11M: ‘¿Un nuevo Dreyfus?’ [2015], de Cyrille Martin

.

.

¿Un nuevo Dreyfus? [2015; 01:26:15].

Documental francés, ahora doblado al español, sobre el contenido del Juicio del 11M, que fue dirigido en 2015 por Cyrille Martin [Francia, 1982]. Distribuído por ‘Les Mutins de Pangée‘ [Francia]. El film está montado, pues, con  imágenes de vídeo, archivos ya existentes, fragmentos de telediarios, grabaciones de vídeo y algunas entrevistas aparecidas en los medios, sobre el juicio. Versión original en francés. Web: nouveaudreyfus.net

La mención al ‘caso Dreyfus’ [Francia, 1894-1906] se debe a que aquél tuvo como origen una sentencia judicial de neto corte antisemita, sobre un trasfondo de espionaje, en el que la víctima fue el capitán Dreyfus (18591935), de origen judíoalsaciano, y que durante doce años conmocionó a la sociedad francesa de la época, marcando un hito en la historia del antisemitismo.

La revelación del escándalo en Yo acuso (J’accuse), un artículo de Émile Zola de 1898, le convirtió en símbolo moderno y universal de la iniquidad en nombre de la razón de Estado.

Por las dudas: yo me cuento entre quienes desearían que el Gobierno de España y la Fiscalía General del Estado mantuvieran abierta permanentemente una línea de investigación hasta que el decir basta coincidiera con la averiguación de quién lo planificó, quiénes lo hicieron y cómo se hizo. Es decir, autoría material e intelectual.

EQM

Proyecciones del documental en Francia:

  • 29 octobre 2015, au festival du film Méditerranéen Cinémed, Montpellier, cinéma Utopia.
  • 31 octobre 2015, au festival du film Méditerranéen Cinémed, Montpellier, Centre Rabelais.
  • 18 décembre 2015, au comptoir associatif de Mons la Trivalle, organisé par Ensemble ! Oh Cantons!
  • 18 février 2016, au Ciné 3, Bédarieux, organisé par ATTAC.
  • 27 février 2016, à la librairie anarchiste Publico, Paris.
  • 29 mars 2016, au Gazette Café (lié à l’hebdo La Gazette), Montpellier.
  • 6 avril 2016, à l’Université Paul Valéry, Montpellier, en partenariat avec le ciné-club La Pantalla, Département d’espagnol de l’Université.
  • 15 avril 2016, Saint Vincent d’Olargues, Salle Jean Sèbe.
  • 19 mai 2016, Lacabarède (Tarn).
  • 12 juin 2016, au cinéma Utopia, Montpellier, avec les Amis du Monde Diplomatique et Attac.
  • 23 juin 2016, à la Cimade de Montpellier.
  • 12 juillet 2016, au festival d’Avignon, à l’invitation de la Compagnie de la Traversée, pour les 110 ans de la réhabilitation du capitaine Dreyfus.
  • 16 novembre 2016, au centre Ascaso-Durruti, Montpellier.
  • 24 novembre 2016, au Ciné club de Segrie-Fontaine (Orne).
  • 3 décembre 2016, au festival «Aux écrans du réel», Le Mans.

.

El documental francés sobre el atentado del 11-M

Luis del Pino [Twitter] en LD, 250217.

Ayer publicamos en Libertad Digital la versión en castellano del documental que el cineasta francés Cyrille Martin ha realizado sobre el 11-M, y en el que, de forma demoledora, destroza la versión oficial de la masacre. Cyrille Martin hace un repaso de lo que fueron la investigación policial, la instrucción judicial y el juicio, y va demoliendo una a una todas las pruebas del caso, basándose en los propios documentos judiciales y en las declaraciones de los testigos.

Quizá a muchos de ustedes les suene este documental, porque saltó a los medios hace meses, cuando Ignacio Escolar publicó y luego censuró en su medio de comunicación una entrevista con el autor del documental. Con su habitual “estilo”, el medio dirigido por Ignacio Escolar publicó la entrevista, y al darse cuenta unas horas después de que no encajaba con la línea que ha venido manteniendo respecto al 11-M, la eliminó y la sustituyó por una descalificación del entrevistado.

Es importante resaltar que Cyrille Martin es un hombre de izquierda, y que el documental ha sido distribuido en Francia a través de una productora de tendencia anticapitalista. Perderían, por tanto, su tiempo quienes quieran recurrir a las tonterías habituales para descalificar al autor o al documental. Con la frialdad y objetividad que da la distancia, Cyrille Martin examina una a una las pruebas, las declaraciones de los testigos, los informes policiales, y termina concluyendo que toda la versión oficial del 11-M no es más que una inmensa cortina de humo, una gigantesca farsa, con la que se estaría encubriendo una operación de terrorismo de estado.

El documental está (salvo algunos errores menores en la traducción de los subtítulos) excelentemente hecho. Los gráficos so extraordinarios y ayudan al espectador a seguir con facilidad la lógica de las pruebas y de las falsificaciones. Y la conclusión inevitable, para cualquiera que contemple la enorme catarata de pruebas manipuladas, es que no hay un solo aspecto de la versión oficial del 11-M que se sostenga.

Y eso que Cyrille Martin ha dejado fuera episodios realmente dantescos, como:

  • Que desaparecieran las actas de recogida de muestras de los trenes.
  • Que se incineraran en el vertedero de Valdemingómez centenares de efectos procedentes de los trenes, muchos de los cuales podían perfectamente haber servido para determinar el explosivo utilizado en la masacre.
  • Que el gobierno español permitiera que los chatarreros terminaran llevándose a trozos el único vagón que se salvó del desguace, encontrado por Libertad Digital años después de la masacre.
  • Que se detuviera el 13-M a dos hindúes como supuestos implicados en la trama islamista.
  • Que la Policía ocultara al juez los registros informáticos del gimnasio donde Jamal Zougham estuvo la noche anterior a los atentados.
  • Que Jamal Zougham careciera de todo tipo de antecedente y fuera incluido en la lista de sospechosos habituales tres años antes de la masacre, por una sospechosísima serie de errores judiciales que tenían que ver con el número de teléfono de su madre.
  • Que los supuestos suicidas de Leganés esperaran disciplinadamente durante horas a que se desalojara a los vecinos de todos los bloques de viviendas colindantes, antes de hacer estallar el piso coincidiendo con el telediario.
  • Que Marruecos recibiera de las autoridades españolas la petición de traducir las supuestas llamadas de despedida de los supuestos suicidas de Leganés cuatro horas antes de que esas llamadas se produjeran.
  • Que se impidiera durante horas a la Policía Judicial el acceso a los cadáveres de los presuntos suicidas de Leganés, a pesar incluso de las órdenes de la juez Teresa Palacios.
  • Que en el desescombro del piso de Leganés aparecieran mezclados (y milagrosamente intactos) libros suníes y chiítas.
  • Que la supuesta carta de despedida de uno de los supuestos suicidas de Leganés estuviera escrita en árabe, pero firmada en caracteres latinos.
  • Que el único sospechoso que supuestamente huyo a la carrera del piso de Leganés, fuera absuelto en el juicio del 11-M.
  • Que el tribunal del 11-M se negara a que se examinaran las pruebas relativas a la posible implicación de los presuntos suicidas de Leganés en los atentados, de modo que los herederos legales de los presuntos suicidas no han tenido que indemnizar a las víctimas, porque no se ha determinado judicialmente la implicación de sus familiares en la masacre.
  • Que de todos los sospechosos detenidos por el 11-M, los únicos que tuvieran relación con Al Qaeda eran los dueños de la casa de Morata de Tajuña donde nos dicen que se montaron las bombas, y justo a esos no se les imputó nada y no fueron procesados ni enjuiciados.
  • Que apareciera milagrosamente vivo un presunto implicado en la masacre al que previamente los medios defensores de la versión oficial habían presentado como suicidado en Irak.
  • Que Marruecos se haya negado sistemáticamente a enviar ningún tipo de documentación oficial que avale, no ya la implicación, sino incluso la identidad de los supuestos suicidas de Leganés.

El documental de Cyrille Martin tiene un efecto principal, más allá de demoler la versión oficial de los atentados: nos permite comprobar cómo se ve el 11-M desde fuera de España, y en especial cómo se ve desde la perspectiva de la izquierda militante.

Y no salen muy bien parados, tras este ejercicio, ni nuestros medios de comunicación españoles, ni nuestra izquierda patria. Porque la versión oficial del 11-M es tan inverosímil, son tan burdas y evidentes las manipulaciones de pruebas, son tan groseras las falsificaciones, que cualquier que se acerca al tema con un mínimo de objetividad sale escandalizado. Y no puede sino preguntarse cómo es posible que semejante engendro hay podido colar.

¿Se entiende mejor la infamia en francés?

Un nuevo Dreyfus recoge lo ya investigado, resumido y explicado en innumerables ocasiones por Del Pino y Múgica. La valiosa novedad es que lo haga.

Javier Somalo, director de esRadio, en LD, 250217.

Un nuevo Dreyfus es un documental realizado por Cyrille Martin que cuestiona la sentencia sobre los atentados del 11-M. Dicho esto, es inevitable verlo. No exhibe efectos especiales ni dramáticas recreaciones ni ha requerido de grandes presupuestos de producción. Sólo necesitaba una importante labor de documentación cinematográfica impensable en España. El vídeo habría sido imposible sin el trabajo realizado durante tantos años por el inolvidable Fernando Múgica –el primero en advertir el engaño– en El Mundo y Luis del Pino en Libertad Digital. Un nuevo Dreyfus recoge lo ya investigado, resumido y explicado en innumerables ocasiones –todo es poco– por estos dos periodistas. La valiosa novedad es que lo haga.

Si merece la pena ver este documental es porque hay una persona más que no se cree la versión oficial de los atentados y encima es francés y de izquierdas. Esto molestó sobremanera a Ignacio Escolar cuando su periódico entrevistó hace meses al autor por otro asunto y salió a la luz la preparación del vídeo en el que, para más inri, nos citaba como fuente de inspiración. Tanto escoció el asunto que la noticia se esfumó y cerraron capítulo con un editorial de contrición. Esta es la segunda razón por la que merece la pena verlo y difundirlo.

El trabajo de Cyrill Martin me ha ayudado a recordar una vez más que todo lo sucedido antes del 11-M debía servir para encajar las piezas en sólo tres días. El diseño fue magistral. Criminal pero magistral.

Por aquel entonces era difícil no haber tenido noticia de las 13 mochilas explosivas que ETA habría querido colocar en la estación de esquí de Baqueira Beret. Igualmente, era casi imposible no conocer la famosa furgoneta de Cañaveras cargada con 500 kilos de explosivos destinados a Madrid. Diez días antes de la masacre de Madrid, el 1 de marzo de 2004, pudimos leer en la prensa titulares como este: “ETA planeaba atentar hoy entre Alcalá de Henares y Madrid” (ABC). Según la Policía –o eso dijeron– esa era la zona marcada en unos planos hallados en la furgoneta junto a varios croquis de vías férreas. Por si faltaban antecedentes, a finales de febrero de 2004, el CNI hasta llegó a la conclusión –o eso dijeron– de que ETA ya estaba preparada para detonar bombas de forma remota con teléfonos móviles tras haber solucionado un problema técnico de desfase. De hecho, ya lo había intentado hacer en el cementerio de Zarauz contra la cúpula del PP vasco a la que habría volado por los aires si les hubiera funcionado el letal invento. Eso sí, ETA no usaba el teléfono como un simple despertador con tarjeta SIM –o sea, con tarjeta de visita–, que para eso ya están los temporizadores de toda la vida. De modo que la misma pista etarra nos llevaría a la islamista a través de esa tarjeta SIM de visita que se usó en un teléfono… al que nadie llamaría desde un lugar alejado para hacer volar los trenes. El señuelo se encontró en una mochila-bomba que jamás habría estallado porque faltaba la conexión eléctrica, que además no tenía metralla y que apareció en una comisaría como un níscalo en un pinar. Cuanto más cundiera la vía etarra más dura sería la caída.

También resulta difícil de olvidar el No a la Guerra español, el de las pegatinas en el Congreso, en los Goya, en las manifestaciones que acusaban a Aznar de criminal de guerra, el de aquella icónica “foto de las Azores“. Por si fuera poco, cuatro meses antes del 11-M cayeron asesinados en Bagdad siete agentes españoles del CNI. A algunos no les quitó el sueño decir que lógicamente merecíamos un castigo. Estímulo-Respuesta.

Había que documentar antecedentes para ambas vías: la etarra y la islamista. Y las dos estaban perfectamente cubiertas para salir a escena en su momento justo. Pero no eran las únicas: había más de dos posibles salidas en el catálogo. Si alguien quisiera encontrar un hilo de investigación del 11-M ligado al narcotráfico lo encontraría. Si optara en cambio por una trama radicada en locales de alterne con implicaciones policiales, también lo hallaría. ¿Y en la extrema derecha? Por supuesto, también había madeja preparada para enredar. Y en Asturias, y en chabolas… Muchas de estas pistas estaban precocinadas por si alguien quería picar entre horas y aumentar así la confusión. Eran vías muertas, lugares en los que se han encontrado colegas de profesión y sus respectivas fuentes: unos llegando, otros saliendo y algunos viviendo. Nada que ver con aquellas que iban a conseguir los efectos perseguidos: el triunfo de la autoría islamista y, por supuesto, el estrepitoso fracaso de la etarra. Era crucial que se cumplieran las dos. Las intermedias quedarían colocadas en el terreno conspiranoico como demostración de lo ridículo de algunas investigaciones. Fue Javier Gómez Bermúdez el que narró ese acto del macabro sainete, el encargado de repartir mensajes a los muchos comensales con los que compartió mesa, mantel y a los que dirigió palabras de aliento antes de encerrarse a juzgar en esa soledad tan abarrotada de sombras.

