al amparo de la sombra moral de la socialdemocracia y el izquierdismo. Fuera de esa benéfica cobertura, fuera de las murallas, sólo hay fascismo.

VOX es la puerta que dice que hay vida fuera de ese cobarde y retrógrado paisaje mental socialdemócrata. Por eso hay que destruir a VOX. VOX es lo indecible, es la manera de escapar de la jaula socialdemócrata. Por eso lo odian tanto.

••

El espíritu de la Transición. Fraga y Carrillo en el Club Siglo XXI en 1977.

Federico Ayala Sörenssen en ABC, 181116

En octubre de 1977 el Club Siglo XXI invitó a Santiago Carrillo, líder del Partido Comunista de España (PCE), a pronunciar una conferencia. Para su presentación se eligió a Manuel Fraga Iribarne, líder de Alianza Popular (AP).

El abrazo que se dieron los dos veteranos políticos representó mejor que ningún otro gesto el intento sincero de superar las heridas que la guerra civil dejó en nuestro país, la reconciliación de las dos Españas decididas a convertirse en una sola. Este gesto motivó que muchos socios del club Siglo XXI se dieran de baja, la airada protesta de muchos afiliados de AP y del PCE.

La crónica del evento fue publicada por ABC el 28 de octubre de 1977 y su lectura nos produce una triste melancolía al recordar a aquellos políticos que hicieron posible la Transición mediante la reconciliación y el consenso.

«”No necesito poner a Dios por testigo de que la distancia política e ideológica entre el Partido Comunista y Alianza Popular es muy grande, ni necesito recordar, por obvia, en qué consiste”, empezó Fraga (…) establecería luego un punto de conexión con Carrillo en el origen humilde de los padres de ambos: “Un pobre campesino gallego” que llegó a alcalde de Villalba, el del uno: “un obrero asturiano” que fue viceministro de la República, el del otro. Se refirió después a la agresividad de los últimos tiempos —“Carrillo y yo nos hemos dicho de todo en la campaña”— y terminó calificando al conferenciante como a “un español con las virtudes y los defectos de la raza bastante bien plantados”. “Estamos ante un comunista de pura cepa, y si él me lo permite, de mucho cuidado; por eso interesa oírle”».

Carrillo contestó a Fraga y pronunció su histórico discurso: «En efecto, están ustedes ante un comunista de pura cepa (…) Reconozco lo que tiene de elogio en boca de mi ilustre presentador el añadido de que soy de “mucho cuidado”; pero, con su permiso, creo sinceramente que exagera (…) Somos conscientes de que el 15 de junio el país no votó por la transformación socialista de la sociedad, sino simplemente por el cambio democrático y respetamos fielmente el fallo popular (…) La pequeña y mediana empresa por sus estructuras y sus características puede ser más productiva y rendir más servicio al interés público como empresa privada que como empresa socializada (…) No tengo la pretensión de lograr el asentimiento de los miembros del Club Siglo XXI a nuestras ideas —dijo para terminar—. Pero me basta, señores, la prueba de civismo que han dado ustedes esta noche escuchando con respeto a un hombre que está quizá en las antípodas ideológicas de la mayoría de los presentes. Me basta la actitud del señor Fraga, afrontando, seguramente, críticas por presentarme aquí esta noche.»

[…].

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

M. Conde y el fin de su último linchamiento mediático

.

0306019: Mario Conde, en ‘El Gato al Agua‘, explicando el fin de su última expiación mediática [por el momento].

.

Vaivenes

Cualquier ciudadano medianamente versado sabe que desde que a Mario Conde se le ocurrió meterse en el mundo financiero consiguiendo hacerse con Banesto [1988], no ha tenido una noche tranquila. Hasta ese momento Conde había tenido una trayectoria plena de éxitos. Veamos:

Con veinticuatro años [1973] aprobó las oposiciones de Abogado del Estado con la mejor nota de la historia de este cuerpo. Con 28 años [1977] es nombrado director general adjunto al laboratorio farmacéutico de Juan Abelló Gallo. En 1984, asociado con éste, la pareja compra un 23% del capital social de Antibióticos S.A., coincidiendo con la salida de esta empresa de los hermanos Fernández López. En 1987 vendieron Antibióticos S.A. a la multinacional italiana Montedison por 58.000 millones de pesetas. Y el año siguiente [1988], de ahí a Banesto.

Caso Banesto

Es a finales de 1993 cuando, a raíz del caso Banesto, el Banco de España le destituye y en base a una  una acción social de responsabilidad civil contra Mario Conde, presentada por los accionistas, la fiscalía se querella contra Conde en noviembre de 1994. Al mes siguiente Conde ingresa preventivamente en la cárcel de Alcalá-Meco, donde permanece hasta que en enero de 1995 depositar una fianza de 2.000 millones de pesetas, respectivamente.

En 2001 la Audiencia Nacional le condenó a catorce años por los delitos de estafa y apropiación indebida, por el caso Banesto, y le obliga a devolver 7.200 millones de pesetas a Banesto. En 2002, la sentencia firme del Tribunal Supremo le condena a 20 años de cárcel, de los que cumple cuatro [2002-2006] al acogerse a beneficios penitenciarios según ley.

Elecciones gallegas 2012

Ya en octubre de 2012, durante el transcurso de la campaña electoral autonómica gallega, en la que Conde se presentaba como candidato al Parlamento de Galicia por Sociedad Civil y Democracia (SCD), la Audiencia Nacional, por medio del juez Fernando Grande-Marlaska, ordenó el embargo de cinco fincas situadas en diferentes lugares de España que, según el juez, le pertenecían, en ejecución de la sentencia del Caso Banesto.

Proceso 2016

Por último, en 2016 fue nuevamente detenido por la Guardia Civil, debido a una presunta trama de blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública, relacionados con Banesto, a través de un entramado de sociedades extranjeras. La operación, instruida por el juez Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, incluía la imputación de los dos hijos del empresario, así como de un yerno.

Marió Conde pasó dos meses en prisión provisional por esta causa y huelga decir que los medios, casi unánimemente, retomaron la cacería contra el chivo expiatorio, con un nuevo linchamiento mediático absolutamente inmoral, cargándose el principio de presunción de inocencia y dando por sentado que por fin se había encontrado el dinero detraído de Banesto. Quien tenga curiosidad no tiene más que darse una vuelta por las hemerotecas del momento.

Pues bien, para finalizar el historial penal vivido por Conde -y su familia- hasta el momento, tres años después, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó, mediante Auto del pasado 30 de mayo [pdf], el archivo definitivo de la investigación abierta contra Mario Conde y otras 17 personas a raíz de una querella de la Fiscalía Anticorrupción por el supuesto blanqueo de dinero procedente de las apropiaciones indebidas que el expresidente de Banesto realizó contra las arcas de aquella entidad bancaria.

Tal querella ya fue archivada mediante Auto de 24 de octubre de 2018, que fue recurrida en apelación tanto por el Ministerio Fiscal [021119] con la adhesión de la Abogacía del Estado [201119]. Con tal motivo, Mario Conde decidió realizar sus primeras manifestaciones [ver ut infra] en la mesa sobre «Juicios paralelos», que tuvo lugar, el pasado 1 de marzo de 2019, en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, en el marco de la Jornada sobre «Administración de Justicia y libertad de prensa: Buscando un punto de encuentro» [pdf].

Para quien quiera saber más ahí tienen la entrevista a Mario Conde en ‘El gato al agua’, del pasado lunes, y el texto completo de la comunicación del Poder Judicial y del auto en cuestión.

No hace falta que les diga que la mayoría de los medios que le abrasó por titulares como los que les adjunto ha dejado de informar del archivo pero a ninguno se le ha ocurrido pedir perdón al linchado [y a los lectores, audiencia, etc]:

EQM

••

.

La Audiencia Nacional confirma el archivo de la causa contra Mario Conde

Por el supuesto blanqueo de dinero procedente de las apropiaciones indebidas que el expresidente de Banesto realizó contra las arcas de aquella entidad bancaria

Comunicación Poder Judicial de 300519

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado el archivo de la investigación abierta contra Mario Conde y otras 17 personas a raíz de una querella de la Fiscalía Anticorrupción por el supuesto blanqueo de dinero procedente de las apropiaciones indebidas que el expresidente de Banesto realizó contra las arcas de aquella entidad bancaria.

En un auto, los magistrados de la Sección Tercera confirman la decisión del juez instructor Santiago Pedraz de archivar el caso y desestiman el recurso de Anticorrupción, al que se adhirió la Abogacía del Estado, y que se basaba en que la instrucción no había finalizado y que por ello era prematuro el sobreseimiento de las actuaciones. Además, el Ministerio Público consideraba en su escrito que había indicios de la comisión por parte de los investigados de los delitos denunciados en su querella.

La Sala explica que la actividad delictiva de la que procederían los fondos presuntamente blanqueados, según la Fiscalía, necesaria para la existencia del delito de blanqueo, serían dichas apropiaciones indebidas y las defraudaciones a la Hacienda Pública por el no pago de tributos que gravarían los flujos de dinero -que desde el año 1999 hasta el 2014 estaban aflorando en cuentas bancarias y sociedades contraladas por Conde- que constituirían delitos fiscales cometidos desde 2008 en adelante.

“Pues bien –afirma el Tribunal- de lo actuado hasta ahora se ha demostrado que esos flujos de dinero proceden de unos fondos depositados en la entidad bancaria Dreyfus Sons &Co Banquiers en Suiza en las cuentas #8357 y #1551466 y que estaban allí depositados con anterioridad a que ocurrieran las sustracciones de fondos por las que el investigado Mario Conde Conde fue condenado como autor de los delitos de apropiación indebida”.

Los jueces llegan a dicha conclusión a través del contenido de las comisiones rogatorias enviadas a Suiza y obrantes en la causa, por lo manifestado por dos peritos, así como del propio texto de las sentencias dictadas en los casos Argentia Trust y Banesto.

La Sala recoge el informe del perito NUMA 09824 en el que concluye -tras el examen de todos los movimientos bancarios de las dos cuentas antes mencionadas- que los ingresos se habían producido en marzo de 1987 y 1983 –que Mario Conde, dice el auto, atribuye a la venta de la sociedad Antibióticos y al cobro de unos honorarios de intermediación en la venta de Laboratorios Abelló- “antes pues de que Mario Conde empezara a trabajar en la entidad Banesto y de que se hubieran producido las apropiaciones indebidas por las que aquel fue condenado”.

Dichas conclusiones del perito, “de las que no tenemos razones para dudar”, continúa el auto, se corresponden además con la investigación llevada a cabo por DS&Co sobre el origen de los fondos y que se plasma en el Memorando de 18.10.2000 aportado por las autoridades suizas, junto con toda la demás documentación bancaria. En este sentido, la Sala subraya que cuando DS&Co hace sus comprobaciones acerca del origen del dinero #8357 saben de las condenas de Mario Conde en los casos referidos y por ello la relevancia del origen de los fondos.

La resolución hace referencia también a las sentencia dictadas por la propia Audiencia Nacional en los casos Banesto y Argentia Trust para concluir “que el origen de los fondos a que se refiere este procedimiento no es una actividad delictiva”, como tampoco se han acreditado los delitos contra la Hacienda Pública o de frustración de la ejecución que se investigaban en el Juzgado Central de Instrucción 1.

La Sala concluye que aunque algunas diligencias de instrucción no se hayan finalizado completamente, “han devenido innecesarias a la vista del resultado de las ya practicadas, circunstancias todas ellas por las que procede a desestimación del recurso” de la Fiscalía Anticorrupción y confirmar el archivo de las actuaciones.

••

El exbanquero Mario Conde junto al director de la jornada, íñigo Segrelles, durante su intervención. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

.

Mario Conde: «Un juez me ha devuelto la confianza en el proceder judicial»

|

«Como ciudadano, me congratulo del auto de un juez porque ha demostrado independencia con respecto a los juicios paralelos. Me ha devuelto la confianza en el proceder judicial. Mucha más que la que he tenido durante 25 años». 

De esta forma se pronunció ayer Mario Conde durante su intervención en la mesa sobre «Juicios paralelos», que tuvo lugar en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, en el marco de la Jornada sobre «Administración de Justicia y libertad de prensa: Buscando un punto de encuentro», dirigida por el profesor Íñigo Segrelles.

Conde se refería así al auto de sobreseimiento provisional dictado el pasado 24 de octubre por el magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, en el que se puede leer: «no resulta debidamente justificada la perpetración de los delitos investigados que dieron motivo a la formación de esta causa, sin que existan expectativas de obtener nuevos datos inculpatorios”.

