La blandense locura socialista

.

.

Decires

En Cataluña se vive de otra manera, pasa igual con Dinamarca frente al Magreb” / la sociedad catalana “se mueve más por espíritu de construcción, de avanzar, de esfuerzo, de responsabilidad” / “Todo el mundo tiene libertad para actuar de acuerdo con sus principios y convicciones y, a nivel personal, en caso de que se llegase a hacer el referéndum votaría no, igual que voté el 9-N”.

Les declaracions de @miquelLupy a Onda Cero no reflecteixen el pensament del PSC.Li he demanat que rectifiqui. / Las declaraciones de @miquelLupy a Onda Cero no reflejan el pensamiento del PSC. Le he pedido que rectifique.

“no hay ningún alcalde que pueda hacer algo a título personal” / “no comparto que ningún cargo político pueda hacer alguna acción pública reducida al ámbito personal” / “Cuando asumimos una responsabilidad pública, estamos llamados a renunciar a cuestiones personales, porque debemos hacer pedagogía y tiene que haber comportamientos ejemplares en la vida pública” / “no se puede disociar” la acción política pública de la privada en un alcalde ya que en su opinión eso puede llevar a la “hipocresía” y la “inmoralidad”.

una cosa es lo que haga como ciudadano el 1 de octubre Miguel Lupiáñez y otra lo que haga como alcalde de Blanes

Continuará…

♪♪♫♫ No estamos locos, sabemos lo que queremos ♪♪♫♫

EQM

pd. El PSOE sigue teniendo un problema muy bailarín, que se llama Iceta.

La nefasta Gestora -esa que hizo entrega de la organización a pluriZPedro– llevó a cabo -con la mejor de la intenciones, que es lo malo- otras maldades, como fue la de actualizar el pacto PSOE-PSC a raíz de la traición que el bailarín cometió contra los del Madrit en el Congreso de los Diputados.

Porque, pásmense vds, tal revisión dejó intacta la mayor de las barbaridades: el PSOE no pinta nada en el PSC y el PSC tiene a su gente en la Comisión Ejecutiva y en el Comité Federal del PSOE.

Hay más tontos que botellines.

Por tanto, al cretino de Blanes no sólo le sale gratis su política apostasía de nacimiento [Granada] sino que a buen seguro que es distinguido entre los municipalistas socialistas enamorados del golpismo.

Por cierto, si esta gentuza golpista se jacta incansablemente de su próxima independendencia…,

¿qué está esperando el Mariano para decirle a la Comisión Europea que, con objeto de mejorar la actual imagen magrebí del ‘resto de España’ y dado que los catalanistas se ven ya más fuera que dentro, ha decidido que la Agencia Europea de Medicamentos, hasta ahora en Londres, se instale en Granada en vez de en Barcelona, ciudad elegida por Madrit y la Generalidad catalana?

vía

.

Sano y salvo

Arcadi Espada en El Mundo, 270617.

El PSOE sigue dando muestras de indefinición en un asunto de extraordinaria gravedad como es el desafío soberanista en Cataluña. Al reciente reconocimiento por parte del Partido Socialista de la plurinacionalidad del Estado -pretendiéndolo hacer compatible con la defensa de una única soberanía nacional- se ha sumado la permisividad de Ferraz con relación a los alcaldes del PSC que respaldan la consulta secesionista del 1 de octubre.

Ambos hechos demuestran que los socialistas siguen sin tener una idea homogénea de España en todo el territorio nacional, lo que representa un lastre político en un momento en el que las autoridades catalanas parecen lanzadas a la vía de la ilegalidad y la unilateralidad.

Tal como informó EL MUNDO, ediles del PSC de siete municipios catalanes apoyan el referéndum separatista. Uno de ellos es el alcalde de Blanes, quien ayer en una entrevista en Onda Cero no sólo confirmó que participaría en esta consulta -incumpliendo las órdenes de su partido-, sino que se permitió el lujo de decir que alrededor de Cataluña “hay valores” que se viven de una manera diferente al resto de España, “igual que ocurre en Dinamarca respecto al Magreb”. Un soberano disparate que descalifica a quien lo pronuncia, pero también a su formación política, incapaz de atajar las pretensiones de sus ediles soberanistas.

Porque, siendo lacerante la ambigüedad del PSC, lo es aún más que la dirección del PSOE no censurara de forma nítida y expresa la indisciplina de sus concejales. Detrás de esta timorata reacción subyace la alarmante ausencia de claridad de los socialistas en un asunto medular como la cuestión territorial. Pero también la dependencia de Sánchez de Iceta y los socialistas catalanes, a quienes debe en gran medida su regreso al liderazgo del PSOE.

Su alcalde perfecto

Francisco Pascual en El Mundo, 270617.

No existe hoy en día para el independentismo mejor activo que el alcalde socialista de Blanes. Ni un editorial indocumentado de The New York Times, ni Pep Guardiola metido a politólogo, ni el colaboracionismo internacional del Barcelona puede compararse a que el hijo de un inmigrante alpujarreño difunda desde el púlpito del PSC el apostolado nacionalista que sitúa al laborioso catalán en una categoría humana superior a la del vago andaluz.

Miquel Lupiáñez i Zapata (Narila, Granada, 1961) se ha erigido en una versión balbuceante del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, socialista como él. Si el holandés renegaba hace unos meses de los europeos del sur porque se lo gastaban todo «en licor y mujeres», Lupiáñez se lanzaba el lunes desde Onda Cero a discriminar entre las regiones que tienen «un nivel de vida» porque sus pobladores trabajan (Cataluña) y otras, como la andaluza, que optan por «la calidad de vida». «Como Dinamarca y el Magreb», abundó.

Los entrevistadores Alsina y Amón contuvieron la carcajada, sabedores de haber aplicado con magisterio una de las máximas periodísticas de Casimiro García-Abadillo: «No hay como dejarles hablar».

Pero mientras media Europa está contando las horas para quitarse de encima a Dijsselbloem por racista, el soberanismo condecoró ayer al edil granadino-gerundense con su máxima distinción: «Es un demócrata, no como otros del PSC», en palabras del ilustre Rufián.

Lupiáñez es el hijo pródigo del pujolismo, alguien que llegó de la hambruna fisiológica y moral de la Alpujarra analfabeta para redimirse en Cataluña y hacer proselitismo de su verdad revelada: España nos roba y lo llevan hasta en los andares, por lo que no tienen remedio.

Es normal que el independentismo lo proteja más que a un lince, como agente blanqueador de la xenofobia que lo propulsa. Es su alcalde perfecto, un ejemplo a seguir para la franja de catalanes que pueden inclinar la balanza hacia el secesionismo, la de los hijos de la inmigración que están a un plis de alcanzar ese estadio de irresponsabilidad que consiste en difamar a sus antepasados desde no sé qué estrato moral superior.

Porque lo más lamentable de la intervención de Lupiáñez no fue la viscosa confusión ética de su discurso, sino el desdén con el que se refirió a los habitantes de las tierras elevadas que lo vieron nacer y de la que sus padres lo exiliaron a tiempo para «poder alimentarlo». Un auténtico maulet con piel de charnego.

••

•••

 

Notas.-

Blandense es el gentilicio de Blanes

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Villarejo y Ébole, entre cloacas ‘democráticas’

.

Imagen de la entrevista -‘editada’ en clave teatral- entre J. Évole y el Comisario Villarejo. En La Sexta, programa ‘Salvados‘, domingo 25 de junio de 2017.
Aquí el documento al completo.

.

Retrato intestinal colectivo

He estado dudando sobre si incluir este repulsivo montaje televisivo sobre las andanzas del Comisario José Manuel Villarejo, relatadas por él mismo a base de preguntas trampa del dicen que periodista Jordi Évole.

Pero finalmente he concluido que quien tenga la entereza de verlo o acabe por hacerlo gracias a la simple curiosidad, tendrá al menos una importante impresión sobre en qué pueden consistir las cloacas de un Estado incluso democrático.

Junto a ellos dos, protagonistas principales del patético espectáculo, aparecen en escena otros personajes, en su calidad voyeur del mismo o por ser directamente implicados por el entrevistado, y, todos, cuentan cosas que pueden despertar angustioso desasosiego en el más pintado.

Lo de menos es que lo que cuenten sea verdad, mentira o una mezcla a la carta. Lo de más es cómo lo cuentan y el brutal marco que retratan, con claridad meridiana, en tales cuentos.

Imagínense. Y eso que ya lo sabíamos: del Rey abajo, todos los que tengamos la desgracia de pasar por algo así.

Estamos hablando de un super Comisario galardonado con todas los honores habidos y por haber de manos de los Gobiernos de UDC, PSOE y PP, que, por ejemplo, pone públicamente a parir nada menos que al actual Director del Centro Nacional de Inteligencia, Felix Sanz Roldán, a quien carcaturiza como ‘Generalísimo‘.

Estamos hablando de un Évole que le pregunta con escondidos documentos preparados para la contrarréplica, si considera que miente. Donde lo único que queda claro es, ya digo, que lo que cuentan es lo de menos.

Donde lo importante es por qué lo cuentan, a quién dirigen el relato y con qué intereses proyectan sobre el Estado y sus ciudadanos una deyección de tales proporciones.

Y que todo eso se vende al televidente, en hora dominical de máxima audiencia y con gran aparato publicitario previo, como si fuera un divertimento de telerrealidad [reality show].

Cuando se trata de todo un drama colectivo, que nos retrata.

Las reacciones, que espero se produzcan, podrá darnos, quizás, alguna pista sobre lo que está ocurriendo y dónde acabaremos todos.

EQM

.

El comisario Pepe Villarejo, santo y mártir

Villarejo se presenta como un héroe. Un salvapatrias que se desvela por todos los españoles. Su imperio económico no es más que un accidente. Lo ha construido para ayudar al Estado

Carlos Sanchez en El Confidencial, 260617.

Hay que agradecerle una cosa al comisario Villarejo: estábamos todos equivocados. Una vez emitido el programa ‘Salvados’, se demuestra que los agentes encubiertos, como él mismo se autodenomina, no son como los que describía Ian Fleming. Tampoco como Pepe Carvallo, con su peculiar toque gourmet y ciertamente tierno; ni estamos ante Sam Spade, cuya ácida ironía desnudaba a la rubia platino.

Eso sí, Villarejo -conscientemente avejentado-, bajo su chulapa parpusa y oculto tras unas gafas oscuras, entronca con la dudosa moralidad de Tom Ripley. Aunque, en realidad, a quien recuerda es al impagable Torrente leyendo en alemán a Elías Canetti.

Y es que Villarejo es, ante todo, un gran comediante, en el sentido clásico y literal del término. Una especie de Forrest Gump a la española que asegura haber estado en todas partes y en ninguna. Siempre cerca de la mierda que generan los Estado democráticos -a los otros se les supone-, pero sin mancharse. Ni siquiera sin ser salpicado. Su omnipresencia -sólo atribuible a los seres superiores– llega al extremo de seguir trabajando para el Estado, aunque esté jubilado. Todo por la patria. ¿Qué sería de España sin el policía más célebre desde el comisario Plinio? De no existir, habría que haberlo inventado.

Villarejo, de hecho, se ha esforzado tanto por los pobrecitos españoles -en algún momento habrá que poner una calle con su nombre- que presenta su imponente patrimonio económico como una ONG al servicio del Estado.

Él no quería ser rico, al fin y al cabo, se define como un servidor público, pero en aras de acabar con los malhechores ha creado empleo, no ha distribuido dividendos entre los accionistas (él mismo) y ha construido una formidable maquinaria para poner querellas a todo aquel que dude de su santidad. Todo sea por el bien común. Mejor ponerle una avenida antes que una calle.

Hay que agradecerle también a Villarejo, en todo caso, su sentido de Estado por acceder a ser entrevistado por Jordi Évole. De hecho, la grabación debería distribuirse entre escuelas de policía, academia de preparación de jueces y fiscales y, en general, entre quienes estén interesados en cómo funcionan las cloacas del Estado.

No es sencillo encontrar en un mismo relato policial de apenas una hora -y eso que el programa estaba convenientemente editado- nombres como el anterior jefe de Estado, Corinna, Sáenz de Santamaría, los Pujol, Mas, De la Rosa, Millet, López Madrid, una dermatóloga despechada que se autolesiona, Garzón (un amigo es un amigo), Margarita Robles, Cosidó y hasta el generalísimo Sánz Roldán, el baranda del CNI, su auténtica bestia negra.

Garbancero y zafio

Fuentes que conocen bien a Villarejo sostienen que, en realidad, el ‘road show’ del comisario por los medios de comunicación tiene poco que ver con una contribución de Estado. Más bien, con algo más garbancero y zafio. Tiene que ver con un manchón en su expediente del que no ha podido zafarse: el apuñalamiento de la doctora Pinto.

Verdadera mala suerte. Al fin y cabo, como decía San Spade, “en un momento u otro he tenido que mandar al cuerno a todo tipo de gente, del Tribunal Supremo para abajo, y no me ha pasado nada. Y si no me ha pasado nada es porque nunca he perdido de vista que tarde o temprano llega el día del ajuste de cuentas”. Y es verdaderamente penoso que tan inmaculada hoja de servicios quede oscurecida por un asunto de faldas. Es como si te pillan por un asunto fiscal al final de tus días.

Lo que la entrevista pone de relieve, en cualquier caso, es la debilidad del Estado -el bueno, no el malo- ante sujetos que manejan y trafican con información. Hay tratantes de ganado, tratantes de materias primas y tratantes de dosieres dotados de fecunda literatura, como corresponde a un cómico de la lengua que estos días va de feria en feria contando sus verdades.

En la mayoría de los casos para negociar desde una posición de fuerza con sus superiores, siempre poco proclives a meterse en problemas, no vaya a ser que salgan magullados. Esa es la fuerza de Villarejo: haber llevado hasta el extremo el viejo principio de la información es poder, aunque sea mendaz y chusca.

.

Évole entrevista al policía

Villarejo dispara contra el CNI, Moncloa y Cosidó y deja a los Pujol y Mas como víctimas

El comisario habla por primera vez ante las cámaras después de 36 años en silencio y actuando en la sombra en investigaciones casi siempre salpicadas por la polémica

Roberto RBallesteros en El Confidencial, 250617.

El comisario de la Policía Nacional jubilado José Manuel Villarejo ha ‘disparado’ desde el altavoz que le ha concedido el programa de Jordi Évole de La Sexta -cuyos contenidos fueron adelantados en parte por El Confidencial- contra todos sus enemigos: la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el exdirector de la Policía, Ignacio Cosidó, y el responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán. Villarejo ha ofrecido en su primera entrevista televisiva en 36 años su versión sobre lo que algunos medios califican como las cloacas del estado en las que él se habría movido todo este tiempo. Según esta perspectiva, no existe la policía patriótica -aunque sí políticos que la han querido imponer- ni la operación Cataluña y algunos exdirigentes como el expresident Artur Mas o la familia Pujol parecen ser víctimas del estado.

“Cosidó ha intentado utilizar a la Policía con fines políticos”, ha acusado el comisario. “Pretendía utilizar a la Policía para borrar cosas; alardeaba de que no se fiaba ni del secretario de estado (Francisco Martínez) ni del ministro (Jorge Fernández Díaz) y que directamente hablaba con la vicepresidenta; tenía mucho trato con su jefa de gabinete, con la señora (María) Pico, y con el director del CNI”, ha dicho antes de señalar al exdirector general del instituto armado como quien ordenó grabar la conversación entre Fernández Díaz y el que fuera director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, sobre la puesta en marcha de investigaciones policiales contra políticos independentistas.

“La orden la daría Cosidó”, ha asegurado. “La grabación la recoge él, se la da a Marcelino Martín Blas -entonces jefe de Asuntos Internos- y este a los dos días se la da a su enlace del CNI”, ha afirmado Villarejo, quien ha negado en todo momento haber estado vinculado con esta historia. “Yo no, ni estuve ni tenía ni idea de que existió hasta que salió en los medios”, ha sentenciado el policía, que incluso ha señalado a Cosidó en una tercera ocasión como alguien que trató de paralizar la investigación contra el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en el marco del caso ático.