No sólo las autoridades sino el pueblo español tienen claro que ha sido obra de ETA“, se escucha decir a un corresponsal francés en Madrid durante un informativo al que alude Cyrille Martin en su cinta. Esa era la clave. Cuanto más arraigara esta idea más posibilidades de éxito tenía el giro final, el golpe. Llegado el momento sólo había que cambiar el guión para que todo, absolutamente todo, pasara de las txapelas a los turbantes. El aparente rigor formal sólo necesitaba estar vivo unas horas. Cyrille Martin lo recuerda con acierto al evocar la cobertura de la cadena SER: “La noticia falsa de los terroristas suicidas y otras noticias desconcertantes aumentaron el ambiente de confusión durante los primeros días“. Después habría que taparlo pero en eso ya hay muchos especialistas en España aunque últimamente estén a la gresca –o eso dicen– a cuenta del destape de las claocas. Pero si Martin asume que aquella noticia era falsa echo de menos que se pregunte por qué. ¿Lo hacía la SER a conciencia? ¿Cree que estaba manipulada desde fuera? ¿A qué conclusión llega Martin? Parece que lo reduce a la mera competencia editorial. Es simple, pero hasta en eso demuestra que conoce bien a todos los actores de su película.

Sorprende y consuela ver, fuera de esta casa, tan severo cuestionamiento de las prácticas de investigación judicial del 11-M: “Ningún testimonio contra Zougam es fiable y en realidad nadie vio a los miembros del supuesto comando en los trenes, ni a Zougam ni a los otros siete“. En la pantalla, todas las pruebas falsas se van borrando de un gráfico enmarañado que la sentencia logró simplificar hasta llegar a un crimen cometido sin arma homicida, sin escenario –los vagones fueron destruidos antes incluso de que todos los cadáveres fueran identificados– sin testimonios o con testigos falsos, sin autor intelectual y con autores materiales muertos en circunstancias no documentadas, sin autopsia. Bueno, y con el omnipresente Jamal Zougam, a quien el autor califica como el nuevo Dreyfus.

Libertad Digital jamás fue a buscar una autoría determinada de los atentados por mucho que nos quisieran llevar a ello, que lo hicieron. La realidad nunca nos estropeó un titular y quizá por ello llegamos a ser tan molestos y ahora tan útiles. Cyrille Martin se declara más proclive a la versión que en su día esbozó Fernando Múgica: el aprovechamiento exterior de sendas tramas en PP y PSOE en torno a un atentado terrorista etarra próximo a las elecciones del 14 de marzo de 2004. En lo que estamos de acuerdo, y es lo único que me importa trece años después, es en que la sentencia no descubrió la verdad, la ocultó. Se consintió, mientras no se dirigía, la manipulación de pruebas, su desaparición y hasta su fabricación. Trece años después siguen vivas las mismas preguntas y ya hasta las formulan otros.

En España, si un médico tiene acento extranjero o necesita traductor, se le presupone mejor formación que al de la consulta de la esquina. Somos así. Hoy hay un francés más preocupado por lo que pasó que muchos españoles y que todos los políticos. Aunque la Verdad, como los niños, no vendrá de París, por si acaso, empecemos a preguntar: Qui a eté l’assasin? Qui l’a fait? Qui est coupable?

Javier Somalo es director de esRadio.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Jackie [EEUU, 2016], de Pablo Larraín

.

‘Camelot’ [1960]. Del musical homónimo [1960]. Interpretada por Richard Burton. Compuesta por Frederick Loewe, con letra de Alan Jay Lerner. Incluída en la banda sonora de la película. ♪♪ ♫ vía Hénock Gugsa. Cartel del film; vía IMPawards.

.

TÍTULO Jackie
AÑO
2016
DURACIÓN
95 min. Trailers/imágenes
PAÍS
EEUU
DIRECTOR Pablo Larraín
GUIÓN Noah Oppenheim
MÚSICA Mica Levi
FOTOGRAFÍA Stéphane Fontaine
REPARTO Natalie Portman, Greta Gerwig, Peter Sarsgaard, Max Casella, Beth Grant, Billy Crudup, Richard E. Grant, John Hurt, entre otros.
PRODUCTORA
www.jackiethemovie.com

Premios Oscar: Nominada a Mejor actriz (Portman), banda sonora y vestuario / Globos de Oro: Nominada a Mejor actriz-drama (Natalie Portman) / Premios BAFTA: Mejor diseño de vestuario. 3 nominaciones / Festival de Venecia: Mejor guión (Noah Oppenheim) / Premios Independent Spirit: Nom. a Mejor película, director, actriz y montaje / Críticos de Los Angeles: Nominada a Mejor banda sonora

4 menciones más.

.

SINOPSIS

Película sobre la ex primera dama estadounidense Jacqueline Kennedy, centrada en los días inmediatamente posteriores al asesinato de JFK, en Dallas, el 22 de noviembre del año 1963. (Filmaffinity).

CRITICAS:

  • “Larraín compone un retrato doloroso, bello y muy educado de la viuda de Kennedy”. Luis Martínez: Diario El Mundo
  • “Natalie Portman es Jackie. Y lo que ella quiera (…) [no] se permite convenciones narrativas ni morales. Lo cual no son razones suficientes para hacerla apasionante, aunque sí una película curiosa.”. Carlos Boyero: Diario El País
  • “Hay que avisarlo, es justo la película contraria a lo que cualquiera espera ver, pero es sólo una más de las varias sorpresas (…) y cualidades que ofrece. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Oti Rodríguez Marchante: Diario ABC
  • “Un puzle que parece distante, pero tampoco lo es: la forma de filmar en primer plano a Jackie, su reacción tras el atentado (…) la convierte en personaje dramáticamente excepcional. (…) Puntuación:… ★★★★ (sobre 5) “. Quim Casas: El Periódico
  • “No es un retrato de Jackie Kennedy, sino una deconstrucción de todas las Jackies que existieron, creemos pensar que existieron y queremos pensar que existieron. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”. Irene Crespo: Cinemanía
  • “Larraín (…) al oficiar de forense de sus gestos, al servirnos en frío su miedo a perder el control, no logra traducir en imágenes que nos impliquen la verdad de su personaje ‘bigger than life’. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Sergi Sánchez: Fotogramas
  • “Extraordinaria en su penetrante intimidad e hiriente en su dolor, ‘Jackie’ es un retrato notablemente crudo de la icónica primera dama (…) Una sorprendente interpretación de una Natalie Portman que nunca había estado mejor.”. David Rooney: The Hollywood Reporter

15 más.

via

.

De la banda sonora editada

01. Intro
02. Children
03. Car
04. Tears
05. Autopsy
06. Empty White House
07. Graveyard
08. Lee Harvey Oswald
09. Walk to the Capitol
10. Vanity
11. Decision Made
12. Burial
13. The End
14. Credits

En Spotify, Allmusic, YouTube +, Soundtrackmania, foxsearchlight

De la banda incorporada:

Happy Birthday‘. Compuesta por Mildred J. Hill y Patty S. Hill [Interpretada en la película por Natalie Portman, Greta Gerwig, Deborah Findlay, Sunnie Pelant, Aidan Weinberg y Brody Weinberg]. Versión original [1922].

1. Affection No. 3 – Peter Dufferin [Paul Zaza]
2. El cant dels ocellsPau Casals –  Tradicional
3. Camelot – Richard Burton
4. Camelot: Finale Ultimo – Richard Burton and the Camelot Ensemble

Fuente: IMDb y sountrack.net

Trailer en inglés con subtítulos en español.

.

MI OPINION:

El requiem de Jackie Portman

Lo primero que habría que destacar, porque el título mueve a engaño, es que no se trata de un film biográfico de Jackie Kennedy sino sobre sus vivencias durante los días subsiguientes al asesinato de su marido John F. Kennedy, el entonces Presidente de los EEUU. Lo digo porque al no tratarse de un ‘biopic’ al uso, el espectador no avisado puede encontrarse con algo muy distinto a lo esperado.

Estamos, pues, antre el retrato psicológico, contado por ella misma, de una mujer que pasó de ser un emblema iconográfico de la sociedad estadounidense a estrellarse de bruces contra la cruda realidad de enterrar a su pareja, el gran icono político de la época, al tiempo que, en consecuencia, cancelaba a los 34 años la gran etapa de su vida.

El guión, un gran texto de Noah Oppenheim, se basa en dos pilares históricos:

1) 14 de febrero de 1962: ‘Un paseo por la Casa Blanca con la Sra. John F. Kennedy‘, especial documental cinematográfico para la televisión, de Franklin Schaffner, transmitido para todo EEUU por varias cadenas.

2) 29 noviembre de 1963: la entrevista que Theodore H. White, de Life, le hizo a Jackie en Hyannis Port, días después del entierro, y que se publicó como artículo el 6 de diciembre de 1963., en el número dedicado a las exequias.

Ell era, entonces, la viva y femenina imagen del ilusionante futuro que la sociedad norteamericana esperaba alcanzar a manos de Kennedy y el realizador consigue que una magistral Natalie Portman -merecedora del inminente Oscar– se introduzca en el alma de Jackie e interprete, seguramente, el papel más complejo de su vida profesional. Reflejando, en su propia y penetrante intimidad, el dolor de todo un país, el desarrollo de un terrible duelo colectivo, el retrato de la consternación funeraria derivada del magnicidio, en torno al modelo formal, idealizado por la viuda, del entierro de Lincoln.

Con un ritmo pausado, reflexivo, y un brillante montaje -entremezclando blanco & negro y color- estructurado a base de flashbacks, saltos en el tiempo apoyados en esos dos pilares, Pablo Larraín consigue reflejar espléndidamente el rompecabezas sociopolítico que entrecruza las relaciones familiares, sociales, políticas y emocionales de todos los actores principales de la escenificación del dramático cierre de un mandato presidencial reventado de un tiro en la cabeza.

Con una profunda banda sonora de Mica Levi, impregnada de incorporaciones intimistas, una excelente recreación de los escenarios originales del crimen y de la subsiguiente funebre pompa, un vestuario de la época perfectamente reflejado y una muy buena interpretación coral en la que quiero destacar el trabajo del gran John Hurt, fallecido hoy hace un mes.

En el fondo, aparece la inclinación que tanto Jackie como Kennedy parecían sentir por el musical ‘Camelot’ [1960] que en esos momentos interpretaba Richard Burton en Broadway con Julie Andrews y cuya composición icónica les he insertado debajo del cartel de la película. Pero, en mi opinión, ello sólo contribuye a reflejar el íntimo convencimiento que la pareja sentía de estar representando un momento mágico en la historia de los Estados Unidos. Como así fue.

pd. Traten de verla en versión original porque la mimetización de Portman, incluso en la voz, lo aconseja.

Formidable, profunda, académica, para cinéfilos y con una impresionante Natalie Portman [8 sobre 10]

EQM

Fuentes:

Filmaffinity [críticas de espectadores], IMDb, Wikipedia y elaboración propia [EQM].

••

•••

NOTA.- Los enlaces no propios de textos de terceros son aportados por EQM, salvo que se indique expresamente lo contrario.
.

Cuando las canillas tiemblan

.

eqm_240217.

Pero… ¿hay alguien ahí?

Escribía ayer Arcadi Espada, en El Mundo por dentro, ‘Un editorial contra Cebrián. La reacción del catalán de guardia‘, relativo, precisamente al artículo de fondo que también ayer publicaba El País, ‘Dialogar y no arrepentirse. Es necesario un clima de confianza mutua entre el Gobierno y la Generalitat‘, sobre el procés catalán. [Ambos textos figuran infra].

En mi opinión, los personajes que el editorialista tiene en la cabeza son los que se dedican a bombardear la ley precisamente para que no haya duda ninguna de que jamás se arrepentirán de que su concepto de diálogo sea, única y exclsuivamente, el de tender puentes hacia la independencia…, a fin de que ésta llegue más vale pronto que tarde.

Aquellos que, mientras se alcanza ese único fin -como el amor: hoy más [cerca] que ayer y menos que mañana-, tratan de asegurarse poderosos trofeos consolidadores del objetivo y que puedan ser enarbolados ante su carnavalesca turba…, por si hay que esperar un poquito más de lo previsto…

Al estilo padre Pujol:

Aquí teniu, poble de Catalunya, singularitat, supremacia, història, fonament, nació, reconeixement d’Espanya a la nostra mil·lenària identitat, en forma d’or, encens i mirra, mentre anem fent camí cap a la independència…!

[¡Aquí tenéis, pueblo de Cataluña, singularidad, supremacía, historia, fundamento, nación, reconocimiento de España a nuestra milenaria identidad, en forma de oro, incienso y mirra, mientras vamos haciendo camino hacia la independencia…!]

Para mí que Juan Luis Cebrián, Presidente de Prisa, en su entrevista con Cayetana en El Mundo, está -con Mariano Rajoy, Felipe González, A.P. Rubalcaba– en el aviso a los que leen El País en catalán en clave nacionalista, de que o reciben a los Reyes Magos como se merecen o la aplicación del 155 no va a ir de coña

Pero esta historia tiene un pequeño problema: los golpistas siguen sintiendo, convencidos, que ellos, es decir, el poble de Catalunya, no tienen nada que perder en este envite, chantaje inconstitucional, porque, en el peor de los casos, después del 155 tornarà la calma, i els avanços del procés no se’ls traurà ni Déu… [volverá la calma, y los avances del proceso no se los quitará ni Dios…]

Porque, de verdad, ¿alguién cree que un bipartidismo de esta naturaleza -con Mariano y sus disparates; la muribundia Gestora toreando a ZPedro; Albert Rivera como apoderado/empoderado de compañía; y los mochileros y la Colau amenazando con el derecho a decidir– tiene arrojo para dejar al Gobierno catalán, en justo castigo a su perversidad y mientras las encuestas no digan que el nacionalismo se hunde en la miseria, sin las competencias de Educación, Policía, Hacienda, Sanidad, etc?