El exbanquero había sido acusado por la Fiscalía Anticorrupción de un delito de blanqueo de capitales, ocho delitos contra la Hacienda Pública, un delito de organización criminal y un delito de frustración de la ejecución, lo que antes se denominaba insolvencia punible.

A consecuencia de aquello, Conde fue detenido por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil el 11 de abril de 2016. Pasó en prisión preventiva dos meses y medio.

También fueron imputados sus dos hijos, un yerno y varias personas más.

La instrucción duró dos años y seis meses.

Desembocó en nada.

«Yo lo que veo es que un juez, que, con independencia del ambiente mediático, ha sido capaz de dictar un auto de sobreseimiento. Es decir, señores, los juicios mediáticos no han sido capaces de doblegarlo. Y yo creo que, tratándose de una persona con la proyección mediática que yo tengo, de eso nos tenemos que felicitar«, añadió.

Estas son las primeras declaraciones de Conde desde que el pasado mes de octubre el magistrado de la Audiencia Nacional le comunicara su decisión.

El dinero no tenía nada que ver con Banesto

Pedraz declaró probado que los 13.062.322,40 de euros repatriados de Suiza por Conde entre 1999 y 2014  no procedían ni tenían relación alguna con las cantidades de las causas Argentia Trust y Banesto, por las que Conde fue condenado en su momento.

El dinero procedía de la venta de Antibióticos S.A. a la italiana Montedison, operación que se llevó a cabo el 31 de marzo de 1987 y de la venta de una inmueble en Londres.

El dinero era, por lo tanto, anterior a Banesto, según el perito forense de la Agencia Tributaria, asignado al caso, que ratificó la versión que, desde el principio, había dado Conde.

El archivo provisional del caso decretado por Pedraz fue recurrido ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, a la que se refirió Conde.

«Hasta que no se pronuncie definitivamente, mi norma es la de silencio y respeto. Y cuando llegue el momento, y se confirme -como así confío- se habrá terminado un periplo de 25 años, en los que por el mismo asunto he ingresado cuatro veces en prisión», señaló.

«El juez archivó porque un perito de Hacienda dice que se han examinado todas mis cuentas desde 1987 y que no se ha descubierto ni un solo duro procedente de Banesto. Y he sido condenado a 24 años por apropiación indebida. Después de este periplo -y como abogado del Estado estoy muy contento de cómo ha salido- no me interesa seguir con demandas. Ya está bien. Lo único que me interesa es vivir un poco en paz. 25 años son muchos«, remachó.

Una detención filtrada a la prensa

El exbanquero relató su detención, el 11 de abril de 2016.

«Eran las ocho de mañana y, de repente, en mi casa, aparecieron dieciocho guardias civiles. A esa hora, miro por la ventana y veo que la calle está llena de medios de comunicación. ¿Que había pasado? La Fiscalía Anticorrupción había elaborado una nota de prensa. ¿Para qué? ¿Y qué decía? Pormenorizaba los 13 delitos por los que mis hijos y yo estábamos acusados. Con especial incidencia en que el blanqueo procedía de unas cantidades de las que yo me había apropiado de Banesto, el banco que yo presidí, y del que era el principal accionista», relató.

«¿La Fiscalía tiene que hacer una nota de prensa? ¿Estaba declarado el secreto de las diligencias? Sí, ¡ah! ¿Y para qué se hace esa nota de prensa? Uno no tiene que ser muy mal pensado para llegar a la conclusión de que lo que se trataba era de crear un ambiente mediático, que influyera en las decisiones más o menos inmediatas que iba a tomar el juez», continuó.

«Y el ambiente mediático se creó ‘ad nauseam’. Fue absolutamente horrible. Empezaron a inventarse cosas tan absolutamente salvajes como que yo había utilizado a mis hijos. El 13 de abril ingreso en prisión. ¿Era posible en ese ambiente mediático que el juez no decretara una prisión provisional a pesar de que yo llevaba 25 años sometido a la acción de la justicia y no había fallado ni una sola vez? Así fue«.

Tras esa reflexión, Conde volvió a elogiar -sin nombrarlo- al magistrado Pedraz por tomar la decisión que en justicia correspondía.

Como en la historia del molino y el rey de Prusia, Federico el Grande, para el exbanquero «todavía hay jueces en Madrid».

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

El Fiscal Cadena, explicó, ayer, una rebelión en toda regla

.

El vídeo, correspondiente a la jornada de ayer del proceso al procés, en el Tribunal Supremo; además de la intervención del fiscal D. Fidel Cadena, ofrece la de los fiscales D. Javier Zaragoza, D. Jaime Moreno y Dña. Consuelo Madrigal.

.

De la rebelíón al Golpe de Estado

Cuatro horas han durado las cuatro grandes exposiciones de la fiscalía en sus conclusiones definitivas, no se las pierdan; en particular, para los letrados, la de D. Fidel Cadena que explica, con precisión jurídica, por qué estamos ante una rebelión en toda regla.

Pero no todo el día ha transcurrido en la misma línea ya que Rosa Seoane, la Abogada del Estado en el procés, ha ocupado precisamente tal responsabilidad porque sustituyó a Edmundo Bal [ver artículo suyo, hoy en ABC] después de que éste expresara su disconformidad con las instrucciones recibidas de su Superioridad en el Gobierno de ZPedro, en el sentido de que apoyara el escrito de acusación de la Abogacía en el que se mitigara el concepto de ‘violencia’ y, en consecuencia la petición fuera de sedición en vez de rebelión.

Asi que, como ya se esperaba, Rosa Seoane, la abogada de ZPedro, perdón, del Estado, ha acusado a los exresponsables del Gobierno de la Generalitat de Cataluña de sedición porque ‘la violencia no fue un elemento estructural en el plan de los acusados para alcanzar sus fines‘ y, por tanto, se trata más bien de un alzamiento contra el orden público que contra contra la Constitución, esto es, un ataque al desarrollo normal de las actividades y servicios públicos…

Vds mismos.

Volviendo a la brillante Fiscalía, les dejo con algunas de las frases con las que trataron de subrayar lo ocurrido:

  • “Derogar, suspender total o parcialmente la Constitución y declarar la independencia de una parte del territorio nacional. Eso es el procés”.
  • “La razón por la que están siendo juzgados nada tienen que ver con la criminalización de la disidencia política. No se persiguen ideas políticas ni proyectos políticos no compatibles con el orden constitucional. La razón es ni más ni menos que haber intentado liquidar la Constitución de 1978, un instrumento básico de nuestra convivencia”.
  • “La única violación de derechos civiles que hoy se está produciendo en Cataluña es la que están sufriendo y padeciendo estoicamente aquellos que defienden la Constitución”.
  • “Se movilizaron 6.000 policías, esto no es normal. El Rey tuvo que dar un discurso de enorme calado, que tampoco es normal. Y se usó el artículo 155 de la Constitución, que no se usa para un simple acto contra el orden público”.
  • “No solo el utilizar energía física para crear una situación determinada implica el empleo de fuerza; también el mantenerse, resistiendo, en una determinada situación previamente creada, que solo podría ser modificada por el empleo de otra energía física en sentido contrario”.
  • “La sustitución de un orden jurídico por otro por medios ilegales. Esto es lo que pretendían”.
  • “La sedición afecta a la tranquilidad pública; la rebelión, a los cimientos del Estado de derecho”.
  • “A quien ostenta el poder no le hace falta asaltar palacios, porque ya los tienen. Y tampoco le hace falta abordar al buque del Estado. Le bastaba con cortar las amarras y seguir navegando en solitario. Eso es lo que intentaron.
  • Lo que ocurrió fue un golpe de Estado”.

“La sustitución de un orden jurídico por medios ilegales” [Hans Kelsen]

EQM

Revista de prensa

Ataque frontal a la secesión

Los cuatro fiscales se coordinan para fijar de forma contundente la responsabiliad de los políticos presos

Pablo Ordaz en El País, 040619

Durante una hora justa, el fiscal Javier Zaragoza pronuncia su alegato —duro, contundente, lleno de frases redondas destinadas a ocupar enseguida todos los titulares— con la mirada fija en los siete magistrados del tribunal, que son a fin de cuentas a los que tiene que convencer de que fue rebelión y no sedición, dejarles claro que los acusados se confabularon para ejecutar un golpe de Estado destinado a derogar la Constitución española, que hubo violencia y que esa violencia constituyó un ingrediente necesario.

Pero a las 10.40, antes de pronunciar la frase final de su intervención, el fiscal Zaragoza cambia de postura y se dirige, mirándolos por encima de sus gafas de cerca, a los acusados:

— No les pido que renuncien a sus ideales, tienen todo el derecho, esto es una democracia. Lo que no pueden hacer es imponer sus ideas a los demás por medios ilegales. Les pido, y creo que les exijo, que respeten las leyes, la convivencia y los derechos de los demás.

Al fiscal Zaragoza le gustan los golpes de efecto, los interrogatorios en los que va llevando sinuosamente al testigo o al acusado hasta ponerlo entre la espada y la pared, constriñéndolo a decir la frase que jamás querría haber pronunciado y, una vez atrapado, añadir cinematográficamente, mirando ahora sí al juez Manuel Marchena: “No hay más preguntas, señoría”.

En su alegato de hoy, sin embargo, Zaragoza no ha colgado ningún adorno, ni una pizca de brillantina. Han sido 60 minutos de reloj con un golpeo duro, directo a la mandíbula, para dejar claro desde el principio que no, que la Fiscalía —que ha tenido sus tropiezos durante los cuatro meses de juicio y algunos de ellos muy sonados— no había barajado en ningún momento soltar el bocado de la rebelión.

Es más, hace algunas semanas, alguien había malmetido con que algún miembro del tribunal había dicho no se sabe dónde —los bulos suelen ser así de concretos— que si la Fiscalía aspiraba a que el tribunal condenara a los políticos independentistas por rebelión, iba a tener que demostrarlo con argumentos muy sólidos, dejando claro que la respuesta correcta a la pregunta del millón —¿se ejerció algún tipo de violencia durante aquel otoño de 2017?— era un sí nítido.

Y lo cierto es que, de las cuatro horas justas que los cuatro fiscales han empleado para convencer al tribunal de que los acusados sí cometieron los tres delitos que se les atribuyen —rebelión, malversación y desobediencia—, los minutos más largos y más intensos han versado precisamente sobre el delito de rebelión.

Fidel Cadena, el último de los cuatro en intervenir, un fiscal que no se ha destacado por su habilidad interrogando, ha explicado con brillantez cuál es la diferencia entre la sedición y la rebelión. Aunque se ha reservado para sí la parte más jurídica, más densa en apariencia, nada más inaugurar su hora de parlamento se esfuerza en dejar clara la diferencia:

— No se puede calificar esto como sedición porque no estaba en juego el orden público, sino el orden constitucional. Si hubiese estado en juego el orden público sí habría sido sedición, pero aquí estábamos ante un ataque al orden constitucional. Hubo un levantamiento evidente contra los cimientos del Estado de derecho.

El fiscal Cadena recurre a una sentencia de la Sala de lo Penal del Supremo por atentado a la autoridad del año 1993 para explicar que “no solo el utilizar energía física para crear una situación determinada implica el empleo de fuerza; también el mantenerse, resistiendo, en una determinada situación previamente creada, que solo podría ser modificada por el empleo de otra energía física en sentido contrario”. La imagen, clara, lleva a la sala a acordarse de los vídeos de los enfrentamientos en los colegios electorales. Cadena esgrime entonces una teoría que hasta ahora nadie había contemplado.

— Los líderes independentistas no solo son responsables de la violencia que sufrieron las personas que hacen de escudos humanos y que fueron enviados diciéndole que no pasaría nada. También son responsables de la violencia que sufrieron 93 agentes.

Tres horas antes, al inicio de su alegato, Zaragoza se acuerda de la gente. No de la gente que ha monopolizado el juicio —los dirigentes independentistas y sus simpatizantes que, a la voz de ya, corrieron a bloquear los colegios para que la policía no pudiera entrar—, sino de la otra gente. La que ni siquiera ha aparecido por el juicio, y que conforma la mitad más uno —o menos uno, qué más da— de la ciudadanía catalana.

Aquellos que aquel primero de octubre, conscientes de que el referéndum había sido anulado judicialmente, ni siquiera se acercaron a los colegios electorales y por tanto, no solo se les dejó sin voz entonces, sino que desde entonces hasta ahora se han convertido en el cero a la izquierda del proyecto soberanista.

— La única violación de derechos civiles que hoy se está produciendo en Cataluña es la que están sufriendo y padeciendo estoicamente aquellos que defienden la Constitución.