No he visto una presión más grande como la que me hizo Cosidó para proteger a González”, ha dicho el comisario, quien ha defendido que la grabación de él con el expresidente regional en una cafetería de Madrid, en la que el policía parece dar la impresión de estar en la misma onda que su interlocutor cuando éste último le pide que pare las pesquisas, no es más que un rol que Villarejo toma para hacer su trabajo policial. “¿Te ha gustado mi papel?“, le ha preguntado el entrevistado cuando Évole terminaba de mostrarle la grabación. “Doy la impresión de que le voy a ayudar para que el otro se relaje”, ha aclarado el agente retirado.

Las palabras más duras se las ha reservado a Sanz Roldán. Sobre él ha dicho que se comporta como lo hacía Francisco Franco e incluso le ha llamado “el generalísimo”. “Lleva muchos años obsesionado por que toda la información pase por él y eso le lleva a tener tensiones con todos los ministros del Interior”, ha apuntado Villarejo, quien ha explicado que en concreto con Fernández Díaz -al que ha calificado de “vehemente”- tuvo un fuerte encontronazo por este asunto y que, “a los dos días”, salió en los medios de comunicación la mencionada grabación del encuentro con De Alfonso, lo que provocó un terremoto político que a su vez desató la ira de los políticos independentistas.

En relación a Sanz Roldán también ha asegurado que incluso ha llegado a “expulsar de España” a la empresaria alemana amiga del rey emérito Juan Carlos de Borbón Corinna zu Sayn-Wittgenstein. En concreto, cuando ella y el entonces monarca regresaban de un safari en Botsuana en abril de 2012. “Ella le acompañó a España interpretando los deseos de su majestad y el generalísimo decide expulsarla a ella y a su familia”, ha relatado Villarejo. “Cuando el rey se recupera y se despierta -ha continuado- dice dónde está Corina”. “Esto me lo contó ella a mi; estaba aterrada, porque no es lo mismo que alguien te expulse a que lo haga el generalísimo”, ha añadido Villarejo, que incluso ha confesado las palabras que, según él, utilizó Sanz Roldán para sacar a la empresaria. “No puedo garantizar tu seguridad ni la de tus hijos”, ha recordado el policía durante la entrevista a ‘Salvados’.

“Yo jamás he chantajeado a la casa real, le tengo un profundo respeto”, ha asegurado con rotundidad Villarejo antes de defenderse de las insinuaciones de Évole sobre la posibilidad de que fuera él quien filtró las conversaciones entre el monarca emérito y Bárbara Rey. “Qué cara más dura; es el propio CNI el que graba esos encuentros; es en la época de Manglano cuando lo filtran a periodistas que no lo han podido sacar hasta ahora”, ha explicado el policía, quien ha negado tajantemente haber extorsionar en algún momento a Sanz Roldán con la información que como comisario maneja. “Cómo voy a chantajear yo a un señor que tiene 3.600 agentes y toda la electrónica”, ha dicho Villarejo, quien incluso se ha mostrado a él mismo como víctima.

“Yo asumo el riesgo de contar mi versión antes de tener un accidente de tráfico”, ha afirmado. “Un coronel amigo mío, Benavente, fue el responsable de las escuchas del Cesid al rey (…) y al poco tiempo murió en un accidente de tráfico, cuando él conducía muy bien”, ha recordado. “Yo últimamente no cojo el coche porque siempre hay alguien que se cruza en mi camino y me importuna”, ha relatado antes de negar tener miedo de Sanz Roldán, al que también ha llamado “cobarde”, y de acusar al CNI de tener “un departamento secreto que se llama control de togas”, dedicado a controlar a jueces y fiscales.

La entrevista también ha dado pie para que personas como el expresidente de la Generalitat Artur Mas o la familia Pujol queden igualmente como víctimas. En presencia del primero, Évole ha puesto una conversación que tuvieron Villarejo y el empresario Javier de la Rosa antes de las elecciones de 2012 en la que este último trata de convencer al policía de que Artur Mas no tuvo nada que ver con el caso Palau. La grabación da pie a que el ‘expresident’ cuente cómo le afectaron otras informaciones publicadas durante la campaña electoral que le vinculaban con el cobro de comisiones. “Me afectó, hubiéramos ganado más votos; detrás de todo estaba el PP, el Ministerio del Interior y no me sorprendería que en determinados ámbitos de Moncloa se tuviera conciencia de lo que se hacía”, ha dicho Mas.

Respecto a los Pujol, Villarejo ha admitido que convenció a la exnovia de Jordi Pujol Jr, Victoria Álvarez, de que debía denunciar. “No sé cómo lo hice, quizá tengo cierta habilidad para convencer a las personas de que cumplan la ley”, ha explicado el comisario, que ha negado haberse pasado por periodista de medio alguno para realizar esa labor y ha confesado que también tuvo un encuentro con Josep Pujol. “Me reuní con él, un tipo muy simpático; me lo pidió él a través de un despacho de abogados, que me dijo que quería llegar a un pacto y dar información y mi obligación como policía es oír a todo el mundo”, ha indicado el comisario, quien sin embargo ha negado la acusación que le hace Josep Pujol sobre un posible chantaje.

Este último, en concreto, acusa al comisario de ofrecerle un pacto. “Todo esto se podría arreglar si tu padre declara contra el ‘proces’ independentista”, asegura Josep Pujol en una grabación que ha sido emitida por Évole en el mismo ‘Salvados’. “Yo le respeto pero yo no dije eso“, ha sentenciado el funcionario jubilado, que se ha limitado a señalar que fue “una conversación muy agradable”, incluso “divertida”. Sí ha dicho que le contó una anécdota sobre una fiesta en la que un tío se pasó con una sustancia, historia que ha sido entendida por Évole como una posible amenaza de Villarejo a Josep. “Pero se lo dije sin acritud”, “era una forma de transmitirle que nunca ha habido enemistad y mal rollo, como ellos quieren vender, entre Cataluña y España”, ha subrayado el entrevistado.

Respecto al informe Veritas contra el que fuera juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón mientras éste investigaba los GAL, tal y como adelantó El Confidencial, Villarejo ha admitido que él estuvo al principio de su elaboración pero que luego se apartó porque no vio nada sucio. “Yo verifiqué informaciones facilitadas por colaboradores de la Policía para ver si este señor hacía determinadas cosas, aporté algunas cosas, pero cuando veo que no era cierto, lo dejé y se lo comuniqué a él”, ha explicado antes de negar que él concluyera el documento. “Yo el informe no lo hice”, ha apuntado el comisario, quien ha justificado que comenzó a trabajar en él porque “es de interés policial verificar si un juez está viendo a personas relacionadas con el narcotráfico”. “Pero eso resultó no ser cierto”, ha sentenciado Villarejo, que ha asegurado desconocer cuál era el objetivo de aquel informe y ha dicho que se lo encargó la entonces secretaria de estado y hoy portavoz del PSOE en el Congreso Margarita Robles.

Garzón, por su parte, ha dicho durante su intervención, intercalada con la de Villarejo en el programa, que el comisario le confesó “muchos años después” que en 1992 “le pidieron hacer ese informe”. “No sé ni siquiera si llegó a desarrollarla; sí recuerdo que me dijo ‘me pidieron que lo hiciera pero rápidamente me di cuenta de que usted era de los buenos y me negué a seguir’; mi relación con él es correcta, no es mala, alguna vez nos hemos visto y me ha contado sus actividades; no tengo ninguna queja sobre él; ha sido un buen policía y si ha tenido poder es porque se lo han permitido; no creo que el malo sea Villarejo“, ha resumido el exjuez de la Audiencia Nacional.

Durante su relato ante Évole, el comisario también ha admitido que llevó a cabo una investigación para tratar de averiguar si el extesorero del PP, Luis Bárcenas, contaba realmente con pruebas sobre una supuesta financiación ilegal del partido, como apareció en varios medios. “Hubo una operación durante el tiempo que este señor estuvo en prisión; su círculo filtró interesadamente que tenía unas pruebas comprometedoras; el director de la Policía (Cosidó) dijo ‘vamos a verificar si es cierto’ y (…) yo empecé a hacer preguntas y en un momento me apartaron”, ha contado Villarejo antes de asegurar que él desconocía si había intención o no de llevar esas supuestas pruebas ante el juez. “No sé si eso era así o no; cuando tengais las pruebas me las traéis a mi, me dijo; pero tu eres un político, si tenemos información es para mandársela al juez, le dijo”, ha contado Villarejo, quien también ha explicado por qué tiene un entramado de una docena de empresas, como reveló El País.

Todas ellas, ha dicho, forman parte de su “grupo familiar”. “No soy millonario, ya quisiera“, ha añadido al tiempo que ha asegurado que todas sus sociedades “jamás han repartido dividendos”. “Yo nunca he percibido más allá de mi sueldo de policía, nunca he cobrado un duro”, ha indicado el comisario, quien ha asegurado que su patrimonio “es compatible siempre que no reciba emolumentos” ni tenga por objeto “cuestiones que puedan colisionar con tu actividad policial”. Según ha dicho, tras estar diez años de excedencia, pactó unas condiciones que le permitieron “actuar como agente encubierto, infiltrado”, con el fin de tener “cobertura para meterse en determinados ambientes”. “He utilizado todas las empresas para trabajo policial”, ha dicho el funcionario jubilado, quien ha afirmado haberse servido de sus sociedades para actuar donde el estado no hubiera conseguido llegar como estado. “Quien servía de Coca Cola y cerveza a los restaurantes a los que iban los etarras que en los años 80 residían en Uruguay eran empresas mías”, ha dicho a modo de ejemplo.

“Toda la información relevante que he tenido está aportada en instituciones policiales o judiciales; me he guardado muy poco, hágame caso”, le ha respondido a Évole antes de abordar el tema que le ha llevado a dar el salto a la televisión, la acusación de apuñalamiento que le imputa la dermatóloga Elisa Pinto en el marco del procedimiento que esta última mantiene contra el empresario Javier López Madrid, yerno del dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir. “En absoluto, por favor”, ha respondido el policía cuando el entrevistador le ha preguntado si acuchilló a la doctora. “Estoy convencido por el sumario que ella se autoinflingió las heridas; según los médicos que la atienden, no llegan a tener un centímetro de profundidad, no llegan a penetrar”, justifica Villarejo.

Sobre el accidente del Yak42, el comisario también ha dado su versión. Asegura tener información sobre la investigación y sobre la que acaba de interponer una denuncia. “La contratación (de los vuelos) fue un poco extraña; aparecían sociedades libanesas; de cada vuelo, se perdían por el camino ciento y pico mil dólares o euros, que se quedaban sociedades interpuestas”, ha resumido. “Si me admiten la denuncia, tendré que aportar documentación en sede judicial”, ha aventurado antes de concluir una entrevista que ha durado 70 minutos, pero que en bruto se alargó durante casi siete horas de grabación.

Villarejo ha decidido contar su visión sobre los últimos acontecimientos de la historia reciente de España a los que ha estado soterradamente vinculado tras permanecer 36 años oculto. De hecho, la visita a ‘Salvados’ ha sido la primera aparición televisiva del comisario desde que acudió al espacio ‘Buenas Noches’ de TVE que en 1981 presentaba Carmen Maura, imágenes con las que ha comenzado ‘Salvados’. En aquella ocasión, concedió una entrevista como portavoz del Sindicato Profesional de la Policía, la organización que aglutina a los mandos del cuerpo, con el fin de abordar cuestiones laborales de la institución en un programa distendido que mezclaba las entrevistas serias con la música y el espectáculo. Ahora, su reaparición se ha producido en un contexto muy diferente.

.

Así hizo évole la entrevista al comisario

Siete horas con Villarejo: “Margarita Robles me encargó el informe contra Garzón”

El comisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo es uno de los personajes más controvertidos del momento. Estas son sus polémicas declaraciones al programa ‘Salvados’ de La Sexta

Roberto RBallesteros en El Confidencial, 240617.

El comisario de la Policía Nacional ahora jubilado José Manuel Villarejo es uno de los personajes más singulares del momento. Su nombre aparece vinculado a casos como el del conflicto judicial que mantienen la doctora Elisa Pinto con el empresario Javier López Madrid, la operación Emperador, el ático de Ignacio González, el pequeño Nicolás, el informe Véritas elaborado contra el juez Baltasar Garzón, la lucha contra ETA y el terrorismo internacional, las cloacas del Estado, las escuchas al ministro Jorge Fernández Díaz y la polémicamente denominada operación Cataluña. Está y ha estado, por lo tanto, detrás de los asuntos más polémicos de los últimos años, aunque siempre escondido, actuando desde lo que algunos denominan las “cloacas del Estado”, un término que sin embargo él rechaza de modo tajante.

Hoy por la noche en el programa ‘Salvados’, de La Sexta, dirigido por Jordi Évole, Villarejo se explaya tras años de silencio. Se trata de la primera aparición televisiva del comisario desde que salió en el espacio ‘Buenas Noches’ de TVE que en 1981 presentaba Carmen Maura. En aquella ocasión, concedió una entrevista como portavoz del Sindicato Profesional de la Policía, la organización que aglutina a los mandos del cuerpo, en un programa distendido, de espectáculos y actualidad. Ahora, su aparición tiene lugar en un contexto muy diferente. Acaba de ser identificado por la doctora Pinto como el hombre que la apuñaló el 10 de abril de 2014 en la puerta del colegio de su hijo.

Esta acusación, de hecho, ha sido la que ha provocado que Villarejo se levante de la silla y mueva pieza. Se produce en medio de la ‘guerra’ que mantiene con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán. Considera que el episodio de la doctora no pinta bien para él, que se siente acorralado por el responsable de los servicios de inteligencia y que de aquí en adelante está dispuesto a aparecer cuantas veces sea necesario en los medios de comunicación en caso de que siga sufriendo lo que él considera una auténtica campaña de acoso. De hecho, el lunes ya tiene cerradas dos entrevistas radiofónicas.

En la entrevista con Évole, de la que el programa sólo emitirá 70 minutos de las siete horas y media que grabó, defiende que él ya ha acreditado que no fue quien apuñaló a la dermatóloga porque él no estaba ese día en aquel momento en la zona, ya que se encontraba con dos periodistas en otro lugar. Este extremo, sin embargo, no ha sido confirmado por uno de los dos periodistas, Eduardo Inda, quien ha dicho que él estaba en una tienda comprando una camisa.

Villarejo incluso asegura que fue la propia dermatóloga quien se autolesionó para generar una escándalo contra López Madrid. Sin embargo, por el momento pesa más en el terreno judicial el testimonio de la doctora Pinto, que identificó al comisario como autor del ataque en una rueda de reconocimiento celebrada el pasado 6 de junio por orden del Juzgado 39 de Madrid, diligencia que provocó la imputación de Villarejo en esta causa.

La entrevista con Évole, que tuvo lugar en un estudio situado en la confluencia de las madrileñas calles de Arturo Soria y Alcalá, fue grabada la semana pasada a lo largo de un día entero. El programa recreó una sala de interrogatorio y el conductor de La Sexta se sentó frente a Villarejo en ese ambiente entre las 11 y las 15 horas por la mañana y entre las 16 y las 19.30 horas por la tarde. Además del presentador, una quincena de personas de su equipo acudieron a la grabación, que también incluyó escenas de Villarejo paseando de noche por la Gran Vía madrileña.

El comisario aparece en todo momento con gorra y gafas de sol en un intento por mantener ocultos los pocos rasgos de su cara que aún no han aparecido en las fotografías publicadas por El País, que ha sido el medio que ha sacado su imagen en más ocasiones y que desveló, entre otras informaciones, el patrimonio con que contaba el policía, conformado por una docena de empresas. Según Villarejo, en ningún momento ha recibido dinero de estas mercantiles, que es lo que prohíbe la ley. Asegura que solo se ha dedicado a gestionarlas, extremo que –afirma– sí acepta la normativa. Además, añade que esas sociedades le permitieron a las Fuerzas de Seguridad realizar operaciones de infiltración en los círculos de ETA en Uruguay, operaciones en las que -según dice- él mismo participó como agente encubierto.