Pues esa, es la clave.

Cuando las canillas tiemblan. y el Estado está en juego.

EQM

PD: Ahora verán éstos…: para que se enteren!

Aunque no lo crean: Rajoy ha metido a tirabuzones Tardá, el maestro de Rufián en permanentes e incendiarias deposiciones anticonstitucionales y golpistas, en la Comision parlamentaria de Secretos Oficiales. Lean, por favor:

ERC vuelve a la Comisión de Secretos Oficiales tras nueve años fuera. Los independentistas de ERC y PDeCAT entran en el órgano que trata información sobre seguridad

El pleno del Congreso ha elegido este miércoles a los siete diputados que integrarán la Comisión de Secretos Oficiales, entre los que se encuentran los independentistas catalanes Joan Tardà (ERC) y Jordi Xuclà (PDeCAT). La única vez que Esquerra formó parte de la comisión fue entre 2004 y 2008, cuando estrenó grupo parlamentario propio en el Congreso. Este órgano tiene acceso a información sobre la seguridad del Estado y controla las actividades del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Ciudadanos es el único partido que se ha opuesto a su inclusión.

[…].

El País, 220117.

.

Irene Montero y Joan Tardá, el pasado martes. EFE. Vía El País.

Un editorial contra Cebrián

La reacción del catalán de guardia

Arcadi Espada en El Mundo por dentro, 230217.

Cada cinco días desde hace varios El País publica un editorial nierga, hablen ustedes que pueden. Los redacta el catalán de guardia y son piezas patéticamente argumentadas, donde el wishful thinking suplanta siempre a lo real. En la última semana el editorial consabido se ha visto apoyado por informaciones esperanzadas por la posibilidad de un cambio de actitud del gobierno desleal de Cataluña.

El editorial de hoy cierra, por el momento, la esperanza. Coincide con el conocimiento público del fracaso de la reunión entre los presidentes Rajoy y Puigdemont y con la apocalíptica conferencia de Mas en el País Vasco -a ver si se tranquiliza en vistas de la próxima, que será en Oxford.

Su retraso de un día en la tónica imperante debe de estar vinculado con el notable impacto de las declaraciones de Juan Luis Cebrián a este periódico. Las declaraciones llegaron en plena esperanza socialdemócrata y han sido muy mal recibidas por los catalanes de guardia.

Es normal. Cebrián se limita a hablar de lo real. Y sus especulaciones sobre la guardia civil o el 155 son las especulaciones obligatorias de cualquier demócrata. Describe muy bien el estado moral de buena parte de la opinión que las especulaciones sobre el mañana ilegal (lo que el gobierno desleal hará con los impuestos, el ejército, la lengua, etc) se apoderen con suma naturalidad de los titulares mientras que a las especulaciones sobre el mañana legal (155 y aledaños) se le debe poner siempre una suerte de sordina preservativa.

En el último párrafo el editorialista acusa el golpe que se deriva de que el presidente del consejo de administración del diario donde escribe haya roto el tabú especulativo:

«Cataluña y España se juegan mucho en este envite. Por eso este periódico ha reivindicado, apoya y apoyará siempre el intento de recomponer los puentes de diálogo. Jamás desistirá de este empeño, pues democracia y autonomía son dos caras inseparables de la modernidad de este país.»

Y como de costumbre, el editorialista desvela su torcida fisonomía moral. Porque quien ha querido partir la cara, exactamente, a la democracia y a la autonomía no son los que tiene en la cabeza mientras escribe esas estupideces, es decir, aquellos a los que acusa de volar los puentes por invocar la ley, sino los otros, es decir, los que vuelan la ley con su pólvora retórica: derecho a decidir, democracia por encima de la ley y, desde luego, con la más sucia de todas, que es la palabra diálogo.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el miércoles en el ‘Parlament’. Marta Pérez / EFE. Vía El País.

.

Dialogar y no arrepentirse

Es necesario un clima de confianza mutua entre el Gobierno y la Generalitat

Editorial de El País, 230217.

Los desencuentros entre el PP y el grueso de las fuerzas políticas catalanas se prolongan desde hace un decenio largo: desde que aquel impugnó (jurídicamente y en la calle) el Estatuto de 2006. En los últimos años no solo no hubo diálogo, sino cruces de invectivas, descalificaciones y pleitos. No sería lógico esperar que una sola reunión —como la mantenida en secreto por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont, el pasado 11 de enero— resuelva de un carpetazo el abismo existente.

Eso sí, sería bueno que los protagonistas y sus adláteres no negaran los contactos, evitasen mentir y no se arrepintiesen de algo excelente: dialogar. Aunque una sola sesión sea una gota en el océano, la idea de que los problemas se resuelven sin hablar con aquellos con quienes discrepas no tiene sentido. Sucede justo lo contrario.

Eso se traduce en que, aunque un contacto inicial haya sido infructuoso —que lo fue en lo inmediato—, los líderes responsables deben perseverar. ¿Cómo? Innovando en los formatos del diálogo, no cejando en implicar a terceros que puedan facilitarlo, identificando en primer término los asuntos más susceptibles de desbrozar el camino, dejando para un último momento los más arduos de generar consenso.

La negociación política es un arte y hay experiencias que ayudarían a ahormar la más difícil, incluso en las coyunturas más desfavorables, como es el caso de la actual inquina mutua. Lo esencial es, tras empezar, insistir: primero, en la creación de un (hoy inexistente) clima de confianza mutua; con otras mediaciones; a través de medidas concretas sobre las que asentarlo; y después abordar fases más ambiciosas.

Cataluña y España se juegan mucho en este envite. Por eso este periódico ha reivindicado, apoya y apoyará siempre el intento de recomponer los puentes de diálogo. Jamás desistirá de este empeño, pues democracia y autonomía son dos caras inseparables de la modernidad de este país.

Artículo 155 de la Constitución Española

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Sinopsis [Congreso de los Diputados]

El artículo 155 complementa la previsión de vías o medios de control (ordinario) de la actividad de las Comunidades Autónomas contenida en el artículo 153 al contemplar un mecanismo de control subsidiario, de carácter excepcional o extremo (y alcance incluso coercitivo), para situaciones igualmente excepcionales o extremas, consistentes en el incumplimiento por aquéllas de obligaciones impuestas por la Constitución o las leyes o en actuaciones de las mismas que atenten gravemente al interés general de España.

El precepto se inspira claramente en la figura de la llamada “coerción federal” (Bundeszwang), prevista en el artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn. De hecho, tal inspiración se advierte incluso de manera inequívoca en la redacción del artículo 155, que coincide en lo esencial con la dicción literal del precepto constitucional alemán.

En otros sistemas federales o Estados de estructura compuesta o compleja, por el contrario, el mecanismo de reacción -extrema o excepcional- de los órganos federales o centrales ante conductas de los Estados federados o entes territoriales subestatales gravemente atentatorias contra la lealtad federal o institucional hacia la Federación o el Estado central consiste en la suspensión o disolución de los órganos de aquéllos (la llamada “intervención o ejecución federal”), y no sólo en la posibilidad de adoptar las medidas necesarias para el cumplimiento forzoso de las obligaciones incumplidas, en particular por medio de instrucciones de obligada observancia para los órganos del Estado federado o ente territorial de que se trate, a su vez coercibles por los órganos federales o centrales en caso de resultar desatendidas.

Como ejemplos de sistemas de “intervención” federal o estatal, que comportan la suspensión o disolución de órganos territoriales, pueden consultarse el artículo 100 de la Constitución austriaca, el artículo 126 de la Constitución italiana o el apartado 31 del artículo 75 de la Constitución argentina.

El tenor del artículo 155, prácticamente idéntico al del artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn en el Anteproyecto de Constitución, experimentó algunas modificaciones durante su elaboración parlamentaria.

En primer lugar, se añadió como supuesto de hecho habilitante de las medidas extraordinarias previstas en dicho precepto el consistente en una actuación “que atente gravemente al interés general de España” (el Anteproyecto sólo se refería, como sucede en el caso de la Constitución alemana, al incumplimiento de obligaciones que la Constitución u otra ley impusieran respecto del Estado).

En segundo lugar, se incorporó la exigencia de previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma, coherente con la naturaleza subsidiaria del mecanismo respecto de las formas ordinarias de control (a que se refiere el artículo 153 CE) y el carácter por tanto excepcional, extremo o de ultima ratio que le es propio.

Por último, y atendido precisamente dicho carácter, se introdujo el requisito de aprobación de las medidas por mayoría absoluta (y no por mera mayoría simple) del Senado. Por el contrario, no prosperaron en el debate parlamentario otras propuestas, como las de  exigir la aprobación de las medidas por ambas Cámaras de las Cortes o por una mayoría aún más cualificada del Senado, la de circunscribir el supuesto de hecho habilitante a los casos de incumplimiento sólo de la Constitución o de ésta y leyes orgánicas (excluyendo los supuestos de incumplimiento de leyes ordinarias, así como de actuaciones gravemente atentatorias al interés general de España) o la de prever como requisito para la adopción de medidas la previa declaración del incumplimiento imputado a la Comunidad Autónoma por el Tribunal Constitucional.

El carácter altamente excepcional del mecanismo previsto en el artículo 155 CE se manifiesta en su, hasta la fecha, inexistente proyección práctica o aplicativa. En efecto, hasta hoy el Senado y el Gobierno de la Nación no han hecho uso de las facultades que les confiere el artículo 155 CE en ninguna ocasión.Tampoco existen precedentes de una aplicación del artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn en la República Federal de Alemania.

Últimamente se ha debatido en nuestro país, sin embargo, acerca de la oportunidad de un desarrollo legal del artículo 155 CE, así como de la viabilidad de una aplicación del mismo en relación con el incumplimiento por los órganos de gobierno del Parlamento Vasco de las obligaciones derivadas en el ámbito parlamentario de la sentencia de declaración de ilegalidad y disolución de determinados partidos políticos (Herri Batasuna, Euskal Herritarrok, Batasuna), dictada en aplicación de la vigente Ley Orgánica de Partidos Políticos por la Sala del artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como en relación con la aprobación por el Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca de una Propuesta de nuevo Estatuto Político para la Comunidad de Euzkadi de -cuando menos- muy dudosa compatibilidad -tanto procedimental como material- con la vigente Constitución.

Al procedimiento de aplicación del artículo 155 CE en fase parlamentaria se refiere el artículo 189 del Reglamento del Senado.

En cuanto al control en derecho del ejercicio de las facultades atribuidas por este precepto, la doctrina alude a dos cauces o vías para efectuarlo: de un lado, el conflicto de competencia planteado por la Comunidad Autónoma afectada ante el Tribunal Constitucional [art. 59.1.a) de la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre, del Tribunal Constitucional]; y, de otro, la impugnación por ésta de los concretos actos adoptados por el Gobierno de la Nación en virtud de la autorización emitida por el Senado en sede contencioso-administrativa. Al control jurídico se añade el control político del Gobierno que puede llevar a cabo el Congreso de los Diputados.

Entre la bibliografía referida al precepto constitucional que nos ocupa cabe citar, entre otros, los trabajos de García de Enterría, Muñoz Machado, Cruz Villalón, Tolivar Alas, García Torres o de Gil-Robles y Gil-Delgado.

Sinopsis elaborada por: Mariano Bacigalupo Sagesse, Profesor Titular, Universidad Nacional de Educación a Distancia. Diciembre, 2003.

Revisado por el equipo de puesta al día del Portal de la Constitución. Agosto, 2006.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Esa fantástica foto de A Navarrete: Irene, Tania y su[s] señorito

.

angel-navarrete-210217_3En la web del fotógrafo, Ángel Navarrete [España, 1975], la tienen a mayor tamaño

.

Amor, política y fugacidad

Hay días en que una imagen vale mil veces más que un texto repleto de miles de palabras ingeniosamente hilvanadas.

Ayer fue para mí uno de esos días cuando me encontré con esta fabulosa fotografía de Ángel Navarrete primero en la pagina 12 de El Mundo y después en el blog de Santiago González.

Me quedé helado…, emocionado, enamorado del arte de fotografiar…, imaginando al artista, también licenciado en Historia del Arte, con el cuadro enmarcado, aguantando la máquina, esperando pacientemente a que, en una de estas…, bajara Tania por la escalera parlamentaria, ella, la desterrada en el gallinero…, rozando el escaño, el brazo, el aliento, del mochilero sultán…, y sintiendo, oliendo, la temporal victoria de Irene, sentada a su lado. Y captar ese mágico instante.

Fíjense en las respectivas miradas: todo un poema; todo un manual de psicología aplicada al que, a buen seguro, cada lector aportaría un sinfín de matices, por experiencia propia, ajena o simple reflexión, entre intelectual e instintiva. Valga como ejemplo el formidable texto que les dejo más abajo de Santiago González.

Y no sólo las miradas. Porque hay actitudes, expresiones -ese lenguaje gestual, corporal- y rostros que relatan la fina línea que corta como un cuchillo el abismo entre el triunfo y la derrota, sobre todo cuando la protagoniza un trío que, en todo caso, ha quedado tocado por la tragicomedia, también política.