El fiscal Moreno puso dos ejemplos muy gráficos para explicar qué sucedió en Cataluña en otoño de 2017.

— A quien ostenta el poder no le hace falta asaltar palacios, porque ya los tienen. Y tampoco le hace falta abordar al buque del Estado. Le bastaba con cortar las amarras y seguir navegando en solitario. Eso es lo que intentaron.

El fiscal Fidel Cadena defiende que en el ‘procés’ se dio la violencia necesaria que requiere el delito de rebelión

Pide al tribunal que se aplique al caso el artículo 36.2 del Código Penal, “una cláusula de seguridad que permite cumplir los fines de la prevención general”

Rosalina Moreno en Confilegal, 040619

El fiscal del Tribunal Supremo Fidel Cadena ha manifestado hoy que en el proceso independentista en Cataluña se dio la violencia necesaria que requiere el delito de rebelión, que según ha indicado, no tiene por qué ser «física o militar», y ha responsabilizado a los 12 acusados de provocar esta situación al «manejar a las masas y utilizar a los ‘Mossos d’Esquadra’» para sus objetivos.

Cadena, que ha sido el último de los cuatro fiscales, en exponer las conclusiones finales, se ha centrado en la parte más técnica del delito de rebelión, por el que piden hasta 25 años de prisión para el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.

Entre las pequeñas modificaciones realizadas en el escrito de la Fiscalía se encuentra la petición de que se aplique al caso el artículo 36.2 del Código Penal, que establece que cuando la duración de la pena de prisión impuesta es superior a cinco años el tribunal puede ordenar que el acceso de los condenados al tercer grado penitenciario no se efectúe hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta.

«Es una cláusula de seguridad que permite cumplir los fines de la prevención general», ha destacado el fiscal Cadena.

La inclusión de este artículo en el escrito de conclusiones definitivas es importante porque de no hacerlo ninguna de las partes que ejercen la acusación, el tribunal no podría mencionarlo en la sentencia.

Por ello, el Ministerio Público ha solicitado al tribunal que haga constar esta indicación en caso de que haya condenas finalmente.

Ante las posibles dudas sobre si los hechos juzgados cumplen los requisitos para condenar por este delito, el fiscal Cadena ha destacado que la redacción actual del artículo 472 del Código Penal «no exige un alzamiento armado o de tipo militar».

Según este artículo, son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

1.º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución;
2.º Destituir o despojar en todo o en parte de sus prerrogativas y facultades al Rey o a la Reina, al Regente o miembros de la Regencia, u obligarles a ejecutar un acto contrario a su voluntad;
3.º Impedir la libre celebración de elecciones para cargos públicos.
4.º Disolver las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, impedir que se reúnan, deliberen o resuelvan, arrancarles alguna resolución o sustraerles alguna de sus atribuciones o competencias.
5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.
6.º Sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno o Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, o a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.
7.º Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.

El fiscal ha recordado jurisprudencia del Tribunal Supremo, incluso la sentencia del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, y ha concluido que «la violencia física no es requisito indispensable», sino que con la «vis intimidativa y la vis compulsiva» es suficiente.

El fiscal Cadenas ha manifestado también que con los argumentos de la defensas, que insisten en que todas las concentraciones que tuvieron lugar entre septiembre y octubre de 2017 fueron pacíficas, se podría «discutir la tipicidad del alzamiento del 23-F», y ha comparado los hechos con la «zancadilla y empujones» al general Manuel Gutiérrez Mellado.

Cadenas ha subrayado que los líderes independentistas fueron los promotores de que millones de personas saliesen a la calle tanto el 20 de septiembre y el 1 de octubre de 2017 contra la actuación policial, de una forma «intimidatoria».

En este sentido, ha citado una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que establece que el derecho de reunión no está protegido cuando los manifestantes tengan «intenciones violentas».

Aunque inicialmente ha defendido que no es necesario las armas para acreditar la violencia, el fiscal ha destacado que el gobierno de Carles Puigdemont puso «un cuerpo armado al lado de la rebelión», haciendo referencia a los «Mossos d’Esquadra», pues, según ha dicho, «planificó» la «pasividad» de este cuerpo el día de referéndum para lograr su celebración.

Asimismo, ha justificado que el Estado español tuvo que desplazar 6.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil a Cataluña porque «no quedaba defensa de España en aquel territorio».

Por todo lo expuesto, Cadena considera que sí hubo violencia en el proceso independentista, pues los acusados «manejan a las masas y utilizan a los mossos para llevar a cabo la lesión del bien jurídico».

Ha destacado que con el fin de «imponer sus deseos sobre la ley y sobre el resto de los ciudadanos» son «responsables de toda la violencia, de la que sufren estos y aquellos», en referencia a los votantes que se formaron como «murallas humanas» para impedir a la policía acceder a los centros de votación y los 93 agentes que fueron lesionados durante la actuación el 1 de octubre.

El fiscal Cadena también ha hecho hincapié en que los acusados consiguieron su objetivo, que era «declarar la independencia de una parte del territorio nacional» y «derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución», y que estas dos situaciones se contemplan en el delito de rebelión.

Pero ha explicado que en este caso, la «rebelión es distinta», pues el «poder púbico ya se ostenta».

Se ha remitido a un auto dictado el 5 de enero de 2018 por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo sobre este procedimiento, en el que afirma que cada uno de los entonces investigados actuaron «desde una posición preponderante, como integrante de un grupo que actuaba coordinadamente para alcanzar una determinada finalidad: la proclamación unilateral de la independencia tras un referéndum de autodeterminación».

«Y lo hacían desde el ejercicio del poder, lo que explica que no necesitaran utilizar en ese momento la violencia para asaltar el mismo como paso previo para la ejecución del plan», ha añadido.

El fiscal ha insistido en que se ha cometido un delito «contra el ordenamiento constitucional y no contra el orden público» y que el ‘procés’ ha sido «un ataque directo a todo el sistema democrático» porque fue un «levantamiento absoluto contra los cimientos básicos del Estado de Derecho».

Y ha recordado que el Rey Felipe VI tuvo que hacer una aparición pública el 3 de octubre de 2017 para pedir que en Cataluña se «respetara el orden constitucional, no la paz pública», para exigir el «cumplimiento de las obligaciones constitucionales».

Anteriormente, el fiscal Javier Zaragoza ha manifestado que «lo que ocurrió en Cataluña entre marzo de 2015 y octubre de 2017, pero sobre todo en el otoño de 2017, fue un golpe de Estado».

Tras Zaragoza, el fiscal Jaime Moreno ha señalado que los acusados «se sirvieron de la violencia» para conseguir sus fines, la independencia de Cataluña, y por eso «alentaron a la población»a tratar de impedir que la Policía y la Guardia Civil cumplieran la orden judicial de impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Moreno ha responsabilizado a los acusados de todos los heridos del 1-O, tanto policías como civiles.

A continuación de Moreno, la fiscal Consuelo Madrigal ha expuesto que el gobierno de Carles Puigdemont actuó como una «organización criminal» para sufragar los gastos del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 al llevar a cabo una serie de «maniobras para encubrir delitos» y «estrategias negacionistas».

Los fiscales mantienen la acusación de rebelión para 9 de los 12 encausados, con una petición de 25 años de cárcel para el exvicepresidente catalán y diputado suspendido Oriol Junqueras como dirigente del ‘procés’ independentista, por los delitos de presunta rebelión y malversación de fondos públicos.

Tras la Fiscalía expondrán sus escritos de conclusiones definitivas la Abogacía del Estado y VOX, que ejerce de acusación popular.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

De formalidades a la española…

.

.

Nicabs y faldas

En este caótico país que estamos conformando entre todos desde que Alfonso Guerra tuvo la premonición de que no acabaría conociéndolo ni la madre que lo parió, actualmente se entremezclan, sin orden ni concierto, por la absoluta falta de sentido común, las prohibiciones más chocantes con la permisividad más aberrante.

Así, estos días han sido noticia dos sucesos relacionados con la indumentaria, absolutamente contradictorios que tiene mucho que ver con lo expuesto.

Por una parte, en la jornada electoral del pasado 26 de mayo, en Ceuta tuvimos ocasión de contemplar cómo una señora presidía una mesa electoral vestida con niqab, esto es, un velo que cubre todo el rostro excepto los ojos y que se usa por algunas mujeres musulmanas, nicabi, como parte de su vestido hiyab.

Como observarán, en la imagen que forma parte de la viñeta, la Presidenta parece estar observando la fotografía del carnet de identidad del votante, se supone que para comprobar que la cara corresponde a la persona que se ha acercado a la urna a ejercer su derecho…, mientras ella vela al ciudadano cualquier posibilidad de saber quien, qué autoridad electoral, le está examinando…

Cuando, por si algo faltara, la tapada, embozada, se enfrentó, se ‘encaró’ sin dar la cara, con un representante de VOX por una cuestión de orden, al manifestarle éste que no sabía cono quién estaba hablando…, y hasta Santiago Abascal se indignó de que la Junta Electoral permitiera una presidencia ‘encapuchada’ y manifestó:

“Nadie debería poder entrar en un colegio electoral encapuchado. Prueben ustedes a ir a votar con un pasamontañas. No se lo permitirán, pero algunos tienen bula.”

Por otra parte, en Vigo y en Las Palmas algunos taxistas han decidido trabajar con  falda porque, a pesar del calor, la nueva normativa municipal les prohíbe usar pantalón corto. Y eso es algo que tenía que ocurrir porque en este país se han perdido las formas y ya hasta los diputados acuden al Congreso vestidos de Pablo Iglesias. Como para exigírselas ahora a los taxistas…

Si, además, el identitarismo ecofeminista está exigiendo la igualdad radical entre ‘género’… ¿a santo de qué la mujer taxista sí puede llevar falda y el masculinizado y potencial ‘machista’, no? En todo caso, yo les aconsejaría que si la cosa se pone complicada por la obcecación del Concejal de turno, se vayan en masa al Registro Civil y hagan uso del actual derecho que tienen a cambiar de sexo, ipso facto y al gusto. Hasta podrían convertirse en ‘transixtas‘ si así lo decidieran.

En fin: tenemos lo que nos merecemos… ¿queda claro?

EQM

Revista de prensa

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

De la privacidad en los tiempos del ‘big data’

.

Del collage de Leonard Giovannini en el Blog de Arcadi Espada, 029619, en torno a la obra Mädchenschule / Corrección en el colegio de señoritas [1789] de Adam Johann Braun [Austria, 1748-1827].

.

¿De qué intimidad hablamos hoy?

Ayer , Arcadi Espada, escribía en El Mundo [ver más abajo] a propósito del reciente suicidio de una mujer, superada porque alguien divulgó un vídeo suyo de contenido sexual.

De su reflexión me ha impactado su aseveración de que ‘la publicidad del vídeo no comienza cuando se difunde, sino cuando se graba’.

Porque, efectivamente, frente al sentido común, la incoherencia en el actual juicio social -léase linchamiento- permite, desgraciadamente, la manga por hombro. Por ejemplo: Antena 3 lleva dos días homenajeando al desgraciado y gran futbolista Reyes, iniciando sus telediarios con la desgracia y manteniendo sus reportajes con una duración no inferior a 20 minutos continuados de reloj. Mientras, ni un segundo para la muerte de Martín Prieto, cuando él, además, trabajaba en La Razón, perteneciente al mismo Grupo Planeta que tal cadena televisiva…

En fin, volvamos al feminismo de sexualidad libre pero armariada. Despenalizando al gusto. Ese mismo feminismo que, al tiempo, apoya que las FEMEN metan sus desnudas tetas en las iglesias… [no en las mezquitas, obviamente] o que el Instituto Fco. Ribalta de Castellón organice una exhibición de bragas sangradas menstrualmente por sus jóvenAs alumnAs…, por la libertad y contra la demonización machista de la regla…

Dejo que me grabes pero no que esa grabación acabe pasando a manos de terceros. ¿Cómo? Si el capitalismo android sabe qué hay dentro de un móvil hasta el punto de seleccionarte la publicidad sugerida… ¿qué privacidad esperas de tu sexualidad grabada en el mismo?

Por otra parte, si la extorsión, el chantaje o el simple odio, condujeran al suicidio… ¿cuántos, de esos 145.918 hombres denunciados en 2018 por violencia de género que no han sido procesados, por falta de indicios suficientes, se tirarían por la ventana?

Estando el patio identitario como está, repito mi recomendación de que los masculinos se abstengan de relaciones pecaminosas con las mujeres en duda, sin haber dispuesto, previamente, el correspondiente y grabador ojo de pez que certifique que el sexo vivido entre ambos fue convenido, e incluso placentero, entre ambos.