El autor de las noticias sobre su patrimonio, Javier Ayuso, quien antes ocupó el cargo de director de comunicación de la Casa del Rey, también es entrevistado por Évole en esas cuñas habituales que intercala el presentador mostrando su iPad. En este formato, aparecen además el periodista Álvaro de Cózar, autor de una serie de podcast sobre el comisario, y el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Villarejo admite en la entrevista que formó parte del equipo inicial que elaboró el informe Véritas contra este último magistrado, pero asegura que se apartó en cuanto vio que todo eran falsedades. Argumenta que así lo dice el propio Garzón y revela que fue Margarita Roblesnombrada portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados el pasado martes– quien le ordenó hacer ese informe para destruir al magistrado. En su breve intervención en el programa, Garzón confirma esa versión de Villarejo y asegura que él mismo pidió explicaciones a Robles por el informe Véritas, pero que ésta nunca se las dio.

Durante el encuentro con Évole, el funcionario retirado insiste en que todas las polémicas en las que se ha visto implicado han sido creadas por el director del CNI, que -según afirma- está obsesionado con él desde hace años. En concreto, añade, desde que el organismo decidió oponerse a que la Policía Nacional llevara a cabo labores de inteligencia. Sostiene que está sufriendo una campaña de desprestigio tanto él como la propia Policía, debido a que el CNI quiere limitar la participación de ambos en determinadas investigaciones. Una y otra vez repite que Sanz Roldán, a quien llama “el generalísimo”, está detrás de esta campaña y de operaciones como Emperador, que llevó a cabo la Audiencia Nacional contra la mafia china encabezada por Gao Ping y que involucró a una decena de policías nacionales, todos ellos exonerados posteriormente por la justicia.

ambién indica que el que fuera jefe de Asuntos Internos de la Policía y principal investigador del caso Nicolás, Marcelino Martín Blas, fue utilizado por el CNI para investigar todo aquello que interesaba al organismo dirigido por Sanz Roldán. Señala que Martín Blas –cuyas indagaciones en el marco de la causa que dirige el Juzgado número 2 de Madrid lograron imputar a Villarejo en el caso Nicolás– ha actuado en todo momento respaldado por Cosidó.

El comisario también admite durante su conversación con Évole que estuvo tratando de encontrar aquellas pruebas que el extesorero del PP Luis Bárcenas afirmó tener sobre una presunta financiación ilegal del partido. Estas fueron encontradas y puestas a disposición de la justicia, recuerda Villarejo, quien también niega la existencia de la denominada operación Cataluña, que algunos medios vinculan con las investigaciones ordenadas por el exministro del Interior Fernández Díaz sobre partidos independentistas reveladas por las grabaciones realizadas en el despacho del propio exresponsable de la seguridad del Estado.

Villarejo también confiesa que participó en las indagaciones que derivaron en el caso Pujol pero rechaza que aquello pueda considerarse una operación de las “cloacas del Estado”, dado que todas las diligencias fueron comunicadas a la Audiencia Nacional, donde se instruye el procedimiento aún vivo contra el clan. Además, explica que el borrador de la UDEF que acusaba a los Pujol no era más que un documento de trabajo interno de la Policía que los sindicatos filtraron a los medios para impedir que la investigación cayera en saco roto. Fernández Díaz, según afirma Villarejo, se enteró de la existencia de esa investigación sobre los Pujol y trató de contactar con el expresidente de la Generalitat para negociar y ofrecerle el archivo de la causa a cambio de que dejara de apoyar la deriva soberanista de los dirigentes catalanes. La Policía -continúa- sabía que el ministro estaba negociando ese apaño, con el que no estaba de acuerdo, y decidió sacar a la luz el borrador para que Fernández Díaz no tuviera opción de negociar.

Évole le pregunta además por el informe que hizo Villarejo en el que el comisario resalta el trasvase de dinero que se produce entre una cuenta de Andbank y la cuenta Soleado, a lo que el comisario le responde que tiene información que confirma que esos fondos traspasados podían pertenecer a “altas instituciones del Estado”. No tiene malas palabras, sin embargo, contra la corona. Durante la entrevista, el policía defiende que la monarquía es un pilar de la democracia y que el rey emérito Juan Carlos I, con sus claroscuros, ha sido responsable de que actualmente tengamos el país que tenemos.

La entrevista de Évole a Villarejo, grabada durante todo un día e interrumpida únicamente para que presentador y policía se tomaran unos sandwiches, y para que el periodista se echara un rato, se desarrolló en todo momento en un tono cordial aunque tenso y concluyó con un “muchas gracias por la entrevista, señor Villarejo” por parte del director del programa y con un “gracias a ti porque me has ahorrado 50 euros de psiquiatra”, como respuesta del policía jubilado.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

España como llavero

.

.

Plurinacionalismo

Les adjunto el formidable trabajo de ayer en El Mundo, obra de Arcadi Espada [ver infra]. De lo mejor que le he leído… [y van…?]

No sabría qué frase elegir de entre las suyas, pero me quedo con ésta:

“[…] porque España solo, ¡solo!, es un link.”

La nación de naciones como enlace. Todo un genial llavero.

Para pluriZPedro la nación es sólo un sentimiento y, en consecuencia, ha abierto toda una industria manufacturera de sentires…, entre los que la sentida ‘superioridad’ catalana y vasca tienen un precio inalcanzable para la liga regional.

Dicho de otro modo, yo la definiría así:

Nación potencial española es aquel territorio español, distinguido por su consustancial singularidad, cuya mitad+1 -e incluso menos- de sus ciudadanos consigan mantener un identitario conflicto permanente con Madrit que obligue a los constitucionalistas a aceptar el tercerismo consistente en el derecho a autodeterminarse irreversiblemente… hasta que lo logren.

En fin.

EQM

Ilustración de LPO [L. Pérez Ortiz; España, 1957], en El Mundo, 260617.

pd. Hoy, en El Mundo, el considerado Catedrático Derecho Administrativo, Santiago Muñoz Machado, dedica dos páginas a subrayar, con razón sobrada, la burricie generalizada, la invasión de nuevo bárbaros, acogidos a tercerismo tipo ‘plurinacionalidad’.

Sigo su texto con interés buscando encontrar su piedra filosofal. Entre líneas, no crean, doy con ello. En su opinión, los muy catalanes lo que pretenden, en el fondo, y desde 1930, con su reivindicación autodeterminista, es ‘la potestad de elaborar una norma que decidiría la organización de la Generalitat, sus poderes, las garantías de su conservación y las relaciones con el Estado‘. Y que cualquier proyecto separatista sólo conduciría, necesariamente, a ‘reconstruir las relaciones de partida entre el Estado español y la parte díscola de Cataluña‘.

Me he quedado perplejo.

Otro tercerismo más, -banal en la organización de la Generalitat e inconstitucional en materia de poderes, garantías y relaciones- que hasta el más bárbaro sabe que no conduce a nada que no sea, como los otros, el suicidio colectivo.

Lo triste es que siga sin aparecer nadie con peso organizativo y capacidad de liderazgo que diga que la igualdad de derechos y deberes y la eficiencia más elemental aconsejan abordar, cuanto antes, una recentralización tipo Francia, que permita emplear los presupuestos en aquello que realmente interesa al ciudadano.

Collage de Leonard Giovannini al texto de Arcadi, en el blog de éste, 250617.
[Ver infra el texto que él acompaña a la ilustración]

.

Nación es que te lo digan

Arcadi Espada en El Mundo, 250617.

Mi liberada:

A propósito del homenaje que acaba de rendirle la Universidad de Barcelona, Enrique Badosa ha hecho unas declaraciones a un periódico llamado Ara. Tengo por Badosa un gran aprecio melancólico. Cuando en 1982 entré a trabajar en El Noticiero Universal, diario de la tarde, formaba junto a Julio Manegat y Manuel Vela Jiménez un imponente triplete defensivo. Acechaban ya, y por diversos flancos, la vulgaridad, el adanismo y los justicieros. Los tres escritores pasaban buena parte del tiempo contemplando una pajarita de papel de periódico encerrada en una jaula que tenían sobre un rincón de la gran mesa colectiva.

La dictadura no les dejó ser periodistas, porque no hay periodismo en ninguna dictadura; y la democracia los ignoró porque sus intérpretes hegemónicos nunca distinguieron rastros de vida en la larga noche. Badosa es un poeta refinado. Y también un hombre: hoy se juega bravamente la vida al tratar de usted al camarero. En la entrevista, corta y densa, como debe ser (y no como son esos inacabables tostones digitales, eyaculados más que escritos) hay varios momentos estupendos. Explica que ha donado unos libros y papeles literarios a la Fundación Jorge Guillén, de Valladolid:

“Aquí no quieren nada”, donde aquí y nada son la punta y el cabo del pase del desprecio. Pero el Badosa puro, modesto pariente de los clásicos, irónico, antípoda exacta de la grotesca fachendería de la nación, aparece en esta frase: “Poeta es que te lo digan”.

¡A tantas y tan severas cuestiones podría aplicarse este rasgo de realismo e inteligencia! Leía a Badosa al mismo tiempo que a Pedro Sánchez. Estos obligatorios ejercicios simultáneos son la máxima brutalidad del periodismo y la razón por la que siempre será un oficio mal pagado. Oía a Sánchez y pensaba en los nacionales, Puigdemont, Junqueras, cualquier catalán a sueldo del Presupuesto. Aprended del maestro, idiotas: nación es que te lo digan. El nacionalismo lleva siglos repitiéndose que Cataluña es un nación.

Hay que respetarlo. Hay que respetar a cualquiera que nacido (de donde “nación” proviene) en un sexo quiera emigrar a otro. O que midiendo 1,64 proclame que mide 1,90. Hay que respetarlo como se respeta cualquier alucinación. Pero un ser cuya identidad dependa exclusivamente de sí mismo solo puede tomar el camino alucinatorio de Don Quijote. Cataluña es una nación y el mes que viene una nación independiente pero nadie le ha dicho aún a Puigdemont nacional. Ni un solo Estado se lo ha dicho. Nación es que te lo digan.

Sin embargo, por algo se empieza, aunque sea por Sánchez. En la pasada reunión de jóvenes tan estudiosos y bien preparados que lideró, todos juntos proclamaron la plurinacionalidad de España. Está muy bien. Pero el infierno mora en los detalles. Y el principal es España. Parece probable que Sánchez crea que España es una nación. Más que nada por inercia. La Constitución fija cuál es su territorio y cuáles son su nacionales. Más díficil es que Sánchez se atreva con este hueso: Si España es una nación, ¿es también una nación cultural?

Tengo una aclaración sobre este punto. Nación cultural es un hórrido pleonasmo si lo que pretende es oponer naturaleza y cultura: no hay naciones naturales. Y un concepto incomprensible en cualquier otra hipótesis. Pero los socialistas lo utilizan para señalar y yo soy un realista. Si España es una nación cultural, no parece que pueda serlo aparte de las naciones andaluza, castellana, catalana, valenciana, etcétera. ¿Qué es España sino todos sus nacionales culturales? España puede reconocer sin problemas a la nación cultural riojana, porque España solo, ¡solo!, es un link. El problema es que ese clásico punto de vista ideal de las identidades compartidas, de las identidades encajadas como muñecas rusas, se rompe cuando las identidades se observan a contrapelo.

Los nacionalistas no tienen dudas de que forman una nación cultural. Tampoco les importa que España se defina como una nación cultural. Y por supuesto: sienten que forman parte de la gran nación cultural europea. Pero la cuestión que importa es que los nacionalistas aborrecen formar parte de la nación española. No es el encaje en España lo que pretenden sino el desencaje. Y esto es así no por ninguna razón de maltrato económico, político o sentimental, como decía anteayer un cazurro editorial del Times, sino por el fondo xenófobo del nacionalismo y porque su identidad se define necesariamente por oposición. Decir «nación catalana» es decir «no nación española» y seguirá siéndolo por muchas cataplasmas de sentido que el terminal socialismo obrero y español pretenda aplicar al asunto.

Como el náufrago que bracea desesperado los restos del PSOE planean una reforma de la Constitución que afecte al título autonómico. Ha envejecido, dicen. Nunca les he oído concretar el tipo de envejecimiento. Lo comprendo. Porque, efectivamente, algo ha envejecido aunque no les guste. Y es la distinción constitucional entre nacionalidades y regiones. Mediante un lógico proceso de igualdad, la práctica política ha neutralizado la lamentable distinción entre territorios, o sea, entre ciudadanos, que introdujo el pacto constitucional, en una de esas concesiones que los regimentistas del 78 nunca mencionan.

En términos generales, las autonomías andaluza o valenciana tienen, o pueden tener, el mismo nivel de competencias de Cataluña, Galicia o el País Vasco. La autonomía ya no depende del camino, del artículo (151 o 143) por el que se accedió a ella. Una buena noticia para la solidaridad española. Y pésima para los xenófobos, que se dicen molestos y estupefactos: “¡No solo viven entre nosotros sino que encima quieren ser como nosotros!”. Los muñones constitucionalistas tienen parte de razón cuando aseguran que la generalización de competencias ha agravado el conflicto autonómico, porque nada hay más odioso para un nacionalista que la igualdad. Pero lo insuperable español es que nadie le diga al muñón cuán cínico e intolerable es semejante discurso.

El sonrojante Sánchez acaba de proclamar la plurinacionalidad de España en el congreso socialista. Esa palabra tiene 17 letras. España tiene 17 autonomías. Hay personas muy interesadas en que detalle cuántas naciones caben en esas letras. Yo estoy interesado, sobre todo, en que detalle lo que no cabe. Ánimo, Sánchez: región es que te lo digan.

Y tú, sigue ciega tu camino.

A.

Mi nombre es Región

Leonard Giovannini en el blog de Arcadi Espada, 250617, acompañando al texto de éste.

Hoy [ver, ut supra, el collage] plagiamos a Jean-Honoré Fragonard. En el cuadro original, una muchacha lee la nota que acompaña un ramo de rosas. En nuestra versión, K ha recibido un extraño bouquet: parece uno de esos gadgets que generan más problemas de los que resuelven (ahorra el esfuerzo de sostener la rosa, pero a cambio hay que sostener el gadget).

El antebrazo incorrupto obrando en poder de K simboliza la entrega del PSOEps a la fantasía nacional populista; una entrega que certifica la defunción del partido. Aunque no su enterramiento, y eso no deja de ser una buena noticia para el periodista con vocación de patólogo forense: va a ser una larga autopsia.

La indignación tuerce el gesto de K. Nación es que te lo digan pero, ahora que toda comunidad es nación, ¡eso se lo dirán a todas! El único modo de distinguirse sería declararse orgullosamente región… ¡Mi nombre es región, porque somos muchos! (Este enunciado diferencial tiene además un no sé qué de reivindicación de la democracia: miel sobre hojuelas.)

Para finalizar, proponemos que imaginen al chucho de K vistiendo unas gafitas: es Joan Tardá.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique, cambiando el color. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Miguel Campello [España, 1979], cantante y compositor

.

‘Lágrimas saladas / No llora mi pez’. Interpretada y compuesta por Miguel Campello. Letra. Del concierto de Málaga, Sala París 15, 28 de noviembre 2015.

••

Agua, pan, amor y vino‘. Interpretada compuesta por Miguel Campello. De su álbum homónimo [2016].

.

La danza del fuego‘. Interpretada compuesta por Miguel Campello. De su álbum ‘Camina‘ [2014].

.

‘Si te vas’. Interpretada compuesta por Miguel Campello. De su álbum Chatarrero2 / Pájaro Que Vuela Libre [2013].

.

‘Como sabes’. Interpretada compuesta por Miguel Campello. De su álbum Chatarrero [2011].

••

‘Letras’. Interpretada y compuesta por elbicho. En el programa de Buenafuente [La Sexta, 210].

••

.

Miguel Campello: de ‘bicho’ a ‘chatarrero’

El cantante del grupo presenta su primer disco en solitario

Ángeles Castellano en El País, 280211

Chaterrero (Warner, 2011) es el primer disco de Miguel Campello (Elche, 1979), conocido por ser la voz de elbicho, un grupo que el año pasado, después de diez años juntos y tres trabajos discográficos (y un recopilatorio), decidió el año pasado tomarse un descanso. Campello se estrena mañana en solitario, con un trabajo en el que trabaja con los productores habituales de elbicho, los músicos Tino di Geraldo y Guillermo Quero y en el que también han participado dos músicos del grupo: Víctor Iniesta, que pone las guitarras y Pepe Andreu (trompeta). El resultado es una colección de canciones que suenan como una cara más pop, intimista y pausada del grupo.