En mi opinión, se trata, sin duda, de una de las fotografías del 2017 y animo a que quien piense lo mismo felicite a su autor [Twitter].

EQM

vía

.

La Malquerida

Santiago González en su blog, 220217.

Hoy El Mundo publica una de esas fotos que redimen este oficio. Qué grande Ángel Navarrete. Tuve conocimiento de ella ayer, cuando la colgó en Twitter Don Uno, un clásico en la bancada de la Argos, si bien en estado de rebeldía desde hace meses. La malquerida, tituló benaventianamente. Qué tres miradas, Virgen Santa.

Mi comentario de hoy, a las 8:15

Hoy publica El Mundo una de esas fotografías que son en sí mismas un acabado retrato de los hechos, una instantánea de Ángel Navarrete que pide premio: Tania, la ex, pasa junto a los escaños que ocupan Pablo y su actual pareja, Irene Krupskaia. La actual pareja reina de Podemos mira la espalda de Tania entre el desdén de su ex y el rencor de la mujer que hoy gobierna el corazón del macho alfalfa. Podemos ha acabado siendo La verbena de la Paloma, y Pablo Iglesias, Don Hilarión, entre una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid.

Pablo ha hecho su campana de Huesca, incruenta, que diría la senadora Cortés y ha pasado a la fila de atrás a Errejón, a compartir tedio con Alberto Garzón. A Tania le ha tocado más atrás. ¿Recuerdan ustedes cuando hace dos años decía: “Si no soy candidata me dedicaré a ser primera dama”? Hoy hay que mirar la foto de Navarrete para recuperar el verso de Neruda en si ‘Poema 20’: “Es tan corto el amor y es tan largo el olvido”.

Pero Tania, que tiene nombre de guerrillera, la novia del Che en Bolivia, ha tenido peor suerte que Errejón: el sultán la ha enviado al gallinero, a la última fila. Woody Allen explicaba su desconsuelo cuando a su padre lo trasterraron a la última fila en la sinagoga: “lejos de Dios, lejos de donde pasan las cosas”. Bueno, según como se mire, porque la última fila es en los cines ‘la fila de los mancos’, lugar en el que se cultivaban muy gratas cinefilias paralelas.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Madrit, París y el ‘disparate’ independentista

.

eqm_220217_.

Lo disparatado cunde

Va tomando cuerpo que el ‘disparate’ -última y repetida denominación del Mariano Rajoy al golpe secesionista- va tomando cuerpo. O sea, que los golpistas ya puede ir preparándose para recoger las azucaradas nueces con bolsa de regalo, en la chuchería de la Soraya.

Parece que la desvergüenza puede llegar a consistir en la conversión de la ya inmersa -lingüísticamente hablando- ciudadanía española que vive en Cataluña, en el ‘hereu’ de Madrit, esa primogenitura que siempre han merecido aunque acierte a saber el porqué y de la que sólo disfrutaba el País Vasco por aquello del terrorismo, otra sinrazón.

¿Qué quiere esto decir?

Que la tendera de chuches quizás está próxima a ofrecer al golpista mas electoralmente serio, el Oriol Junqueras, ese disparate consistente en disparar contra el ‘resto de España’ a base de ‘federar asimétricamente’ el Estado [Cebrián dixit], es decir, dar a Cataluña un status especial que iguale o supere los privilegios forales de los vascos.

Y, de confirmarse, me huele que contará con el apoyo del PSOE, el PSC y el reculón Ciudadanos, para cuya portavoz, la Arrimadas, últimamente lo único que parece importarle es el corredor mediterráneo

Estupendo, pues, Mariano.

Mientras tanto, el Puigdemont liberador del colonialismo se da una vuelta por la Cataluña francesa para asegurarle al Hollande que el futuro de los catalanes allende los Pirineos les importa una higa… porque Francia si es un Estado centralista como Dios manda y no la merde de Madrit.

Ya digo: estamos que nos salimos.

Es decir: vamos, que nos vamos! [ojalá pudiéramos…].

EQM

PD. El Gobierno ha aclarado el asunto de las negociaciones al pueblo español, para evitar rumores maledicentes: nosotros somos transparentes y dialogantes; por eso les informamos que las negociaciones no son secretas aunque no les podamos contar si ya han empezado, estamos en el tanteo previo o de qué van. ¿Entendido?

¿Qué planea dar Rajoy a Cataluña?

Jose Apezarena en El Confidencial Digital, 210217.

Algo ocurre con Cataluña. Algo se está moviendo, en el contencioso que enfrenta aquellos territorios con el resto del país como consecuencia de sus planes de independencia. Algo ha cambiado.

Una primera pista saltó el jueves, cuando Artur Mas, en un acto celebrado en la Universidad Autónoma de Madrid, cerrado a la prensa, afirmó que está convencido de que existe una solución, una tercera vía, en el conflicto que mantienen el Gobierno (el Estado) y la Generalitat. No se le había escuchado hasta ahora decir con tanta claridad algo semejante.

El ex presidente afirmó que “en medio” de las dos posiciones actuales, la que llamó inmovilista (del Gobierno) y la independentista, el Estado “puede hacer una propuesta para acomodar a Cataluña en España”. Remarcó que la iniciativa correspondería “al Estado”, no al Gobierno: “Creo que existe, pero tiene que plantearlo el Estado, no digo el Gobierno”.

Ante esa propuesta, surge una primera duda metódica. Cuando alude al Estado, y no al Gobierno, como protagonista de la iniciativa ¿a qué se refiere Artur Mas? ¿Al rey? Me parece una opción complicada de articular y que, además, ofrece riesgos evidentes para el monarca, al implicarse en una concreta decisión política. ¿A las Cortes? Pero eso exigiría una mayoría cualificada, y por tanto un acuerdo entre populares y socialistas que, a estas alturas, se antoja bastante improbable. Queda, pues, por aclarar a quién correspondería ponerla en marcha.

Mas se remitió a la propuesta apuntada por Puigdemont, actual presidente de la Generalitat, de pactar un referéndum legal y vinculante con tres alternativas: 1. mantenimiento de la situación actual; 2. descentralización máxima; 3. Estado independiente. Y precisó que asumirían democráticamente el resultado de la consulta, aunque matizó que “eso del medio” no existe actualmente.

Dado que la primera posibilidad, mantener el actual estatus, no lo aceptan los independentistas catalanes, y que la tercera, el Estado independiente, no constituye una opción para España, hay que deducir que la apuesta viable, según Artur Mas, es la segunda, esa “descentralización máxima”.

Se ha publicado que Mariano Rajoy está elaborando una propuesta para presentar al Ejecutivo de Cataluña, en respuesta a las 45 reivindicaciones que le entregó Puigdemont hace casi un año, en abril de 2016, aunque, eso sí, excluyendo el referéndum unilateral que pretenden celebrar en 2017.

La Generalitat ya ha dicho públicamente que acepta dialogar con Rajoy, si bien por ahora se mantiene en sus trece del referéndum.

Parece claro que algo se está moviendo. Desde ámbitos gubernamentales cuentan que se vienen celebrando “encuentros a todos los niveles”. O sea, se está negociando entre las dos partes, y por lo visto con intensidad. Entonces, la pregunta es: ¿Exactamente qué se está negociando?

Posteriormente, un portavoz de Artur Mas ha explicado algo más las alusiones a la “tercera vía”: quiere que Rajoy se implique, y que disuada a los secesionistas, y a los que están dudosos, mediante la promesa de que se mejorará la autonomía. Y que, por tanto y con esas nuevas condiciones, continuar dentro de España es la mejor opción.

Pero, ¿en que se concreta la famosa mejora de la autonomía? Dicho más directamente: ¿Qué está dispuesto Rajoy a dar a Cataluña?

editor@elconfidencialdigital.com
En Twitter @JoseApezarena

Algo está pasando en Cataluña

Javier Fumero en El Confidencial Digital, 210217.

Llegan desde Cataluña los primeros síntomas de deshielo. Son todavía signos muy débiles, tibios, apenas perceptibles. Pero parece que algo está pasando entre los promotores de la independencia y el Gobierno Rajoy.

El pasado jueves llegó la primera señal: Artur Mas pronunció una conferencia a puerta cerrada en un máster de la Universidad Autónoma de Madrid en la que explicó que existe una tercera vía para resolver el desafío catalán, una alternativa al actual enfrentamiento entre la independencia y el inmovilismo de Madrid.

Esta solución intermedia sería dotar de un estatus especial a Cataluña, con una descentralización aún mayor que la actual. Se habla concretamente de la “devo-max”, (descentralización máxima), un concepto anglosajón que se popularizó meses antes de la consulta en Escocia, para hablar de la devolución de competencias de Londres a Edimburgo.

Se ha insistido mucho en que es el Estado español (no el gobierno –se insistió-) el que debe mover ficha y poner sobre la mesa esta salida. Como dejando muy claro que la iniciativa debe partir, si alguien pretende buscar un entendimiento, de fuera.

La impresión que uno saca al analizar los pocos datos que hay sobre este sutil movimiento es que ya existe un empeño real por salir del atolladero. Pero se busca una salida airosa, muy medida, que permita tres cosas:

a) Que el acuerdo se pueda vender en casa como un triunfo.

b) Que nadie resulte humillado.

b) Que se pueda contener la deflagración que provocará la ruptura con Esquerra y la CUP.

Por mi, vale. Si alguien logra resolver este difícil dilema, todo me parecerá poco. Me parecerá un error apelar ‘bajadas de pantalones’ o ‘cesiones vergonzosas’. Hay que encontrar una solución viable y abordarla.

Todos saldremos ganando.

Más en twitter: @javierfumero

¿Operación dinero?

Carlos Cuesta en El Mundo, 210217.

La consejera catalana, Neus Munté, anuncia que la Generalitat piensa saltarse la prohibición del TC del nuevo referéndum separatista. Y la respuesta del Gobierno es más «operación diálogo», como acaba de señalar el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. Porque mantienen encuentros y conversaciones constantes «a todos los niveles» incluso no públicos, acaba de aclarar Millo días después de la amenaza de Munté.

Tras las que surge una pregunta: si estamos ante una operación de imagen para demostrar que Moncloa ha estado dispuesta a prácticamente todo y, aún así, los independentistas no han querido porque son ellos los radicales. Una pregunta con dos respuestas y ninguna de consecuencias beneficiosas para el conjunto de España. Si es negativa, si no es una operación de mera imagen, implicaría que el Gobierno cree que regando aún más de dinero y competencias a la Generalitat, ésta va a alterar su desafío.

Que confiaría en que ocurriese lo contrario de lo sucedido desde que se concedió a CiU la fractura autonómica del sistema educativo o, desde 1993, el creciente reparto de dinero procedente de los grandes impuestos nacionales. Pero incluso siendo la respuesta positiva las consecuencias no dejarían de ser perniciosas. Porque es evidente que el desafío a las leyes es el único motivo para establecer un cauce de conversación con la Generalitat «a todos los niveles» y en ocasiones «no público». Un cauce que no disfruta ninguna otra región. Eso implicaría un nefasto efecto llamada al desacato de todo aquel que pretenda el mismo grado de atención y cesión del Ejecutivo nacional.

En medio de esta incógnita, los movimientos paralelos tampoco tranquilizan. Porque el Gobierno ha convocado un comité de 21 expertos para la reforma de la financiación autonómica que entregará sus conclusiones dentro de seis meses y al que, además, el propio Cristóbal Montoro ha relegado al papel de «primera propuesta». La «propuesta final» será de carácter político y corresponderá al Gobierno y al Consejo de Política Fiscal y Financiero (CPFF).

Es decir, que independientemente de las recomendaciones técnicas, será una mesa política la que cierre la reforma. La Generalitat ni siquiera ha designado un técnico para ese comité de expertos. ¿Significa eso que tiene peso y de sobra en la decisión política final y que no perderá el tiempo en apariencias? ¿Significa que una vez más se pagará con dinero de todos bajo la falsa esperanza de que la amenaza rupturista se frene?

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Cayetana [A. de Toledo], retrata a Juan Luis [Cebrián]

.

cebrian-cayetana-2Juan Luis Cebrián entrevistado por Cayetana A. de Toledo en El Mundo, 200117 [ver infra]. Imagen del vídeo de Luis N. Villaveiran, inserto en la misma entrevista.

.

Una entrevista con mucho fondo

La entrevista, ayer en El Mundo, de Cayetana a Cebrián, me dejó enormemente sorprendido y no sólo por la naturaleza de su contenido y la profundidad de la misma -que me hicieron recordar aquellas que realizaban, en una época donde todo era tan distinto, los grandes Victoriano Fernández de Asís y Joaquín Soler Serrano. Qué pena que la actual televisión no ofrezca, hace ya años, entrevistas a fondo.

No doy crédito a que Cebrián haya accedido, sin más, a que le entrevistara una persona tan poco complaciente con los arabescos dialécticos como Cayetana y, encima, a que esa entrevista, siendo él Presidente de Prisa, se publique en casa de su eterna competencia, es decir, El Mundo.

Tampoco me basta para explicarlo esa especie de divulgada tesis de última hora consistente en que su condescendencia obedezca a un pacto PP/PSOE que cuenta con determinadas y significadas personalidades para hacerles saber a los golpistas catalanes que el próximo paso en falso les supondrá la aplicación del artículo de 155 de la Constitución Española, que es, por cierto, como se subtitula la entrevista por el periódico.