Tambien estos días a Neymar, un futbolista no especialmente dotado para la sensatez, una doñita le acaba de denunciar desde Brasil alegando ella que fue a la habitación donde se hospedaba el muchacho y éste la la forzó en la sexualidad derivada.

Y él ha tenido que salir, vía instagram, en todas las televisiones, para tratar de demostrar, como acusado [presunción de culpabilidad], que la muchacha no había subido a que le firmara un balón…, divulgando las conversaciones íntimas con ella en el wasap… Y, como es lógico, por el momento, no se ha suicidado, que se sepa. Menudo rubor colectivo.

Mientras debatimos sobre el deber ser, en esta sociedad se está perdiendo la privacidad y sigue habiendo gente que dice que alguien se suicida por esta causa…
Algo no encaja. Desde que las cartas [emails ahora], las llamadas telefónicas, los wasaps, los vídeos, las fotos, etc ya obran en manos o ‘nubes’ de los respectivos servidores tecnológicos, y hasta los altavoces wifi son capaces de ‘chivar’ nuestras conversaciones de alcoba…, ¿de qué privacidad hablamos? ¿ De la que nos viene con el 5G chino?

¿Se acuerdan de cuando uno tenía temor a que la copia de alguna foto íntima o en una playa nudista quedara en manos de la casa fotográfica que nos las revelaba? Pues ahora eso es pura carcajada… y no sólo para las compañias servidoras que se sirven.

No nos equivoquemos, pues. Este tipo de suicidios de que hablamos se suelen producir por una causa endógena que ha estallado por otra u otras exógenas… Y, entre estas, el hecho de que determinados compañeritos de trabajo pudieran haber hecho de su corazón tripas, formando cola para ver y comentar la ‘hazaña’, no es la menos importante.

Pero vuelvo al terrible ser social: una de las búsquedas más TOP del google estos días ha sido tambien el hecho de que cientos de miles de usuarios españoles hayan tratado de encontrar, desesperadamente, la intimidad de la desgraciada…

La actual amoralidad vigente y, como vemos, consolidada, facilita esa nutritiva caza del chivo expiatorio, que es la única que ya amparara el actual animalismo…

EQM

pd El argumentario de Abreu -que también les adjunto más abajo, es muy interesante

Pero quizás olvida la importancia de que el vídeo ya no es intrínsecamente ‘intimo’ por cuanto la ciudadanía -y el Estado, algo muy grave- está permitiendo que gran parte de la ‘información’ con la que surtimos y beneficiamos a los respectivos servidores de ‘las nuevas tecnologías’ no esté condicionada por nuestro previo permiso. Al menos, conscientemente.

Y, así, nos acaban, por ejemplo, enviando ofertas del modelo de zapatos que saben que nos gusta, en cuanto cometemos la osadía de comprar el primer par.

Todo aquel que tiene un móvil debe saber que, en muchos casos, su camarita ya no carga las fotos y vídeos en el propio móvil sino que lo hace en el servidor de archivos que pone a su disposición los demás pescadores de la preciada información, de alto interés económico [y más].

Ello produce que la inmensa mayoría de los archivos que guardamos se encuentren en ‘la nube’ con acceso libre no sólo a quienes logren entrar en nuestras interioridades sino también para todos aquellos que tienen a su alcance el conocimiento de los ‘big data’ o manejan su movimiento en beneficio de los intereses creados al efecto [fundamentalmente, el comercio de la publicidad comercial, valga la redundancia].

Lo cual me recuerda cómo la antigua privacidad de nuestro historial clínico o de nuestro simple número telefónico han seguido ese mismo camino con su informatización…

Por el contrario, comparto con Abreu la importancia de su segundo comentario, a propósito de los linchados con su propia intimidad. Efectivamente, qué bueno sería plantar cara a los cazadores de chivos expiatorios. Pero eso requiere cierta heroicidad. Y el héroe no abunda, obviamente.

Emanaciones / El blog de Juan Abreu

3961

Espada hoy se ocupa del suicidio de VR, por un video sexual distribuido, se dice, por un ex amante. Es un artículo lleno de brillanteces como es propio de nuestro primer Espada. Pero. Dice Espada: “Quizá creyera VR que el vídeo erótico formaba parte de su intimidad. Tal incongruencia debe combatirse”. No. El video formaba parte de su intimidad. Y sólo a ella correspondía compartir esa intimidad con otros, o no. Es nuestro deber vivir la vida sexual, y la vida, no por la parte baja del baremo humano, sino por la parte alta. Si no, ¿qué es la Civilización?

Los seres humanos se matan por muchos motivos, uno de ellos es la vergüenza. Especularé, a ver si voy a ser yo el único que no puede. El marido de la suicidada, si se confirma que en vez de comportarse como una persona civilizada (¡y hasta decente!) y consolar y quitar importancia al video en cuestión, se sumó a la manada de inquisidores, es responsable en gran medida de lo sucedido. No es lo mismo que un grupo de compañeros de trabajo te haga objeto de burla y sanción ¡moral! a que sea tu propio hogar el escenario de la cacería. El hogar es el refugio y la fortaleza que nos ampara del mundo exterior. Sin la seguridad del hogar quedamos a la intemperie y a merced de los lobos.

Y. Me apetece además decir esto: P.J. Ramírez, cuando trataron de chantajearlo, dejó pasar una excelente oportunidad de dar una lección de libertad y de excelencia a sus enemigos y a toda la sociedad española. Es decir, dejó pasar la oportunidad de convocar una conferencia de prensa y después de denunciar a los infames, declarar con la mayor convicción: Sí, ese también soy yo. ¡Y qué! La libertad es el bien supremo, tarados.

Ilustración de Santiago Sequeiros [Argentina, 1971] para el texto de Arcadi Espada

.

Rubor de muerte

¿Cómo la exhibición de una conducta sexual puede conducir al suicidio?

Arcadi Espada en El Mundo, 020619

Mi liberada:

Como sucede con algunos hechos violentos, el suicidio de VR y su noticia comprimen de modo perturbador el aire del tiempo. Para empezar está la doblez de los medios. Por un lado siguen llenándose la boca en los seminarios con la voluntad de no contribuir al presunto efecto imitación que trae la divulgación de los suicidios. Por el otro, lo ignoran en la práctica cuando saben que el caso, por su rareza o por la personalidad de la víctima, reclamará la atención del público.

La doblez es particularmente odiosa porque el efecto imitación, si existiera, sería más poderoso de mediar una persona conocida o una circunstancia excepcional. Sin embargo, en este asunto no rige solo la doblez. A poco que se escarbe en las características del tratamiento mediático se observará el mensaje decisivo, apenas subyacente: VR no fue la víctima de un suicidio sino de un asesinato. El asesino es, en primera instancia, el que difundió su vídeo erótico. Y más allá -aunque en realidad más acá- la cultura machista dominante.

Por ese camino se llega a otro nudo de la responsabilidad mediática: la innoble ligereza con que los titulares han vinculado el suicidio con la difusión del vídeo. Ligereza obligada, desde luego, porque sin ella la noticia no existiría. Nadie sabe si el vídeo fue causa necesaria (solo si) y suficiente (si) del suicidio. Para los medios es causa obligatoria. Da igual que, con el paso del tiempo, la importancia del vídeo en la tragedia pueda relativizarse y hasta descartarse. Discernir en el suicidio es una tarea tan ardua que lo más probable es que las causas acaben por disolverse en una laguna de datos contradictorios, ambigüedad e impotencia.

En estos asuntos, el beneficio de la duda ampara casi siempre a las noticias, como la limitada comprensión humana del mundo ampara a los relatos míticos que forjan dioses. Con su despotismo habitual, el periodismo fija porqués a los pocos minutos de conocerse un hecho difícil y oscuro porque sabe que difícilmente nadie ni nada van a poder contradecirle. Y si un inesperado y contundente azar lo hiciera, siempre tendría a su lado a una parte sustancial de la opinión pública, convenientemente lubricada por los que nunca desaprovecharán una tragedia si es útil para consolidar su hegemonía cultural y política. También en ese sentido el suicidio de VR es sintomático.

La izquierda feminista prende hogueras en torno al cadáver. Arde la Empresa, por si no activó protocolos de protección de la víctima: la izquierda utiliza por sistema a la Empresa como fuente de maldad y, sobre todo, como evasión de la responsabilidad individual. Arde la Tecnología, con la que la izquierda mantiene una relación esquizofrénica, de virtud privada y vicio público. Y arde, obviamente, el Machismo. Saltaré sobre la primera hoguera, porque no tengo la información necesaria y mi interés en el asunto es relativo. Más reveladora es la pira tecnológica. Las habituales jeremiadas sobre la creciente sumisión a la tecnología, el sexting y otras juergas dejan de lado la lección principal que debe extraerse acerca de las grabaciones.

Una lección que no requiere de enfatismos tecnológicos: cualquier conducta registrada es ya una conducta pública. Quizá creyera VR que el vídeo erótico formaba parte de su intimidad. Tal incongruencia debe combatirse. La publicidad del vídeo no comienza cuando se difunde, sino cuando se graba. Y eso lo sabe siempre el inconsciente del que somete su conducta a un registro de esa naturaleza. En ese conocimiento reside parte de su carácter excitante. Al margen del destino que sufra la grabación, la cámara ya lo sabe. Como el papel o la pantalla saben las confesiones que el memorialista escribe y de las que el pobre cándido aún dice que no se escribieron para ser publicadas.

La hoguera del machismo es la que más arde. Por una sexualidad libre, clama el feminismo de izquierdas. Ni sabe lo que dice ni sabe qué decir. De otro modo no haría comparecer aquí al adjetivo libre. “Cuando ser libre se confunde con ser adepta”, les ha amonestado Leyre Khyal en Prohibir la manzana y encontrar la serpiente, el libro que ha escrito con Un Tío Blanco Hetero (Deusto). En el tiempo en que el feminismo era un movimiento de mujeres libres, la tragedia de VR se habría encarado de modo radicalmente distinto.

Aceptada la posibilidad, que ellas dan como indiscutible, de que la difusión del vídeo haya provocado el suicidio, los hombres y las mujeres libres solo pueden hacerse estas preguntas:

¿cómo es posible que la exhibición de determinada conducta sexual conduzca a la rarísima muerte por su propia mano de una madre de dos niños aún largamente necesitados de su cuidado? ¿Cómo es posible que las imágenes de una mera masturbación puedan ser objeto de una venganza que acabe en muerte? ¿Cómo es posible que el sexo sea aún interpretado en esos términos tan escandalosamente antihumanos? ¿Cómo es posible, en fin, que la dolorosa pasión de la vergüenza, para decirlo con Ferlosio, haya provocado este rubor de muerte?

El feminismo de las adeptas no tiene el menor interés en meditar en esos términos. No tiene el coraje supremo de decirle a VR que no hay motivo, que su tragedia es ridícula y que no la sublima la muerte. Contra lo que aparentan, su preocupación prioritaria no son las víctimas, sino los agresores. Ahora, su único objetivo ante el suicidio de VR es lograr que se empaquete como violencia de género. Un número más en la estadística.

Nadie duda que el/la canalla que puso las imágenes a disposición de los compañeros de trabajo de VR merezca un castigo moral y, probablemente, también jurídico. Pero un movimiento que dice obrar por la libertad de las mujeres no puede limitarse a la reivindicación del justo castigo del canalla. Su obligación es meditar sobre la escalofriante, indecible distancia que existe entre una masturbación hecha pública y un suicidio consumado. El feminismo adepto tiene un problema con el sexo. Hasta tal punto que piensa, en términos inequívocamente victorianos (¡por Inglaterra!), que el sexo es cosa de hombres. ¡Algo de razón no le falta!

La vergüenza de índole sexual no afecta por igual a hombres y mujeres. Es difícil creer que VR se hubiera suicidado de ser un hombre. Si VR se suicidó por su vergüenza, el feminismo adepto solo tiene dos opciones excluyentes. Una, bien improbable dado su rechazo de cualquier horma biológica, es aceptar que la naturaleza de las mujeres tiene una relación distinta e inexpugnable con el sexo y la vergüenza. La otra, que esa relación tiene carácter cultural y que, dados sus venenosos efectos, debe tratar de cambiarse.