“Yo no separo este disco de elbicho. Lo único en lo que se diferencia es la libertad que he tenido al elegir las cosas, o al dejar cosas, o al dar el 100% de la producción a alguien, porque con el grupo terminábamos compartiendo pensamientos y diferentes maneras de ver las cosas”, explica Campello sobre este disco. “Es un poco diferente en cuanto a los conceptos: ¿Curramos como una banda y esto es un tema de la banda o viene Víctor y graba una guitarra para una canción mía?”.

Y entonces, ¿por qué se separó el grupo? “Porque nos dimos cuenta de que nada dura eternamente porque sí. Diez años de algo te termina condicionando en muchos sitios y para que algo no te termine ocurriendo tienes que pararlo y coger otra cosa”, explica. “A mí no me apetecía tocar dos noches seguidas, por ejemplo, y a otros miembros del grupo les apetecía tocar más…”

El disco arranca con la marcha de Campello a Águilas (Murcia), donde reside desde hace unos años con su mujer y sus dos hijos. “Íbamos a tener un hijo (el primero) y Madrid era un poco catastrófico para nosotros en ese momento: No teníamos una casa fija, no teníamos familia, no somos de aquí… Entonces, es muy complicado mantener algo que al principio era todo el día juntos a estar separados”. Esto, que motivó en parte la separación del grupo, le sirvió para hacer una obra más personal. Campello empezó a recopilar textos y canciones que iba haciendo y que no encajaban tanto con el grupo. “Al juntarlo todo te das cuenta de que son cosas personales, por eso no habían aparecido en otros sitios”, explica. “Luego te das cuenta de que al ser tan personales te acuerdas mucho de tus vivos y tus muertos, que siempre me acuerdo, pero esta vez más, porque estaba solo”.

Quizás por esta forma de preparar el disco, rescatando cosas de aquí y de allá, inspiró también el título del trabajo, Chatarrero: “Le he puesto este nombre por mi abuelo, que cuando tenía mi edad o así se dedicaba a recoger cosas y venderlas en otro sitio… ¡Aunque ahora él dice que no!” Las canciones fueron grabadas poco a poco, en su casa, “de manera natural” y bajo las órdenes de los productores. “Me apetecía hacerlo así, que es una cosa que nunca habíamos hecho con elbicho: haz lo que te dé la gana, llama a quien quieras, a ver tu punto de vista de mis canciones cómo sería…”

El resultado es un disco tranquilo, sin las huellas sonoras propias de elbicho, el poso flamenco o los apuntes de rock progresivo, pero con la esencia de las letras y melodías del grupo. “Yo creo que es un disco, así para… Lo voy a decir en plan romántico, para hacer el amor. Iba a decir que para follar, pero no, que es un poco brusco”.

••

Concierto en Granada, 23 de marzo de 2017, en la gira de la presentación de ‘Agua, pan, amor y vino‘ [2016].

.

Concierto en Valencia, 20 de febrero de 2015, en la Sala  Repvblicca

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

‘Déjame salir’ [EEUU, 2017], de Jordan Peele

.

Run Rabbit Run‘ [1939]. Compuesta por Ralph Butler y Noel Gay. Interpretada por Flanagan and Allen [Bud Flanagan (1896–1968) y Chesney Allen (1893–1982)] para el espectáculo musical The Little Dog Laughed [Londres, 1939]. Incorporada a la banda sonora. Cartel del film; vía filmaffinity.

.

TÍTULO Get Out
AÑO
2017
DURACIÓN
103 min. Trailers/imágenes
PAÍS
EEUU
DIRECCIÓN Jordan Peele
GUIÓN Jordan Peele
MÚSICA Michael AbelsTim Williams
FOTOGRAFÍA Toby Oliver
REPARTO Daniel Kaluuya, Allison Williams, Catherine Keener, Bradley Whitford, Betty Gabriel, Caleb Landry Jones, Lyle Brocato, Ashley LeConte Campbell, Marcus Henderson, LilRel Howery, Gary Wayne Loper, Jeronimo Spinx, Rutherford Cravens, entre otros
PRODUCCIÓN
 www.getoutfilm.com

.

SINOPSIS

Un joven afroamericano visita a la familia de su novia blanca, un matrimonio adinerado. Para Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, por lo que ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford). Al principio, Chris piensa que el comportamiento “demasiado” complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable. (Filmaffinity).

CRITICAS:

  • “Una obra de categoría mayor en la que todo rezuma talento (…) Peele ha compuesto un peliculón”. Javier Ocaña: Diario El País
  • “Rara vez la cartelera de cine programa uno de esos instantes de felicidad plena a los que, cinéfilo o lo contrario, conviene entregarse (…) es una comedia tan cerca de la realidad que parece fantástica.”. Luis Martínez: Diario El Mundo
  • “Mucho humor interracial y unas dosis de intriga tremenda y fresca (…) es ingeniosa, socialmente polémica, fresca como «thriller» o fantasía (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)”. Oti Rodríguez Marchante: Diario ABC
  • “Extraordinaria ópera prima del cómico Jordan Peele [que] prefiere poner en la picota a los defensores de la igualdad y el eufemismo políticamente correcto echando sal en heridas sangrantes (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”. Sergi Sánchez: Diario La Razón
  • “Peele realiza una incisiva, cáustica e inquietante reflexión en torno al choque de razas en la América contemporánea (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”. Quim Casas: Diario El Periódico
  • “Resulta admirable la llegada desde Hollywood de una película como Déjame salir, una producción refrescante que encara de frente temas (…) peliagudos (…) potente debut como director (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”. Daniel De Partearroyo: Cinemanía
  • “Un prólogo brillante en forma y fondo (…) da paso a una sátira sórdida que no teme escalar hacia el golpe de efecto pulp (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)”. Jordi Costa: Fotogramas
  • 27 más

••

vía

.

Banda sonora original

[Todas de Michael Abels menos las señaladas como de Tim Williams]

01 Prologue
02 Sikiliza Kwa Wahenga (Main Title)
03 Chris & Rose (Love Theme)
04 The Deer
05 The House
06 Meet the Help
07 The House Reprise
08 Ice Tea
09 Jeremy Enough
10 Georgina’s Silhouette
11 Walter’s Run
12 Georgina at the Window
13 Hypnosis
14 Investigations
15 Garden Party
16 Andre Reveal – Tim Williams
17 Fist Shake – Tim Williams
18 Blind Art Dealer – Tim Williams
19 Georgina Weeps
20 Get Out
21 The Auction
22 Ukulele Walk – Tim Williams
23 Photographs – Tim Williams
24 Finding the Keys – Tim Williams
25 The Sunken Place – Tim Williams
26 Rod’s Bing Search
27 Educational Video
28 Behold the Coagula
29 Rod Calls Rose
30 Mental Prep
31 Teacup TV
32 Surgery Prep – Tim Williams
33 Chris Escapes – Tim Williams
34 Race for the Teacup – Tim Williams
35 Jeremy Attacks – Tim Williams
36 Georgina Hit – Tim Williams
37 Georgina Attacks – Tim Williams
38 After the Accident – Tim Williams
39 Get Him Grandpa – Tim Williams
40 Walter Shoots – Tim Williams
41 Rose Returns
42 Situation Handled
43 End Titles (Montage)

De la banda sonora incorporada

••

Trailer en inglés, subtitulado al español

••

MI OPINION:

Demonios y diablos [sociales]

Considerar que formalmente el racismo es antinatural es lo que a menudo empuja a tomarlo a broma, incluso con Obama de por medio, para que no hiera demasiado.

Esto, que resulta muy cotidiano en el cine latinoamericano, se ve muy pocas veces reflejado en el cine estadounidense. Recuerdo, al respecto, suaves excepciones cómo la de Stanley Kramer, en ‘Adivina quién viene esta noche‘ [1967], donde se acercaba al rechazo étnico con una historia inicialmente muy semejante: pareja interracial que van a conocer a los padres de ella.

Vanas pretensiones las de erradicar tal tipo de exacerbación grupal del sentido racial [RAE], cuando es antropológicamente tan imposible como, por ejemplo, acabar con la violencia, incluso de género. Todo sea en aras de la corrección política imperante.

Otra cosa es sujetar, embridar, controlar, reducir, con el fin de hacer posible la convivencia democrática interétnica, también resaltando sus peligros y potenciando movimientos como el cinematográfico ‘blaxploitation‘ o el político ‘black lives matter‘.

Se trata pues, de otro ‘demonio social‘, como lo califica muy acertadamente el director:

“He estado trabajando en premisas sobre diferentes demonios sociales, esos monstruos humanos innatos que están pegados a la base de cómo pensamos e interactuamos, y cada una de mis películas va a tratar sobre uno de esos demonios”

Así que aunque la historia no es original, sí lo es su forma de enfocarla a través de un guión tragicómico –Jordan Peele es comediante satírico, irónico- que envuelve la beligerancia latente en una sucesión de reflexivas secuencias, plenas de tensión e inquietud, que se estrellan en el rostro tanto del espectador blanco como del negro.

Con una muy interesante dirección, que recuerda momentos de Kubrick, Hitchcock, Polanski y otros, el film rebosa un magnífico nivel, también en su montaje y ritmo. La fotografía, abundando en la simetría, es embriagadora. La banda sonora resalta sin estridencias innecesarias y el sonido complementario es utilizado sabiamente para mantener la agobiante atmósfera. La acción prescinde afortunadamente de los nefastos efectos especiales en boga. La interpretación es brillantemente coral, con un destacado protagonista, Daniel Kaluuya, que habla con la mirada.

En mi opinión, en fin, no pretende ninguna denuncia social sino reflejar una sociedad que sigue siendo la que es, gobierne Obama o lo haga Trump. Algunas ingenuidades yanquis con exceso de sorna pueden resultar excesivas para el espectador europeo pero aquí tampoco somos en absoluto ajenos a lo de paliar el miedo con humor y hay que reconocer el mérito de Jordan Peele envolviendo con tal ropaje algo tan cotidiano como difícil de digerir sólo con la razón.

Siendo una película de bajísimo coste, ha logrado en todo el mundo unos ingresos de taquilla espectaculares y, rara avis, el espectador ha coincidido, en la valoración, con la crítica especializada. A este director novel hay que seguirle la pista.

Una forma distinta, fresca e irónica, de realizar un thriller con el racismo como demonio social [7 sobre 10]

EQM

Fuentes:

Filmaffinity [críticas de espectadores], IMDb, Wikipedia y elaboración propia [EQM].

••

•••

NOTA.- Los enlaces de EQM en textos no propios, serán indicados particularmente.
.

PluriZPedro, Canadá y el silencio abstencionista de la militancia

..

Que sí, que no, que me abstengo

Yo participo de la opinión de que la glorificada globalización encubre mucha delincuencia social patrocinada por una economía de mercado insaciable contra la ciudadanía y a la que la democracia no le dice nada.

Como nadie actúa contra eso, que es lo principal, me resulta sonrojante que los zopencos de la nueva izquierda sanchista se dedique a perder su tiempo en lapidar a CETA, impulsada por su competidor bolivariano, mientras, por ejemplo, miles de chinos están arrasando el comercio y la economía en España sin otro tratado que el de que sus miles y miles de contenedores se cuelen diariamente por los puertos españoles.

El Acuerdo Integral sobre Economía y Comercio o Acuerdo Económico y Comercial Global [CETA] es una propuesta de tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá de lo más cabal. Si Canadá no nos resulta razonable, también en cuanto a las condiciones en las que compiten con nosotros, no sé yo con quién podremos llegar a entendernos.

Después de unas negociaciones que han durado siete años, finalmente el Acuerdo fue aprobado por el Consejo de la Unión Europea, fue aprobado por la Eurocámara el pasado 15 de febrero con el apoyo del PSOE; ahora está a la espera de ser ratificado por los parlamentos nacionales de los Estados Miembros, es decir, también de España, que lo votará la semana que viene.

Pues bien, el Grupo Parlamentario Socialista del pluriZPedro, un día después de haber votado otra vez a favor en la Comisión de Exteriores del Congreso, ha hecho saber que de eso nada y que, en la misma línea de Podemos y los Sindicatos, donde dijo Si comunica a la ciudadanía que va a decir que No.

Primero a través de la nueva Presidenta, Cristina Narbona, que alegaba ecológicamente este martes que la propuesta ‘no es de izquierdas‘ y que:

Después hace su aparición la nueva Portavoz del Grupo Parlamentario, la independiente Margarita Robles, quien añade que tendrán que consultarlo con ‘los agentes económicos y sociales‘, que debería haberse pedido informe al Consejo General del Poder Judicial [sic] y que, tranquilos, que se tomará una decisión ponderada.

Y en eso que, casualmente, aparece por Madrid Pierre Moscovici, miembro destacado del Partido Socialista francés, del Partido de los Socialista Europeo [al que pertenece también el PSOE] y actual Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas en la Comisión Juncker.

Que llama a pluriZPedro, se reúne con él y lo pone a parir. Hoy pueden leer en la prensa el grueso calibre de las calificaciones que le dedica en sus declaraciones a los medios. De todo menos bonito:

Recomendó al PSOE que represente a una “izquierda creíble y europea”. “Ser de izquierdas no es estar contra la globalizacion”. “Un partido de izquierdas tiene que estar a la izquierda si quiere tener la confianza de sus votantes, pero tiene que ser creíble y europeísta si quiere ser un partido de gobierno”. “Aconsejaré a Pedro Sánchez que no siga el camino de los socialistas franceses. Un 6% duele”.  Los partidos con posibilidades de gobierno deben respetar el “patrimonio común” que constituyen ‘las ideas y el proyecto europeístas‘. “Es importante que los grandes partidos españoles guarden el europeísmo”.

El nuevo líder, que recibe llamadas estupefactas hasta de sus propios europarlamentarios, se da cuenta de que, una vez más, ha metido la pata, recula y acaba concediendo que se abstendrán en la votación parlamentaria de la semana que viene.

Ya enseñó la patita populista hace casi tres años, en julio de 2014, en su primera etapa como Secretario General, cuando ya ordenó que el PSOE se apartara del acuerdo clave del Partido de los Socialistas Europeos consistente en que los eurodiputados socialistas votaran a favor del conservador Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea.

Esto es lo que hay: cuando uno da todo lo que puede y es notoriamente poco, resulta ingenuo esperar que dé más. Y, de estas, desgraciadamente, tendremos otras muchas, pierdan cuidado.

EQM

  • La última perla, por ahora: La Secretaria de Cohesión Social del nuevo PSOE, Núria Parlon, aboga por apelar a la comunidad internacional si el Gobierno aplica el artículo 155  rechaza el referéndum de independencia.

Ayer, Pedro Sánchez y Pierre Moscovici, del Partido Socialista fracés y actual Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas en la Comisión Juncker.

.

Otra abstención

Pedro Sánchez ahonda en la confusión con su rechazo a apoyar el tratado con Canadá

Editorial de El País, 230617.

El pasado 15 de febrero, el Parlamento Europeo aprobó por 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones el Tratado Económico y Comercial entre la UE y Canadá, conocido como CETA. El Tratado contó con el voto favorable de los 14 eurodiputados españoles adscritos al grupo socialista europeo, que se implicaron de manera muy intensa en que dicho acuerdo reflejara sus preocupaciones acerca de las cuestiones legales, medioambientales y laborales en disputa.

Las negociaciones, de gran complejidad, han desembocado en un Tratado que marca un hito y que la UE espera convertir en un modelo para otras negociaciones con terceros países. Acuerdos como el CETA ofrecen una vía para poder gobernar la globalización de acuerdo a normas y estándares europeos, por lo que deben ser celebrados, y aún más en un momento dominado por el auge del proteccionismo de Trump y los populismos. Se trata de un acuerdo meritorio y que merece apoyarse.

Así lo entendían hasta ayer los socialistas, y así lo defendió su portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores al anunciar el voto favorable de su grupo en el pleno del Congreso del próximo martes. Sorprende por ello que, tras un anuncio en Twitter de la nueva presidenta del partido, Cristina Narbona, y sin ningún debate previo o explicación detenida, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, haya anunciado que retira el apoyo de su partido a la ratificación parlamentaria de dicho Tratado.