En todo caso, les recomiendo vivamente que se lean la entrevista, que no tiene desperdicio y que consigue un espléndido retrato de una personaje que a buen seguro pasará a la historia de este país por su larga, profunda y espesa influencia en la política española y, particularmente, en el Partido Socialista Obrero Español.

El que ahora se encuentren en su ámbito de influencia líderes socialista de la talla de Felipe González o Alfredo P. Rubalcaba no es más que una anécdota confirmatoria en el denso devenir político de un periodista que ha gestionado un inmenso poder pero a quien los años, evidentemente, ya no perdonan. Y, eso, Cayetana también lo refleja magistralmente.

En todo caso, les dejo con algunas pinceladas que subrayan la peligrosidad y sectarismo que me produce una figura que saltó a la fama como Jefe de los Servicio informativos de la Televisión Española [TVE] en los últimos tiempos de la dictadura franquista y del que, a menudo, hay que dar por cierto precisamente aquello que desmiente.

  • El País […] tuvo la suerte de que el franquismo lo prohibió.” [Lo que tuvo es la suerte de ser fundado en 1976 por un conjunto de destacados españoles que abogaban por una España democrática reconciliada y moderada].
  • El franquismo […] lo impregnó todo. Duró 40 años. Franco murió en la cama. Y no hubo una alternativa social organizada.” [Exacto: puro franquismo sociológico abrumadoramente mayoritario y donde él se encontraba].
  • Necesitaban un periodista que fuera aceptable para el franquismo aperturista y para la oposición.[…] mi padre era una persona del régimen.” [Efectivamente, su padre era franquista y amigo de Emilio Romero, quien a los 19 años le puso a trabajar en Pueblo, diario del Movimiento que éste dirigía].
  • Cayetana le recuerda sus críticas a Adolfo Suárez, del que dijo en su momento que “es un fascista, aunque él no lo sabe“. Replica que “no creíamos que el representante del partido fascista pudiera construir la democracia. Yo creo que Suárez fue un converso a la democracia.” [o sea, Cebrián se consideraba entonces un demócrata sin tacha y a Suárez un fascista converso. Algo absolutamente falso para cualquier conocedor de qué era en 1976 el Movimiento, quién era Fernando Herrero Tejedor, Suárez y el propio Cebrián].
  • “[Torcuato Fernández-Miranda] fue un manipulador […] Inteligentísimo. Un Rasputín.” [Falso: Torcuato fue, junto al Rey Juan Carlos y Suárez, el gran hacedor jurídico -de la Ley a la Ley- de la Transición Española].
  • Me pareció que Mayor Oreja había manipulado el dolor de las víctimas del terrorismo […].” [Falso: Mayor Oreja fue y es un gran defensor de las víctimas y de la Constitución].
  • Yo estoy por un modelo federal, no confederal. Y todos los federalismos son asimétricos.” [Falso. Los federalismos son habitualmente simétricos en su esencia y sólo son asimétricos aquellos que privilegian a unos Estados frente a otros].
  • [Sobre que aceptó no publicar informaciones sobre Banca Catalana por presiones de Jordi Pujol: “Se me pidió que dejara de publicar las informaciones y así lo hice. En el libro reconozco que fue un crimen de leso-periodismo. […] Siempre he pensado que sin un pacto con el nacionalismo clásico catalán, con la burguesía, no se podía gobernar España.” [Exacto: favorecedor del tercerismo benefactor para con el nacionalismo].
  • Como dijo Alfonso Guerra, los lectores de El País eran los electores del PSOE.” [Exacto: El País como Hoja Parroquial del PSOE, hasta el punto de que ‘El Socialista’practicamente desapareció].
  • [Sobre su visceral antiAznar] “Yo no digo que no tenga obsesiones. Todo el mundo las tiene. […]. Yo procuro no ser sectario. [Exacto: procura].
  • Quería explicar algo que la izquierda actual no entiende sobre el franquismo. Y es que no fue una junta militar, sino la mitad de España. La España profunda.” [Falso y se contradice con lo citado al comienzo. El franquismo sociológico no fue la mitad de España ni la profunda].
  • [Sobre Podemos] “Realmente no creo que nosotros hayamos alimentado su discurso.”. [Falso: lo han alimentado hasta la saciedad].

Sobre otras cuestiones creo que es la primera vez que se despacha con cierta espontaneidad desconocida en él, esa que da estar ya un poco de vuelta y para lo que te queda en el convento…

En cualquier caso, ya digo, léanse la entrevista de pe a pa: toda ella es profunda y permite, a cada quien, sacar sabrosas conclusiones.

EQM

pd. Les dejo en comentarios algunas reacciones de otros medios a la entrevista…

cebrian-cayetanaImagen del vídeo de Luis N. Villaveiran, inserto en la misma entrevista.

.

Los medios ante la política

Juan Luis Cebrián: “Si el yerno del Rey va a ir a la cárcel, ¿por qué no Artur Mas?”

“Si convocan el referéndum, hay que aplicar el artículo 155”

Cayetana A. de Toledo en El Mundo, 200217.

El presidente del Grupo Prisa ha publicado sus memorias de unos años cruciales, en los que coincidieron la Transición a la democracia y la creación de ‘El País’. De su relato arranca esta conversación sobre España, la política y el ejercicio del poder

Si un periódico es una nación, ¿cómo se construyó la nación de El País?

El País fue un intento de democratización de la vida española. Y tuvo la suerte de que el franquismo lo prohibió.

No lo prohibió. Usted cuenta que la licencia se firmó en el último consejo de ministros de Franco.

No se sabe con exactitud. Ese dato sigue en la nebulosa.

La mayoría de los impulsores del periódico fueron personas vinculadas con el franquismo.

El franquismo fue a la sociedad española como el narcotráfico a las sociedades latinoamericanas: lo impregnó todo. Duró 40 años. Franco murió en la cama. Y no hubo una alternativa social organizada.

Fraga le adelantó su nombramiento como director. ¿Por qué lo escogieron?

Necesitaban un periodista que fuera aceptable para el franquismo aperturista y para la oposición. Yo había estado en la fundación de Cuadernos para el Diálogo y tenía una buena relación con líderes sindicales. Al mismo tiempo, mi padre era una persona del régimen.

En el libro se esfuerza en desmentir que fuera un franquista.

Porque no lo era. Esto lo he aprendido de García Márquez: lo importante es contar las cosas como uno las vivió. Probablemente en ese relato aparezcan, como en el diván del psicoanalista, esfuerzos o intenciones que uno no percibe.

El esfuerzo es notable en el caso de su nombramiento como jefe de Informativos de TVE.

Me arrepentí desde el minuto uno. La prueba es lo poco que duré.

Entonces, ¿por qué aceptó?

Porque Jesús de la Serna me dijo que no tenía más remedio que aceptar. Y Jesús era mi director en Informaciones.

El libro insiste en que El País fue coautor de la Transición. Sin embargo, cuenta cosas que lo refutan. Por ejemplo, sus críticas a Adolfo Suárez. Dijo entonces: «Es un fascista, aunque él no lo sabe».

Suárez había sido el ministro secretario general del Movimiento. Y, sí, fuimos críticos con él. Muy duros. No creíamos que el representante del partido fascista pudiera construir la democracia. Yo creo que Suárez fue un converso a la democracia.Tuvo la fe del converso. Paradójicamente, en su última etapa, cuando la rebelión en UCD, fuimos su principal apoyo. Decíamos: Suárez no nos gusta pero ha ganado las elecciones.

A otra figura decisiva, Torcuato Fernández-Miranda, apenas le dedica una línea despectiva. ¿Por qué?

Fue un manipulador.

Diseñó la Ley para la Reforma Política, llave de la democracia.

Inteligentísimo. Un Rasputín.

Su relato del 23-F incluye una anécdota sobre Pedro J. Ramírez…

Mis relaciones con Pedro J. son mejores que las suyas conmigo…

Cuenta que llamó a Pedro J. para pedirle que saliera Diario 16 y que, cuando él le dijo que no tenía medios suficientes, usted le contestó: «No es que no tengas medios, es que no tienes huevos».

Yo lo llamo a Pedro J. para pedirle ayuda. Venían a por nosotros. Habían tomado ya Radio Juventud. Me decepcionó su respuesta. Pero nada más. No es un hecho relevante.

Depende para quién. En 2011 publicó usted una versión distinta.

Yo he querido hacer un relato fiel a los hechos, sin más intención. Mis peleas y acuerdos con Pedro J. son variopintos. Y yo no le tengo especial animadversión. Tanto es así que intenté hasta la saciedad que fuera director de El Globo.

¿Y por qué despreciar la contribución de un colega, sobre todo cuando nadie cuestiona el impacto de El País en esas horas decisivas?

Acepto humildemente la reprimenda.

Su relato de la Transición otorga más importancia a los ataques de la extrema derecha que a los de la extrema izquierda. Es notable en el caso de ETA: 100 asesinatos al año.

No tanto de la extrema derecha como de las cloacas del Estado, como dicen ahora…

¿El País no pudo hacer más para deslegitimar a ETA ante la izquierda y evitar la soledad de las víctimas?

Yo cuento lo que viví. En los principales atentados de esos años operaron oscuros elementos policiales. Y no creo que infravalorásemos los ataques de ETA. Al revés. La primera portada de El País recoge el asesinato de un guardia civil.

En 2001, usted criticó duramente la importante alianza constitucionalista de Jaime Mayor Oreja y Nicolás Redondo Terreros. ¿Por qué?

Me pareció que Mayor Oreja había manipulado el dolor de las víctimas del terrorismo y también que había que aportar soluciones políticas al problema de la convivencia en España. Esto de los «partidos constitucionalistas» me chirría un poco. La Constitución prevé que pueda haber partidos que quieran cambiarla. Otra cosa es que deben hacerlo siguiendo los mecanismos establecidos.

No es lo mismo defender la Constitución que atacarla, como hacen los nacionalistas o Podemos.

Yo no tengo que demostrar que defiendo la Constitución. Creo que hay que reformarla. Fundamentalmente, el Título VIII.

¿Cree que el modelo federal apaciguaría a los nacionalistas?

En la Constitución deben figurar las competencias exclusivas del Estado. No puede haber un tira y afloja permanente. Un ex ministro suizo amigo mío me contó que había leído atentamente el Estatuto de Andalucía, no el de Cataluña, y me dijo: «Salvo en la autonomía fiscal, este Estatuto podría ser la Constitución de cualquier cantón suizo». España es hoy más confederal que federal.

¿Entonces la solución federal es un acuerdo confederal?

Yo estoy por un modelo federal, no confederal. Y todos los federalismos son asimétricos.

El debate sobre Cataluña ya no está centrado en las competencias de unos y otros, sino en la independencia o el llamado derecho a decidir.

El derecho a decidir no existe. El problema es que los políticos no se atreven a decirlo. No son capaces de decir: «Ustedes no tienen ese derecho. Y sólo hay dos maneras de que lo tengan. O el actual sujeto de soberanía renuncia legalmente a él o ustedes lo arrebatan de forma ilegal». Aquí aparece algo de lo que nadie habla: el poder político.

¿Qué quiere decir?

El poder es esencial en la política. Y Cataluña no tiene poder político para separarse de España.

¿Se refiere a los votos?

No sólo. El poder es el resultado de un conjunto de cosas: votos, conciencia social, dinero, armas. En el libro cuento mi visita a Nicaragua con García Márquez. Aquella escena, cuando vemos pasar la comitiva de Fidel levantando polvo… Gabo se queda extasiado y me dice: «Mira. Es como los emperadores romanos».

Los separatistas dicen que van a colocar las urnas para un referéndum sobre la independencia. ¿Qué debe hacer el Gobierno?

El Gobierno tiene que ejercer su poder legítimo. Hasta ahora no lo ha hecho. Ha desviado su responsabilidad hacia el Tribunal Constitucional. Artur Mas no tiene prácticamente ningún poder político. Solo tiene el apoyo de sus medios afines, un poder relativo, y unos 10.000 o 100.000 manifestantes. Por cierto, que no convoca él, sino ERC y la CUP. Convocar, Mas convoca más bien poco.

¿Qué quiere decir con «ejercer su poder legítimo»?

El Gobierno tiene en la ley y en la Constitución toda clase de instrumentos. Si tú no pones freno a una actividad ilegal, la actividad ilegal continúa y empeora.

¿Se refiere al 9-N?

Sí. Y a las sucesivas resoluciones del Parlament catalán. El juicio a Mas es el resultado de la inacción del Gobierno, que no quiso afrontar el desafío. No ejerció su poder para hacer cumplir la ley¿Por qué cree que no lo hizo?En palabras de Rajoy: porque es un lío, gobernar es muy difícil…

¿No es más lío a lo que vamos?

Sí. Porque el lío si no se ataja se convierte en un lío mayor.¿Y qué opina que debe hacer el Gobierno ahora?Sobre el que incumple la ley debe recaer todo el peso de la ley.

¿Y si convocan el referéndum?

Hay que prohibirlo.

¿Y si ignoran la prohibición?

El artículo 155. Suspendes el Gobierno de la Generalitat. Al presidente de la Generalitat. A la presidenta del Parlament. A uno, dos, tres cargos públicos. A los que hayan convocado el referéndum. Acabados. Ocupas tú el poder.

¿Y entonces qué ocurriría?

Entonces el debate ya no sería cuándo van a lograr la independencia, sino cuándo van a recuperar la autonomía. La clave, insisto, es si los independentistas tienen o no poder. Y no lo tienen. El Estado, sí. Se habla de enviar a la Guardia Civil e inmediatamente se dice: «No, hombre; la Guardia Civil, no». ¿Pues por qué no? La Guardia Civil está para lo que tenga que estar. También dicen: «Con los Mossos es suficiente». Pues no sé si sería suficiente.