Más que perder el tiempo -¡y la vergüenza!- con la denuncia del machismo asesino las adeptas deberían proceder a la despenalización feminista del sexo. Al reconocimiento alegre y desprejuiciado -desvergonzado- de su carácter de juego y a la limpieza de todos los símbolos, de raíz fundamentalmente religiosa, literata y política, que pretenden hacer de él una forma estricta de trascendencia. Las adeptas aún deberían hacer algo más: aceptar que, en relación al sexo y la vergüenza, los hombres exhiben un patrón cultural más libre y, por tanto, envidiable.

Entre las muchas fortalezas que el periodista Pedro J. Ramírez, director que fue de este periódico, exhibió ante la venganza sexual a la que fue sometido por militantes del Psoe estuvo, sin duda, la que derivaba de su sexo. No es solo hora de que el feminismo adepto deje de practicar su ridícula y estéril cacería al hombre. Empoderar a las mujeres, como dicta ese verbo mostrenco, pasa también por aprender de los hombres.

Sigue ciega tu camino

A.

Suspenso en feminismo

Leonard Giovannini en el Blog de Arcadi Espada, 020619

Hoy plagiamos []  Mädchenschule (1789) de Adam Johann Braun. En nuestra versión se trata más bien de una Schule für Freigelassen Mädchen: escuela para muchachas liberadas, si Translator no miente. Por supuestísimo, K es la muy severa directora.

K ha descubierto que una de sus discípulas interceptaba la correspondencia arcadiana; y peor, la ha sorprendido en trance de enviar un retratopajilla al célebre polemista, del que se ha hecho fan ¡arcadibelieber! Incluso, parece, entraba en sus planes enviarle otro a Abreu, santocielo. Como es de rigor, la directora  aplica un correctivo a la alumna díscola.

La pintura original tiene algo de premonitorio: el crucifijo y el marco ovalado forman el símbolo de la feminidad, algo que queda enfatizado en nuestra versión; de este modo, la muchacha está siendo sacrificada en el ara del feminismo puritano. El color del hábito de K indica su pertenencia a la Orden de las Moradas de Santa Teresa.

El feminismo con apellidos (de género, de izquierda…) es caricatura del verdadero feminismo, la que habría dibujado el más abyecto misógino. El feminismo de género es el argumento de la mujer de paja, y que Dios me perdone. Las adeptas no le dicen a VR que no hay motivo, pero no por falta de coraje sino de convicción: las adeptas creen que cuando una mujer envía un pornoselfi está siendo conducida a perder su dignidad mediante engaño, y es ineludible que se suicide al recobrar la razón. Su tragedia es el ridículo y solo la muerte limpia la deshonra y el ridículo. Feminismo paternalista (maternalista, si se prefiere).

Siguiendo la lógica culpabilizadora, junto con los difusores del vídeo y el machismo estructural habría un tercer responsable del suicidio-asesinato de VR: el feminismo puritano, que no solo no ha combatido la penalización del sexo sino que ha contribuido a ella. ¿Sexo no reglado por la Orden? Suspenso en feminismo.

La Orden, en fin. ¡Qué sería de Espada si cayera en manos de la Orden!

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

J.L. Martín Prieto, ‘MP’ [España, 1944-2019], periodista

.

.

Un maestro

No me alargaré mucho para explicar la admiración que yo siento por José Luis Martín Prieto, ‘MP’ en el mundo periodístico, desde que en 1976 participó en la fundación de El País como adjunto a la dirección y, después, se convirtió en su Subdirector de opinión.

Baste decir que cuando, en 2006, abrí este blog en La Coctelera, en su primera configuración ya figuraba él como principal categoría en el submenú de ‘firmas‘. Y eso que para esa fecha ya se avecinaba su marcha de El Mundo [2009] para iniciar su última etapa en La Razón, hasta ayer sábado.

Arcadi Espada [ver infra] siempre le consideró un maestro capaz de elaborar de las mejores piezas del periodismo español del siglo, particularmente con motivo de sus impresionantes crónicas que publicaba diariamente en El País como enviado especial en el proceso del 23F, que después reuniría en aquel impagable libro titulado ‘Técnica de un golpe de estado: el juicio del 23 F‘ [ed. Grijalbo, 1982].

Yo le seguía desde mucho antes de aquella época en sus columnas, cautivado por su estilo literario, su forma de contar las cosas, de opinar conociendo en profundidad los hechos.

En El País, desde luego, pero también después, en la revista Tiempo [1988], dirigida por Pepe Oneto; como comentarista radiofónico en el ‘Protagonistas’ de Luis del Olmo, primero en la COPE y luego en Onda Cero; como columnista del diario Ya y, más tarde, de Diario 16 dirigido por José Luis Gutiérrez; y a partir de su fichaje por El Mundo de Pedro J. Ramírez [1993]. Y sin olvidar, por supuesto, su participación en La clave, y en los informativos de Telecinco.

En fin, como ya supondrán, formo parte de tantos de sus admiradores que le consideraban uno de los más grandes cronistas españoles del siglo XX y todo un auténtico fenómeno a la hora de emplearse a fondo en el periodismo judicial.

Y, como verán a continuación, me apoyé mucho en su genialidad a la hora de elaborar mis entradas en el periodo 2006-2013.

Descanse en paz.

EQM

Su libro clave:

Técnica de un golpe de Estado. El juicio del 23F” [Grijalbo, 1982]

Alguna de mis entradas con textos de Martín Prieto, 2006-2013:

[El enlace EQM en granate; el título de la columna de MP insertada, en negrita y entre comillas]

Ilustración de Ulises Culebro ‘ULISES‘ [México, 1963], para El Mundo, 030619

.

Diez libros

Arcadi Espada en su blog, 140404

“Cualquier persona que haya leído estos diez libros de mi biblioteca podrá decir que es periodista, si quiere decirlo. Sin masters en Colombia o en Columbia (que tanto monta). El deseo, el valor y estos diez libros bastan para hacer de un cualquiera un periodista. Trataremos de decir por qué.

[…]

Martín Prieto, José Luis. Técnica de un golpe de estado. Grijalbo, 1982

Recuerdo con una melancolía vivísima los días en que compraba el diario El País y, despreciándolo todo, me atrancaba en las crónicas que Martín Prieto escribía sobre el juicio del 23-F, aquellos recuadros maravillosos con los dibujos de Verdes. Pulverizando la frontera entre la información y la opinión —pero haciéndolo desde donde es útil, o sea desde el lado de la opinión fromalmente considerada— Martín Prieto convirtió aquel juicio en una de las mejores piezas del periodismo español del siglo. Cada día lo leíamos con la esperanza de que nos dijera, de que se atreviera a decirnos, quién había sido “el elefante blanco” y le pegara un puntapié a la verdad judicial. Y fue y lo dijo, y aún me golpea el corazón recordándolo.

[…].”

Así prologó Juan Luis Cebrián, en 1982, el libro “Técnica de un golpe de estado: el juicio del 23 F“, de J.L. Martín Prieto, sobre el juicio del 23 de febrero, obra cumbre, en mi opinión, de la literatura periodística judicial. No reeditado, aún se puede encontrar en casa de amigos de más de 50 años o en las librerías de viejos:

“Confieso que lo único que no me gusta de esta colección de crónicas de José Luis Martín Prieto sobre el Juicio del 23 de febrero es no haberlas hecho yo. Para ser claros, me consume la doble envidia de querer saber escribir como él y de haber podido asistir al Juicio contra los militares rebeldes. Juicio que la maestría de su pluma supo contar a los lectores de El País. Como consuelo me queda al fin la efímera satisfacción de haber sido el director responsable de que haya ido él a la sesiones de Campamento.

Eso me permitirá suponer algún día que yo también he tenido una parte de responsabilidad, por pequeña y oscura que sea, en que la literatura política de este país no se haya perdido la que considero una de las mejores sagas de artículos de toda la historia del periodismo español. Satisfecha ya mi personal petulancia con esta confesión de parte, y añadiendo que no tengo ningún propósito de enmienda y pienso seguir siendo impenitente envidioso de las cualidades, y hasta de los defectos, de Martín Prieto, puedo quizás enhebrar dos brevísimas consideraciones, lo mismo sobre el tema del libro que hoy tiene el lector en sus manos, que sobre su autor.

A Martín Prieto le llamamos, no sé si cariñosamente, el “Emepé” en la redacción de El País. La costumbre viene dada por la manía americanizante de designar a los personajes, organismos y cosas por sus iniciales. Pero en el caso del M.P. o “Emepé” adquiere connotaciones propias interesantes de analizar y sutilmente necesarias de entender si se quiere comprender también su obra. “Emepé” es un término que ha llegado a convertirse en la descripción de algo diferenciado y polivalente, mezcla de chino avecindado en Madrid, genio creador y periodista bohemio.

Lo de chino lo digo porque así le vio, aunque sin coleta, José Luis Verdes en los dibujos que acompañaron a las crónicas del juicio en el periódico, y porque, además, M.P. encierra en sí mismo no pocas de las características de la cultura oriental: mirándole por fuera es a veces como un termo, del que se puede saber agitándolo si está más o menos lleno, pero nunca se averiguará —si no se abre— la temperatura del líquido que encierra. No sabes nunca si “Emepé” te va a sonreír o a llorar, si va a volcar sobre ti una bondad casi infinita que se empeña en ocultar bajo los cristales de sus gafas, o toda la agresividad contenida de la que es capaz y que nace de un sentimiento de la vida tan trágico que Unamuno lo hubiera reclamado para si.

Por eso, al “Emepé” se le puede alternativamente odiar y querer hasta la muerte. Yo he preferido quererle, porque me resulta más cómodo y porque además los años me han ayudado a discernir que el odio es sólo amor no correspondido, y una de las pocas lealtades y amistades que todavía no me han fallado nunca ha sido la suya. O sea que ya se puede comprender que soy un admirador nada imparcial, aunque nada fanático, de lo suyo.

Eso me ha ayudado a descubrir que en medio de su aparente desequilibrio atormentado y genialoide existe una posibilidad de ponderación y análisis muy poco frecuente en el género humano, y así resulta que a la postre “Emepé” acude al tiento de temas tan vidriosos como el Ejército con una capacidad de entendimiento y respeto de la realidad y con un tal criterio sobre las cosas, que le ha hecho ser respetado y admirado hasta por quienes disienten de él.

Todo ello tiene algo, o mucho, que ver con la capacidad de liderazgo y de maestría, de docencia vital, que él ejerce desde el disfraz tosco de una incompostura nada conveniente para triunfar en esta vida. En la cuestión militar, “Emepé” ha tenido además, desde siempre, una especial cualificación, muy poco conocida incluso por los que durante años han trabajado a su lado. Permanente desertor del sueño, este individuo de boina barojiana y mentalidad iconoclasta resulta luego ser un experto en temas estratégicos, a base de emplear las horas que no duerme en aprender los movimientos de los carros blindados en las batallas de las Ardenas o el despliegue de fuerzas en torno a la línea Maginot.

No estoy seguro de que su insomnio haya sido tanto que sea incluso experto en misiles nucleares de cabeza múltiple, entre otras cosas, porque tiene un inaprensible anhelo de distinción –en el sentido elegante de la palabra- que le hace optar siempre por lo antiguo. Pero hasta en eso hemos tenido suerte para la ocasión de este volumen, pues el ligero alcanfor de sus estudios castrenses liga a las mil maravillas con la pátina decimonónica del Ejército protagonista en la vista del 23-F.

Así que, para terminar este retrato apresurado, diré que tal vez para algunos haya sido toda una revelación la punzante y comedida prosa con que el cronista de turno narró para los lectores de El País las sesiones del Juicio, pero no para mí. Literaria, técnica y éticamente, no había muchos que pudieran exhibir el bagaje de preparación con que el “Emepé” llegaba a campamento. Aguantó así, como muy pocos, la asistencia diaria y muchas veces tediosa a las sesiones del Tribunal. Y lo único que me preocupa hoy es que esto se le suba ahora a la cabeza, o que mi envidia se acreciente tanto que sienta yo la tentación de moderar su orgullo.

[…]”

Muere Martín Prieto, periodista y punto (final)

Manuel Calderón en La Razón, 010619

En los primeros minutos de la media noche del sábado, ha fallecido José Luis Martín Prieto, MP, en el Hospital de El Escorial, donde residía desde hacía unos años junto a sus esposa, Cristina Scarfiora. Tenía 75 años de edad y su obra está en las hemerotecas de los periódicos más importantes del país, que es donde debe estar el trabajo de los periodistas, entre ellos LA RAZÓN, la que fue su última casa y donde cumplía casi a diario con la disciplina de los que han estado muchos años en las galeras de una redacción, conoce sus premuras y su sentido efímero del periodista, pero no de la letra impresa.