Su decisión ha sido jaleada por los líderes de Podemos, que han celebrado que el nuevo PSOE se sume a sus posiciones proteccionistas en materia comercial y a su caduco discurso antieuropeo sobre la soberanía. Con un matiz: exigen a Sánchez que no se quede a mitad de camino, sino que vote no al CETA y acuda al Tribunal Constitucional para impugnar un Tratado que, sostienen, viola los derechos humanos y amenaza la democracia.

No le falta razón a Pablo Iglesias al señalar las contradicciones en las que cae este nuevo PSOE, que recurre a la abstención para mostrar su firmeza ante el PP y, a la vez, su distancia de Podemos. En último extremo, el PSOE se refugia en una abstención que delata una triste realidad: que más allá del deseo de recibir la bendición ideológica de Podemos como partido de izquierda, carece de una posición propia. No compartimos, pero podríamos llegar a entender, que el PSOE se opusiera al Tratado.

Pero lo que en ningún caso es admisible es que un partido que pretende tener responsabilidades de Gobierno no tenga una opinión clara. Por lo demás, no deja de ser sintómatico que las dos grandes decisiones que ha tenido que tomar el PSOE en la etapa de Sánchez —la moción de censura contra Rajoy y esta sobre el Tratado con Canadá— se hayan resuelto con sendas abstenciones.

El comisario Moscovici, socialista, ha sido claro en su mensaje a Sánchez: ser de izquierdas no es estar en contra de la globalización. El oportunismo no es una política, es una receta segura para el fracaso.

De la portada de El País, 230617

.

Moscovici insta a Sánchez a no enfrentar izquierda y globalización

El secretario general socialista confirma al comisario europeo que el PSOE se abstendrá en la votación en el Congreso sobre el acuerdo de comercio con Canadá

Anabel Díez y Luis Doncel en El País, 220617.

El giro en la posición del PSOE sobre el CETA (Tratado de Comercio de la UE y Canadá por sus siglas en inglés), no será pacífico, ni en España ni en Europa. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, reconoció este jueves al comisario europeo de Economía, el también socialista Pierre Moscovici, que el PSOE cambiará el sí por la abstención ante las diferencias que observa en el tratado sobre los derechos medioambientales y laborales. Moscovici no ocultó su disgusto y abogó por que los partidos de gobierno respeten “el patrimonio común europeista”. Ser de izquierdas “no es estar contra la globalización”, sentenció.

El azar quiso este jueves que la visita a España del comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, coincidiera con la necesidad de los grupos políticos de manifestarse sobre el CETA, que será votado en el Congreso de los Diputados el próximo jueves. El comisario socialista supo de primera mano la decisión de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, de cambiar el voto del a la abstención, en la reunión que mantuvieron en la sede de las instituciones europeas en Madrid.

“Me voy a reunir con Sánchez, no intentaré convencerle pero sí explicarle que estoy a favor del CETA. Es un buen tratado. Sé que muchos socialistas, incluidos los franceses, están en contra, pero yo tengo una posición de principio no oportunista. Ser de izquierdas no es estar contra la globalizacion”, dijo Moscovici antes de reunirse con Sánchez. Tras la reunión, el PSOE expuso por escrito las razones del desacuerdo con el tratado que adelantó al comisario europeo. “En 1.600 páginas del tratado sólo hay cuatro sobre nuestros derechos medioambientales. Tenemos diferencias en el modo de resolución de las disputas, en el desequilibrio en la protección de los derechos laborales frente a los inversores y en la ausencia de penalizaciones en la violación al tratado”.

Tras el encuentro, el comisario dejó claro su disgusto ante la negativa de los socialistas españoles a respaldar el pacto comercial entre la UE y Canadá. En un almuerzo organizado por el Foro Nueva Economía, el responsable europeo de Asuntos Económicos y Monetarios admitió que su labor no consistía en dar lecciones a los partidos políticos españoles. Asimismo, mostró su convencimiento de que las fuerzas de izquierda son elegidas para impulsar políticas de izquierda. Pero eso no obsta, dijo, para que los partidos con posibilidades de gobierno respeten el “patrimonio común” que constituyen las ideas y el proyecto europeístas. “Es importante que los grandes partidos españoles guarden el europeísmo”, añadió.

“Acuerdo progresista”

Moscovici hizo una clara defensa del complicadísimo pacto que Bruselas cerró con el Gobierno canadiense. En su relato, el que fuera ministro de Economía del Gobierno del presidente francés François Hollande admitió sus reservas ante el tratado que se negocia con Estados Unidos, pero no así respecto al CETA: “Es el mejor acuerdo negociado con un país tercero. Y Canadá es un país amigo con el que compartimos valores como el bilingüismo y el pluralismo”, añadió.

En defensa de Canadá, Moscovici incluso llegó a hacer una comparación entre la simpatía que su primer ministro, Justin Trudeau, despierta en Europa frente a los recelos que genera el presidente estadounidense, Donald Trump. El acuerdo con EE UU, conocido como TTIP, se negoció durante el mandato de Barack Obama.

Ante un grupo de periodistas, en otro de sus muchos encuentros de ayer, Moscovici afirmó que el tratado comercial con Canadá “es el acuerdo más progresista que ha firmado la UE. Protege el medio ambiente, la sanidad, respeta la diversidad cultural y preserva la agricultura europea”.

Antes de reunirse con Sánchez, el comisario hizo otras consideraciones de índole política. En declaraciones a la cadena SER, recomendó al PSOE que represente a una “izquierda creíble y europea”. “Un partido de izquierdas tiene que estar a la izquierda si quiere tener la confianza de sus votantes, pero tiene que ser creíble y europeísta si quiere ser un partido de gobierno”, señaló también después en la sede de la Comisión Europea en Madrid antes del encuentro. También tuvo palabras el comisario europeo para el desastre electoral del Partido Socialista francés. Moscovici sostuvo que su partido se alejó de la izquierda y después se alejó de Europa, y el resultado ha sido que se ha quedado con un 6% de votos. “Aconsejaré a Pedro Sánchez que no siga el camino de los socialistas franceses. Un 6% duele”.

Discrepancias socialistas

En febrero de 2017 los eurodiputados socialistas españoles votaron a favor del tratado con Canadá en medio de una fuerte división de la Cámara europea que atravesó a todos los países y familias ideológicas. Pero se consideraron más ventajas que inconvenientes y salió adelante también con el concurso de los socialistas españoles.

El lunes se oficializará el cambio de voto tras el debate que mantendrá la comisión ejecutiva federal del PSOE. En ese órgano, elegido el pasado domingo en su 39º congreso y cuyos miembros son todos de la confianza de Sánchez, no habrá discrepancias. Esa unanimidad, sin embargo, no existe en el grupo parlamentario aunque están a la espera de que tras esa reunión se trasladen los argumentos del cambio de posición a quienes tienen que votarla en el pleno del Congreso.

EL PSOE QUIERE TRATADOS DE “ABAJO A ARRIBA”

El PSOE es “firme defensor de una relación estrecha con Canadá, pero no hay solo dos caminos: abrir las fronteras, como quiere el PP, o el proteccionismo al que se abraza Unidos Podemos. La vía socialista es la de la izquierda de gobierno: la que combina de manera efectiva los procesos democráticos y los derechos laborales y medioambientales”. 

Esta es la posición que Pedro Sánchez explicó al comisario europeo Pierre Moscovici para justificar su abstención al CETA y que expresó después públicamente por escrito. “Hay que contar con la sociedad civil. Hagamos los tratados de abajo a arriba. Por eso no ratificaremos el CETA en el Parlamento español. Nuestra posición será la de una abstención motivada con estos argumentos”, le explicó Sánchez. El PSOE ayudará a construir una UE estable, pero de derechos”.

La manera de cumplir con el déficit no es acorde con lo que quiere el PSOE, le explicó al comisario de Economía. “Estamos de acuerdo en la reducción progresiva del déficit, pero no en cómo se está planteando, al igual que en 2012, desde el lado del gasto público”. Sánchez añadió que el PP con sus criterios para el Programa de Estabilidad, en términos de PIB, pretende dejar a España como el país con el gasto social más bajo en Europa.

••

.

No ganamos para sustos: el PSOE se retira del CETA (o no)

Jesús Cacho en vozpòpuli, 220617.

De susto en susto. El PSOE de Pedro Sánchezanunció ayer que retirará su apoyo al Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá, CETA en sus siglas en inglés, en una sorprendente voltereta que hace borrón y cuenta nueva con la postura sostenida hasta ahora por el partido en la materia. ¡Virgen santa! El mundo en vilo. En Ottawa, Justin Trudeau vive desde ayer en completa congoja y en las cancillerías europeas, acorraladas por un terrorismo que no da tregua, cunde el pánico. Pedro nos niega su apoyo.

Pedro es así. Un tipo un poco veleta pero que sabe escuchar. En realidad escucha tanto, con tanta atención, que el último que visita su despacho tiene altas probabilidades de lograr cambiar radicalmente el pensamiento del carismático líder. El caso es que el PSOE –como la mayor parte de la socialdemocracia europea- había venido apoyando el tratado, tanto en el Parlamento Europeo como en el Congreso de los Diputados, donde este mismo martes el grupo socialista apoyó el correspondiente dictamen. Pero, de repente, el cambio, la pirueta, el salto en el vacío.

Parece que el giro se concretará el próximo jueves, cuando en ese mismo Congreso se someta a ratificación un tratado que ya ha sido aprobado por la mayoría de los parlamentos europeos. La recién estrenada portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, ha sido la encargada de darnos el susto: “La dirección del partido tomará una decisión el próximo lunes en la reunión de su Ejecutiva después de escuchar a sectores sociales y económicos”. De modo que puede que el PSOE, en efecto, retire su apoyo al CETA, o puede que no, vaya usted a saber. Depende de lo que digan esos misteriosos “sectores sociales y económicos”.

¿Y qué sabe el español medio de este acuerdo comercial entre la UE y Canadá? Pues no mucho, la verdad. Desde un punto de vista liberal, lo principal es que el tratado elimina barreras arancelarias entre las partes, favoreciendo el libre comercio y obligando a las empresas a competir, incorporar tecnología, mejorar redes comerciales, etc. A espabilarse, en suma. Sus enemigos son los sectores protegidos que a este lado del Atlántico siguen gozando de alguna ventaja competitiva y se niegan en redondo a perderla. Lógico.

Las ventajas parecen claras en tanto en cuanto el libre intercambio de bienes y servicios favorece un crecimiento que se traslada al PIB, a la riqueza de las naciones. Enemigo del CETA es el amigo Donald Trump y también los extremismos europeos, de derechas y de izquierdas. Al tratado con Canadá se opone Podemos y ahí es donde le duele a un Pedrito que vive en un sinvivir intentando seguir pasos y políticas, ideas e ideicas, de Pablo Iglesias y el partido comunista -neocomunista le dicen ahora- que con mano de hierro dirige. Dicen que han sido Cristina Narbona, la nueva presidenta del PSOE, y Manuel Escudero (un viejo roquero que por encargo de Alfonso Guerra elaboró el famoso Programa 2000), su responsable económico, los encargados de hacer cambiar de opinión a Pedro.

Lo de Narbona, exministra de Medio Ambiente entre 2004 y 2008 (las desaladoras), es de nota, porque ha pasado de la energía nuclear –años comiendo la sopa boba en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), con un sueldo guapo, guapo- a postularse como abanderada del “desarrollo rural sostenible y del uso energético de la biomasa forestal” en menos de lo que tarda en persignarse un cura loco, de acuerdo con el mensaje que ella misma publicó ayer en su cuenta de Twitter.

“No lo vamos a apoyar”, ha dicho Narbona. Uno, que es de pueblo, comprende la importancia de ese desarrollo rural sostenible, pero duda mucho de que en mi Tierra de Campos natal mis paisanos puedan labrarse un futuro a base del “uso energético de la biomasa forestal residual”. Que nos lo explique la sabia Narbona. Hombre, podría ser una solución para la paja de los rastrojos que no hay manera de vender ni regalada, pero, insisto, dudo mucho que el futuro de España y los españoles pase por ahí.

La brillante idea salida del magín de Narbona y Escudero pone de manifiesto, en todo caso, la levedad e inconsistencia de este nuevo PSOE podemizado hasta la náusea, un PSOE proteccionista y enemigo de la globalización a quien resulta imposible imaginar ahora mismo como un partido con capacidad para gobernar España, una facción con el marchamo de residual, que ha decidido hacer mangas y capirotes de su pasado reciente como partido de gobierno, con capacidad para mejorar la vida de los españoles a base de políticas sensatas orientadas a ese fin superior que llamamos bien común.

Todo en este nuevo PSOE se reduce a un descarado seguidismo de las anti políticas puestas en práctica por Podemos. Resulta revelador a este respecto que en la Comisión de Exteriores donde el martes se vio el dictamen sobre el CETA, el portavoz socialista, Ignacio López-Amor, fuera increpado por la portavoz de Podemos al grito de “me tienes que demostrar con hechos que el PSOE es un partido de izquierdas” tras su reciente Congreso… Seguidismo de Podemos en un intento desesperado por recuperar en todo o en parte el voto joven que ha abandonado el socialismo para refugiarse en las formulas milagrosas que abandera Iglesias.

Y en la senda de ese seguidismo cabe esperar todo tipo de sorpresas y cualquier barbaridad. Algunas tan hilarantes como el cambio de opinión respecto al CETA. O tan peligrosas como la continuidad de España en la UE o en el euro. Si Iglesias no lo tiene claro, ¿habría de tenerlo Sánchez? ¿Y qué hacemos con la OTAN, por ejemplo? ¿Y con el tratado de no proliferación nuclear? ¿Y con los incontables convenios internacionales suscritos por España a lo largo del tiempo? Porque todo se reduce a ser por lo menos tan de izquierdas como Podemos. Tan radicales como Podemos.

Un partido de ocurrencias insólitas, como esa plurinacionalidad “a la boliviana” que nos propone la diputada Lastra, otras de las estrellas emergentes que giran en torno a un líder que, fuera del Parlamento, vive empeñado en estar todos los días en el “candelabro” con majaderías a cual más extravagantes. En este pozo sin fondo anda metido el PSOE de Sánchez, un PSOE con el que no se va a poder contar a la hora de abordar las grandes cuestiones –algunas tan graves como el envite del secesionismo catalán- que ahora mismo tiene planteadas este desnortado país nuestro.

De donde se infiere que el reciente Congreso del PSOE no solo no ha resuelto los problemas del partido, sino que los ha agravado hasta hacerlos casi insolubles. El viejo PSOE que conocimos ha muerto, y de enterrarlo se va a encargar este estrafalario personaje todo ambición, dispuesto a convertir el partido que rescató Felipe González de la nada en una franquicia, un terminal, un apéndice de Podemos que acabará engullida por los soviets de Iglesias por la sencilla razón de que el original siempre será mejor que la copia a la hora del estrambote radical. Una desgracia para España.

Y a todo esto, ¿votará el nuevo PSOE de Sánchez a favor o en contra de la ratificación por España del tratado de libre comercio con Canadá? Pues qui le sait…! Puede que sí o puede que no. Dependerá de quién entre en el despacho del gran líder en último lugar antes de la votación y le coma el tarro. El País apostaba ayer “con toda probabilidad” por la abstención en la votación del pleno del jueves, un pronóstico absolutamente arriesgado sin haber consultado antes lo que piensan hacer los Pablemos. De modo que puede que sí, puede que no, o todo lo contrario.

Es la imagen de marca de este PSOE zombi. Y así hasta que las urnas pongan a este botarate definitivamente en el sitio en el que no supieron colocarlo los González, Rubalcaba y demás familia de ilustres varones apaleados. Solo que para entonces podría ser demasiado tarde para demasiadas cosas.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Margarita Robles, independiente portavoz parlamentaria de ZPedro

.

.

Simpatía no militante

Adriana Lastra [1979], la segunda del PSOE de ZPedro -que, como Patxi, no acabó los estudios universitarios que comenzó, vive de la política desde al poco de cumplir los 20 años y que jamás ha trabajado por cuenta ajena- dijo el otro día, entre otras perlas, que Margarita Robles no es militante del partido por su pertenencia a la carrera judicial.

Argumento absolutamente falso. Dña Margarita no milita en el PSOE porque no le sale, es decir, para qué si más socialista no puede ser ni resulta nada fácil superar su trayectoria socialista en cargos de máxima responsabilidad política…

Porque poder, puede. Su situación como funcionaria es la de excedencia voluntaria [art. 356.f de la Ley Orgánica del Poder Judicial] y, en consecuencia, puede hacer prácticamente lo que le plazca.