¿Y por qué hay tanto miedo a decir esto que usted ha dicho con naturalidad? En sus editoriales, El País critica la «efervescencia» judicial y reclama cesiones al Gobierno.

Creo que El País ha sido bastante contundente. Yo cuento la historia empezando por el final. La sangre no llegará al río. Cataluña no va a ser independiente. Por lo tanto, los que pugnan por la independencia van a generar una frustración grande, sobre todo entre los propios separatistas. Como la sociedad catalana todavía mantiene el seny, esa frustración no se va a convertir en revuelta, salvo en el caso de grupúsculos reducidos. No habrá una confrontación violenta. El conflicto derivará en depresión. Incomodidad. Falta de cohesión social. Y eso va a ser malo para Cataluña y malo para España. Es curioso. Dicen: «¿Artur Mas, a la cárcel? Imposible». ¿No va a ir a la cárcel el yerno del Rey? ¿Por qué no va a ir a la cárcel Artur Mas? ¿No fueron a la cárcel Mario Conde y Javier De la Rosa? A la cárcel irá todo el que cometa un delito que conlleva cárcel. Luego hay un tema peor, que ha denunciado la fiscal jefe de Cataluña, que es el odio. No es un fenómeno exclusivo de Cataluña. Todos los populismos, sean de derechas o de izquierdas, generan odio. Trump, Le Pen, Podemos…

¿Dónde sitúa usted el origen de los problemas de convivencia?

Hay dos momentos clave en el desmoronamiento. Cuando Aznar cede el 15% de IRPF para formar gobierno con CiU. Y, más grave, la reforma del Estatuto de Zapatero. Le voy a contar una anécdota. Almuerzo en La Moncloa con Zapatero, Jesús Polanco y Javier Díez Polanco, en plenas negociaciones sobre el nuevo Estatut. Dice Zapatero: «Esto es una oportunidad para resolver el problema de Cataluña». Le interrumpo: «¿Para los próximos 20 años?» Se queda mirándome y contesta: «Para toda la vida». Qué ingenuidad… Y luego aquella declaración absurda de que hará lo que decidan los catalanes. El tercer error, ya definitivo, fue el recurso ante el TC.

Situar el origen del problema en los pactos del Majestic es despreciar la vieja complicidad de la izquierda con el nacionalismo.Sus memorias revelan un hecho clave: usted accedió a no publicar informaciones sobre Banca Catalana por presiones de Pujol.

Sí, me llamó Paco Fernández Ordóñez y me dijo que Pujol estaba inquieto por la posición de El País sobre Banca Catalana. Me invitó a comer y aparecieron cinco representantes de Pujol. Se me pidió que dejara de publicar las informaciones y así lo hice. En el libro reconozco que fue un crimen de leso-periodismo.

¡Y de lesa-democracia! ¿Por qué protegieron a Pujol?

Se le veía como una solución posible. Siempre he pensado que sin un pacto con el nacionalismo clásico catalán, con la burguesía, no se podía gobernar España. Ahora el gran problema es que no hay debate. Sólo hablan los que están a favor de la independencia. Como no hay una oficina del No, pues no se explican las desventajas de una secesión. Y los contrarios a la independencia están metidos en un armario.

Desamparados. También por El País.

No tienen el amparo del poder político porque el Gobierno central no se hace presente. Porque está convencido de que todo es un problema de pelas. Porque el PP en Cataluña mire dónde ha quedado. El españolismo se lo está quedando C’s.

C’s nace sobre todo a costa del PSC. Alguna responsabilidad tendrá el Partido Socialista.

El PSOE es un problema absolutamente central.

¿Por qué tiene el PSOE esta tara con la cuestión territorial?

Por lo mismo que el resto de partidos. La generación de la Transición era de otro nivel. Ahora en los partidos prima la endogamia. Y la del Partido Socialista es tremenda.

No me refería al PSOE actual.

El PSOE de ahora es fruto del PSOE de antes. Zapatero había estado 20 años en el Parlamento y yo jamás había oído hablar de él. Cada vez que aparecía un político nuevo, Polanco y yo nos preguntábamos: «¿Lo contrataríamos para un cargo, el que sea?» El PSOE ha sufrido un deterioro continuado. El PP también.

Pero el problema clave no es la mediocridad, sino la confusión ideológica: la relación del PSOE con España y lo español. ¿No cree que la posición de El País ha influido?

La alianza del PSOE con el nacionalismo en Cataluña no es con Pujol. Es con la gauche divine de Barcelona. Los Maragall, Serra, Raventós…Son los que mantienen la llama nacionalista dentro del PSC.

¿Pero por qué fomentó El País la alianza del PSOE con el nacionalismo contra el partido que representaba a la otra mitad de España?

Tiene usted una visión de El País diferente de la mía.

Leo sus editoriales.

Yo creo que el Gobierno tripartito de Montilla fue un error trascendental. Aquella idea romántica de Montilla de que alguna vez podremos gobernar los de abajo frente a la derecha corrupta… ¡Pero si el que dijo lo del 3% fue Maragall!

¿PP y PSOE deben defender juntos los principios democráticos frente a separatistas y populistas?

Los principios están en las leyes y las instituciones. Lo que falta aquí es cultura democrática. Ada Colau dice que sólo hay que cumplir las leyes «buenas». Son declaraciones insoportables. Las leyes se cumplen y punto. Y si son malas, se cambian. Otros se quejan: «Quieren prohibir los votos y la democracia es votar». No. La democracia es más que votar.

¿Por qué se produce la alineación total de El País con el PSOE?

El País fue muy crítico con el Gobierno de Felipe González. Lo cuento en el libro. Nuestra posición ante los GAL y la OTAN provocó una confrontación real. Felipe y yo estuvimos dos años sin hablarnos.

Pero luego la complicidad fue total. Sobre todo, cuando empezaron a arreciar los escándalos de corrupción y la presión sobre la responsabilidad de González en los GAL.

Como dijo Alfonso Guerra, los lectores de El País eran los electores del PSOE. En todo caso yo dejé la dirección del periódico en 1988. En retrospectiva, fue un error que Felipe se presentase a las elecciones del 93. Sin esos tres últimos años, todo habría sido diferente. Fueron un desastre para todos. Sobre todo, para él.

¿A qué responde su animadversión hacia Aznar? Lo compara con Franco. Lo llama «mediocre» por oposición a su abuelo. Dice que García Márquez y Clinton lo despreciaban… Parece una obsesión.

La confrontación con Aznar fue fruto del caso Sogecable. Y contribuyó decisivamente a la identificación de Prisa con el PSOE.

Pero el caso Sogecable empieza en 1997. La identificación de El País con el felipismo y su enfrentamiento con Aznar son anteriores.

Yo no digo que no tenga obsesiones. Todo el mundo las tiene. Una de las cosas buenas que aprendí de Polanco y del mundo de la empresa es que hay que ser realistas. Tienes que saber cuándo pierdes dinero. Saber por qué te va mal. Yo procuro no ser sectario. Pero es evidente, y lo contaré en el segundo volumen, que Aznar lideró una conspiración contra nosotros con el caso Sogecable. Lo cuenta el propio Pedro J. en uno de sus libros. Cuando Aznar estaba en la oposición, Polanco y yo nos reuníamos a menudo con él. Cenas de matrimonios. Al principio venía también Gallardón, hasta que Aznar decidió sustituirlo por Rato.

Quizá porque El País decidió que Gallardón debía ser presidente del Gobierno y él no.

Jaja. Es posible, aunque no hubo una «operación Gallardón». Cuando Aznar se instala en La Moncloa, nos convoca nuevamente a los matrimonios. Nos dice: «Sois las primeras personas a las que invito a cenar aquí con nosotros». La relación era razonable. El choque frontal llega con el caso Sogecable.

¿Y es lógico que un conflicto empresarial haya determinado hasta tales extremos la posición de los medios de Prisa contra el PP?

No creo que eso ocurriera. Sólo demuestra que no soy sectario… ¡excepto en determinadas ocasiones!

En 2001 usted publicó, junto con González, un libro titulado El futuro no es lo que era. Allí dice: «La sensación que percibo es que los del PP están felices porque son la derecha de siempre, la que colaboró con la dictadura decididamente porque la engendró, pero, encima, legitimada democráticamente. De algún modo es como si Franco se hubiera presentado a las elecciones y las hubiera ganado». Es decir, comparaba al Gobierno del PP con la dictadura.

Decía exactamente lo que digo. Quería explicar algo que la izquierda actual no entiende sobre el franquismo. Y es que no fue una junta militar, sino la mitad de España. La España profunda.

A la que usted pertenecía.

Esa España tenía un apoyo social muy amplio. Igual que había muchos corruptos entre los demócratas, había mucha gente honesta, valerosa y admirable entre los franquistas. UCD representaba la apertura de esa derecha. Y Aznar, en mi opinión, el franquismo sociológico.

Del que venía usted.

No. Yo vengo de una familia franquista. No tan franquista como la de Aznar, por cierto.
El abuelo de Aznar fue director de El Sol orteguiano. Y embajador de Franco ante la ONU.

Y usted, director de Informativos con Arias Navarro.

Eso es.

En El futuro no es lo que era, González y usted también abren la espita de la memoria histórica.

La Ley de Memoria Histórica no era necesaria. Sí la memoria, pero no la Ley. Cualquier alcalde de pueblo puede desenterrar los cuerpos de las cunetas y enterrarlos en campo santo. Tampoco cuesta mucho dinero. El lío vino porque Zapatero proclamó que su abuelo había sido asesinado en la Guerra Civil y era víctima del terrorismo. ¿Qué va a ser una víctima del terrorismo? Fue la víctima de una guerra. La Ley de la Memoria Histórica, lejos de recuperar la memoria lo que ha hecho es generar más conflictos y problemas.

Pero Zapatero siguió el camino que ustedes marcaron. Y Pedro Sánchez, con su no es no, el de Zapatero.

Sánchez no tenía proyecto. Pura derogación sin alternativa.

¿Puede ganar las primarias?

No lo creo para nada.

Por cierto, en su libro se define como liberal progresista. Como C’s.

Yo me defino así… quizá para no definirme.

No se define, pero ha contribuido a definir estos años españoles. González y usted sufrieron un grave escrache en la Universidad Autonóma de Madrid. La demonización del PP que cultiva Podemos, ¿no es hija de El futuro no es lo que era?

Podemos es fruto del enfado de las clases medias deterioradas. Coincido con muchos de sus análisis, pero discrepo de todas sus soluciones. Realmente no creo que nosotros hayamos alimentado su discurso.

¿Qué opina de la propuesta de retirar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos?

Me parece bien y sería sencillo.

El historiador Felipe Fernández-Armesto escribió una vez que las estatuas han de ser para los pájaros. El Valle de los Caídos también. ¿O no?

Es una curiosidad histórica, sí. De joven asistí a misas de Sábado Santo y Domingo de Resurrección en el Valle de los Caídos con Gregorio Peces-Barba. No soy un sectario.

Pero la reconciliación española sigue pendiente. Y el periódico que conformó nuestra comunidad moral tiene una responsabilidad.

El general Gutiérrez Mellado le pidió a Felipe que dejase la memoria histórica para las generaciones venideras porque «debajo de los rescoldos sigue habiendo fuego».

Tenía razón.

Es terrible. Cuando era joven, a mí la guerra de Cuba no me importaba nada. Y eso que había luchado mi abuelo. Que siga viva la Guerra Civil es completamente absurdo. Además, los de ahora no tienen ni idea de lo que fue la Guerra Civil.

Pues ahí está Podemos.

Pues ese es el problema.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Nóos: ¿quién rehabilita, reinserta, recompensa, a los linchados absueltos?

.

absueltos-3Los cinco valencianos absueltos en el caso Nóos, linchados también durante cinco años. De izquierda a derecha:

José Manuel Aguilar Colás, ex Director General de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia [CACSA]; Jorge Vela Bargués, ex Director General de CACSA; Alfonso Grau Alonso, Vicealcalde del Ayuntamiento de Valencia; Luis Lobón Martin, ex Secretario Autonómico de Turismo y Proyectos Estratégicos de la Generalitat Valenciana; y Elisa Maldonado Garrido, ex Directora de Gestión de CACSA.

.

Cinco años de linchamiento

En este blog he escrito largo y tendido sobre el caso Nóos, desde que se inició. Y, por tanto, mi opinión no voy a repetirla más que en aquellos aspectos que puedan resumirla. Ni siquiera la última y escandalosa intervención del instructor enjuiciando públicamente la labor de las tres magistradas y, por tanto, su estrepitoso fracaso como juez hará que me desdiga un ápice de lo dicho hasta ahora. Y mucho menos, si cabe, sus proferidas descalificaciones o su esperpéntica referencia a que “la sentencia debe convencer a toda la ciudadanía con su argumentación“.

Tampoco su comparativa mención a La Pantoja, que, como saben y también he contado aquí hasta el infinito, fue linchada hasta la saciedad y encerrada entre rejas esgrimiendo alucinantes argumentos meidáticos en pro de la ‘ejemplaridad‘. Que la expiación de la magnífica cantante fueran -para tantos, también para mí- algo inaudito, no significa que ello implique la necesidad de que la Infanta Cristina reciba un castigo similar sino más bien todo lo contrario. Como tampoco lo espero para Rosalía Iglesias [conyuge de Luis Bárcenas] ni para la ex Ministra Ana Mato [ex cónyuge de Jesús Sepúlveda].