Martín Prieto no aceptaría halagos necrológicos, pero en él se resume lo mejor de una profesión ejercida con libertad, sentido crítico y escrita como si fuera la única huella que el hombre de la calle deja a su paso. Con enorme respeto a la palabra, a su belleza y a su verdad. Todo lo demás es vanidad. Era difícil que tras la lectura de alguna de sus columnas no se levantara una sonrisa despiadada, que podía suministrar a todas las páginas y secciones del periódico que lo reclamasen –y si la salud no se lo impedía.

Ha sido un periodista de genio, extremadamente racional, escéptico, por lo tanto, capaz de sacrificar estar al mando de un periódico a sostener la idoneidad de publicar una información. Consecuente con su destino, vivió sus últimos años fuera de corte mediática. Agnóstico en el cielo y en la tierra.

Nació en Madrid en 1944. Su padre, republicano, quedó ciego en la guerra civil. Su madre, montañesa, le enseñó a la fuerza a sobrevivir, y pronto lo hizo en las redacciones, un verdadero hogar que le dio todo y, también, se lo quitó. Conocía ese juego de poderes y por eso lo despreciaba. Tenía una concepción bohemia del periodismo porque no había nada mejor que contar y hacerlo justamente y creía que está profesión se ejercía desde la cultura.

De ahí que sus artículos siempre fuesen algo más. Escribió en los diarios “Arriba”, “Pueblo” e “ Informaciones”, donde fue redactor jefe. Formó parte del equipo fundador de “El País”, en 1977, llegando a ser subdirector y persona llamada a funciones más altas que no se cumplieron. Para muchos fue el alma de aquel equipo.

En el periódico de Jesús Polanco firmó las crónicas del juicio por el golpe de Estado del 23-F, páginas canónicas para entender que en un folio puede relatarse la trama más escurridiza y compleja si se sabe de loque se habla. Martín Prieto lo sabía, tenía fuentes, personas a las que preguntar, pero, sobre todo, capacidad de análisis sin perderse en la cacofonía del poder. Tenía la justa medida de despotismo ilustrado. Estos artículos diarios quedaron recogidos en el libro “Técnica de un golpe de estado: el juicio del 23F”, que debería ser de obligada lectura en la facultades y escuelas.

En su prólogo, escribió Juan Luis Cebrián, quien fuera su director:

“Confieso que lo único que no me gusta de esta colección de crónicas de José Luis Martín Prieto sobre el Juicio del 23 de febrero es no haberlas hecho yo. Para ser claros, me consume la doble envidia de querer saber escribir como él y de haber podido asistir al Juicio contra los militares rebeldes. Juicio que la maestría de su pluma supo contar a los lectores de ‘El País’. Como consuelo me queda al fin la efímera satisfacción de haber sido el director responsable de que haya ido él a la sesiones de Campamento”.

Poco después, el mismo periódico lo envió de corresponsal a América Latina, con base en Buenos Aires. A las espaldas de la calle Corrientes (fue asiduo en sus librerías nocturnas) vivió con la oncóloga Cristina Scarfiora tiempos felices, el gran hallazgo de esa estancia, “mi doctora”, la mujer que le ha acompañado hasta la última noche. Viajó por todo el continente, escribió de todo, conoció los sucesos políticos en un periodo todavía marcado por las dictaduras y la guerrilla. En 1985 Pinochet lo expulsó de Chile.

Pese a vivir en Argentina, no le gustaba el fútbol, del que sólo escribía por obligación. Sólo fue una vez a ver un partido; lo invitó el fiscal Julio Strassera, el que procesó a Videla y al resto de la Junta Militar. Fue a un partido del Boca –habría que ver a MP en la Bombonera-, pero hubo un momento que excusándose para ir al servicio o al bar, Martín Prieto desapareció. Una de sus tantas desapariciones.

La huella americana le había marcado tanto que en una de sus recientes visitas al hospital, para ayudar al médico en su diagnóstico, le explicó que había contraído la malaria en el Matogroso brasileño, siguiendo los pasos del coronel Percy Fawcett, quien desapareció en extrañas circunstancias en 1925 en lo más inhóspito de la selva buscando la misteriosa ciudad Z, creyendo que era El Dorado. Allí estaba Martín Prieto tras sus pasos para escribir un reportaje que, a la postre, creía él, le habían llevado, treinta años después, a la cama de un hospital.

Tras su paso por “Tiempo”, recaló en “Diario16” y “El Mundo”, con boina miliciana, dando con un grupo de periodistas muy de la etapa final de Felipe González, que él tan bien conocía. Martín Prieto era el único periodista que la noche del jueves 28 de octubre de 1982 estaba en la casa del candidato socialista esperando los resultados, junto a Carmen Romero y Julio Feo. Principio y final. Genio y figura.

El mes de octubre de 1996, Martín Prieto protagonizó uno de los sucesos más misteriosos de aquellos días plagados de conspiraciones periodísticas y tertulias. Le esperaban a cenar en su propia casa algún ministro, un juez, periodistas y su esposa cuando una tardanza excesiva disparó la alarma de un posible secuestro. Era un tiempo en el que en España muchos periodistas iban con escolta amenazados por ETA.

Se llegó a hablar de una misteriosa “rubia, de unos 35 años” que había salido con él de su propia casa. Apareció al día siguiente en un hotel de Madrid. Esta fue la penúltima desaparición del MP. “Cartas a mujeres” fue su otro libro, una pasión incalcanzable.

Hasta sus últimos días, recibía en su casa los periódicos de papel, leía hasta el amanecer -entre sus últimas lecturas estaba “Viajes al estrecho de Magallanes”, de Pedro Sarmiento de Gamboa, y de manera especial el Glosario de Voces Marítimas y Antiguas- y escribía columnas para seguir viviendo, en todos los sentidos.

No se oficiará servicio fúnebre y, tal y como ha dispuesto, su cuerpo será entregado a la Ciencia. Descanse en paz.

La leyenda del M.P.

J.J. Armas Marcelo en El Cultural, 050918

Fue uno de los más relevantes periodistas de la transición: José Luis Martín Prieto, el Eme (M.) Pe (P.), así llamado con todo el cariño y la admiración de la profesión entera. Sus crónicas del juicio del 23 de febrero y las de América Latina quedarán como un dictado de periodismo y literatura periodística de primer orden. Porque resulta que para ser periodista hay que saber escribir, y hay quien siendo periodista, y con mucho poder, no sabe escribir aunque insiste en sus artículos mal escritos y desaforadamente depresivos, ahora que lo han echado del poder que él creía que era suyo para siempre.

Cuentan desde el periódico en el que escribió esas crónicas, periódico de referencia de España en los tiempos de la transición y en los ya entrados en la democracia, que el M.P. llegaba de Campamento en silencio por la tarde, al final de las sesiones de juicio. Se sentaba a su máquina de escribir, aporreaba el artefacto escribidor con una fuerza y una sabiduría excepcionales y a la hora y media terminaba su magistral crónica. Se bajaba al bar que estaba debajo de la redacción, se enfrascaba en sus pensamiento con whisky y, en silencio, se pasaba horas libando el escocés. Cuando ya estaba suficiente mojado por dentro, tomaba un taxi y se iba a su casa a dormir hasta el día siguiente.

Pero cuentan que un día escribió la crónica, la dejó encima de la mesa del jefe de cierre, se bajó al bar de siempre y, como siempre, se hinchó de escocés hasta que decidió marcharse para su casa. Ocurrió que se perdió la crónica, y piensen que estamos en los tiempos de la máquina de escribir, no en estos que podemos dejar copia de todo lo que escribimos en el ordenador. El director del periódico, que hasta hoy no ha sabido nunca escribir medianamente bien, decidió enviar a un par de amigos del M.P. a buscarlo a su casa, a darle café (no en el sentido del asesino de Queipo de Llano), sino café-café, puro colombiano. Para despertarlo, ducharlo y hacerlo regresar al periódico y volver a escribir la crónica. Así se hizo y todo salió bien.

Pero a los tres días, apareció la primera crónica, la que se había perdido, y alguien cotejó su redacción con la segunda que había escrito el M.P. antes de beberse todo el escocés del bar. El asombro fue una sorpresa para todos: era la misma crónica, estaba redactada exactamente igual, en los mismos términos, con los mismos conceptos y con las mismas palabras. Me imagino la envidia del director… Dicen ahora, a toro pasado, que eso no ocurrió nunca, que es una leyenda periodística-urbana que nació de la admiración que le tenían todos entonces. Y a mí, ¿qué?

En el viejo Oeste del gran periodismo español de la época de la transición, queridos mentirosos, la leyenda es más importante que la historia real: la verdad es la leyenda y lo otro, la historia, siempre es una excusa de los ególatras ganadores y casi siempre mediocres. O sea, recuerden ahora la película El hombre que mató a Liberty Valance.

Una vez en San Sebastián de la Gomera, en el parador que levantó Palazuelo en piedra de la isla, nos tocó dormir en habitaciones contiguas los M.P y a mi mujer y a mí. Toda la noche estuve sin pegar un ojo, hasta las seis de la mañana, porque el M.P. no dejaba de aporrear sin ninguna piedad su máquina de escribir. De vez en cuando se paraba, salía a la terraza en calzoncillos y camiseta, se quedaba mirando para la luna clara, mientras fumaba inconteniblemente y volvía al tajo como un buscador de oro en una mina regresa a perforar la tierra en busca del tesoro que imagina encontrar un par de minutos más tarde.

Ahora hace años que no veo al M.P. Echo de menos sus artículos, su humor cáustico, sus enseñanzas de la escritura y de la vida. Lo echo de menos de verdad, cuando los amigos se van yendo para siempre y él, que está con nosotros, se ha vuelto invisible para todos. Siento por el M.P una admiración profunda, que no ha decaído con los años, todo lo contrario, ha subido toneladas de recuerdos y admiraciones. Hacía en su casa unas fiestas interminables y sobre las dos de la mañana llegaba siempre un taxista con un fajo de periódicos de todo género, desde la derecha a la izquierda, que se repartía entre quienes aguantábamos la muerda hasta la madrugada.

Actrices, políticos, escritores, periodistas: para escribir cien artículos en aquella fiesta. Una noche, entrados los dos en tragos, me mostró dos de los cientos de tarjetones que su director, en tiempos de admiración y antes de que llegara la ruptura entre el genio periodista y el mediocre poderoso, le enviaba cada vez que escribía M.P. una de sus piezas maestras. Ahí están los tarjetones, en manos y en el silencio de aquel genio a quien me gustaría ver pronto en una francachela que nos devolviera la cercanía, la complicidad y parte de la vida perdida.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

La viuda [Irlanda, 2018], de Neil Jordan

.

‘Sous les ponts de Paris’ [1913]. Interpretada por Lucienne Delyle [Francia, 1917-1962]. Compuesta por Vincent Scotto y Jean Rodor. De YouTube. Incorporada a la banda sonora de la película. Cartel del film, diseñado por B O N D; vía IMPawars.

AÑO/TÍTULO
2018 / Greta [En España, ‘La viuda’]
DURACIÓN
98 min Trailers/imágenes
PAÍS
Irlanda
DIRECTOR Neil Jordan
GUIÓN Ray Wright y Neil Jordan
MÚSICA Javier Navarrete + incorporada [ver ut infra]
FOTOGRAFIA Seamus McGarvey
REPARTO Isabelle Huppert, Chloë Grace Moretz, Maika Monroe, Stephen Rea, Colm Feore, Zawe Ashton +
PRODUCCIÓN Sidney Kimmel Entertainment, Lawrence Bender Productions, Little Wave Productions +
Varios:

SINOPSIS

Frances es una dulce e ingenua joven que, tras la muerte de su madre, se muda a Manhattan. Cuando encuentra en el metro un bolso extraviado, decide entregárselo a su legítima dueña, Greta, una pianista viuda con una desesperada necesidad de compañía. Rápidamente se convierten en amigas, pero su amistad cambia cuando se descubren las siniestras intenciones de Greta. Filmaffinity

CRITICAS [profesionales]:

  • “Bajo un envoltorio de cine de suspense (en ocasiones, cercano al terror) habla sobre el drama de la soledad en una sociedad que promueve el individualismo (…) Jordan se emplea a fondo para llenar de contenidos inquietantes sus imágenes (…). Puntuación: ★★★½ (sobre 5)”. Miguel Ángel Palomo: FilmAffinity
  • “Durante una hora, mantiene vivo el interés gracias a un jugoso juego de artificio (…) en un último tercio disparatado en su guion, el castillo del acoso, y sobre todo el de la soledad, se vienen abajo por culpa de la absoluta falta de lógica interna”. Javier Ocaña: Diario El País
  • “Una película de género que mantiene el interés de principio a fin pese a algunas inverosimilitudes llamativas y de difícil explicación. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Francisco Marinero: Diario El Mundo
  • “Neil Jordan, que ha tenido una carrera errática en el cine, plantea la película como un retorno a la buena forma, pero no funciona (…) Puntuación: ★★ (sobre 5)”. Antonio Weinrichter: Diario ABC
  • “Es un filme agradable si no se pretende otra cosa que presenciar un juego lúdico de ‘thriller’ psicológico (…). Es como un producto de otra época. Hay que verlo con cierta nostalgia. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Quim Casas: Diario El Periódico
  • “Neil Jordan vuelve al thriller más noventero (…) Huppert se entrega de lleno a una villana memorable (…) En ‘Greta’ pasan muchas cosas y todas ellas antes de lo que el espectador lo espere”. Daniel Martínez Mantilla: Fotogramas
  • “La buena noticia es lo divertida que resulta la película, cada giro esperado, cada bailecito de Huppert (…) Nunca Isabelle Huppert dio tanto miedo. Sí, has leído bien. (…) Puntuación: ★★★½ (sobre 5)”. Irene Crespo: Cinemanía

Más críticas.