Tanto es así que aun cuando ella intentó que se le reservara el puesto de Magistrada del Tribunal Supremo [MTS], argumentando los derechos establecidos por el art. 7.4 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, es decir, la reserva del puesto o plaza y destino, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial acordó, en su reunión del 19 de mayo de 2016, además de declararla en la situación administrativa de excedencia voluntaria, que la concesión de tal excedencia le suponía la pérdida de tal condición de MTS, al entender que los Magistrados de TS no se encuentra comprendidos en el ámbito de aplicación del articulado que alega la solicitante.

Como ya comenté en mi anterior trabajo sobre ella, no sólo no aceptó respetuosamente tal decisión democrática y mayoritariamente acordada de un órgano al que ella ha también pertenecido como vocal sino que replicó públicamente en El País que “esto es una revancha personal clarísima de Lesmes” [actual Presidente del CGPJ]. O sea: predicando a la ciudadanía con el ejemplo.

De modo que el perfil de la recién nombrada Portavoz Titular del Grupo Parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados y en su Junta de Portavoces. no es el de una nueva incorporación de la mujer a la política sino que ya viene de antiguo y dña Margarita es de sobra conocida por sus peculiaridades.

María Margarita Robles Fernández (León, 1957) es una jueza que lleva en la política socialista española menos desde 1993 -es decir, casi un cuarto de siglo- fecha en la que fue nombrada Subsecretaria del Ministerio de Justicia para después -1994 a 1996- ocupar la Secretaria de Estado del Ministerio del Interior. En ambos casos a las órdenes del ínclito Juan Alberto Belloch, Ministro del gobierno socialista de Felipe González.

Desde septiembre de 2008 a diciembre de 2013 fue vocal del Consejo General del Poder Judicial de España, también a propuesta del Partido Socialista Obrero Español. Y en mayo de 2016 anunció su regreso a la política como número dos de la lista por Madrid del PSOE en las elecciones legislativas del 26 de junio.

En esta última etapa, su vocación decididamente sanchista le ha llevado a manifestarse públicamente y prácticamente a diario sobre los acontecimientos internos sufridos por un partido en el que tiene a gala recalcar su condición de independiente y, por tanto, no militar.

Cómo no recordar, por ejemplo, cuando ahora hace un año estuvo -en su calidad, repito, de candidata nº 2 por Madrid- en el programa televisivo ‘El Objetivo‘ de La Sexta, dirigido por Ana Pastor, realizando afirmaciones que reflejan su verdadera personalidad de verso suelto y de especialista en distanciarse de todo aquello que huela a compromiso de militante o afiliado.

— […] yo lo digo siempre, Ana, yo no pertenezco al partido socialista […].

Yo suelo hablar por mí, siempre‘ dijo también Margarita en el debate, seguramente como signo de distinción. Caracteriología que le llevó, como era de esperar, a ser una de los diputados que se negaron a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy, incumpliendo las instrucciones dadas por la Comisión Gestora del PSOE…, quien no sólo no la sancionó como sí hizo con los incumplidores diputados militantes sino que le mantuvo en su cargo de Presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados…

Pues bien, esta señora diputada, que además carece de toda empatía y que no destaca en absoluto ni por su capacidad oratoria ni por un tono de voz excesivamente atrayente, taladrante timbre RottenmeierJorge Bustos], es quien deberá mantener la disciplina de su Grupo Parlamentario mayoritariamente susanista y de debatir con Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidenta del Gobierno y Portavoz del Grupo Parlamentario Popular.

Atentos, pues a la pantalla.

EQM

.

Pedro

Santiago González en Herrera en la COPE, 220617; 8:15 y en su blog.

Como es costumbre los miércoles, ayer hubo en el Congreso sesión de control al Gobierno. El asunto tenía interés, porque sirvió de estreno en su cargo a Margarita Robles, la portavoz de Sánchez en el Grupo Parlamentario socialista, que preguntó al presidente del Gobierno sobre su valoración de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la amnistía fiscal. En torno al mismo asunto tuvo más interés la comparecencia en Comisión del artífice de la misma, Cristóbal Montoro.

Pero Margarita Robles estaba de estreno y aquí nos perecemos por las novedades, aunque estén muy vistas. No fue espectacular, ya digo, pero la portavoz tiene estudios superiores y eso se nota. Que no guardara memoria de las dos amnistías del PSOE antes de incorporarse el Gobierno de Felipe González no es muy relevante. Hace de la última 26 años y la desmemoria que está en la base del sanchismo hace tabla rasa de lo que votaron 24 horas antes en el Congreso, el tratado de Libre Comercio de la Unión Europea con Canadá, el llamado CETA.

Toda la socialdemocracia europea había apoyado el tratado, como el propio PSOE la víspera en la Comisión de Exteriores del Congreso. Sólo tiene la oposición de los populismos de extrema derecha y extrema izquierda y ese espécimen mutante que se llama Pedro Sánchez. Hay que leer la justificación de Cristina Narbona* para comprender la marcha hacia la nada del PSOE. Y todo para complacer a Pablo Iglesias. El zote del CETA sigue al zote de los azotes. Esto es la caída libre.

.

*Cristina Narbona fue ministra de Medio Ambiente con Zapatero. Durante algún tiempo tuve la impresión de que podía ser una mujer inteligente. Era un prejuicio machista; pensaba eso porque era la mujer de Borrell. Su ejecutoria, los trasvases, las desaladoras, no han podido dejar un balance más pobre: No la salvó la epistemología. Ella achacó los incendios de Galicia en 2005 al “terrorismo medioambiental”.

En el verano de 2004 posó con las demás ministras para la portada de Vogue en la entrada de la Moncloa. La recuerdo sentada en un canapé, con la mano descansando sobre la piel (la Venus de las pieles). Preguntada por el tema dijo que no se trataba de pieles, que eran acrílicos. “¡Cómo acrílicos?” respondió airada de directora de la revista, “Martas cibellinas”. Era una simple anécdota, pero ya auguraba lo que había de venir después. La simulación, el tartufismo, la mentira y el disimulo. Ahí estaba todo ya.

Cristina, la presidenta de Pedro, es la segunda por la izquierda.

vía

.

Pedro vuelve al Congreso

Santiago González en El Mundo, 220617.

Tardaremos mucho tiempo en saber cuánto va a costarnos el nuevo PSOE y el nuevo, ma non troppo, liderazgo de Pedro Sánchez a su frente. Pedro es como es y eso es ya un hecho irremediable. Tampoco tiene arreglo la tropa que ha elegido para lo que él considera su camino hacia la Moncloa. Esa experta en política internacional que considera un gran socialdemócrata a Helmut Kohl. Esa Adriana Lastra, que tiene su modelo territorial en la República Plurinacional de Bolivia y considera que mientras España es un Reino, Asturias es un Principado, dos formas alternativas de Gobierno.

Hay que joderse. Cualquier persona normal habría empezado a considerar que había cometido un error de graves proporciones al ver en los telediarios las declaraciones de los suyos. Pedro no. Ayer se coló en calidad de visitante al Congreso para encabezar el Grupo de su partido. No hubo sorpresas. El secretario general sigue enredado en su empeño de batallar contra “un gobierno que ampara, que permite, que facilita la corrupción, la impunidad, la falta de ejemplaridad en la política española”.

Decíamos ayer que Pedro trata de recuperar el tiempo perdido en la moción de censura que no pudo capitanear. De ahí que siga los pasos del candidato y promotor de la misma. Pablo Iglesias encabezó la intentona, no contra Rajoy, sino contra el líder del PSOE. Él creía que iba a ser Susana y no; fue Pedro, un error, uno de tantos. En consecuencia, Pedro  se ha enzarzado en singular batalla, pero no contra Mariano Rajoy, sino contra Pablo Iglesias.

Uno de los pocos atractivos que tienen los plenos del Congreso es la dialéctica parlamentaria del presidente. En la pasada moción de censura tuvo también su punto Albert Rivera, que vapuleó bastante a Pablo Iglesias, por no hablar de la verdadera revelación, que no fue la nínfula de Podemos, musa de columnistas de la tercera edad, sino la diputada Oramas, a quien le bastaron siete minutos de tribuna para destrozar al candidato.

Rajoy cometió un error al empeñarse en contestar al candidato y a la portavoz. Él debió reservarse para Iglesias y soltar a la vicepresidenta contra Irene Krupskaia. Soraya podía cumplir un  papel que a él le estaba vedado, como a Hernando, mientras ella tenía bula de género. Como Cayetana anteayer en estas páginas, como Cristina Seguí cuando el verano pasado afeó a Montero su impasibilidad ante el deseo expresado por su novio de azotar a otra Montero hasta hacerla sangrar, sin decirle: “oye, idiota, tú no le azotas a nadie más que a mí.”

Si hablamos de esto en tono tan campanudo no tiene sentido ir más allá. Contraproponer otros ejemplos éticos y estéticos, esos espejos de virtudes cívicas que fueron Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía 19 años, del PSOE durante otros 12, y José Antonio Griñán, que lo sucedió en la Junta un cuatrienio y en el PSOE dos años más. Ambos están procesados  en el caso más grande de corrupción en términos cuantitativos y más alargado en el tiempo: el de los Eres. Y en su partido ejerce de pregonero de virtudes un incapaz sin ningún tipo de control interno. Pobre PSOE y pobre España.

.

Robles, una ingobernable para disciplinar el PSOE

La juez llega a la portavocía socialista en el Congreso tras romper la disciplina de partido en la investidura de Rajoy y subrayar su perfil independiente durante las primarias

Juan José Mateo en El País, 200617.

“Tenaz”. “Superviviente”. “Dura”. “Arriesgada”. “Luchadora”. Políticos, fiscales y jueces eligen los adjetivos con los que definen a Margarita Robles (León, 1957) justo antes de que se enfrente al desafío de convertirse en la voz de Pedro Sánchez en el Congreso. La juez acaba de asumir la portavocía parlamentaria del PSOE, un partido roto por las primarias y cuyo líder no tiene escaño en la Cámara Baja. “Es un gran reto, aunque ella se crece con los retos”, resume Juan Carlos Campo, juez y diputado socialista. “El portavoz siempre ha tenido un papel aglutinador de sensibilidades. Tiene que ganarse el respeto por su buen hacer. La travesía ha sido complicada”, añade, subrayando que Robles “va por derecho”.

¿Por qué está la juez ante un reto? Porque rompió la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy (votó no) y ahora tendrá que ocuparse de que nadie lo haga. Porque durante meses pregonó sus críticas a la Gestora (lo que aún le afea parte del partido) y ahora tendrá que convertirse en la voz principal de su formación en el Congreso. Y porque asume la portavocía justo cuando Unidos Podemos (que valoró su fichaje) intenta convencer al PSOE de que se una a los partidos independentistas en una moción de censura contra el PP. Esos son los truenos de la tormenta que tiene que capear Robles, que fue la número uno de su promoción, la juez más joven de España, la primera mujer en presidir una Audiencia Provincial (Barcelona) y la primera viceministra de Interior.

“Tiene una capacidad de trabajo infinita, lealtad a pies juntillas, honestidad fuera de toda duda y eficiencia”, le fotografía Juan Alberto Belloch, el ministro que le nombró para ese último cargo, marcado por su investigación del terrorismo de Estado de los GAL; de los secuestros de Plubio Cordón y Ortega Lara; y de la huída (y apresamiento) de Luis Roldán. “Normalizó una secretaría de Estado de Interior que tenía multitud de problemas, pequeños, medianos y grandes. En todos estuvo a la altura. La prueba es que después de un periodo tan convulso no ha tenido problemas en sobrevivir políticamente”, añade. “Los que trabajan a su lado tienen que ir con el cuello… Es muy dura en la exigencia laboral”, resalta. Y subraya: “Pensé que hacía una apuesta muy arriesgada en términos políticos (cuando apoyó a Sánchez tras su dimisión). Su decisión la define: es una mujer que asume riesgos, de todo tipo”.

El desencuentro de una parte del PSOE con Robles tiene sus raíces en su trabajo en el Ministerio (1994-1996), donde impulsó la investigación del secuestro y asesinato de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, que acabó con la condena del general Rodríguez Galindo. Independiente —entonces y ahora—, la juez ejerció sus responsabilidades sin importarle las consecuencias para el partido. Que su inclusión en las listas electorales provocara un pequeño terremoto en el PSOE se explica también porque hay socialistas que tampoco han olvidado su paso por el Consejo General del Poder Judicial como vocal progresista (2008-2013).

“Mi opinión sobre Robles es muy crítica, desde el punto de vista jurídico, profesional y ético, pero en ningún caso personal”, dice José Manuel Gómez Benítez, el vocal que denunció amaños entre miembros del sector progresista y del sector conservador para elegir a amigos o afines a sus asociaciones en los principales cargos judiciales. “Prefiero no profundizar”, añade este catedrático en derecho penal.

“Es luchadora y coherente”, contrapone Manuel Almenar, hoy presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura y en aquella época vocal conservador. “Pelea por aquello en lo que cree”.

“Es tenaz, entusiasta, concienzuda y trabaja con absoluta fidelidad al proyecto con el que entra”, coincide Margarita Uria, exvocal del CGPJ y exdiputada del PNV. “Los tiempos complicados no le son ajenos”.

“Era dura dirigiendo los juicios, en el sentido de que era una mujer recta”, le fotografía Jesús Alonso, de la Asociación de Fiscales, que coincidió con ella en los años 80. “Sabía dirigir. Dar la palabra y quitarla. Y sobre todo, para las víctimas tenía la calidez para darles el sitio que necesitaba en los juicios”.

Robles necesitará ahora toda su habilidad para mandar, ordenar y organizar el trabajo de los 85 diputados del PSOE. El grupo parlamentario socialista vivió con gran tensión el proceso de primarias que llevó a Sánchez hasta la victoria frente a Susana Díaz y Patxi López. En las últimas semanas, la juez protagonizó una discusión pública con el diputado Antonio Trevín por sus discrepancias sobre la posición del partido en una votación en la comisión de Interior. Presidenta de la comisión de Justicia, Robles da ahora un paso clave en su carrera política. Como dijo Ignacio Prendes, diputado de Ciudadanos, vicepresidente del Congreso y compañero de Robles en este organismo: “Es una mujer muy firme en sus convicciones. También, muy preparada. La incógnita es su desenvolvimiento en otros ámbitos de la política”.

La juez Robles y el inocente Tommouhi

Arcadi Espada en El Mundo, 130516.

Como responsable política, Margarita Robles está vinculada a una de las etapas más siniestras de la reciente historia española: el paso del ministro Belloch por el ministerio de Justicia e Interior en la etapa terminal de Felipe González. Están, ciertamente, los grotescos tiempos de la actualidad, pero empalidecen al contacto con el recuerdo de aquel capitán Khan.

Sin embargo para los esforzados votantes socialistas hay algo más interesante aún que los detalles de su actuación en aquel tiempo roto. Se trata de la responsabilidad inextinguible que contrajo al enviar a un inocente a la cárcel. Braulio García Jaén la explicó en Justicia poética, su formidable libro sobre el caso Tommouhi. No solo explicó su incompetencia: también su despreciable falta de arrepentimiento.

Aquí, lo esencial.

La cruda realidad y los aliños de Margarita Robles: vigésimo aniversario

Arcadi Espada en ladoblehélice, 160912.

El sábado que viene, 22 de septiembre, se cumplen veinte años de la condena del inocente. Margarita Robles, vocal tónica del Consejo General del Poder Judicial, condenó a Ahmed Tommouhi por una violación que había cometido otro hombre.

Del violador no sabemos mucho: salvo que su grupo sanguíneo, expresado en los análisis de semen que la policía científica de Barcelona realizó entonces, no coincide con el de Ahmed Tommouhi. Pero Robles no fue la única que no entendió los informes: sus compañeros de tribunal, Gerard Thomàs Andreu y Felipe Soler Ferrer, tampoco.

Conviene saber que cuando digo “inocente”, me refiero a lo real en términos estrictamente científicos: en realidad Tommouhi fue condenado, porque así lo creyó conveniente la Audiencia de Barcelona. Quizá porque su nombre mismo es un oxímoron, los recursos no solo literarios de Margarita Robles se encarnan tan impunemente: Tommouhi cumplió íntegra su pena.