Leída la parte dispositiva, el fallo de la sentencia [la expositiva, de 730 folios, toda una barbaridad por su excepcional extensión, se la dejo a los especialistas con paciencia], mi impresión final quedaría subrayada en los siguientes aspectos:

  • Las absoluciones son tantas y tan fundadas que la fase de instrucción queda gravemente descalificada.
  • Las peticiones de la fiscalía para Iñaki Urdangarín y Diego Torres eran claramente desproporcionadas.
  • La acusación popular de Manos Limpias no podía resultar menos inmaculada, al menos presuntamente.
  • El tiempo transcurrido entre el final del proceso y la sentencia, casi 8 meses, resulta absolutamente incomprensible para el común y no ayuda en nada al prestigio de la Justicia.
  • La absolución de la Infanta supone, afortunadamente, mantener la jurisprudencia en favor de las millones de cónyuges españolas que tienen los asuntos fiscales familiares en manos del marido.
  • La Casa del Rey debería haber tenido previsto un interventor o análogo que fiscalizara previamente cualquier potencial firma documental de los miembros de la Familia Real.
  • La Casa del Rey debería haber impulsado la aprobación legal del correspondiente status reglamentario para los miembros de la familia real sujetos a la ‘lista civil’, es decir, no independientes, de modo que sus responsabilidades, sobre todo en materia de tráfico de influencias, algo tan etéreo en un país tan clientelar como el nuestro, queden delimitadas y debidamente controladas con carácter previo. Y esto vale también, obviamente, para aquellos que familiares que, considerados independientes, pueden ser acusados, por ejemplo, de utilizar información privilegiada.

Pero sobre todo creo que es urgente que legislación incluya cuestionescomo las siguientes:

  • El agravamiento de penas para quienes, siendo responsables, atenten contra la cadena de custodia de los secretos sumariales.
  • La tipificación penal específica para frenar el constante incremento de los linchamientos y juicios paralelos medíaticos.
  • La valoración penal de lo que supone un castigo mediático significativo, como pena añadida a la prevista por el delito de que se trate. Es decir, una suerte de atenuante compensatoria.
  • La sanción profesional al ejercicio judicial manifiestamente merecedor de ella.
  • La reinserción social, rehabilitación política e indemnización a los absueltos que acredite el linchamiento social, político, mediático y la ruina económica.
  • La persecución de oficio de las denuncias, demandas y querellas falsas o sin fundamento que, en consecuencia son archivadas, así como de los linchamientos mediáticos.

Sé que en una sociedad enferma como la nuestra es mucho pedir, pero por algo sería bueno empezar.

EQM

pd. ¿Qué esperan D. Joan Calabuig Rull “y otros”, representando la acusación popular impulsada por el PSPV/PSOE, para pedir perdón a los absueltos y presentar su dimisión en el actual cargo político que disfrutan?

Ilustración de Raúl Arias [España, 1969] en El Mundo, 190217.

.

Ley de costas

Arcadi Espada en El Mundo, 190217.

Mi liberada:

Te confieso mi vergüenza al comprobar que el cuñado del Rey no pagaba sus impuestos y que una Infanta de España se despreocupaba de estar al corriente de las trampas económicas de su marido. Es una mala noticia para la monarquía y para la moral colectiva. Inoperante su cíclico refrendo democrático, la monarquía debe acudir a la ejemplaridad para justificar su lugar civil.

De ahí que si el Tribunal Supremo confirmara la culpabilidad del duque de Palma y el perfil subidamente delincuencial de su socio en el Instituto Nóos, la Infanta Cristina habría de renunciar a sus derechos dinásticos. Su conducta merece un castigo desde la jurisdicción monárquica y el castigo sólo puede venir por su renuncia. Así la Infanta reconocería que no estuvo a la altura de lo que se esperaba de ella y fortalecería el papel de su familia al renovarle la clara conciencia de sus deberes. Por decirlo en metáfora: la Infanta debe pagar las costas.

Es la metáfora que corresponde. Ahí está Virginia López Negrete, la abogada de la acusación popular que quiso sentar a la Infanta en el banquillo y que convirtió el empeño en su modo de vida. ¿Profesión?, le preguntaban: llevar al banquillo a Doña Cristina de Borbón. Y lo consiguió, con la íntima y éxtima complicidad del juez Castro. Pero habrá de pagar por ello. No se pone a la Infanta en la picota impunemente.

La pregunta difícil es por las costas que va a pagar el juez Castro. Durante siete años ha estado juzgando el caso Nóos sin esperar a juicio, retransmitiéndolo en directo sin pudor ni prudencia. Todo lo contrario: tocado de la infalible soberbia que el pueblo deposita en sus elegidos y que, atizada paradójicamente por el fracaso, continúa. Incumpliendo la ética y la estética de su oficio, ayer discutía la sentencia sin leerla:

“No era la sentencia que esperaba. La Infanta Cristina era una mujer florero. El tribunal ha dado por bueno que no se enteraba de nada…”.

La absolución de la Infanta es el lado más visible del fracaso del juez Castro. Y el éxito que amenaza con eclipsar las responsabilidades del fiscal Horrach. Pero al margen de su teatralizada discrepancia ante la Infanta, juez y fiscal coincidieron en lo demás. Una gran parte de ese demás ha sido ahora derrumbado.

El duque de Palma ha sido condenado por un delito fiscal. Dos años de cárcel. Diluyó su Irpf en el Impuesto de Sociedades, siguiendo la costumbre de la profesión liberal española. Fue durante los años 2007 y 2008. El límite del delito está en 120 mil euros y en el primero lo sobrepasó por nueve mil y en el segundo por seis mil. Ha sido también condenado por malversación de fondos públicos. El fiscal sostenía que malversó cuatro millones, pero todo ha quedado en el 10%. Nóos recibió un encargo del presidente Matas sobre un Observatorio Permanente de Deporte y Turismo en Baleares. Al final no se hizo, pero Matas le pagó por su trabajo.

Ya se verá qué dice el Supremo sobre ese delito, el más grave, que supone casi tres años de pena: es raro que malverse el que no dispone estrictamente del dinero. El duque pagará con un año su tráfico de influencias. Ese es un delito twilight zone: no sé si el acusado se defendió de él diciendo que era duque de Palma, yerno del Rey de entonces, miembro del CIO y estrella del balonmano, y que todo ese tráfico iba con él de serie hiciera lo que hiciera. Para el duque pedía el fiscal un total de 19 años. Se ha quedado en un tercio.

El juez y el fiscal llevaron a 18 acusados al banquillo y el tribunal ha dictado 11 absoluciones. Entre ellas, sobre todo, las que los periódicos siguen llamando con impudor que no caduca la trama valenciana. No solo ha quedado absuelta. Es que de su proyecto principal, el Valencia Summit, se dice en la sentencia:

“En sus tres ediciones se celebraron de forma satisfactoria dejando constancia en el expediente de la información necesaria para valorar el retorno, sin que conste acreditado que no se cumplieron las expectativas pretendidas consistentes en promocionar la imagen de Valencia como destino turístico”.

En cuanto a la trama de Madrid, para cuya cabeza visible Mercedes Coghen el fiscal pedía cinco años de cárcel, las magistradas sentencian después de absolverla: “No pudo desplegar mayor diligencia”. La pobre Negrete. Y Castro y Horrach, sin costas. Y sin que nadie les pida la renuncia a sus derechos, del pueblo emanados.

Vayamos a la costa final, que es la de los periódicos. ¡Oh, costa da morte! Pongamos a un lado la sentencia y al otro el relato que los periódicos escribieron, en los últimos seis años. No fue el relato sobre las andanzas de un ligero de cascos en un tiempo de esplendor ligero. Fue el relato de cómo la decadente monarquía española, a través de un sobrevenido, saqueó las finanzas públicas (¡Nóos forramos!) con la complicidad de varios caciques regionales.

Fue el relato de una crisis económica que dejó sin casa y sin hacienda a millones de españoles, mientras la monarquía recaudaba fondos para cazar elefantes. Fue el relato que narró con tinta simpática el nacimiento del cavernoso partido Podemos. El relato del fantasmático proceso constituyente. El del referéndum sobre la monarquía. Fue el relato de una crisis de Estado. Y el de una abdicación.

Los periódicos escribieron un relato falso y peligroso. Es cierto: nunca habrían podido hacerlo sin la colaboración abnegada del juez de instrucción y del fiscal. Los periódicos mantienen un trato peculiar con esas dos figuras. Servidores públicos, y por lo tanto, a ojos de muchos periodistas, incontaminados de sesgos, de intenciones, de debilidades, y entre estas últimas incontaminados, eso creen, de la adictiva vanidad que solo los periódicos pueden satisfacer. Los periódicos creen difícil que un juez y fiscal intoxiquen como lo hacen abogados y políticos. No sólo fue esa percepción errónea. Los periódicos aceptaron encantados la estrategia del juez Castro, que consistía en la retransmisión en directo de la instrucción.

No es posible. No se puede retransmitir lo que, en puridad, no sucede. Suceden el partido de fútbol, el concierto, el discurso. Por el contrario, la absolución y la culpabilidad son siempre retrospectivas: no encajan en el lema de estos tiempos correveidiles, está sucediendo, lo estás viendo. A los periódicos, sin embargo, no cabe exigirles costas: hace años que la pagan cada día, dolorosa e implacablemente. Y su manera de tratar de salir de la ruina aún los hunde más en ella.

En fin, libe. Con harto dolor de tu corazón pintoresco habrás visto que la condena principal del caso Nóos ha sido la del populismo.

Sigue ciega tu camino

A.

Aportación de Leonard Giovannini al texto de Arcadi, en su blog, 190217:

.

Mujeres que leen cartas, por Leonard Giovannini

Hoy plagiamos el retrato de Mademoiselle Jacquet, de Jean-Étienne Liotard. A nuestros ojos podría pasar por una Marie-Antoinette cualquiera, pero Louise Jacquet era actriz. Si en la pintura no hay nada que indique su filiación farandulera hubo de ser por petición expresa de quien hizo el encargo (ella misma o un admirador): al ocultar el oficio se sugiere la pertenencia a una clase superior.

Adjudicamos la muy actual belleza de la demoiselle a K, quien la estropea un tanto torciendo el gesto. Nosotros la terminamos de arruinar decapitándola. En efecto, todo el mundo parece haber perdido la cabeza: la abogada, el juez, el fiscal, la prensa… ¡Todos deseando agradar al poder! Que hoy, según se cree, reside en la chusma.

La Ley ha resistido el embate ¡y el envite! populista. Entre los asaltantes hay heridos de diversa consideración, e incluso a K le ha afectado la onda expansiva por vía epistolar. Su ansia tricotosa ha recibido satisfacción, aunque la guillotinada sea ella misma. La cabeza en el cesto de labor. La tricoteuse guillotinée.

(Horas y horas de diversión aquí.)

Actualización: 200217 / 13:15

vía

.

¿Y el juez instructor?

Santiago González en El Mundo, 2001217.

HUBO SENTENCIA y fue absolutoria para la Infanta Cristina. Este aspecto del fallo es el gran fracaso del juez instructor y el único acierto del fiscal Horrach. De los 18 acusados, el tribunal ha absuelto a 11. Los 107 años que pedía el fiscal se han quedado en 19, menos de la quinta parte.

El juez Castro, que era un hombre empeñado en sentar a una Infanta en el banquillo, se ha permitido discrepar del fallo que la absuelve, sin que el CGPJ le haya abierto un expediente.

Había grandes defectos en su muy deficiente instrucción del caso Nóos, algunos señalados en esta columna: Hace falta intención para empitonar a la Infanta la víspera de que su hermano, el Rey, dirigiese su primer mensaje navideño a los españoles (23/12/2014).

Contra el criterio de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, se apoyó exclusivamente en la acusación popular de Manos Limpias, insuperable oxímoron para una organización criminal, con sus líderes procesados por delitos de extorsión. No es que uno esté sistemáticamente en contra de la acusación popular, tal como está la Fiscalía, pero la mala fe de Manos Limpias era tan clamorosa que el tribunal la ha condenado en costas.

Para legitimar a Manos Limpias como acusación popular escribió ¡en un auto! que «Hacienda somos todos», convirtiendo una frase publicitaria en un aforismo del Derecho. Un ejemplo: Hace años, una campaña contra los incendios forestales se anunciaba con eslogan muy vistoso: “Cuando un monte se quema, algo suyo se quema”. El difunto Perich lo reprodujo en un mono, añadiendo: “Señor Conde”. ¿Podría el juez Castro decirme dónde puedo ir a cobrar mi menoscabo patrimonial por los incendios pasados y los próximos? La falacia es, por lo demás, obscena. Toda infracción de las leyes es un daño colectivo, no solo las que defraudan a la Agencia Tributaria.

Hay, en fin, otro detalle. Pablo Iglesias ofreció al juez Castro ir en las listas de Podemos en 2015. Él confesó a Diario de Mallorca (13/11/2015): “De habérmelo pedido antes hubiese (sic) aceptado ir en las listas de Podemos”. A su colega Yllanes, sí se lo propuso a tiempo, por lo visto, porque ahí está, como un podemita más, explicando la sentencia en lo de Ferreras. Es el caso que Yllanes era el juez al que le habría tocado presidir el tribunal del caso Nóos. ¿Puede un juez ser antisistema?

Fichar a Yllanes fue otro acierto de Pablo, que este fin de semana protestaba la absolución de la Infanta. Se entiende. Él ha invocado siempre la ausencia de condenas a Podemos como sinónimo de virtudes e inocencia. Un tribunal ha dicho que la Infanta no ha cometido delito. ¿Eso quiere decir que su comportamiento no es reprobable? En absoluto.