.

De la banda sonora original

01. Titles
02. Where Are You – Julie London
03. Sous les ponts de Paris – Lucienne Delyle
04. Liebestraum
05. Taking You Home
06. Greta
07. Bags
08. Sick
09. Chewing Gum
10. Bus
11. Research
12. Pictures
13. I Deserve Better
14. It’s Not Goodbye
15. Poison
16. Kidnapping
17. Elevator
18. Trunk
19. The Secret Room
20. Finger
21. Naturalized Citizen
22. Liberation
23. Liebestraume
24. Hungarian Rhapsody
25. Wyoming – Heather Woods Broderick
26. Salt – Selk
27. The Strangers – St. Vincent

De la banda sonora incorporada

Tráiler del film, subtitulado en español

MI OPINIÓN:

Ya te lo dije: no te líes con una loca

Aun cuando se trata de un género tan complejo como la comedia, decidí ver esta película tanto porque Isabelle Huppert siempre me ha parecido una extraordinaria actriz -últimamente en su Elle [2016], de Paul Verhoeven– como por la curiosidad que me despertaban las dos jóvenes Chloë Grace Moretz y Maika Monroe, en manos de un realizador, Neil Jordan, que me sorprendió muy favorablemente en ‘La extraña que hay en ti‘ [2007].

Tengo que decir que, visto lo visto, ha sido un acierto volver a contemplar la calidad interpretativa gestual de Huppert, incluso en un papel absolutamente inverosímil, que ella trata de defender lo mejor que puede, imponiendo al espectador; que me ha resultado interesante el trabajo de Monroe por esa frescura tan prometedora; y que me han decepcionado Moretz y Jordan. La primera porque en ningún momento parece estar en lo que está, incluso con cara de pero que muy aburrida, y el segundo porque el film se le va completamente de las manos.

Para comenzar, el guión -obra de Ray Wright y Jordan- se elabora en torno a una caricaturesca psicopatía basada en esa conocida y habitual soledad de quien, solo, envejece. De ahí parte una historia plagada de incongruencias, insípida, caricaturesca, televisiva, asexuada, mortecina, como hecha de encargo.

La obscura fotografía de Seamus McGarvey no sólo resulta cutre y teatralizada sino que, incomprensiblemente, hace un daño terrible e insistente a Moretz, tomándole una espalda manifiestamente mejorable y unos primeros planos absolutamente inexpresivos y tediosos.

La música del compositor español Javier Navarrete es simplemente correcta en una banda sonora que resulta excesivamente influyente y cargada de composiciones incorporadas.

Aun cuando el realizador consigue alguna impactantes secuencias muy bien rodadas, ‘La viuda’ no acaba siendo más que un vulgar thriller teatral con capacidad de transmisión propia de «serie B» y un guión plagado de irracionalidad disparatada.

Incluso contando con Isabelle Huppert, tampoco la psicopatología admite un mal guión [5 sobre 10]

Fuentes:

Filmaffinity [críticas de espectadores], IMDb, Wikipedia y elaboración propia [EQM].

••

•••

NOTA.-
Los enlaces no propios de textos de terceros son aportados por EQM, salvo que se indique expresamente lo contrario.
.

Del actual e intencionado crepúsculo de las ideologías

.

.

Del crepúsculo de la ideologías en la España de los 60′

Gonzalo Fernández de la Mora y Mon (Barcelona, 1924 – Madrid, 2002) fue un político, diplomático y ensayista español de signo conservador. Desde la década de 1960, fue el principal teórico de la tecnocracia en España. Ministro de Obras Públicas con la dictadura de Franco (1970-1974), durante la transición fue uno de los fundadores de Alianza Popular, de la que se apartó por su oposición a la Constitución de 1978.

Licenciado en Derecho y en Filosofía pura, en 1946 ingresó en la Escuela Diplomática, institución que, con los años, llegaría a dirigir. También sería académico numerario y bibliotecario de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y miembro de diversas academias extranjeras. Desde su primera juventud estableció contacto con diferentes personajes del entorno monárquico como José María Pemán, José Ignacio Escobar, Joaquín Calvo Sotelo, Juan José López Ibor, José de Yanguas Messía o Torcuato Luca de Tena.

Exctracto de su labor política

La actividad de Fernández de la Mora se intensificó en la década de 1950, a propósito del enfrentamiento entre los dos sectores culturales más significados del régimen. Por una parte, algunos intelectuales de procedencia falangista (Pedro Laín Entralgo, Antonio Tovar, José Luis López Aranguren, Dionisio Ridruejo y otros) que —amparados por el relativo aperturismo inspirado por el ministro de Educación Nacional Joaquín Ruiz-Giménez— empezaban a evolucionar —con distinta intensidad en cada caso— hacia el liberalismo democrático.

Y, por otra, los partidarios de la tendencia tradicional, la mayoría de cuyos integrantes pertenecían al Opus Dei y utilizaban como plataforma de sus ideas revistas como Arbor y Atlántida o la editorial Rialp. Fernández de la Mora —aunque no perteneció al Opus Dei— se alineó con este sector, junto a figuras como Rafael Calvo Serer, Florentino Pérez Embid, Vicente Marrero, Vicente Rodríguez Casado y Antonio Millán Puelles.

En la primavera de 1957 Laureano López Rodó, «que era ya la eminencia gris de Carrero Blanco», le propuso la elaboración de las leyes fundamentales que completarían el sistema institucional ya iniciado por las anteriores.​ Esa colaboración se concretaría en la Ley de Principios del Movimiento Nacional [1958], y la Ley Orgánica del Estado [1966].

De su pensamiento filosófico

En 1983 fundó y dirigió la revista de pensamiento conservador Razón Española, sobre el pensamiento conservador de España e Hispanoamérica, contando con colaboradores como Dalmacio Negro Pavón, Juan Velarde Fuertes, Antonio Millán Puelles, José Luis Comellas, Luis Suárez Fernández, Ricardo de la Cierva, Pedro Carlos González Cuevas, Jesús Neira, José Javier Esparza.

Convencido antiigualitarista,​ su doctrina elitista bebió en buena medida de Gaetano Mosca de Vilfredo Pareto al «gran formulador del elitismo político».

Gonzalo Fernández de la Mora se adhirió, desde su juventud, al monarquismo más tradicional, en la línea de lo que había supuesto en los años treinta la revista Acción Española. En ese sentido, aspiraba a una reinstauración de la monarquía entendida como la continuidad natural del gobierno del general Franco, una vez desaparecido éste. Con el paso de los años, el proceso de secularización vivido en todo el mundo occidental y su actividad diplomática e intelectual le condujeron a familiarizarse con actitudes y tendencias que acendraron su visión europeísta y ecuménica, aunque siempre reacio a la democracia liberal.

Entre sus obras, destacan la ganadora de la XXI edición del premio Espejo de España de Ensayo, Río arriba. Memorias (1995), que abarca todo un periodo de la historia de España y, especialmente, por su candente actualidad, El crepúsculo de las ideologías [1965; 170 pgs; completo, pdf], sobre sociedades regidas por partitocracias alejadas del pensamiento filosófico y político e inmersas en

‘la progresiva sustitución de la ideologías por los planes técnicos y económicos en los programas de Gobierno’.

Fuente [y elaboración propia, EQM]

••

El último de Franco

Arcadi Espada en El País, 160202

‘Curioso, extrañamente nostálgico y ya con ceniza en las sienes, he ido más de una vez al reencuentro de la casa donde nací, en la Diagonal de Barcelona, abierta también a las calles de Bruc y Rosselló. Es una proa truncada con vocación de islote urbano, pura arquitectura burguesa de principios de siglo. Las escaleras se abren sobre el patio a través de unos oblicuos y curvilíneos ventanales. Las barnizadas puertas avizoran tras mirillas de bronce. Un gran café, que arrullaba una pianola y ocupaba la planta baja, desapareció después. Fue en la madrugada del último día de abril. Recordaba mi madre que la ceremonia del dolor y de la vida había sido breve y que, tras los visillos, ya temblaba el verdor de las acacias’.

Así empieza Río Arriba, las memorias de Gonzalo Fernández de la Mora, que murió el pasado fin de semana en su casa de Madrid. La editorial Planeta ha pasado por la memoria a toda la clase política del franquismo. El más mísero de esos libros vale por toda la colección de premios Planeta. Pero entre ellos hay dos excepcionales: el de Franco Salgado-Araújo, primo del dictador, y éste. A pesar de su comienzo, nadie tema: Fernández de la Mora marchó de Cataluña cuando tenía dos años y no volvió. Su padre, militar, sí dejó huella más honda: fue el principal redactor del bando con el que Primo de Rivera asumió el poder desde la capitanía general barcelonesa, en 1923.

Fernández de la Mora fue un intelectual muy serio. Así es perfectamente normal que algunas necrologías españolas lo hayan despedido resaltando sus chocheces, que es como la edad llama a las boutades. En 1965, Fernández de la Mora publicó El crepúsculo de las ideologías, un libro donde pronosticaba la sustitución de la política: ‘Los pueblos ya no piden ideólogos, sino expertos’. Como fue un libro que odié concienzudamente en su día (eh, se trataba de nuestro crepúsculo y teníamos 20 años), siempre que pude pregunté de dónde lo había copiado. Ni los politólogos más dispuestos a mentir en bien de la verdad supieron decírmelo.

Es cierto que el sociólogo norteamericano Daniel Bell había publicado pocos años antes una recopilación de artículos titulada The end of ideology. Pero, sorprendentemente, ese libro poco tenía que ver con su título: en uno de los textos de ese recuento, The end of the ideologies in the West, Bell aludía muy someramente a la muerte de las viejas ideologías del comienzo de la industrialización y su renovación por otras, entre ellas ¡el maoísmo! Nada que ver. La sustitución de la política por la economía o la tecnología es uno de los grandes temas contemporáneos. El primero que habló de ello y lo formuló, de una manera tan precisa que forzosamente tenía que ser de otro, fue un intelectual español, del cruce entre la Diagonal, Bruc y Rosselló.

Lo traté durante los últimos años. Estas conversaciones, las más en su anodino despacho del sur de Madrid, otras en su chalet de Puerta de Hierro, me impresionaron siempre. Ya había sufrido un infarto que lo puso casi en la muerte, y la muerte aparecía, al fondo, en todos los temas de la conversación. Entre ellos, el de la propia pena de muerte, del que era un opositor firme: ‘Nunca hubiera estado en un consejo de ministros que hubiese decidido la pena capital’. La vida era su valor máximo. Por encima de la libertad, desde luego. La vida, seguramente, por lo que tiene de irresistible mecanismo.

Pero se trataba de un hombre absolutamente convencido del desigual valor de los hombres. Una mañana, en que el cielo de Madrid estaba embarrado y los edificios / colmena de la cercanías de su despacho tenían un aspecto moribundo, se levantó y fue hacia la ventana, y allí, observando aquella tenebrosa vacuidad arquitectónica, empezó a preguntarse con su retórica, subida pero nunca impostada, por el destino de los hombres, sobre todo de los pobres hombres que vivían en casas como aquéllas y cuyo acceso al conocimiento y al placer iba a ser inexistente.

Por el contrario, él había logrado hacerse con una vida. Estaba orgulloso de lo que sabía, de su capacidad de trabajo, de su dinero, de su escritura, de sus idiomas, de su familia: de la que venía y la que había fundado; estaba orgulloso hasta de su capacidad sexual y de la extraña seducción, decía, que provocaba en las mujeres. Y seguía con energía feliz la obstinada tentativa río arriba que le había convertido en el último de Franco, en su defensor más temible y acérrimo, un lugar -la melancolía franquista- al que sólo llegó a través del desprecio que le inspiraba la realidad.

Pues bien: este individuo singular sabía que iba a morir pronto. Yo lo veía, absorto frente a la ventana, preguntándose, estupefacto, cómo era posible que un mecanismo perfecto y refinado, él mismo, fuera a destruirse sin remedio. Me impresionaba ese hombre profundo y su anemia intelectual ante la muerte. Sin Dios y con la imposibilidad, cuando la hora llegase, de seguir con el consejo del viejo Polonio a Laertes: ese ‘To thine ownself be true’ (‘Sé fiel a ti mismo’), que fue la única cita de sus memorias y de su vida.

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Lo de ‘extrema derecha’ como maniobra de distracción

.

.

Popurrí

El golpismo nacionalista sólo considera enemigos de cuidado a aquellos que no sienten o no aceptan el supremacismo catalán o vasco: por eso se llevan tan bien con el Partido de los Socialistas de Cataluña [PSC] y con tantos del Partido Popular [PP], de Ciudadanos y del Partido de Sánchez [PSOE] que aceptan ensimismados tal supremacismo catalán o vasco y están dispuestos a regalarles incluso el rosario de nuestra madre… patria.

En este país sólo hay un Impuesto de Sucesiones plenamente aceptado: ese que una amplia mayoría, residente en la regiones, paga a rajatabla y sin pegas a la totalidad de los residentes en el País Vasco y Cataluña simplemente porque ellos lo valen, es decir, porque ellos han heredado una singularidad histórica de la que nosotros, por lo visto, carecemos.

Comparar a VOX con los supremacistas es pura demencia: Vox es una suerte de nueva Alianza Popular, nacida como reacción al empeño del Mariano155 y los sorayos en amamantar a la bestia vasca y catalana desde su complejo ante el supremacismo.

El linchamiento mediático contra Vox se debe al interés del Partido de Sánchez, de Ciudadanos y del marianismo del Partido Popular en centrar las iras ciudadanas en un chivo expiatorio y, con ello, facilitar el movimiento continental por una Europa de las Regiones que debilite los Estados-Nación fortaleciendo la tecnocracia de Bruselas y la atomización folclórica localista. Lo cual le viene de perlas a esa economía global de la que el Grupo Bilderberg es sólo un ejemplo, eso sí, muy importante..

Espero que a Pablo Casado no le tiemblen las canillas a la hora de nombrar a la Sra. Álvarez de Toledo portavoz en en Congreso, por mucho que le amenacen los Feijóos, y demás sorayos, con la liquidación de su Presidencia. Precisamente porque es la única manera que tiene de recomponer el partido es quitando de en medio a la colla marianista que, desde el Congreso de Valencia, está haciendo todo lo posible por que por un lado el votante se escapara a Ciudadanos y por el otro, más recientemente, a la nueva y constitucional VOX.

EQM

De Parmenio en el blog de Santiago González, 290519:

«Parece ser que PP y C’s necesitan los votos de VOX para gobernar Madrid y los van a conseguir pero, no negociando un acuerdo con ellos sino cagándose en su puta madre y culpándoles del fracaso en caso de no votar un acuerdo al que no han sido invitados. A mí me parece un plan sin fisuras y creo entrever en él la mano del genio que ficho a Valls, ese señor que apoya a Colau porque no es independentista.»

Revista de prensa

••

Del no es no al sí es si

Eduardo Uriarte en Fundación para la Libertad, 290519

Pasaron pocas horas desde el nombramiento de la señora Batet como presidente del Congreso para que el Parlamento español empezara a parecerse al catalán. Demoras, consentimientos inaceptables en los acatamientos a la Constitución, e incluso polémica con el Tribunal Supremo. Ya avisaba el socialismo actual de determinadas maneras poco respetuosas con las Cortes cuando estando disuelto el Congreso el Gobierno hacia aprobar por la Diputación Permanente decretos ley carentes del carácter de urgencia.

Y lo sigue demostrando Sánchez -como avisa Javier Tajadura (El Correo, 25,5, 2019)- anunciando desde el Gobierno la designación de los presidentes del Congreso y del Senado cuando se trata de otro poder diferente. Al menos podría guardar las formas, no se pide tanto como la independencia del speaker del Parlamento británico.

El “no te preocupes” de Sánchez a Junquera, tras el saludo de ambos, cuando el procesado se dirigía al presidente en funciones con un “tenemos que hablar”, no deja de ser una escena significativa. Estando el señor Junquera procesado y preso por rebelión no se puede dirigir al presidente del Gobierno, y mucho menos que éste le diga que no se preocupe. ¿Le va a indultar si sale investido con los votos de los procesados?  El disparate político en el que hace tiempo vivimos empieza por el presidente del Gobierno, pues cabe la posibilidad de que éste asuma la concepción totalitaria de que la voluntad política no tiene límite.

El socialismo español, en general la izquierda española, nunca ha sido republicana. Lo fueron Prieto, Negrín, y alguno más, y acabaron mal con su partido. La izquierda cree que el republicanismo es una modalidad de anarquismo dirigida a abolir monarquías y hacer la revolución social, ignorante que el primer republicanismo, que buscaba el imperio de la ley, el ideal de un gobierno no de hombres sino de leyes, fue el de la restauración monárquica del parlamentarismo británico. El que la guillotina en Francia acabara con el monarca fue el resultado de la reacción absolutista del rey contra la Asamblea. Sin embargo, en teoría, el republicanismo limita la voluntad política de los partidos pues éstos tienden al totalitarismo.

En España el republicanismo es más un blasón anarquista que un pedestal fundamental, junto al liberalismo, de la democracia. Así se dan en la política, donde la partitocracia ha hecho estragos entre sus protagonistas, personajes poco sensibles ante el marco de legalidad supeditándolo a la voluntad política de los partidos. El recién elegido presidente del Senado, bastante responsable en su discurso inaugurar, tampoco resulta ser un buen conocedor de la necesidad de la independencia de poderes cuando afirma en una entrevista (El País, 25, 5, 2019) respecto a la situación generada por el Proces:

“…hay un escenario que podría reconciliar todo (que podría reconsiderar todo, corrección posterior en el mismo diario y hasta emitida por TVE) y es que hubiera una sentencia absolutoria, es una posibilidad. Si no es así, parece claro que generará una respuesta en Cataluña porque los sectores independentistas reaccionarán”.

No lo dice un senador cualquiera, lo dice el presidente del Senado, cuyo conocimiento de Montesquieu está académicamente avalado. Lo que demuestra el alcance de la enajenación sufrida debido a la militancia en el partidismo.

Quizás los comentarios que expongo supongan un exceso de sensibilidad crítica hacia una legislatura que inicia su recorrido. Pero resulta difícil adoptar una mirada benévola cuando surge de una campaña en la que se ha tildado a la derecha de heredera del franquismo mientras que el candidato a investir presidente buscaba el apoyo en antisistemas y nacionalistas.

Sánchez, después de las elecciones municipales y autonómicas en las que se ha producido la debacle de Podemos, pudiera girar su deriva izquierdista y mirar hacia la derecha, o, lo que es más probable, suplir las deficiencias de Podemos con el apoyo de unos secesionistas en crecimiento electoral gracias en gran medida a los esfuerzos ejercidos por él mismo desinflamando la situación. Optará por el apoyo nacionalista porque estamos en un nuevo proyecto político en el que ingenuamente el socialismo actual desea integrarlos.

Responsabilidad y oportunismo

Poco tiempo le ha faltado a Sánchez para llamar a Ciudadanos a un posible acuerdo de gobernabilidad tras el fracaso padecido por su formación en Madrid a causa del desplome de los populistas de izquierdas. Para colmo busca mediadores para ejecutar tal presión, razón de su visita a Macron, y todo tipo de discurso editorial en la prensa amiga siguiendo la estela de la vicepresidenta en funciones que llama a Ciudadanos a la responsabilidad en la gobernabilidad y a apartarse de la ultraderecha de Vox. Ella, que fue un bastión en la negativa a investir a Rajoy aún teniendo más apoyos que los que hoy tiene su secretario general para ser investido presidente.

Para Macron, incluso para Valls, y para muchos más -pues es difícil entender que el socialismo español no sea republicano-, debiera quedar claro que el PSOE actual no es precisamente un modelo de socialdemocracia debido a sus excesivos acercamientos a los nacionalistas, tanto a los catalanes como a los vascos, y a Podemos.

Que, así como Podemos y los nacionalismos citados mantienen idearios y prácticas contra el sistema, en ningún caso se han visto tales en la denominada ultraderecha de VOX. La formación de ultraderecha pondrá en entredicho determinadas leyes y aplicaciones de estas, pero no ha conculcado la legalidad. Vox ni siquiera estuvo presente en la última concentración de formaciones populistas de derechas de Milán organizada por Salvini. España es diferente, y el PSOE también.

Pero Ciudadanos, “a fuer de liberal”, no puede responder al candidato a investir presidente de la misma manera que éste le contestara a Rajoy. Aquella irresponsabilidad y grosería política que, por cierto, le costó el puesto de secretario general a manos de lo que aún quedara de la anterior generación del PSOE, hoy barrida o fallecida. El no es no es incompatible con un régimen parlamentario. Ciudadanos no puede comportarse de la misma manera que Sánchez.

Ciudadanos debe acudir a la Moncloa con un mínimo programa de Gobierno y negociarlo con toda seriedad. Programa que debiera incluir unas pocas cuestiones, pero fundamentales, tales como el rechazo a cualquier indulto a los procesados por el Proces. La aplicación del 155, o intervención de la autonomía catalana, de persistir los comportamientos de rebeldía y exaltación de la secesión. Traslado al Senado de todos los presupuestos de las comunidades autónomas -en el caso vasco incluidas sus diputaciones forales- con el fin de dotar de claridad la financiación de todas ellas.

Además, la no promoción desde el Gobierno de España y los partidos que lo apoyan de ninguna modificación de estatutos de autonomía que supongan conculcación o mutación constitucional. Y, finalmente, presencia proporcional a los escaños de cada partido en el Consejo de ministros, única manera de hacer visible en caso de desacuerdo, mediante las dimisiones correspondientes, la crisis de Gobierno. Un programa en el seno de la legalidad y que no debiera provocar rechazo alguno por parte de cualquier constitucionalista.

Sin embargo, la llamada a la responsabilidad a Ciudadanos por el PSOE, no va dirigida tanto a sostener el Gobierno de la nación como a las autonomías en litigio donde una coalición a la andaluza puede desbancarle de su gobierno. El PSOE no está interesado de ninguna manera en el apoyo a Sánchez en el Gobierno de la nación, prefiere el apoyo de Podemos y nacionalista, lo que quiere es Madrid, Castilla-León y Aragón. Y, sin embargo, no parece vaya a apoyar a los constitucionalistas en Navarra y opte por la coalición nacionalista incluida Bildu. Porque Bildu no es de extrema derecha como Vox,

No deja de ser una muestra más de cinismo y oportunismo la reclamación de coherencia que el socialismo español exige a Ciudadanos solicitándole su apoyo cuando las designaciones de los presidentes del Congreso y el Senado han marcado ya una línea de entendimiento con los secesionistas catalanes, los acuerdos en Euskadi prosiguen su alianza con el nacionalismo, y queda por conocer, porque nada se dice, la decisión que va a adoptar el socialismo en Navarra, aunque todo hace suponer un desenlace junto a los nacionalista. Y, aún así, Rivera debe ir a la Moncloa y negociar con Sánchez. El no es no en política era y es una idiotez política.

Ciudadanos, que ha tenido un serio reto ante unas elecciones de enorme bipolarización, por su situación en el centro, por un ideario liberal poco dado al enfrentamiento, y su juventud como partido, por recibir críticas a derecha e izquierda, ha sabido salir bastante bien parado mediante algunas concesiones a la  sobreactuación para llamar la atención.

Después de este desenlace electoral bastante aceptable, es en la negociación de los pactos de constitución de gobiernos donde se juega su futuro. La coherencia con su ideario, aunque esté levemente esbozado todavía, la necesidad de equilibrar el poder en toda la geografía española, la necesidad de supervivencia de la derecha conservadora, el mantenimiento de la legalidad constitucional, y la  cortesía en la política, es lo que debiera regir este proceso de negociación. Ahora es cuando se la juega.

••

•••

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique con un color azul. También es cosa de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.