Quince años preso por los prejuicios de un tribunal. Literalmente. Estos dos informes que se publican íntegros aquí por primera vez así lo prueban. El segundo de ellos, 128-N-91, comparó el grupo sanguíneo de Tommouhi (A) con el del violador (B): “Los marcadores genéticos de Ahmed Tommouhi no coinciden con los marcadores genéticos encontrados en la camisa polo de N.”, dice en sus conclusiones.

Las conclusiones, escritas en negrita, no especifican sin embargo que la sangre se había comparado también con el semen hallado en la zona vaginal de la braga, tal y como como refleja un informe anterior.

–Pues si el grupo sanguíneo no coincide, ¿podemos decir que el esperma lo exculpa también?–le pregunté al perito en su despacho muchos años después.

–Sí, sí. Tanto el esperma como la sangre, contestó.

–Sí, pero [el esperma hallado] en la braga.

–Sí, sí, de la braga también.

El primer informe con el que se comparaba quedaba muy lejos entre los folios del sumario y al tribunal no le alcanzó para repasarlo antes de condenar a Tommouhi. Por eso he añadido aquí, como anexo al segundo informe, la página clave del primero.

Semen y tinta: Los análisis científicos de Cornellà (I)

Aunque dejo aquí también el primer informe completo, (131-N-91),  en el que se analizaron los restos hallados en la ropa de las dos víctimas, pero sólo los de la ropa de N., la chica que señaló a Tommouhi en la rueda de reconocimiento, arrojaron conclusiones válidas. Una conclusión científicamente incompatible con su señalamiento.  Otra cosa es lo que un tribunal español, sobre todo si lo preside Robles, es capaz de concluir a partir de unas negritas inoportunamente destacadas.

Semen y tinta: Los análisis científicos de Cornellà (y II)

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Españoles, la Narbona y el Borrell os quieren!

.

.

De amorosas tamborradas

Cristina Narbona [1951], camino de los setenta y política profesional del socialismo desde 1982, es decir, más de 35 años, de tan triste recuerdo por su recorrido como Ministra ecofeminista con el arruinador ZP, a buen seguro que está convencida de que la confianza que ha depositado en ella pluriZPedro como Presidenta del PSOE, va a suponer toda una ecológica lluvia de nuevos votos mediombientales y feministas. También catalanes, por la favorable conjunción politico-astral que supone la pareja formada por su pareja Pep Borrell y el bailarín de las singularidades, Miquel Iceta.

Yo estoy plenamente convencido de que eso no va a ser así porque la ruina que buscó a tantos ciudadanos y al erario público con sus bárbaras ocurrencias en materia de transvases, desaladoras, políticas hidrológicas y contra los pequeños propietarios de inmuebles en la zona maritimo terrestre de nuestras costas, va suponer que salgan del cesto muchos más huevos de los que por ella entren.

Tampoco las nuevas ofertas de estúpido pluriamor a Cataluña contribuirán a incrementar las expectativas. Porque la cuestión de fondo, no sólo por parte de los golpistas y sus palmeros sino también para Madrit, es ver cómo hacemos para que aquellos, aun perdiendo, que van a perder, acaben ganando, como siempre desde el 78.

Es decir, de cómo convertir una derrota que debería implicar una sanción y gorda:

suspensión de la autonomía, penitenciaría para los delincuentes y su criminal organización, iguales derechos, deberes y competencias para todas las CCAA

y, cuando el alma se serene, nuevas elecciones, en una suerte de vais a portaros bien por una temporada y a cambio ‘el resto de España‘ os comprará, para la actualización de vuestro acomodo, el nuevo sofá que sobradamente merecéis.

Porque sí, porque sois milenarios protestones y porque nosotros no podemos ser más jilipollas por metro cuadrado.

¿Se imaginan?: El Borrell y el Iceta, si Déu no vol posar-hi remei, tocando el tabalet y la Narbona haciendo como que baila una desencajada sardana.

No lo veo, la verdad.

EQM

pd. A los golpistas les ha faltado el tiempo para desmontar el cinismo plurinacional del pluriZPedro, achacando precisamente al catalán Pep Borrell, actual pareja de la nueva Presidenta socialista, las ganas de enredar con la pelota… [no se pierdan -ver infra– los calificativos con los que Francesc-Marc Álvaro, uno de los ensayistas de cabecera del procés, pone a parir, en un artículo de lunes en La Vanguardia, tanto al bello socialista, que ayer volvió a llama ‘indecente’ a Rajoy, como al exconsejero de Abengoa].

.

Sánchez y el amor

Arcadi Espada en El Mundo, 200617.

Entre las más deplorables consecuencias que ha traído la dialéctica Cataluña/España está la del amor. Este fin de semana reincidió Pedro Sánchez en su penoso discurso de clausura, y garantizo que el adjetivo tiene peso tratándose de penoso y Pedro Sánchez, un vínculo indestructible: “España quiere a Cataluña”, dijo. Es cierto que los argumentos de autoridad de su discurso no fueron afortunados.

Un poco antes se le había ocurrido citar a Gregorio Peces-Barba para defender el concepto de la plurinacionalidad española. Es decir, al hombre que hace seis años estuvo tan gracioso en un congreso de abogados que se celebraba en Cádiz:

“Siempre me pregunto medio en broma qué hubiera pasado si nos hubiéramos quedado con los portugueses y hubiésemos dejado a los catalanes”,

había dicho Peces en alusión al embarras du choix que afectó al Conde Duque cuando en 1640 tuvo que elegir entre el amor de catalanes o el de portugueses. O que se mostró tan optimista, la misma tarde, sobre el final del entonces incipiente Proceso catalán:

“Creo que esta vez se resolverá sin necesidad de bombardear Barcelona”.

Pero si Sánchez no sabe quién es Peces mucho menos va a saber quién es Ernesto Giménez Caballero, el primer y más brillante teorizador del amor a Cataluña. Aquel surrealfascista que proclamó tras haber vencido:

“Cataluña: Te habla un español que te quiere. Y te quiere, como los españoles de la meseta castellana hace siglos que te aman, con pasión. Con la misma pasión que se quiere a una mujer”.

El fascismo literario (pleonasmo) de Gecé concebía efectivamente a Cataluña y España como dos entidades capaces de amarse; o sea como dos entidades sexualmente diferenciadas. El libro que publicó en 1942, Amor a Cataluña, debe leerse como una crónica oblicua de La Gran Gozada que para estos caballeretes supuso la toma de la Cataluña republicana.

Como es natural, los españoles serios y convincentes nunca han tenido la menor tentación de decir que aman a Cataluña. Ese tipo de personas, en trance inminente de volver a hacerse franceses como cuando entonces, podrían entender que un catalán, yo mismo, en un momento de atracón sentimental dijera: “Cataluña quiere a España”, porque bien la parte puede amar al todo. Pero nunca podrían entender la viceversa.

Cuando un español dice “España quiere a Cataluña” solo caben dos hipótesis: la de un estúpido narcisista que, llegándose, se lame o la de un extranjero.

.

Las estafas semánticas del 39º Congreso del PSOE

Se han perpetrado dos añagazas: la proclamación de una falsa plurinacionalidad de España y el revestimiento como democracia directa de los omnímodos poderes del ‘renacido’ Sánchez

José Antonio Zarzalejos en El Confidencial, 200617.

El 15 de mayo pasado, Patxi López, en el debate de los candidatos a la secretaría general del PSOE, espetó a Pedro Sánchez, secamente, una pregunta: “Vamos a ver, Pedro, ¿sabes qué es una nación?”. La respuesta fue confusa, pero la interrogación resultó severa en el tono, en la exigencia, e incorporaba un reproche. Ahora, tras el 39º Congreso del partido, el vasco ha asumido la secretaría de Política Federal y es a él a quien corresponde contestar cumplidamente a esa cuestión.

Lo hizo ayer en ‘El Correo’ de Bilbao de una manera tópica y, para los secesionistas, semánticamente estafadora: “La definición de un Estado como plurinacional no conlleva ni el derecho de autodeterminación, ni el derecho a decidir ni a la soberanía. Simplemente, es la definición de un conjunto de personas, de ciudadanos, que se sienten partícipes de una misma lengua, de una misma historia, de una misma tradición y de una misma cultura”.

Cuando la plurinacionalidad hay que comenzar a definirla por lo que no es y luego iniciar su descripción con un ‘simplemente’, vamos mal. Tan mal como han acogido en Catalunya —al margen del PSC— este juego de palabras. Francesc-Marc Álvaro, que es unos de los analistas de referencia del independentismo catalán, escribió ayer en ‘La Vanguardia’ un artículo bajo el título ‘¿Querer a Catalunya?‘ cuyo último párrafo decía:

“El nuevo líder del PSOE ha proclamado que ‘España quiere a Catalunya’,

frase amable que demuestra que no entiende nada. O que es un cínico que trata de distraernos para eludir la cuestión de fondo, asesorado, entre otros, por Josep Borrell, jacobino contumaz. A Alfonso Guerra, muy afectado por el calor, no hay que mencionarlo. Ubicar la actual reclamación independentista en el guion sentimental más rancio, es un grave error de Sánchez, que indica escaso conocimiento de la causa del conflicto que estamos viviendo. Y una admirable capacidad para tapar la realidad con humo”.

Estas palabras relevan de ulteriores comentarios si se enlazan con el entendimiento de López de la plurinacionalidad de España y su definición negativa, que también articuló Sánchez en su discurso congresual. Ni uno ni otro saben lo que es una nación para un nacionalismo que ha llevado a máximos su aspiración, es decir, se ha convertido en secesionista.

¿Qué parte de la pregunta del referéndum unilateral que quiere convocar Puigdemont el 1 de octubre no han entendido en el PSOE?, ¿es una cortina de humo, un cinismo o una aproximación ingenua al independentismo la proclamación de la plurinacionalidad de España?, ¿existe algún socialista militante favorable a Sánchez que pueda creer que esa tesis de amabilidad, de mullidas palabras, podría desactivar a estas alturas la cuestión catalana? La plurinacionalidad o lo es de naciones políticas, o es un recurso de circunstancias. Que puede convertirse en una estafa semántica.

También lo es la concentración de poder que en un análisis interesante ha detectado el profesor de Ciencia Política Juan Rodríguez Teruel (‘Agenda Pública’) como el otro vector, junto a la plurinacionalidad, del 39º Congreso del PSOE. El académico supone que Sánchez trata de superar el faccionalismo en el partido acaparando facultades. Es una interpretación legítima, pero caben otras. Porque también es procedente la del ajuste de cuentas, instalando en el PSOE un nuevo caudillismo que desecha todo rastro de organicidad y democracia representativa para, como en los mejores guiones de los líderes populistas, establecer un vínculo directo entre el secretario general y las bases, neutralizando los órganos de decisión intermedios, que pasan a ser poco menos que irrelevantes.

A eso lo llaman democracia directa, pero otros lo denominan más crudamente como cesarismo. Y lo es, porque Sánchez se ha quitado de en medio —entre el fervor del 70% de los delegados (o sea, un fervor no general)— cualquier factor de reequilibrio de su poder interno. Él va a responder ante la historia y ante la militancia.

El 39º Congreso del PSOE les ha salido bien a Sánchez y a los suyos, pero no tanto al partido y al país. En él se han perpetrado dos añagazas de consideración: la proclamación de una falsa plurinacionalidad de España y el revestimiento como democracia directa de los omnímodos poderes del ‘renacido’ secretario general. Y lo peor: Sánchez se ha presentado como nuevo en esta plaza, cuando a su espalda llevaba un buen hatillo de elecciones perdidas (dos generales, autonómicas) y una batalla campal en la organización cuyas heridas él —¿contra el faccionalismo o para ajustar cuentas?— no ha querido restañar.

Es su momento, él tiene la palabra. Pero ha empezado mal: contándonos dos milongas: la de su propio poder (descontrolado) y la de la plurinacionalidad de España.

¿Querer a Catalunya?

Francesc-Marc Álvaro en La Vanguardia, 200617.

Cuarenta años después de las primeras elecciones, el PSOE se plantea caminar hacia una reforma “plurinacional” del Estado. Los socialistas españoles han visto –finalmente– que en Catalunya hay un “problema serio”, según expresión de Iceta. Sánchez admite ahora que los catalanes somos “una nación cultural” (hace unos meses éramos “una singularidad”) pero no una nación política, porque la soberanía radica en “el pueblo español”, lo cual indica que, en el mejor del casos, hay pueblos de primera y pueblos en posición subalterna.

Cuarenta años después de los comicios que inauguraron la democracia, este es el gran mensaje del PSOE a una sociedad donde un 48% ha votado partidos independentistas y un 80% está de acuerdo con un referéndum pactado de autodeterminación.

En noviembre de 1976 nació el Partit Socialista de Catalunya, que se creaba de la fusión de varias fuerzas preexistentes, impulsado, sobre todo, por Convergència Socialista (a su vez, fundada a partir del Moviment Socialista de Catalunya) y liderado por Joan Reventós, que tenía al lado a hombres como Obiols y Serra. En el documento fundacional de aquel PSC (conocido como PSC Congrés) se podía leer esto:

“Nos insertamos en la tradición del movimiento obrero y popular que siempre ha afirmado categóricamente en sus líneas programáticas el derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación”, que se consideraba “exigencia inalienable e imprescindible”.

Los redactores de aquel librito de ochenta páginas añadían que “propugnaremos, llegado el momento, la Federación de Repúblicas libres e iguales como fórmula que aúne el máximo de libertad nacional para Catalunya y para las otras naciones y pueblos del Estado con la necesaria solidaridad socialista entre todos ellos, y muy particularmente con los menos favorecidos por el desarrollo económico y social capitalista”.

¿Quién había de decir que, de toda aquella retórica tan rupturista, lo que tendría reedición hoy sería el asunto de la autodeterminación? Como es sabido, el PSC Congrés junto con la Federació Catalana del PSOE y el PSC Ex-Reagrupament (el de Pallach sin Pallach) crearon, en julio de 1978, el actual Partit dels Socialistes de Catalunya. Las peripecias del socialismo catalán son bien conocidas desde aquel momento.

El nuevo líder del PSOE ha proclamado que “España quiere a Catalunya”, frase amable que demuestra que no entiende nada de lo que está pasando. O que es un cínico que trata de distraernos para eludir la cuestión de fondo, asesorado –entre otros– por Josep Borrell, jacobino contumaz. A Alfonso Guerra, muy afectado por el calor, no hay que mencionarlo. Ubicar la actual reclamación independentista en el guión sentimental más rancio es un grave error de Sánchez, que indica escaso conocimiento de las causas del conflicto que estamos viviendo. Y una admirable capacidad para tapar la realidad con ­humo.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

Cristiano tiene razón

.

.

Pitadas

  • Cristiano Ronaldo es un futbolista excepcional, con unas retribuciones excepcionales que obedecen a las reglas de la economía de mercado y no a una deficiencia ética o moral que haya que atribuirle.
  • Como ahora reside aquí, en España, habitualmente, está obligado fiscalmente a cumplir con sus obligaciones ante Hacienda, lo que, en el caso del ciudadano medio suele significar hacer la declaración de la renta con la ayuda de un gestor administrativo o fiscal corriente y moliente, dado que el desconocimiento generalizado de tal tipo de cuestiones es moneda de uso corriente.
  • Dado que a él le afecta, le beneficia, un complejísimo y cuantioso flujo de ingresos con grandes dificultades en su administración y en sus declaraciones ante la autoridad fiscal, careciendo personalmente de la más mínima idea porque, además, se encuentra en un país que no es el suyo, es absolutamente lógico que una gestión de tal naturaleza se la haya encomendado a prestigiosos y caros abogados y asesores fiscales con el fin de -como intentamos todos- desgravarse de todo aquello que sea posible y cumplir con sus obligaciones legales pagando lo indispensable.
  • Teniendo en cuenta que la interpretación de la ley no es una regla matemática y resulta habitual que hasta el propio Ministerio de Hacienda cambie de criterio respecto a la misma, tampoco es infrecuente que, sobre todo en las grandes fortunas, los declarantes tengan que realizar declaraciones complementarias con nuevas aportaciones exigidas por Hacienda, en base a discrepancias de tal cariz, si no quieren acabar en los tribunales.
  • Si el declarante se reafirma en el criterio de sus asesores y acaba en los tribunales, ello no quiere decir que adquiera, automáticamente, la condición de presunto culpable, delincuente, perteneciente a ‘organización criminal’, corrupto, ladrón, etc.
  • Antes al contrario, el declarante es un presunto inocente, que ha suscrito la documentación fiscal elaborada por sus asesores en base a un criterio que será defendido por sus abogados ante el Poder Judicial. Por tanto, nada más lejos que la intención de defraudar si la ingeniería aplicada ha sido la propuesta por terceros que, como es lógico, le habrán garantizado que con la misma él no delinque.

Y que quede claro: lo que hasta aquí he expuesto, mi opinión, es válida para cualquier famoso con fuertes ingresos, se llame Ronaldo o, por ejemplo, Isabel Pantoja.

Pero resulta que, en este país, España, Cristiano tiene un pequeño problema que también ha sufrido la Pantoja: aquí vale todo si de linchar a un declarante fiscal de tal naturaleza se trata.

Es decir, aquí ya es absolutamente normal que el afectado viva un linchamiento mediático por goteo, con ilegales filtraciones de todo tipo, que se pase por el forro su presunción de inocencia, su honestidad, su buena fama, su imagen y, por consiguiente, le arruine la vida personal, profesional, social y, desde luego, económica.

Eso es lo que lleva ya unos días sufriendo Ronaldo y por eso entiendo perfectamente que arda en deseos de buscarse un nuevo destino donde haya más respeto por la ley y los derechos fundamentales de las personas.

Y más si, encima, te pitan en el Bernabeu porque no has tenido tu día o ves que a Messi le aplaudían los culés a la puerta de los juzgados y los medios seportaban con él de modo exquisito.

EQM

pd. ¿Cuando el Parlamento español aprobará una ley que responsabilice, profesional y económicamente, a los asesores fiscales sobre su elaboraciones de ingeniería legal una vez el declarante, para la misma, ha puesto en su conocimiento todos y cada uno de los ingresos recibidos, con la correspondiente documentación justificativa y sin ánimo de defraudar?

Y esto vale para todos los del común que hacemos la declaración de la renta: ¿A qué santo si un ciudadano entrega la documentación correcta a un gestor titulado, registrado y colegiado, para que le elabore el correspondiente modelo fiscal, el responsable de un posible desaguisado sea el declarante y no el gestor?

Afortunadamente, a pesar de este vacío legal injusto e incomprensible, ya empieza la Justicia a pedir cuentas a los profesionales.

••

•••

 

Notas.-

Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.

PluriZPedro y sus plurimilongas a la militancia pluriasamblearia

.

.

Querer y poder

Insisto en mi tesis ya mencionada: ZPedro y su gente -otro aparato más- han dedicado el Congreso a su asamblearia militancia pseudopodemita, para que se vayan contentos a casa. No vaya a ser que esta vez sean ellos mismos los que, defraudados en lo más íntimo, le devuelvan al paro.

Y si, de paso, recoge votos de los huidos con los chavistas y sosiega un tanto a los siempre inquietantes socialistas-nacionalista pro Iceta, mejor que mejor.

Pero sólo los ingenuos desconocen que la política, como arte de lo posible, es otra cosa y, muy a su pesar, en su Ejecutiva hay algunos -pocos, es verdad- que hasta ahí, llegan… y le han dicho al bello que juegue con el lenguaje lo que quiera -sin demasiados excesos, please- pero que no se olvide de que la soberanía sigue residiendo en el pueblo español.

En estos tiempos en que la palabra dada no vale nada -vean vds la de veces que el beatle catalán le ha dicho a Mariano que están dando un golpe- y en que todo es discutido y discutible, soltar barbaridades es ya tan sustancial como enviar un wasap…

En eso consisten los cantos de sirena, basados en la épica de los plurisentimientos nacionalistas, hacia una pluriciudadanía que se aloca por las plurisingularidades pluripreferentes y pluridiscriminatorias, vendidas como lucha por las plurigualdades, incluso de género [asómense vds, verbigracia, a ese 60%-40% de hombres en su recién propuesta y elegida Comisión Ejecutiva].

Si hay que vestir a España, soberana nación, con ropa interior plurinacional, adornada de pluriencajes preferenciales milenariamente fundados…, se viste y punto. Otra cosa sería si a alguien se le ocurriese caer en la cuenta de que tal reforma constitucional exige cumplir las condiciones establecidas por el art 168 de la Constitución Española, que ZPedro sabe que nunca podrán darse.

Una muestra más del socialista pluripayaseo semántico, descerebrado y zpedrista es que al servicial Patxi López, cuando ha llegado la hora de la verdad, no se han atrevido a nombrarle Secretario de Política Pluninacional y lo han dejado en federal… . Eso sí: a su santa, la compañera Begoña Gil, que ya es concejala del Ayuntamiento de Bilbao por el PSE, también la ha metido en el Comité Federal.

EQM

Artículo 168 de la Constitución Española

1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.

2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

Secuencia de ‘El jovencito frankenstein‘ [1974], dirigida por Mel Brooks.

.

Un Gobierno Frónkonstin

Santiago González en El Mundo, 190617.

No tengo para olvidar la actuación de Patxi López en el debate de las primarias: “Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?” Fue evidente que no, y es de aplaudir que ahora haya incorporado a alguien que se lo pueda explicar. A Patxi le bastará cambiar los signos de interrogación por otros de admiración: “Pedro, ¡tú sabes lo que es una nación!”

Sánchez ha hecho una Ejecutiva numerosa como un comité central del PCUS, pero hueca como su discurso de ayer a mediodía, una réplica al de Iglesias en el Congreso. Su discurso era la intervención que no pudo hacer en la moción de censura.

Sacó adelante la plurinacionalidad Si ya se liaba con una nación imaginen el cacao que debe de tener con 17. Si esa extravagancia fuera capaz de calmar los pruritos del secesionismo catalán, será incompatible con la soberanía nacional (art.1.2 de la C.E.) y si defiende el concepto de soberanía no satisfará a los separatistas.

Amontonó citas y referencias: Willy Brandt y Txiki Benegas, Pedro Zerolo, Peces Barba y Carme Chacón, Bob Dylan y la Revolución francesa en una intervención bastante inane. Felipe había saludado ¡por plasma! desde la lejana Colombia y todos los secretarios generales pasaron del mitin de clausura del 39º Congreso: Felipe, Almunia, Zapatero y Rubalcaba.

Hablaba para un partido a la altura intelectual y política de su líder. Iratxe García, responsable de Política Internacional había escrito de Helmut Kohl, “gran socialdemócrata, gran europeísta… Una importante pérdida”, error disculpable, si bien se mira. Margaret Thatcher, qué gran líder laborista.

Meritxell Batet, explicaba su concepto de nación en gran entrevista de Leyre Iglesias: “Bueno el mío es dependiendo del contexto en el que hablemos”. Todo estaba ya en Zapatero: “la nación es un concepto discutido y discutible”. A ver, siempre me ha parecido un buen personaje ‘San Manuel Bueno, mártir’. No le afearé yo su agnosticismo, o el relativismo a Zapatero, pero hay dudas que no se pueden sostener en el púlpito si eres el párroco, ni en la política si eres el presidente del Gobierno, ni en el chiste de Eugenio si eres el director del colegio.

Meritxell, mi Meritxell, llevó la grosskoalition a su dormitorio: 11 años con un marido del PP. Esto no sé si se puede decir, pero no será tan grave como escribir “la novia de Pablo”, que como todo el mundo sabe fue elegida portavoz por los círculos de Podemos. Me acojo en todo caso a la excepción que nuestra pequeña Krupskaia estableció al citar dos veces a López del Hierro como “el marido de la ministra de Defensa”.

Adriana Lastra, la número Dos, ayuna de estudios y de cotizaciones a la Seguridad Social fuera del partido. Luego está lo del número Tres, que el sábado explicaba en estas páginas que “La política consiste en hacer posible lo imposible”. La cuadratura del círculo. Y cuando le preguntaba Luis Sanz por la posibilidad de que el PSOE promueva lo que se temía C’s, ‘un Gobierno Frankenstein’ respondió: “Frankenstein está muy asociado al horror.

Para horror el que él (Rivera) mantiene con el Gobierno de Rajoy, No estamos por un Gobierno Frankenstein ni por uno de otro tipo, del conde Drácula, vaya”. No es por el horror, sino por el patchwork, mi admirado Ábalos, y el invento no es de Rivera, sino de Rubalcaba. Pero a lo que cabe esperar de Pedro y la cuadrilla le vendría mejor el nombre de “Un Gobierno Frónkonstin”. A la hora de robar el cerebro para ponerle al monstruo, a Aigor se le cayó el del sabio y se apañó con uno etiquetado ‘A Normal’. Esa es la cosa.

Pedro Sánchez, durante el acto de clausura del Congreso Federal del partido, este domingo. Emilio Naranjo / EFE

.

Después de Pedro Sánchez, Pedro Sánchez

El líder del PSOE se presenta como novedad, emprende un lenguaje agresivo y convierte el Congreso del PSOE en un Congreso sobre el PP

Ruben Amón en El País, 190617.

No estaba claro si era un congreso del PSOE o un congreso sobre el PP, especialmente porque la homilía demagógica de Pedro Sánchez -los niños hambrientos, el joven sin trabajo, la enfermera precaria, el anciano sin sustento- enfatizaba el apocalipsis marianista como pretexto o justificación de la catarsis que él mismo representa.

El gran mérito de Pedro Sánchez consiste en haberse introducido como novedad de la política y como revulsivo del socialismo. La memoria de su discurso triunfal alcanzó a convocar el espíritu del 15M -seis años han transcurrido-, pero no a responsabilizarse de su gestión política. Sánchez habla como si no hubiera sido líder del PSOE. Como si no hubiera perdido las elecciones en dos ocasiones consecutivas. Como si no hubiera intentado llegar a la Moncloa. Como si no fuera siquiera Pedro Sánchez.

La operación de amnesia ha funcionado tanto como no lo hizo el susanismo, hasta el extremo de que el propio Sánchez se concedió la dramaturgia de un mitin multitudinario en el mismo escenario que había elegido la presidenta andaluza para su desembarco hace menos de tres meses. Arropaban entonces a Díaz todos los patriarcas y evangelistas del socialismo que ayer decidieron ausentarse.

Por miedo al abucheo. Por discrepancia silenciosa. Por coherencia política. Y porque Pedro Sánchez quería “recogerse” con las bases, proclamarlas como aval abstracto de su política “colectiva” y como marea de la Ejecutiva que el secretario general ha creado a su medida: apareció con la música de Guns and Roses, pistolas y rosas en el reguero del ajuste de cuentas.

Sánchez se ha rodeado de sanchistas, empezando por él mismo. Ha eludido la integración y la pluralidad, incluso le ha concedido a Patxi López el papel de coartada decorativa. Se trataba de reaccionar al escarmiento con que fue evacuado y de asegurarse una estrategia que fomenta el hiperliderazgo providencial.

Es la paradoja de un supuesto modelo asambleario, pero no existe mejor argumento unificador ni mayor poder delegado que la aversión al marianismo. El “no es no” ha convertido a Sánchez en epígono de sí mismo, en razón poderosa de su victoria en las primarias, y prevalece ahora como el combustible de su proyecto inmediato.

No tiene en la cabeza una moción de censura, pero sí aspira a neutralizar al Gobierno del PP, “desmantelar” la actividad legislativa de Mariano Rajoy, convertirse en cerebro extraparlamentario y muñidor de la coreografía opositora. Sánchez se corona líder del PSOE y se proclama como primer antagonista del presidente del Gobierno.

La ambición cuestiona el espacio político que Pablo Iglesias pretendía haberse asegurado y predispone una incendiaria convivencia en la izquierda. A Sánchez no le gusta Iglesias pero necesita a sus votantes. Cortejarlos requiere un viraje ideológico a expensas del caladero del centro, pero el golpe de timón no implica entregarse a Podemos. Significa intentar tratarlo desde una posición de superioridad.

El problema consiste en el peligro de imitar a Iglesias. Su discurso “histórico” del 18J en Ifema parecía inspirarse en el lenguaje beligerante de Podemos y en todos los clichés del sistema corrupto. Condescendía Sánchez con la memoria de Willy Brandt, citaba a los héroes caídos, elogiaba la clarividencia de Carme Chacón, pero la homilía del desquite parecía hecha a la medida del padre Ángel. Que ocupaba un sitio postinero entre los invitados. Y cuya presencia concedía al mitin la excomunión de la casta, no digamos cuando Sánchez se aferró a las rosas para citar en vano a Bob Dylan: “las cosas están cambiando”.

Decepcionante PSOE

El tacticismo y la confusión ideológica dominan el 39º congreso

Editorial de El País, 190617.

Tal y como prometió Pedro Sánchez al acceder a la secretaría general, el 39º congreso del partido socialista ha alumbrado un nuevo PSOE. Este es el caso en el ámbito organizativo, donde la Comisión Ejecutiva Federal resultante del congreso no refleja, en palabras de sus responsables, un esfuerzo de “integración” entre diferentes ámbitos, sensibilidades y territorios, sino de “eficacia”, es decir, de unidad en torno a su líder.

Se trata pues de una ejecutiva hecha a medida de Pedro Sánchez que pone fin al modelo descentralizado e incluyente que tradicionalmente ha inspirado estos procesos en un partido hasta ahora federal en sus esencias y tradiciones organizativas.

Más preocupante resulta, sin embargo, el supuesto giro ideológico adoptado por los socialistas bajo la batuta de su nuevo secretario general, que tiene mucho de retórico y poco de sustantivo. Transcurridos casi 140 años desde su fundación, asombra que se proclame al PSOE como un partido de izquierdas socialdemócrata y, a la vez, se pretenda dicha declaración como una novedad que marca un antes y un después.

Convendría que, en aras de la claridad, Sánchez y su equipo precisaran de qué signo ideológico consideran que fueron los Gobiernos de González y Zapatero y qué políticas hicieron durante sus 21 años en la Moncloa (¿de derechas?, ¿neoliberales?) y en qué exactamente pretende distinguirse de ellos. Pero seguramente sería en vano pues esa definición es solo táctica, como todo en este nuevo PSOE, y solo aspira a atraer a los votantes de Podemos.

Igualmente preocupante resulta la confusión en torno a la cuestión territorial, donde el nuevo PSOE quiere a la vez una cosa, la soberanía nacional única e indivisible en manos de la nación española consagrada en el artículo 2 de la Constitución vigente, y su contraria, es decir, el reconocimiento de una plurinacionalidad resultado de la conformación de España como “nación de naciones”.

Aquí también, un mínimo rigor llevaría a aceptar que una fórmula así es esencialmente contradictoria. Pero otra vez, las aclaraciones que se ofrecen, que devuelven al PSOE a la propuesta federalista formulada por los socialistas en Granada en 2013, muestran que se trata de otro giro táctico, en este caso dirigido a atraer a los nacionalistas.

Así las cosas, lo único evidente en el nuevo PSOE es que combina una hostilidad visceral al PP, un partido esencial si se quiere reformar la Constitución con garantías de éxito, con continuos guiños a Podemos y los independentistas, cuyo compromiso con la Constitución, bien por razones ideológicas o territoriales, es débil cuando no inexistente.

El nuevo PSOE quiere sembrar entre los votantes de izquierda la esperanza de que es posible desalojar a Rajoy de La Moncloa este mismo otoño. Todo ello pese a que, como se ha visto en la investidura, la negociación presupuestaria y la moción de censura, la aritmética parlamentaria actual no dé para ese empeño.

Políticamente, además, es dudoso que un partido tan desdibujado por el tacticismo y la confusión sea capaz de conformar una alternativa viable y a la vez estable al bloque conformado por el PP y Ciudadanos, que la inconsistencia del nuevo PSOE sin duda cimentará al convertirlos en adalides de la estabilidad.

••

•••

Notas.-Los enlaces en textos propios son aportados por EQM. En los ajenos sólo cuando así se indique. También son de EQM, por discutibles razones de legibilidad en internet, el incremento de párrafos en textos ajenos, respetando el contenido, que puede leerse en el original pinchando el enlace correspondiente.