Su actitud ha sido tan escasamente ejemplar, para que se hagan idea, como la de Errejón al firmar un recibo por 400.000 dólares chavistas para la CEPS en diciembre de 2013, la del propio Errejón y Alberto Montero con la beca de Málaga, el piso de Espinar, las subvenciones de Tania a su hermano en Rivas Vaciamadrid, los 425.150 euros venezolanos a Monedero por un presunto informe sobre materias que ignora, amén de su temporal opacidad ante Hacienda, Pablo Iglesias y la televisión iraní, Echeminga y su asistente en negro, Vicky Rosell y la instrucción del caso del amigo de su novio, la de la senadora desahuciada, los 1.800 euros en dietas de Gloria Elizo, la de Carmena y los contratos de su marido, los 150.000 dólares venezolanos a Luis Alegre por la hagiografía de Chávez.

Luego están los que sí fueron condenados: Alfon, Bódalo, Cañamero, el pederasta de Burgos, and so on. La regeneración.

.

La buena vara de medir

Luis Herrero en LD, 190217.

Llego tarde, lo sé, al debate sobre una sentencia que a estas horas ha vaciado los tinteros de toda la prensa española. Llego, además, para discrepar de la opinión dominante. El resumen de mi tesis es que me parece una sentencia sensata, proporcional y jurídicamente impecable. Conste que esto último no lo digo en absoluto porque me crea un experto en la materia -que no lo soy- sino porque me fío del criterio que me trasladan mis juristas de cabecera. Son tipos, créanme, libres de toda sospecha. Si fuera Isabel Pantoja tal vez no pensara lo mismo. Si fuera Francisco Correa se me llevarían los demonios. Si me hubieran utilizado como carne de escarmiento recogería firmas para mandar a los jueces a freír sus propias puñetas.

Es evidente que en el caso Nóos se ha utilizado una vara de medir distinta a la habitual en los casos que llegan a los tribunales precedidos de eso que hemos dado en llamar, sin saber muy bien qué significa, alarma social. Que haya varas distintas es malo. Peor que malo: es pésimo. Y además pone de manifiesto que nuestra administración de Justicia está hecha un asco, sí. Pero de lo que se trata, justamente, es de saber cuál es la vara correcta. Denuesto el uso alternativo del derecho, el polvo del camino en el dobladillo de las togas y las sentencias ejemplarizantes. Si el Derecho no es la aplicación estricta del principio de igualdad de todos ante la ley, ¿qué diablos es? ¿Una pócima que cada juez administra como le sale del birrete?

Nuestros políticos, sobre todo del PP y del PSOE, no han parado de decir estos días que si algo ha quedado claro es que la ley es igual para todos. Eso es mentira. La sentencia demuestra exactamente lo contrario. Ante la ley, Pantoja no es igual que Cristina de Borbón ni Correa es igual que Urdangarín. ¿Pero quiere eso decir que Cristina de Borbón y Urdangarín han recibido trato de favor? Yo creo que no. Lo que quiere decir, más bien, es que Pantoja y Correa recibieron un trato injusto. Ambos fueron medidos por la vara incorrecta. Suum cuique tribuere. A cada uno, lo suyo. Ni más, ni menos. El problema no es que a Cristina de Borbón se le haya dado de más, sino que a otros, con toda seguridad, se les ha dado de menos.

Nada de lo escrito hasta ahora significa, sin embargo, que los actores de este proceso judicial hayan tenido conductas ejemplares. Durante la instrucción, el juez, el fiscal, los peritos, algunos testigos y no pocos periodistas hemos dejado un rastro manifiestamente mejorable. No me cabe ninguna duda de que se han movilizado muchos esfuerzos para conseguir que el tribunal tuviera a mano recursos suficientes para exculpar a la infanta y tratar con benevolencia a su marido. Diligencias exhaustivas, pericias de Hacienda, informes policiales, testimonios inducidos… migas de pan debidamente colocadas para que las tres magistradas encontraran el camino sentenciador correcto. Y aún así han tardado más de ocho meses en ponerse de acuerdo.

Si de verdad queremos poner el dedo en la llaga de los males que aquejan a nuestra Justicia, no nos fijemos tanto en las condenas del caso Nóos, fruto razonable de los elementos probatorios que desfilaron por el estrado, sino en la colección de circunstancias previas que abonaron el procedimiento. La triste verdad -en este y en otros muchos casos- es que las sentencias llegan ya precocinadas por el trabajo de la policía judicial y de los expertos de Hacienda durante la instrucción sumarial. Muchos fiscales cortan y pegan sus tesis casi sin leerlas y muchos jueces hacen lo propio con las tesis de los fiscales. Si se pararan a pensar que juegan con el honor y la libertad de las personas, a muchos se les caería la cara de vergüenza.

Si alguien quería que esta sentencia sirviera de escarmiento a la Casa Real o a los plebeyos que perdían el culo por complacer a sus egregios miembros, se ha quedado con tres palmos de narices. Pero sí debería escarmentar a todos aquellos que han querido convertir a los tribunales en el badajo de las campanas de Huesca. Ni los jueces tienen derecho a sacrificar chivos expiatorios, ni los ciudadanos somos mejores cuando nos dejamos arrastrar por esa pulsión justiciera que nos lleva a insultar a los reos en las puertas de los juzgados o a clamar por su condenación en la redes sociales o en los artículos de prensa. O acabamos con esas conductas, las togadas y las vocingleras, o convertiremos la Justicia en una casa de putas.

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Berlín [2010], corto de J Enrique Sánchez

.

Berlín” [2010]. Galardonado cortometraje español de 4:00 minutos. Dirección: J Enrique Sánchez. Guion basado en el relato corto “Berlin” [2009], de Santiago Pajares. Actúan: David García Palencia, Estíbaliz Veiga. Fotografía y montaje: Diana Jato. Producción: Santiago Pajares. Sonido: Gabriel Fernandez. Arte: Cristina Nielsen. Script: Maria Jose Mateos. Mezcla sonido: Francis Garcia. LaMirilla Producciones. Vía Vimeo. IMDb.

Premios y selecciones del corto

J. ENRIQUE SÁNCHEZ (Madrid, 02/03/1977) lleva desde el año 1998 colaborando en cortos como ayudante de dirección, cámara, script … hasta que en el año 2002 dirige su primer corto “Hola, está Pablo?”. En 2005 realiza su segundo trabajo “Manual de ligue” y comienza a trabajar de auxiliar de dirección en TV y cine. Desde 2008 viene dirigiendo la serie on-line “Canal Friki”. Después de ‘Berlín’ ha realizado “Photo” [2012], ‘Excel‘ [2013] y ‘40 aniversario‘ [2014] y codirigiendo la serie ‘El príncipe‘ [2014-2016].

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

John Williams [EEUU, 1932], compositor y director

.

Theme From Schindler’s List. De la banda sonora de “La lista de Schindler” [1993]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. En directo, Katica Illényi, violin. Completa.

.

De la banda sonora de “Star Wars“. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Los Ángeles Philharmonic, dirigida por Gustavo Dudamel.

The Book Thief. De la banda sonora de “La ladrona de libros” [2013]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932].

.

De la banda sonora de “Lincoln” [2012]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932].

.

Dartmoor, 1912. De la banda sonora de “War Horse” [2011]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932].

.

Suite. De la banda sonora de “Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio” [2011]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932].

.

Sayuri’s Theme. De la banda sonora de “Memorias de una geisha” [2005]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Versión interpretada en directo por Williams, con Yo-Yo Ma, violonchelo. Completa.

.

Remembering Munich. De la banda sonora de “Munich” [2005]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932].

.

Double Trouble. De la banda sonora de “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” [2004]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Completa.

.

De la banda sonora de “Atrápame si puedes” [2002]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. CSULB Wind Symphony – John Alan Carnahan – Conductor / Jay Mason – Saxophone.

 .

De la banda sonora de “Inteligencia artificial” [2001]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Completa.

.

De la banda sonora de “Las cenizas de Ángela” [1999]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Versión interpretada en directo por Williams, con Yo-Yo Ma, violonchelo.

.

Hymn to the Fallen. De la banda sonora de “Salvar al soldado Ryan” [1998]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Completa.

.

Dry Your Tears, Afrika. De la banda sonora de “Amistad” [1997]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Concierto “Voces para la Paz” (Músicos Solidarios) 2011 / Auditorio Nacional de Música de Madrid 12 de junio de 2011 / Director: Miguel Roa.

.

Theme From Sabrina. De la banda sonora de “Sabrina” [1995]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Versión en directo con Williams al piano. Completa.

.

Theme from Schindler’s List (Reprise). De la banda sonora de “La lista de Schindler” [1993]. Compuesta por John Williams [EEUU, 1932]. Completa.

.

Discografía:

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.

Las fe-ministras suecas, desfilan con yihab [ecofeminismo variable]

.

ecofeminismo-variableEsta pasada semana, la Ministra sueca de Asuntos de la Unión Europea y de Comercio, Ann Linde, y otras mujeres de la delegación del Gobierno de Suecia, considerado “el primer gobierno feminista del mundo” [foto superior], acudieron con la cabeza cubierta por un pañuelo –hiyab– a los actos de su visita oficial a Irán [foto inferior].

.

Sumisiones suecas y fregaos españoles

Sumisiones suecas

En 2014, nombrado el Gobierno del socialdemócrata en Suecia, -país que, por cierto, duplica el índice de violencia en la pareja de España– la Ministra de Relaciones Exteriores, Margot Wallström, aseguró que trabajaría para que su política exterior fuera “feminista”. Quizás eso influyera en su nombramiento la primera comisionada especial para la Violencia Sexual en Conflictos nombrada por la ONU.

También por ello, el gobierno sueco se autodefinío como el “primer gobierno feminista del mundo”, llegando al ridículo extremo de oficlalizar tal calificativo en la propia web gubernamental:

“Suecia tiene el primer gobierno feminista en el mundo. Esto significa que la igualdad de género es fundamental para las prioridades del Gobierno, tanto en la toma de decisiones como en la asignación de recursos. Un gobierno feminista asegura que la perspectiva de igualdad de género se inserte en la formulación de políticas en un amplio frente, tanto a nivel nacional como internacional.” etc.

Como lo leen. El peligroso y desvertebrador ecofeminismo convierte el ridículo en banderín de enganche. Afortunadamente, tamaña majadería suele acabar rompiendo aguas por donde menos se lo esperan.

En este caso, el reventón ha supuesto un total descoñe. Les cuento.

Resulta que la semana pasada el primer ministro sueco Stefan Löfven visitó oficialmente al presidente de la República Islámica de Irán, Hasán Rouhaní, todo un teócrata chiita dudecimano o imaní, que no consiente, ni por asomo, que a su vera se presente una mujer sin portar el correspondiente hiyab, una especie de velo o pañuelo, en señal de resprto y sumisión al hombre, quien, por supuesto, no se cubre la cabeza de modo semejante para con nadie.

En consecuencia, todas las acompañantes de Löfven, comenzando por su Ministra de Asuntos de la Unión Europea y de Comercio, Ann Linde, han desfilado ante Hasán Rouhaní convenientemente uniformadas al gusto del religioso mandamás. El argumento feminista empleado por el “primer gobierno feminista del mundo” es que sucumbieron a las exigencias que dicta la religión islámica. para “no violar la ley iraní”.

Las ministras han sido objetivo de numerosas críticas a través de los medios de comunicación y redes sociales. La ONG UN Watch ha calificado este acto como “la marcha de la vergüenza”. Por su parte, la periodista iraní Masih Alinejad, exiliada en Londres, ha denunciado que “si son feministas y les preocupa la igualdad deberían retar la desigualdad en cualquier lugar”.

EQM

pd.

Friegues españoles

Simultáneamente, en España, prosigue en los puertos la lucha del colectivo de los estibadores portuarios en su afán de suavizar y retrasar la aplicación de la Sentencia de de 11 de diciembre de 2014 [aquí en pdf] del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que obliga al Estado a que cumpla y haga cumplir la legislación de la UE y la correspondiente española sea la que rija sus relaciones laborales con los contratantes, liberalizando el modelo, incluído el derecho de la mujer a acceder a tales puestos de trabajo.

Curiosamente -o no tanto- son precisamente Podemos y PSOE los que más están dificultando parlamentariamente que el Gobierno apruebe el correspondiente Decreto-Ley que, además, frene en seco el pago de sanciones millonarias contra España y que saldrían -estas también, faltaría mas- del bolsillo de todos los españoles.

La situación en los puertos, enclaves económicamtene vertebrales, se hace día a día más complicada y amenazante y no sabemos si el Gobierno tiene previstas actuaciones preventivas, disuasorias o ejecutivas para las próximas semanas.

Sí nos llegan, por el contrario, determinadas reacciones a la pretensión de algún  grupo de mujeres que reivindican su derecho al trabajo en la estiba. Vean, por ejemplo, este corte de Canal Sur divulgando qué es lo que ocurre en el puerto de Algeciras, uno de los puertos más importantes de España en materia de tráfico de contenedores. ‘A fregar‘:

Como era de esperar, ante ese ‘a fregar’, como ante el velo de las suecas, a las ecofeministas españolas no han dicho esta boca es mía.

Y, por si algo faltara, ante el acobardamiento del Gobierno frente a los estibadores, otros colectivos han caído en la cuenta de que la legislación laboral vigente es cosa de tontos y que la familia que labora unida permanece unida:

“El sindicato de Central Lechera Asturiana quiere que el empleo sea hereditario”

••

•••

 

Notas.-

Enlaces [en azul cuando se trata de textos ajenos] y corchetes son aportados por EQM. También, por razones discutibles de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace.